Artículo

Viaje a USA (X): Contracrónica Nets-Magic
Fantástica la comida con Gasol y la visita a la tienda de la NBA ... pero los fondos se resienten. Afortunadamente hasta en eso la NBA es la mar de eficiente y las salas de prensa nos sacan de muchos apuros. Esta noche han jugado los Nets y lo cierto es que si uno quiere pasarlo bien en el Continental Airlines Arena, se lo ponen fácil. Y en un solo día han arreglado lo de las cheer leaders. Decididamente, I love this game!


Como podéis comprobar, desde nuestra posición se veía el partido de fábula

New York, 4 Ene. 2002.-Segunda sesión de baloncesto en el Continental Airlines Arena. En esta ocasión, un hueso más duro de roer que los inocentes Grizzlies, los Orlando Magic de McGrady. Sorprendentemente, ya nos conocían en las taquillas, y sin pronunciar palabra nos han dejado pasar sin ningún tipo de control (al final un agente de seguridad nos ha dicho que rodarán cabezas por ese desliz). Ya dentro del pabellón, hemos realizado el pertinente control de avituallamiento, es decir, dos perritos y dos enormes refrescos por cabeza.

Tras el facturón de Gasol y el atraco en la tienda de la NBA, nuestros víveres se reducen a lo que nos dan en las salas de prensa. Por eso mañana iremos a ver dos partidos, uno de la NCAA (St. John´s) y el de los Knicks a media tarde, ambos en el Madison Square Garden, mientras que el domingo ya hemos arreglado una comida en casa de Walter Szczerbiak, que para más inri, nos llevará al aeropuerto. Con el estómago saciado, nos hemos dirigido a la posición que ocupamos el día de los Grizzlies, pero nos han echado de allí. Nuestra sorpresa ha venido cuando hemos comprobado que nuestra nueva ubicación era mucho mejor que la anterior, en comodidad y visión del juego.

Durante el calentamiento de los Nets nos hemos dado cuenta de que en el techo del pabellón colgaba, junto a la camiseta del mítico Erving, otra de un gran conocido de la ACB, el malogrado Drazen Petrovic, con el número tres. Al lado de estas camisetas, otras de la Universidad de Seton Hall y de los New Jersey Devils, de la NHL. Justo antes de iniciarse el partido, dos excepcionales jugadores de la década de los 80, ahora reconvertidos en entrenadores, se han saludado efusivamente. Glenn 'Doc' Rivers, uno de los mejores recuperadores de balones y Byron Scott, la metralleta de los Lakers de Magic Johnson, que arrasaron en esa década con 5 anillos.

Tras el saludo, nueva exhibición del speaker de los Nets, que ha tenido el punto álgido con la salida de Jason Kidd, líder en las encuestas de NBA.COM para ser MVP de la temporada. El base de los Nets es el líder y el preferido de los aficionados, que se ponen en pie nada más verle andando por la pista. La presentación y el desarrollo del partido van acompañados de una excelente música, a saber: la Guerra de las Galaxias, Pulp Fiction o el clásico órgano de los pabellones americanos. Mención especial para la musiquita que acompaña a cada triple de Jason Kidd, Van Horn o Kittles, cada una de ellas personalizada para el sujeto en cuestión.

El público también forma parte del espectáculo. Cada tiempo muerto o descanso es una excusa para montar un show distinto. Lanzamiento de camisetas, concurso de tiros libres o las bromas del Zorro de los Nets. Ha sido increíble ver a las más de 15.000 personas presentes gritando salvajemente por una mísera camiseta, la última que quedaba en el cañón de la mascota. El aplausómetro es también curioso. Los aficionados, igual que las ovejas, gritaban al son de lo que les marcaba el termómetro de decibelios. Pero mejor aún ha sido cuando los Nets perdían de 10 puntos y se les escapaba la victoria a pocos minutos del final. En las pantallas gigantes hemos visto un fragmento de 'Hoosiers', en el que Gene Hackman arengaba a sus jugadores para remontar un encuentro adverso. El público se ha vuelto loco, le ha escuchado con devoción, y Van Horn ha anotado un triple en la jugada posterior. ¡Esto es América!

Para finalizar, vemos que la organización de los Nets se ha dado cuenta de que las Cheer Leaders del otro día no daban la talla y hoy ha apostado por unas bastante más atractivas, aunque era fácil mejorar lo anterior. Aquí se leen el libro de reclamaciones, está claro. Mañana seguiremos controlando a las de los Knicks, muy muy potentes, aunque no nos dejan sacarles fotos de cerca. Que lástima para todos vosotros...

Marcus Ramón & Dani Forns
ACB.COM



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos