Artículo

Belgrado Connection (I)
Érase una vez un jugador de Primera División y a la vez entrenador de cantera que en septiembre de 2001 decide marcharse a vivir a Serbia & Montenegro, donde actualmente trabaja (imparte conferencias, ha escrito un libro...), juega (KK Zvezdara-Olimp de Belgrado) y hasta está realizando el Curso de Entrenador en la prestigiosa Escuela Yugoslava (en la web del club UGT Almozara zaragozano se debate frecuentemente sobre estos temas). No me digan que no les apetece saber más de José David Gros


José David Gros está preparando su futuro como entrenador en la prestigiosa Escuela Yugoslava

Presentación

"Hola. Tengo 28 años y nací en Barcelona. Empecé a jugar al baloncesto en mi colegio (Sant Medir, barrio de Sants-La Bordeta), en 5º de EGB. En 1998 me marché por motivos personales (vamos, para estar junto a mi actual compañera) a Zaragoza, donde la experiencia resultó genial. Aprendí mucho de baloncesto, entrenando durante tres temporadas en equipos de formación del Centro Natación Helios. Y como jugador, entré en un equipo de Segunda Nacional (Stadium Casablanca), aunque a la siguiente temporada me cambié al UGT Almozara porque la filosofía de este club (mucha entrega, lucha y compromiso de grupo) me convencía más".

Yo, jugador

"1.85 metros, 85 kilos, todoterreno. He actuado de base, escolta o alero, e incluso mi inicio en senior fue como 'cuatro'. Luego he evolucionado bastante, sobre todo porque he trabajado mucho el tiro. Buen defensor y reboteador, con calidad en el pase. En definitiva, mi juego se define por una mezcla de intensidad y buena lectura de las situaciones en ambos lados del terreno, lo que siempre me ha dado la oportunidad de gozar de muchos minutos allá donde he estado. Por supuesto, estoy hablando de que no he competido más arriba de Primera Nacional. Mi espinita clavada es debutar en la EBA (el UGT Almozara subió dos campañas después de mi marcha) para ver el nivel, pues en los tres equipos de Zaragoza de la categoría hay bastantes tíos con los que me he enfrentado en diferentes ocasiones. Precisamente una de las razones por las que sigo entrenándome, aunque no pueda disputar partidos, es esa, que algún día me gustaría probarme en esa liga. Y a poder ser, en Zaragoza".

Qué hago en Serbia

"La decisión de irme la tomé con mi pareja: ella era recién Licenciada en Hispánicas y estuvo trabajando en 2001 de voluntaria en una escuela de adultos, enseñando español a inmigrantes; y yo estaba entrenando a dos equipos, por 24.000 pesetas, habiendo acabado ya los cursos de doctorado. Mi tema de tesis era 'Percepción Española a Principios del Siglo XX, 1900-1939, sobre la Historia y Realidad de los Balcanes' y no quería hacerla sin conocer alguno de esos lugares. Mi predilección por Yugoslavia influyó en que cuando mi compañera pidió una plaza en universidades extranjeras eligiera países de la zona. Como las perspectivas en Zaragoza tampoco nos motivaban demasiado, cuando le dieron una plaza de profesora en Novi Sad nos vinimos para acá.

El primer año estuve dedicado a mi tesis, pero sin trabajo. No obstante, en octubre de 2002 tuve la suerte de que la AECI (Agencia Española de Cooperación Española) me concediera una beca para realizar investigaciones sobre temas relacionados con las transiciones contemporáneas de los países de los Balcanes.

Por supuesto, esa inclinación mía hacia este lugar que comentaba antes venía, amén de la tesis, por el tema del baloncesto. Pero lo mejor de todo es que ha superado las expectativas. El único problema es que no he podido jugar por ser extranjero, pues éstos sólo pueden hacerlo en la primera liga. Así que estas tres temporadas he estado entrenando para no perder la forma (...y para cotillear lo que se pueda). En Novi Sad estuve en el KK Novi Sad, club que conocí por los primos de un chico de esta ciudad que estuvo en Barcelona estudiando y que, casualmente, había jugado en uno de los clubes de mi juventud, en el CB Maragall.

Para este curso nos vinimos a Belgrado porque yo quería apuntarme a la Escuela de Entrenadores Serbia, una formación que dura dos años y que es bastante completa. La oportunidad era inmejorable, así que no la dejé pasar. Aquí estoy conociendo a mucha gente y precisamente ahora entreno en un equipo (KK Zvezdara-Olimp) que dirige uno de mis compañeros. ¡Estoy metido en el meollo baloncestístico serbio! Además, al venir a la capital también pensamos en nuestro futuro porque mi compañera no puede renovar su puesto en la Universidad de Novi Sad ni yo mi beca y, como extranjeros que somos, siempre hay más posibilidades de encontrar trabajo en esta ciudad.

