Artículo

Partidos Históricos: España - Checoslovaquia, semifinal del Eurobasket'85
Continuamos el repaso a encuentros históricos de nuestro baloncesto con una sorprendente decepción, la eliminación española en las semifinales del Eurobasket’85 ante Checoslovaquia. Un año después de la flamante plata olímpica, el equipo entrenado por Díaz Miguel partía como claro favorito ante los checos en Stuttgart (Alemania), pero se encontró con un rival aguerrido y veterano que frustró las esperanzas nacionales de repetir final internacional por tercer año consecutivo


Chicho Sibilio, uno de los protagonistas de aquella España sorprendida en semifinales

Lo advirtió Antonio Díaz-Miguel: "Checoslovaquia es un rival muy peligroso". Aunque la verdad es que el añorado selecccionador siempre hablaba sobre la peligrosidad de todos rivales, por desconocidos y teóricamente flojos que fueran... Nadie le hizo el menor caso, por supuesto. Era como el cuento del pastor mentiroso, y "Que viene el lobo, que viene el lobo...".

Viernes, 14 de junio de 1985. En el "Schleyer Halle", de Karlsruhe, Alemania Federal, primera semifinal del Eurobasket. El ganador se enfrentaría a la URSS, victoriosa ante Italia después, a quien España ya había ganado en la fase previa.

Costa, Epi, Sibilio, Fernando Martín y Jiménez empiezan por España, que viste su habitual equipaje roji-azul. España luce publicidad del Banco Exterior de España, con las tres iniciales, dos "E" pequeñitas inscritas dentro de una gran "B", configurando su anagrama; algo terminantemente prohibido, pues ninguna selección podía llevar entonces publicidad en sus camisetas de juego. ¿Y cómo fue posible? Porque se les explicó a los delegados FIBA que "BEE" significaba "Baloncesto En España", y coló. Verídico 100%; no sería posible ver a otra selección con publicidad. Por Checoslovaquia, de blanco, Havlik, Rajniak, Brabenec, Kropilak y Skala. Y para el segundo 16 ya llevamos 2 faltas, estrenando el veterano Kamil Brabenec el marcador; 1-0.

La táctica hispana es clara: Correr, que los checoslovacos son muy veteranos, y juegan con sólo cinco hombres un arcaico basket al paso de ochos y cortes sobre el pivot, como hicieron en su sorprendente victoria ante Yugoslavia en cuartos de final; ningún cambio en los 40 minutos. España, por cierto, había ganado con claridad su cuarto de final ante la anfitriona Alemania de los posteriores NBA Schrempf, Welp y Blab. Epi, en un contraataque más, pone el 11-7 en el minuto 3.

Y para el 5 ya está Díaz-Miguel metiendo cambios: Romay por un Jiménez con tres faltas, López-Iturriaga por Sibilio, y Vicente Gil por Quim Costa. Correr, correr y correr; la táctica estaba clara. Pero todavía los checoslovacos tenían fuelle de sobra.

Otro 2+1 de Epi corta un parcial de 0-10 a favor de los centroeuropeos, que encuentran sistemáticamente buenas posiciones para sus buenos tiradores, y que acaban de meterse en "bonus" a los 6 minutos; 17-21. Al menos han repartido bien las faltas... Aunque es España quien también entra en bonus en la jugada siguiente, tras falta de Gil.

Los pivots checos, Jaroslav Skala, con su evidente barriga que la camiseta por fuera del pantalón no puede disimular, y Stanislav Kropilak, con sendas rodilleras que le cubren casi cada pierna, están creando problemas con su anárquico juego. Además se están cobrando muchas faltas personales, y aprovechan todos los 1+1. España corre y corre... pero Checoslovaquia sigue anotando desde fuera, que todavía no desde la línea de 6.25. Una nueva suspensión de Petar Rajniak pone a sus selección arriba 29-34, minuto 11.

Checoslovaquia se pone en zona 3-2 para protegerse de las faltas... y no consumir muchas energías en defensa. Romay comete su tercera falta en ataque... y dentro Villacampa por Epi, para correr todavía más. Pavel Petera, veterano entrenador checo, hace sorpresivamente un cambio: Zuffa por el base Havlik. Y poco después otro, pues el joven Jiri Okac, de 2.17 y muy conocido en Cáceres, da descanso al veterano (todos los titulares lo eran) Skala... para fallar dos canastas hechas bajo el aro. Los tiros libres, ahora de nuevo Rajniak, les siguen manteniendo por encima; 31-38.

Aunque la entrada de Villacampa se está demostrando como un acierto. Dos contraataques seguidos suyos vuelven a poner a España por arriba en el marcador, muchos minutos después; 45-42 minuto 15. Pero inmediatamente es el base Havlik, de nuevo en cancha, con un triple, el primero de su selección, quien empata el partido.

Una buena canasta de Romay, que ha hecho inmediatamente antes dos tiros horribles, pone el 56-45, parcial de 11-0, tras nuevo contraataque de López Iturriaga, que lleva 11 puntos, todos producto de correr. Pero la felicidad no es completa; tercera falta de Martín, el mejor hispano con 14 puntos, que es inmediatamente sustituido por De la Cruz. Es Kropilak, integrante de la selección europea que el mismo Díaz-Miguel dirigiera varias veces años atrás, quien se aprovecha de la ausencia del mayor de los Martín para anotar sendas canastas que reducen la desventaja de su selección a -7; descanso.

Comienza la segunda parte con los mismos quintetos que acabaron la primera, y es Villacampa quien estrena el marcador, nuevamente al contraataque. España ha defendido muy bien toda la primera mitad... y en los primeros compases de la segunda no parece que vaya a ser diferente.

Tras varias imprecisiones de ambos equipos, con el propio Villacampa llevándose la palma, primer triple de Rajniak, que no lo ha intentado en toda la primera mitad. Inmediatamente comete su 4ª falta. Y Díaz-Miguel ya desde tan pronto vuelve a mover el banco; Epi entra por López-Iturriaga.

Es el turno del veterano y capitán checoslovaco Kamil Brabenec, con el 13 a la espalda y que sabe más por viejo que por zorro, quien pone once minutos después por delante a su selección; Checoslovaquia, +2, minuto 5. Le ayuda Rajniak, el 7, con tres nuevos triples casi consecutivos, conteniendo a una selección española que supera el mal momento y no deja de correr.

Las faltas personales están suponiendo un grave, y lógico, problema al equipo centroeuropeo. Mediada la segunda parte, sus cinco jugadores básicos están cargadísimos. Tiempo muerto de Pavel Petera, que vuelve a la defensa zonal para preservar a sus pivots.

Pedro Ferrándiz, un visionario adelantado a su tiempo en su anterior faceta de entrenador, está comentando el partido con los habituales Jose Félix Pons y Pedro Barthe. No parece que las ondas sean lo suyo, pero le falta tiempo para comentar que ve a Checoslovaquia jugando con el mismo desparpajo y falta de complejos que ante Yugoslavia en cuartos, en la que fue, hasta ese momento, la sorpresa del campeonato.

Es ahora Andrés Jiménez quien se aprovecha de las faltas de los pivots checos para mantener a España, que ya apenas puede correr contagiada del cansino ritmo rival, con buenas canastas interiores, 81-76, m. 14.

Sorprendemente, Díaz-Miguel mete en cancha a un frío Margall, que no ha jugado ni un segundo, sentando a un Epi en vena de aciertos. Jiménez, omnipresente en esta fase del partido, da a España una sólida ventaja, 86-78, m. 15. Una nueva final europea estaba cerca, muy cerca...

Y se hizo la noche. Kropilak, bastante desacertado hasta la fecha pero muy sólido en el rebote, encuentra ahora huecos en la zona hispana. Margall falla tres suspensiones de la suyas, seguidas. Se pierden balones en ataque. Boehm, que ha sustituido a un completamente asfixiado Brabenec, tras rebotar varias veces en el aro anota la única canasta de un suplente checo, que pone a su selección dos arriba. Y Rajniak, la estrella del partido, anota su quinto triple (para siete intentos) con la posesión agonizando; +5. Y estamos hablando del primer gran campeonato con presencia de la línea de tres puntos; es toda una hazaña. Queda poco más de un minuto, y en estos cuatro últimos España no se ha estrenado.

Un puntito de Iturriaga desde la línea reduce la diferencia. Hay faltas hispanas... y sorprendentemente los checos tiran los 1+1. Así perdieron el partido de la fase previa ante Italia, pero hoy los anotan. 92-98 a falta de 27 segundos... hasta que por fin fallan una opción. Triple desesperado de Vicente Gil, quizá demasiados minutos en el banco en favor de un inoperante Costa, y Rajniak que pierde un balón ante la presión hispana. ¡Quedan cuatro segundos, y tenemos un último tiro!

Tendrá que ser obligatoriamente de tres, buscando la prórroga. Y es Epi, quién si no. Pero hoy no lleva puesto el disfraz de "Super", y en una no excesivamente complicada posición desde la zona izquierda del ataque encuentra aro. El rebote largo consume el último suspiro. Se acabó; 95-98.

Por España jugaron y anotaron: Costa, Epi 15, Sibilio 2, Martín 26 y Jiménez 12 -cinco inicial-, Gil 9, Villacampa 10, López-Iturriaga 15, Romay 6, Margall y De laCruz.

Por Checoslovaquia: Havlik 23, Rajniak 31, Brabenec 9, Kropilak 15 y Skala 18 -de salida-, Boehm 2, Zuffa, Okac y Maticky.

Muchos años se tardaría en ver una sorpresa igual. ¡Checoslovaquia en la finalísima!. Y se había metido en los cuartos de final de pura casualidad… En la final, la poderosísima URSS no les daría opción de luchar por el oro. Y de los checos, prácticamente desconocidos antes, con el único pico del bronce en su Europeo cuatro años atrás, nunca más se volvería a saber nada en lo que a basket de alto nivel respecta. Como si la tierra se los hubiera tragado. Pero su recuerdo en la piel de toro baloncestística no se ha borrado todavía. Y lo que tardará.

Novio
(Redactor independiente)

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-