Artículo

Un sueño llamado Splitter
Niño prodigio que ha ido ascendiendo categorías y creciendo en las selecciones brasileñas con inusitada precocidad, Tiago Splitter alcanza finalmente la ACB gracias a la obtención la pasada semana de pasaporte español. El Tau Cerámica empezará ahora a recoger los frutos de la gran apuesta realizada con su fichaje y con la formación de un jugador con un futuro prometedor y que puede seguir los pasos de Nicola, Scola o Nocioni, también reclutados al otro lado del Atlántico


Tiago Splitter ya puede debutar en la ACB (Foto Euroleague)

Tiago Splitter ya es español. Tras meses de espera, el ala-pívot brasileño de 2,10 metros y 19 años recién cumplidos podrá jugar en la ACB, como ya lo hacía antes en la Euroliga. 'Estoy muy contento, llevaba tiempo esperándolo', asegura el joven jugador, para quien los últimos meses han sido 'muy difíciles, pues estaba a medias en el equipo'.

La asentación definitiva de Splitter en la primera plantilla supone una recompensa para el Tau Cerámica, que ha realizado una fuerte apuesta con su fichaje y formación como jugador. 'Me gustó mucho en un Sudamericano Cadete en Chile en 2000, cuando tenía 15 años, le probamos en Vitoria y acabó fichando por nosotros', recuerda Alfredo Salazar, secretario técnico del Tau Cerámica y principal artífice de la incorporación del brasileño, que firmó por siete años.

Consciente del prometedor futuro de Splitter, el Tau Cerámica hizo lo posible para su desarrollo como jugador. Tras su llegada a Vitoria, el club contrató a Iñaki Iriarte, contrastado entrenador, y creó un equipo en EBA, el Araba Gorago, en el que jugaba pese a sus escasos 15 años. Posteriormente, Splitter fue cedido al Bilbao Basket, donde jugó dos temporadas como extranjero, primero en LEB-2 y luego en LEB, siempre con un alto rendimiento.

Entre tanto, el ala-pívot brasileño ha continuado puliendo su juego con entrenamientos con el primer equipo, con un plan físico que requiere muchas horas de gimnasio y, sobre todo, con la ayuda de Iñaki Iriarte y múltiples sesiones de técnica individual. 'Entrenamos 2-3 horas a la semana, en sus ratos libres, y trabajamos en todos los aspectos aunque ahora nos estamos centrando especialmente en el tiro, que quizá sea su principal defecto', explica el veterano técnico, quien considera a su pupilo 'muy sacrificado; era capaz de venir desde Bilbao en autobús en sus días libres para entrenar'.

Técnica, físico y carácter definen a todo jugador, pero más a un joven proyecto, e Iriarte cree que Splitter 'tiene las tres: una buena capacidad física, posibilidad para hacer de todo en la pista y la ambición propia de un chico que se va a los 15 años a otro país para jugar al baloncesto'. Su velocidad y explosividad, poco habituales para un jugador de su altura y edad, y la técnica individual y agresividad que exhiben en cada partido, le convierten en un jugador muy polivalente y capaz de jugar tanto cerca como lejos del aro. 'Estoy intentando evolucionar para hacer un poco de todo, aprovechar mi velocidad para superar a rivales más lentos, pero también poder pelear dentro y defender duro', asegura el joven jugador.

Un futuro prometedor

Tiago Splitter es una gran promesa, como en el pasado lo fueron Nicola, Scola, Nocioni u otras apuestas del club vitoriano que luego se tornaron en realidades. 'Splitter puede seguir sus pasos y ser un jugador muy importante en el futuro', confirma Alfredo Salazar, afirmación que comparte Iriarte, quien asegura que 'estamos en el camino de que lo sea, pero hasta qué nivel puede llegar sólo depende de él'. Eso sí, el entrenador considera que 'si consigue mejorar su tiro, sus posibilidades serán altísimas'.

De todos modos, Splitter todavía tiene 19 años y le queda mucho por progresar. El tiro, faceta en la que tanto incide Iriarte, es un buen ejemplo, pero no lo único. Y es que no deja de ser un joven que lucha por hacerse un sitio en la ACB y cuyo juego y físico tendrá que seguir evolucionando para cumplir con las altísimas expectativas puestas en él desde niño.

'He crecido con la situación de que me vean como una futura estrella y es un problema, pues esperan que lo haga bien en todos los partidos y no siempre es posible; soy muy joven y tengo mucho que aprender', señala el brasileño con gran sentido común. Por ello, se aísla de los halagos y se centra en su objetivo más inmediato: 'asentarme en la ACB y convertirme en un jugador reconocido e importante'.

Del mismo modo, Splitter no presta mucha atención a los cantos de sirena de la NBA, pese a que según páginas web especializadas podría ser elegido en posiciones altas del draft cuando se presentase. 'Se habla mucho de ella, pero estoy centrado en el Tau y en trabajar para mejorar', dice el ala-pívot, consciente de que se trata de una posibilidad real pero también del calvario de compañeros generacionales como Milicic o Lampe: 'no me gustaría ir allí para no hacer nada, quiero ser importante en el Tau'.

Su otro futuro está en la selección brasileña, en la que se ha convertido en un fijo. Lula Ferreira, su seleccionador, cree que 'puede ser una nueva estrella de Brasil, pues tiene muy buenas cualidades como jugador y como persona, es disciplinado, trabajador, tiene buenas condiciones técnicas y su entorno familiar es propicio. Sí, es uno de los mejores talentos brasileños en la actualidad'.

Un niño prodigio

Tiago Splitter ha sido siempre un adelantado para su edad, un niño prodigio. Lula recuerda que ¿tuve el placer de convocarle por primera vez para la selección brasileña. Cuando él tenía 15 años y yo era seleccionador juvenil, le vi en un partido y pensé ''Por qué no llevarle?' y al final me decidí y fue titular en el equipo pese a jugar contra chicos mucho mayores'.

Su siguiente paso fue inmediato, pasando a la selección Sub21 ese mismo verano: 'al acabar el torneo llamé al entrenador Sub21 y le aconsejé que le diese una oportunidad pese a tener ¡seis! años menos, y Splitter pasó la prueba y jugó el Campeonato Sudamericano; no era titular pero estaba ahí', explica el actual seleccionador brasileño.

Esa misma temporada, la 2000-01, ocupó plaza de extranjero en la EBA, promediando la friolera de 16,8 puntos y 9,2 rebotes pese a su tierna edad. Un año más tarde, salto a la LEB-2 con el Bilbao y ocupando plaza de extranjero' y también cumplió con nota: 10,2 puntos y 5,9 rebotes. Con el ascenso del equipo bilbaíno a la LEB, Splitter también saltó de categoría en la temporada 2002-02 y con 17 años, se convirtió en el extranjero más joven de la historia de la categoría, respondiendo con 13,2 puntos y 7,0 rebotes.

Unos meses antes, el 11 de agosto de 2002, a los 17 años y siete meses, debutó en la selección brasileña y consiguió un puesto para el Mundial de Indianápolis, disputándolo con una precocidad desconocida en la historia reciente. Cumplió con 3,5 puntos por partido y ahora ya es un fijo en la selección en todos los campeonatos. 'Tiene condiciones para ser titular ya y acaba de cumplir 19 años', asegura Lula Ferreira, convencido de que puede marcar una época en la 'canarinha'.

ACB.COM

Kirolbet Baskonia


Últimos artículos relacionados con Saski-Baskonia S.A.D.
Últimos artículos relacionados con Tiago Splitter
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos