Artículo

Real Madrid - Maccabi, final de la Copa de Europa de 1980
La intensidad de los partidos de competición europea se vivió en gran manera en la final de 1980. La igualdad que marcó la liguilla previa se vivió posteriormente en el encuentro definitivo que disputaron Real Madrid y Maccabi Tel Aviv. Los hombres de Lolo Sainz se enfrentaron en la Deustchland Halle, de Berlín Occidental, al temible quinteto israelí (Aroesti-Berkowitz-Silver-Perry-Williams) en un encuentro que dominaron durante muchos minutos y que se complicaron en el tramo final. Un rebote de Walter Szczerbiak aseguró la séptima Copa de Europa a los blancos


Berkowitz no pudo evitar la séptima copa de Europa del Real Madrid (Foto Nuevo Basket)

La primera final de Copa de Europa de la década presentaba un enfrentamiento inédito. Real Madrid, seis veces campeón, y Maccabi de Tel-Aviv, una, fueron los dos primeros clasificados de la liguilla de seis equipos, siendo los israelíes primeros por mejor basket average. Con tres derrotas cada uno, sólo sufrieron el acoso clasificatorio del Bosna de Sarajevo, campeón el ejercicio anterior, con sus estrellas Delibasic, Radovanovic y Varajic.

La Deustchland Halle, de Berlín Occidental, con su pista color verde manzana, no acabó de llenar sus 8.500 asientos, siendo los judíos mayoría. Por los españoles se dejaba notar, como siempre, "El Tiri", inasequible al desaliento con su eterno "¡Hala Madrid!".

Y para empezar, "problemas". Ni el Maccabi, de amarillo, ni el Real Madrid, de blanco, llevaban sus segundos equipajes. Los telespectadores con aparatos en blanco y negro, tan habituales en la época, no podrían distinguir del todo bien a los jugadores... El Maccabi, por cierto, ya juega con camisetas de tirantes, en lugar de las arcaicas de manga corta que lucieron hasta hacía bien poco tiempo.

Pero para "problemas", los que ha supuesto obtener el vídeo del partido. Se rumorea que todas las copias que se intercambien en la piel de toro parten originalmente del vídeo de You Llorente...

El equipo israelí, entrenado por el histórico Ralf Klein, sale con su quinteto habitual. Desde 1.979 hasta 1.983 los Aroesti-Berkowitz-Silver-Perry-Williams eran citados de carrerilla... El cinco que dirige el entrenador del Real Madrid Lolo Sainz, auque no tantos años jugando juntos, también labró fama: Corbalán-Brabender-Walter-Rullán-Meister. Arbitran el eterno Jahoda, de la ex-Checoslovaquia, y el italiano Martollini.

Los primeros minutos transcurren bajo el signo de la igualdad, con los pivots de protagonistas ofensivos, y el Real Madrid cambiando constantemente el tipo de defensa. Y son dos pivots, Randy Meister y Earl Williams, los primeros nombres propios, enarbolando su juego físico y duro; Real Madrid gana 14-10 tras el segundo mate de Meister, con su rubia melena al viento. Tiempo muerto israelí, minuto 6, que cambia a zona 1-2-2, con el bigotudo Lou Silver en la punta.

Dos minutos después entra el veterano Jim Boatwright, principal artífice de la primera Copa de Europa del Maccabi en el 77. Delgado, con barbita y de 2.04, ha ido alejando su posición de los golpes de la zona, y así puede enseñar su efectiva suspensión. Ha sustituido a un Micky Berkowitz que no se ha estrenado todavía.

Pero su nombre es su aval, y tras las instrucciones de Klein, inmediatamente vuelve a la silla a pedir el cambio, ahora por Silver. Aunque el juego no se detiene hasta que el marcador señala un 24-16, minuto 10, con nuevo tiempo muerto israelí. Ya no podrán pedir más en todo el primer tiempo... Realmente los cambios defensivos madridistas están complicando mucho la vida al excelente base Motti Aroesti...

Minuto 12, primera canasta de un jugador no interior del Maccabi. Y ha sido el recién entrado Boatwright... Pero hasta con la izquierda responde un ya inspirado Rullán. También Meister se anima con la zurda en un gancho altísimo que consigue el adicional: 29-20.

Poco tiempo después aparece Berkowitz. Un jugador así no puede estar todo el partido desacertado. Como no mete de fuera... busca la penetración, y así consigue la 3ª falta del muy importante y acertado Meister. Buenas rachas de Rullán (12 puntos) y de Boatwright (10); Real Madrid, +8.

Y es el omnipresente Meister quien aprovecha todos y cada uno de los buenos balones que le meten dentro. Acabaría la primera mitad con 18 puntos. También ha caído la 3ª de Aulcie Perry. A 9 segundos del final, primer y único tiempo muerto de Lolo, que no ha hecho cambio alguno. La jugada final no da provecho, pero la ventaja es madridista: 48-40.

Sin cambios al inicio de la segunda mitad.... que comienza con la importante 4ª falta de Perry sobre Wayne Brabender, que además anota la canasta y el adicional. También cae la 4ª de Meister, en ataque, tras dos sorprendentes fallos suyos bajo el aro.