Por último, durante este tiempo he organizado ciclos de conferencias sobre la Historia de España dirigidas a estudiantes de Filología Hispánica de la Facultad de Belgrado y paralelamente he escrito una breve Historia de España de la que ahora vamos a sacar la segunda edición".

El fracaso serbio en el Eurobasket de Suecia

"No sentó nada bien, la verdad, ya que venían de una década de dominio absoluto en Europa. Pero también se sabe que no iban con la selección más fuerte y la gente es consciente de que los demás países han evolucionado mucho.

Lo que tiene el baloncesto es muy buena imagen. En Serbia se respeta mucho a este deporte, al waterpolo y al voleibol, ya que han dado muchas medallas y alegrías, así que porque hayan fallado en un campeonato tampoco se rasga nadie las vestiduras. Molesta más que algunos jugadores jóvenes no hayan querido ir por preparar la temporada con sus equipos NBA. Esa especie de desprecio hacia la selección nacional sí que ha sido bastante criticado a nivel de prensa y de la propia calle.

Otro aspecto que preocupa bastante es la debilidad de la Liga, en aguda crisis por cómo se ha organizado este año. La cuestión clave es que todos los países que formaban la ex Yugoslavia se han dado cuenta de que es muy complicado sacar más de cuatro o cinco formaciones realmente competitivas y por eso inventaron lo de la Liga Adriática. Los dirigentes del Estrella Roja, sin ir más lejos, piensan que se encuentran con partidos más competitivos en ese campeonato que participando en el serbio. Y, ciertamente, tienen su parte de razón, aunque huyendo tampoco van a conseguir mejorar el panorama nacional.

Actualmente, la Liga de Serbia y Montenegro cuenta con cinco equipos de cierto nivel y el resto está sirviendo para que se fogueen muchos jugadores jóvenes que no tienen espacio en los clubes punteros. En resumidas cuentas, ni punto de comparación con la que había cuando el Partizan ganó la Copa de Europa frente al Joventut, en 1992. Claro que esto va muy relacionado con la situación social y económica del país: entrenadores y jugadores son profesionales y fuera reciben sueldos mejores. Resulta increíble ver la cantidad de serbios, entrenadores y jugadores, que hay por Europa, ya no digo en las mejores ligas (Grecia, España, Italia...), sino en el Este (Hungría, Polonia...). Es impresionante, de verdad. En cualquier país, en la elite siempre encuentras representación balcánica. Es el 'Serbian Way of Life', o el baloncesto como trabajo o forma de conseguir un plato de lentejas".

Perspectivas ante los Juegos Olímpicos de Atenas'04

"Existe cierta incertidumbre ante cómo va a responder el equipo después del fracaso en el Europeo. Nosotros como españolitos ya sabemos que éstos no fallan dos veces seguidas y que con una selección competitiva de verdad y teniendo suerte con las lesiones, tocan medalla seguro.

Desde luego, el equipo que pueden formar no está nada mal. Fuera de decisiones tácticas por sobrepoblación de jugadores en alguna posición, mi selección sería: Vujanic, Jaric, Rakocevic, Stojakovic, Bodiroga, Radmanovic, Rebraca, Divac, Krstic y Milojevic, con alguna duda entre llevar a otro pívot (Milicic o Perovic) o reforzar el puesto de alero alto con Cabarkapa o Pavlovic. No está nada mal, eh... ¿Que olvido a Tomasevic? Bueno, ya se verá si quiere venir. Tampoco habría que descartar al especialista Koturovic".

El Curso de Entrenador en la Escuela Yugoslava

'En España los cursos suelen ser concentrados en dos o tres semanas y la capacidad de asumir todo lo que se va aprendiendo es menor, así que la primera y principal diferencia reside en la distribución y duración. En la Escuela de Entrenadores de Serbia estamos dos años yendo a clases un día a la semana, de 8:00 a 14:00 horas. Está claro que, de esta manera, existe más relación con la realidad de las competiciones y luego puedes aplicar parte de lo que aprendes a tus situaciones reales, pues casi todo el mundo está entrenando actualmente a algún equipo. Para que os hagáis una idea, este primer año tendremos 180 horas de clase, más la obligación de participar en un campus de verano 'quince días' que organiza la Federación, una especie de prácticas. Además, se organiza un clinic en julio, con las principales figuras en cuanto a entrenadores serbios, al que también tenemos que ir.

Por último, al final del primer año has de superar un examen por cada asignatura para poder pasar al siguiente curso. Las mías son: Medicina deportiva, Principios del entrenamiento deportivo, Técnica y táctica individual, Teoría y metodología del baloncesto, Antropología social e Inglés. Por cierto, que el idioma lo consideran fundamental, habida cuenta de las carencias de numerosos entrenadores que actualmente trabajan en el extranjero. En el siguiente ejercicio académico siguen algunas materias y se introducen otras nuevas: Uso de la informática en el baloncesto, Psicología social y deportiva, Preparación física... Se supera la escuela aprobando los exámenes y con la entrega del trabajo de diplomatura, una especie de tesina o memoria sobre un tema que a elegir. Por cierto, cuando pasas el ecuador ya te dan una licencia para poder entrenar en Serbia.

Aparte de recibir la formación básica sobre diferentes elementos relacionados con el juego, estamos siendo motivados para analizarlo, para ver por dónde puede desarrollarse más, para escudriñar a nuestro equipo y a los contrincantes".

El análisis es la clave de la Escuela Yugoslava

"Y aquí enlazo con muchos comentarios que se han oído en España acerca de cómo entrenan los serbios que han pasado por nuestras competiciones o dirigen a equipos ACB en la actualidad: siempre sacan el máximo rendimiento a sus plantillas (véase apartado resultados) y siempre se les destaca por su meticulosidad en cualquier pequeño detalle (da igual lo nimio que sea). No obstante, todo esto no es más que análisis. A nosotros, por ejemplo, nos están dando herramientas para que las apliquemos a la realidad, sin plantearnos soluciones dogmáticas. Nos dotan de muchos conocimientos, pero para que después seamos capaces de utilizarlos en situaciones diferentes, no como dogmas que haya que seguir por imperativo legal; esto es muy diferente al curso de entrenador de iniciación que hice en Barcelona.

Otro cosa que me ha llamado la atención es la capacidad de los equipos para cambiar los sistemas o su forma de jugar. Modifican lo que haga falta, sobre la marcha, para conseguir un mejor resultado en los partidos (jugadores, movimientos, horarios de entrenamientos, intensidad, inicio o final de jugadas...). Yo creo que ésta es una característica que va más allá del baloncesto: la sociedad misma ha vivido tantas novedades en numerosos aspectos de su vida en los últimos tiempos... Quede dicho que la predisposición mental de los jugadores es mucho mayor que en España. Pocas veces se oye aquello de '¡¡¡más cojones!!!' porque ellos ya ponen el grado de adrenalina necesario y fundamental. Eso es tiempo que se gana, por supuesto. Y el que no lo haga, al banquillo. O lo mejor de todo, no va ni siquiera convocado, que para eso los equipos tienen ¡¡15 fichas!! Viva la competitividad en los entrenamientos.

También es impresionante el rigor táctico que demuestran los entrenadores. Basta con echar un vistazo a los técnicos serbios de la ACB. Por ejemplo, Pesic deja el ataque de su equipo en manos del ¿uno contra uno'' pero siempre ejecutado al final de la posesión, de ahí que los jugadores más creativos e impacientes, pero con menor rigor táctico, aguanten difícilmente dentro de estos esquemas. Porque... 'dónde juega ahora Jasikevicius? Menudas broncas que se llevaba el año pasado, ya que hablamos de un baloncestista que no encontró todos los espacios necesarios para desarrollar su juego, que estaba demasiado atado a un grupo cuyo director le concebía única y exclusivamente con el rol de base no finalizador. Para eso ya estaban Bodiroga y Navarro.

Otra de las cosas que destacan de la escuela es que hay cierta continuidad, es decir, existe un esqueleto básico y conocido en la historia de los entrenadores: Aca Nikolic, Mirko Novosel, Ranko Zeravika y Dusan Ivkovic. Todo el mundo guarda un profundo respeto por ellos y por lo que han conseguido. De una generación más joven que la anterior son Maljkovic o Pesic, o ya en la última tenemos a Obradovic o a Ivanovic. En España no existe ese ramillete. Incluso la figura de Díaz Miguel, que aunque no fue mi predilección hay que tener en cuenta todo lo que ha aportado a nuestro baloncesto, está medio olvidada".

Belgrado Connection (II)

Mateovic
ACB.COM



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos