Artículo

F.C. Barcelona, campeón en una final vibrante (75-76)
El F.C. Barcelona se ha proclamado campeón de la Supercopa ACB al derrotar al Real Madrid por 75-76 en una final vibrante, con emoción hasta el último suspiro de la prórroga. Fue un clásico de verdad, pleno de intensidad y buen baloncesto, en el que brillaron las estrellas de ambos equipos, los Bullock, Fucka o Navarro, y decidió la más grande de todas: un Bodiroga que robó un balón increíble para anotar la canasta de la victoria, dar al F.C. Barcelona el primer título de la era Montes y dejar al Real Madrid a un paso de la gloria


Gregor Fucka fue uno de los líderes de un F.C. Barcelona de nuevo campeón

  • Estadísticas del partido
  • Resumen de jugadas
  • Carta de tiro
  • Evolución del marcador
  • Declaraciones post-partido

    Málaga, 26 Sep. 2004.- El F.C. Barcelona se ha proclamado campeón de la Supercopa ACB tras derrotar al Real Madrid en una final vibrante, que necesitó una prórroga para decidir el campeón. Fue un clásico con todas las de la ley: intenso, igualadísimo, sin favorito, con espectáculo y gancho para los aficionados… una final con todas las letras.

    Cualquiera de los dos pudo haber ganado, pero lo hizo el F.C. Barcelona. Ha cambiado de entrenador, modificado muchas cosas, pero sigue siendo un equipo ganador. Solventó las semifinales con autoridad y resolvió en la final gracias a su clase y oficio.

    Entre todas sus estrellas sobresalió la más grande de todas, Dejan Bodiroga. No sólo hizo un partido extraordinario, sino que decidió la victoria para el F.C. Barcelona. Lo hizo en defensa, robando un balón en un saque de fondo cuando más cerca tenía el Real Madrid el título. Pillo como siempre, se hizo con el balón y aguantó la finta de Fotsis para fijar el definitivo 75-76. Ante tal acción, sus 21 puntos y 24 de valoración quedan casi en anécdota.

    Mención también para Fucka y Navarro. El ala-pívot hizo un gran encuentro y aunque falló un tiro libre decisivo en el tiempo reglamentario, finalizó con 16 puntos y 11 rebotes. Por su parte, Navarro anotó 14 puntos, todos ellos en la segunda mitad, con cuatro triples determinantes.

    Cierto es que la Supercopa no es la Euroliga o la ACB, como también que los grandes títulos están a muchos meses de decidir campeón, pero no lo es menos que este F.C. Barcelona ha conquistado un campeonato de verdad, en el que cuatro grandes han hecho lo mejor que han podido, y ha demostrado tener un gran equipo capaz de todo… una vez más.

    Pese a la derrota, el Real Madrid demostró ser un equipo nuevo, diferente y probablemente mucho mejor que los de los últimos años, como se ha visto capaz de ganar a cualquiera y de conquistar próximamente algún título que rompa su sequía.

    Los blancos tuvieron la victoria en sus manos, pero jugaron mal sus opciones y la dejaron escapar. Un gafe que mantiene en sus enfrentamientos con el F.C. Barcelona, al que no gana desde el 27 de octubre de 2001, habiendo perdido sus últimos ocho partidos.

    Una final igualadísima

    El Real Madrid apostó por un quinteto pequeño y rápido, con Bennett, Bullock y Sonko, pero no pudo aprovechar esta circunstancia y el F.C. Barcelona comenzó mandando con una canasta de Bodiroga y cuatro puntos de Fucka: 0-6. Surgió Bennett para liderar con sus asistencias la reacción del Real Madrid, que se adelantó por 9-8; entonces apareció Vlado Ilievski, que recordó al jugador que sobresalió en la semifinal al anotar cuatro puntos casi consecutivos para dar una nueva vuelta al partido.

    Con Bennett en el banquillo con dos faltas, Bullock y Burke tomaron la responsabilidad y devolvieron el mando a los blancos: 19-16 al término del primer periodo. El Real Madrid, muy serio en ambas canastas, estaba siendo superior, y cinco puntos seguidos de Gélabale, un espectacular mate de Bueno y un triple de Herreros dispararon su diferencia: 30-22. Peligro para el F.C. Barcelona y balón en las manos de Bodiroga como consecuencia… y el alero serbio siempre responde: seis puntos para dejar la desventaja en dos puntos (34-32). Al descanso, 38-34 y todo en el aire.

    En la primera mitad, Real Madrid y F.C. Barcelona habían tenido una laguna preocupante: los triples, con 1/17 conjunto… sólo Herreros había encestado desde más allá de 6,25 metros. Navarro, también en blanco en la primera mitad, rompió esta mala racha a las primeras de cambio, con el comienzo de la segunda mitad, y una canasta de Bodiroga y otra de Dueñas propiciaron un parcial 0-7 del F.C. Barcelona, fijando un 38-41 que obligó a un preocupado Maljkovic a solicitar tiempo muerto.

    Sonko anotó un triple y pareció poner fin al mal momento blanco, pero tres puntos en seis minutos no son ninguna garantía y ante tales dificultades ofensivas, el F.C. Barcelona puso el turbo y con los puntos de Bodiroga y Navarro amenazó con la ruptura definitiva: 41-48. Eso sí, por mucho que fuese la máxima diferencia blaugrana, no dejaban de ser sólo siete puntos, como así demostraron Bueno y Bennett recortando a sólo dos (46-48) en un par de rápidos ataques. En esas circunstancias, se llegó al final del tercer cuarto con un ajustado 48-51 y nada decidido.

    El F.C. Barcelona mantuvo el dominio durante los siguientes cuatro minutos, hasta que Louis Bullock adelantó de nuevo a los blancos con un colosal 3+1, una canasta de esas que sólo él es capaz de hacer.

    Con 61-57 y cinco minutos por delante, el partido entró en una recta final apasionante. Una canasta de Bueno mantuvo al Real Madrid por delante pese a un triple de Navarro, erigido en líder blaugrana. Dos minutos en stand-by, con un resultado inalterado (63-62), dieron paso al desenlace final.

    Un triple de Fotsis dio al Real Madrid cuatro puntos de ventaja, todo un mundo a dos minutos de final, y a Bodiroga le tembló la mano en los tiros libres; 66-65 a falta de 40 segundos, con el balón y el título en las manos de los blancos. Sin embargo, dejaron pasar los segundos para rifar el tiro, fallado por Bennett, y Fucka forzó la prórroga con un tiro libre, errando el que podía llevar a los blaugrana a la victoria. También Elmer Bennett tuvo en sus manos el triunfo, pero falló sobre la bocina un tiro imposible por mor de la excelente defensa realizada por Juan Carlos Navarro.

    Bodiroga definió en la prórroga

    Los primeros tres minutos de la prórroga fueron un toma y daca, aunque el F.C. Barcelona salió ligeramente mejor parado: 69-71 al entrar en los dos minutos de la verdad.

    ¡Y qué dos minutos!. Triple de Herreros, triple de Navarro y triple de Bullock para dar al Real Madrid la delantera: 75-74. El Martín Carpena, del lado de los blancos, rugía tanto que apenas se oyó la bocina de final de posesión blaugrana. Con 15 segundos, la Supercopa parecía más blanca que nunca, pero Bodiroga surgió ‘a lo Larry Bird’ para robar un balón de saque de fondo y anotar la canasta de la victoria a 11 segundos del final. Bullock, el autor del error, tuvo la victoria en sus manos pero falló desde siete minutos y el F.C. Barcelona volvió a conquistar un título.
  • Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos