Artículo

Unicaja, primer semifinalista de la Copa tras derrotar al Etosa (62-79)
El Unicaja se ha convertido en el primer semifinalista de la Copa del Rey al derrotar al Etosa Alicante por 62-79 en un encuentro que los malagueños dominaron con autoridad. Stephane Risacher (15 puntos) y Walter Herrmann (17) fueron los hombres más solventes de un Unicaja que jugó un encuentro muy serio en ataque y defensa y se postuló como candidato a todo. En cambio, el Etosa Alicante pagó los nervios de su debut y no pudo dar continuidad al magnífico juego que viene exhibiendo toda la temporada


Walter Herrmann, estrella del Unicaja en el triunfo sobre el Etosa Alicante

  • Estadística del partido

  • Cinco en pista
  • Carta de tiro
  • Evolución
  • Todas las canastas
  • Rueda de prensa Unicaja
  • Rueda de prensa Etosa Alicante
  • Declaraciones postpartido de los jugadores

    Zaragoza, 17 Feb. 2005.- El Unicaja disputará este sábado su tercera semifinal de la Copa del Rey tras deshacerse del Etosa Alicante por un autoritario 62-79. Los malagueños aprovecharon la experiencia y calidad de sus jugadores para dominar de inicio a fin a un conjunto alicantino que pagó los nervios de su debut en el torneo.

    Sin jugar un encuentro extraordinario, Unicaja fue muy superior. Supo sortear con éxito las trampas tácticas de Trifón Poch, defendió con mucha intensidad y acierto, utilizó excelentemente la ventaja de altura de Zan Tabak y Fran Vázquez y, especialmente, marcó diferencias desde el puesto de alero con unos colosales Stephane Risacher (15 puntos en 14 minutos) y Walter Herrmann (17).

    Pero, sobre todo, el Unicaja ganó el partido por su oportunismo. Anotó en los momentos en que tenía que hacerlo, asestando duros golpes morales a un rival que por su inexperiencia copera no tuvo tanto aguante e ideas como viene siendo habitual durante su extraordinaria temporada. Cuando parecía que el Etosa podía remontar, cuando la zona lucentina causaba estragos en el ataque malagueño, Unicaja respondía con saña.

    Con esta victoria Unicaja vuelve a optar a disputar su primera final copera. Aunque no es la primera vez que gana con autoridad en cuartos de final, esta vez ofrece más argumentos para soñar con la gloria. Su buen momento de forma, su capacidad para resolver situaciones comprometidas le dan más opciones que nunca. En su mano queda aprovecharlas.

    De los nervios al ‘momento Risacher’

    Los nervios del comienzo de la Copa del Rey quedaron patentes desde el primer momento; ningún equipo consiguió estrenarse en los primeros tres minutos, hasta que una canasta de Iñaki de Miguel subió los dos primeros puntos al electrónico. Con su enceste, el pívot encendió la mecha de siete minutos de alto ritmo anotador.

    Garbajosa inició la cuenta malagueña con un triple y Risacher tomó rápidamente el relevo, convirtiéndose en el principal protagonista del partido. El alero francés, defendido por un escolta (Lucio Angulo), aprovechó perfectamente el desajuste para anotar 12 puntos desde todo tipo de posiciones: tan pronto posteaba como anotaba dos triples seguidos. Su esfuerzo le llevó al banquillo con 17-19, en el minuto 9.

    La zona no cuaja, Unicaja se escapa


    Fran Vázquez logra un espectacular mate (EFE)

    Pese a perder a su mejor anotador, el Unicaja continuó dominando y tomando ventaja, cerrando el primer cuarto con 18-23 y un atisbo de llevar el partido a su terreno gracias a un juego cada vez más veloz. Trifón Poch intentó cortar esa tendencia de raíz y plantó una zona 2-3 en el inicio del segundo periodo, pero la decisión no salió bien en un principio y el Unicaja siguió sumando y sumando; jugaba a su ritmo, Herrmann desequilibraba en el puesto de alero y Pepe Sánchez dominaba el encuentro a sus anchas.

    Las canastas (la zona le concedía descaradamente el tiro triple) y las buenas decisiones del base argentino, ex jugador lucentino, dispararon la renta malagueña: 23-37 en el minuto 17, con sólo cuatro puntos en siete minutos para un Etosa sin ideas en ataque. De hecho, su gran estrella, Larry Lewis, no aparecía: no sólo no anotaba (dos puntos) sino que apenas podía tirar. Quincy Lewis no podía sostener por sí solo la anotación del equipo.

    En esos minutos de dificultad, al Etosa Alicante no le rescató ni el obligado descanso de Fran Vázquez y de un determinante Zan Tabak, en el banquillo con dos faltas. Así, un triple con rectificado de Herrmann (8 puntos para tomar el relevo de Risacher) fijó el 29-42 al intermedio.

    Etosa Alicante se resiste y remonta a sólo cuatro puntos

    Pese a la gran diferencia, había partido. El Etosa Alicante lo estaba haciendo tan mal, estaba tan atenazado por los nervios y descolocado, que tarde o temprano tenía que reaccionar. O eso o volvía casa escaldado… y con el carácter ganador que demuestran este año los de Poch, eso es absolutamente imposible.

    Y así fue: apenas dos minutos tardó el Etosa Alicante en dejar en siete puntos la desventaja gracias a dos triples de Quincy y Larry Lewis, hasta entonces las dos caras lucentinas. Poco importó que Risacher respondiese con otro triple, su 15º punto, ya que el Etosa era un equipo diferente: más ambicioso, más agresivo y valiente. En otras palabras, que Nacho Rodríguez (intensísimo tras el descanso) había contagiado a sus compañeros.

    La zona 2-3 del Etosa jugaba también un papel crucial en la remontada: a Unicaja se le atragantaba cada vez más, yendo a punto por minuto. Ritmo, en caso de continuar, de derrota; de hecho, su situación era cada vez más alarmante (43-47, m. 26). Scariolo tenía que cambiar algo y, así, recurrió a Herrmann.

    Herrmann y Garbajosa dinamitan el partido

    El alero sumó inmediatamente un triple vital, casi tanto como el 2+1 de Garbajosa en un rápido contraataque y con doble premio por la tercera falta del letal Quincy Lewis. El partido estaba de nuevo contra las cuerdas (46-55), pero acciones con idéntica recompensa y autores (2+1 de Garbajosa y triple de Herrmann) acabaron de sepultar la tumba del Etosa Alicante, 19 puntos abajo al término del tercer periodo: 46-65.

    Al Etosa Alicante sólo le quedaba un milagro. Pese a ser pródigo en ellos en los últimos tiempos, lograrlo en la Copa del Rey y ante un equipo como Unicaja es algo muy diferente. Y claro, los malagueños no estaban por la labor, con lo que se apresuraron a sentenciar partido y esperar rival en las semifinales.
  • Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con Baloncesto Malaga S.A.D.
    Últimos artículos relacionados con C.B. Lucentum Alicante
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-