Crónica

El Madrid supera al DKV y asegura el quinto partido en Vistalegre (90-70)
El Real Madrid tendrá la oportunidad de sentenciar su serie de cuartos de final el próximo domingo, al superar de nuevo al DKV Joventut por 90-70 y colocarse con 2-1 en la eliminatoria. El partido, vibrante e intenso durante muchos minutos, se mantuvo igualado casi hasta el final del tercer cuarto. Fue al inicio del último periodo, cuando el mejor Louis Bullock hizo su aparición para romper el partido y dejar a los verdinegros con la obligación de lograr la victoria en Badalona si quiere forzar un quinto y definitivo encuentro en Vistalegre


Felipe Reyes intenta anotar por encima de la defensa de Milan Gurovic (Foto EFE)

  • Estadística del partido

  • Carta de tiro

  • Quintetos en pista

  • Evolución del marcador

  • Declaraciones post-partido


  • Por Jorge Muñoa. Madrid, 27 may. 2005 (EFE).- El Real Madrid devolvió al DKV Joventut el severo correctivo recibido en el Pabellón Olímpico de Badalona con quince minutos finales de vértigo (87-63 m.36) que, además de ponerle en ventaja en la serie (2-1), le permiten la posibilidad de rematar la eliminatoria el próximo domingo en el Pabellón Olímpico o, en su defecto, jugar el quinto y definitivo choque en pista propia.

    La intensidad es la tónica dominante de esta serie. Cualquier flaqueza se paga en el acto. El Madrid anda justo en dirección y la ausencia del irlandés Pat Burke -con una dorsalgia- le restaba fuerza en el rebote, la faceta del juego que más le preocupaba después del boquete que le hicieron en Badalona desde dentro de la pintura. Sin embargo, los blancos fueron mejores bajo los aros y, precisamente desde el rebote, construyeron una victoria inapelable.

    Las series por el título son imprevisibles en todos los sentidos. El DKV Joventut, que volvió a coger los mandos desde el principio, se marchó al descanso en desventaja (44-41) y con un demoledor 26-9 en rebotes sobre la espalda. Ceder veintiséis rebotes en dos cuartos no puede llevar a nada bueno.

    Quince de los veintiséis rechaces blancos, para colmo, eran de ataque y, como es lógico, el hombre más incisivo en la pelea de las alturas, respondía al nombre de Felipe Reyes (10 rebotes en la primera parte).

    La súbita irrupción de Reyes en la zona varió el rumbo de un encuentro que la 'Penya' controló hasta que el Madrid puso al francés Moustapha Sonko en pista y pasó a defender en zona (29-27 m.12). Antes había mandado el bloque catalán gracias a una racha del canadiense Jesee Young -nueve puntos en el primer cuarto- y a un mayor equilibrio colectivo.

    Los locales rompieron sus ataduras incrustando en la pintura a Reyes, al belga Axel Hervelle y al francés Mickael Gelabale. La zona les dio balones recuperados y ataques rápidos. El rebote hizo el resto. El DKV Joventut, que se había permitido el lujo de jugar bastantes minutos con un cinco procedente del banco en su totalidad, cedió las riendas y empezó a pagar, igual que el Madrid, la dureza del choque.

    El estadounidense Jamie Arnold cargó con la tercera antes del descanso. Hervelle con la cuarta. El cambio más determinante, sin embargo, se había producido en el terreno de los psicológico. Los blancos ganaron en confianza con Sonko al frente, Reyes en la zona y Bullock apostado en el perímetro.

    Las pérdidas de balón, un suplicio para el equipo madrileño en la pista del Olímpico, cambiaron de bando. La inferioridad reboteadora también y, al unísono, la suerte del marcador. El Madrid sabe cómo puede ganar al DKV Joventut. El DKV Joventut cómo tumbar al Madrid. Todo depende de momentos, de confianza y de esfuerzos.

    En esfuerzo el equilibrio es total. En momentos, van y vienen. En cuanto a confianza, que es una forma de dureza mental, el Madrid la encontró sobre la marcha. Y hacía falta mucha porque el partido cobró máxima intensidad en el tercer cuarto (57-55 m.27). Le tocaba el turno al gran capitán, a Alberto Herreros, recibido como maná por la efervescente grada de Vistalegre.

    El panorama amenazaba a los blancos por las cuarto faltas de Hervelle y Gelabale. Antonio Bueno le arreglo ese detalle, pero el DKV Joventut lucha y lucha y lucha. Seguía encima en la recta final del tercer periodo (65-61) y se preparaba para entrar igualado en el último corte, pero aparecieron Herreros -triple- y Bullock -canasta en contragolpe- para complicarle la vida (70-61).

    Esos dos hombres volvieron a aliarse para dar el toque de gracia al cuadro verdinegro. En una secuencia calcada, triple y contragolpe, pusieron al Madrid por las nubes porque Bullock añadió un segundo triple que pegó en la línea de flotación del DKV Joventut y del partido (78-63 m.34). Hervelle llevó la diferencia un poco más allá (83-63) y la Penya asumió que, si quiere estar en semifinales, necesita ganar los dos próximos choques, con el último en pista madridista.

    90 - Real Madrid (22+22+26+20): Bullock (19), Justin Hamilton (14), Gelabale (7), Hervelle (11), Reyes (14) -cinco inicial-, Bueno (10), Sonko (3), Larrañaga (-), Fotsis (6) y Herreros (6).

    70 - DKV Joventut (26+15+20+9): Marco (3), Vázquez (2), Mumbrú (11), Arnold (19), Venson Hamilton (5) -cinco inicial-, Fernández (5), Rooks (5), Gurovic (3), Young (11), Huertas (4) y Flis (2).

    Arbitros: Arteaga, Pérez Pérez y Perea. Excluyeron por personales a Sonko (m.37). Señalaron técnica a Mumbrú (m.4) y Reyes (m.26) por protestar.

    Incidencias: tercer partido de las eliminatorias de cuartos de final por el título de la Liga ACB 2004-05, disputado en el Palacio Vistalegre ante unos 12.500 espectadores.

    Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
    Últimos artículos relacionados con Club Joventut Badalona S.A.D.
    Resto de la jornada



    © ACB.COM, 2001-