Poco después Aroesti, el que nunca pisa el banquillo... recibe un descanso, ante su falta de claridad para atacar los cambios defensivos madridistas. Lolo Sainz había programado los últimos entrenamientos a puerta cerrada, cosa inhabitual en aquel entonces, e ideó una trama que hoy parecería un juego de niños... pero hace un cuarto de siglo fue capaz de descentrar al mismísimo Aroesti: Si anotaba un exterior (Corbalán, Brabender o Walter) se defendía en zona 2-3; y si era un pivot el que anotaba(Meister o Rullán), o el ataque era fallido, individual. Sustituye al gran Motti el base suplente Zisman, que rara vez juega; 55-44.

Tres minutos después el marcador no se ha movido. Es el desacertado Micky Berkowitz el que roba un balón y anota una fácil bandeja poniendo fin a tanto despropósito.

Una ingenua falta personal de Corbalán, su 4ª, sobre Williams produce un nuevo 2+1 que la bestia parda maccabea no desaprovecha. Con el "14" a la espalda, de escasamente dos metros, pero muy ancho y pese a ello tremendamente ágil; fuerte y duro como una roca, es exclusivamente él quien está manteniendo a su equipo. También cae la 4ª del acertadísimo Rullán, que lleva toda su vida anotando mediavueltas en suspensión, y por mucha final que sea no se va a poner nervioso; m. 6, 62-55.

Cambia a zona Ralf Klein, una 2-3 no excesivamente presionante. Brabender, el "armario" que fue a fichar Pedro Ferrándiz una docena de años antes... y le pareció tan bueno que se lo trajo igualmente pese a quedarse en 1.93, anota pese a su gris partido, y provoca otro tiempo muerto israelí. Otro 2+1 posterior de Meister da a los blancos su máxima ventaja, 75-61 mediado el segundo tiempo.

Pero la felicidad no es completa. Cae la 5ª de Corbalán, DIRECTOR con mayúsculas una vez más, en la siguiente jugada. Primer cambio de Lolo, obligado; dentro You Llorente, que cumple su primera temporada tras suplir en la plantilla al genial e inolvidable Carmelo Cabrera. Fue Walter, ante la imposibilidad para un yankee de pronunciar correctamente "Llo-ren-te", el que le puso apodo: "YOU"(rente); pues no era capaz de pronunciarlo de otra forma.

Y un minuto después cae la 5ª de Meister. Le sustituye un barbudo Josean Querejeta, reconvertido a pívot. Y son los morenitos interiores judíos los que siguen haciendo daño, aprovechándose de la ausencia del rubio Meister y las cuatro faltas del barbudo Rullán. Querejeta rebotea en ataque y consigue su única acción positiva al anotar dos tiros libres, frenando así la momentánea sangría: 83-73.

Pero Williams, Earl, que tres años después pasaría a la macabra historia del baloncesto por saltar a las gradas de la Ciudad Deportiva "a arreglar cuentas" con un espectador, anota y anota sin parar, haciendo valer en la zona su excepcional constitución física. El Maccabi está jugando a ráfagas... pero ahora les toca: 83-80, m. 16.

Un canastón lateral de Llorente rompe el parcial, y Lolo que pide por fin un tiempo muerto. Entra Luis Mari Prada, que el año anterior pasó a la historia negra del madridismo tras fallar tres tiros libres que habrían llevado al Real Madrid a una final de Copa de Europa más, por un desacertado Querejeta. Por lo menos es un pivot con cuerpo de tal.

Un sólo tiro libre de Brabender da los últimos puntos del partido al Real Madrid a 2' 10''. Pero el Maccabi tampoco está demasiado afortunado...

A 50 segundos del final, 89-83, el Real Madrid comienza a recibir faltas tras consumir mucha posesión, las cuales saca de banda. Poco hábil ha estado Klein, pero por fin quita la zona para poder presionar en condiciones. Y a la primera, pase al público de Llorente. Boatwright anota dos puntos desde la línea, y reduce la ventaja madridista a 4 puntos a falta de 48 segundos. Las cuentas son claras; conservando la posesión y sacando de banda las posibles faltas que lleguen, campeones.

Y ésta es la situación que se da. Para cuando los israelíes recuperan el balón casi no queda tiempo. Fallan tres tiros exteriores hasta que por fin Walter Szczerbiak, el padre de Wally, que ya sólo juega Copa de Europa, en su último partido con el equipo tras siete maravillosas temporadas, coge el rebote final mientras suena la sirena, ¡89-85, la séptima Copa de Europa!

Por el Real Madrid jugaron y anotaron: Corbalán 9, Brabender 12, Walter 16, Rullán 27 y Meister 21 -quinteto inicial-, Querejeta 2, Llorente 2 y Prada.

Por el Maccabi de Tel-Aviv: Aroesti, Berkowitz 10, Silver, Perry 22 y Williams 31 -quinteto inicial-, Boatwright 22, Schwarz, Keren y Zisman.

Un desbocado López Iturriaga, que al igual que Romay no ha jugado, sale dando botes desde el banquillo, empujando a diestro y siniestro. Lolo Sainz, todavía con el pelo negro, es llevado a hombros por tres escasos aficionados madridistas; ha habido la habitual invasión de pista... pero no precisamente de una multitud.

Y Héctor Quiroga, que retransmite el partido para TVE, entrevista al popular "El Tiri", megáfono en mano, que con la voz ronca de tanto animar y quebrada por la emoción sólo acierta a dar las gracias al Real Madrid y a España. El capitán Wayne Brabender recibe la Copa de las grandes asas de manos de Boris Stankovic en una ceremonia bastante cutre, y sube raudo y veloz al palco a entregársela al presidente blanco, Luis de Carlos. La HISTORIA, una vez más, les contempla.

Novio
(Redactor independiente)

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-