Artículo

El gigante tapado
La historia del descubrimiento de Dueñas en una parada de autobús es casi una leyenda, pero atención a esta otra. Malo de Molina nos presenta a Antonio Ramos, un vitoriano de 2'18 m. que lleva 6 años en USA y que fue máximo taponador de la NCAA la pasada temporada. Resulta difícil de creer que hasta este momento su existencia haya pasado desapercibida para la inmensa mayoría de nuestro mundillo, pero he aquí al 'gigante tapado' del basket español


Antonio Ramos juega actualmente en la Universidad de Clarke

Redacción, 22 Feb. 2002.- Antonio Ramos no es un jugador español cualquiera. Mide 2,18, algo sólo superado por un jugador en la historia del baloncesto español: Roberto Dueñas (2,19). Sin embargo, Ramos ha pasado totalmente desapercibido para el gran público, e incluso para muchos de los profesionales de este deporte. Y sorprende más aún cuando se comprueban las cifras de su periplo escolar y universitario en Estados Unidos, donde ha jugado durante los últimos 6 años.

Ramos, de 24 años, juega actualmente en la Universidad de Clarke, en la tercera división de la NCAA. En la temporada y media que lleva en el equipo ha pulverizado varias de las marcas históricas de la institución, pero sin lugar a dudas el más importante de sus logros fue convertirse en el máximo taponador de toda la NCAA 'primera división incluída- de la pasada temporada, con 4,6 'gorros' de media. 'Fue impresionante, incluso hicieron una ceremonia en toda la Universidad y vino gente de la NCAA a entregarme una placa', reconoce Ramos, quien comienza a adquirir cierto acento americano.

'Este año he bajado la media de tapones hasta 4 por partido, pues los rivales me conocen e intentan sacarme lejos del aro para que no pueda taponar sus tiros', asegura Ramos. Pese a ello, ha logrado marcas espectaculares: 'un día puse 16 tapones', afirma. Este año también ha llegado hasta los 17 puntos y 16 rebotes. Desde luego, Antonio Ramos es un auténtico maestro a la hora de taponar, aunque él se quita mérito: 'trabajo duro en defensa y un tapón es una recompensa. Por contra, si me meten una canasta cerca mío es casi como si me insultasen'.

Antes de emigrar a Estados Unidos, algo que hizo a los 18 años 'para poder estudiar una carrera universitaria y seguir jugando al baloncesto, algo que es casi imposible de compaginar en España', el altísimo pívot desarrolló su carrera en la cantera del Tau, en su Vitoria natal. Allí jugó hasta completar los dos años de juvenil. En esos años, Ramos recuerda haber vivido 'muy buenos momentos, fuimos campeones de Vitoria, de Euskadi e incluso de España en mi primer año juvenil, cuando jugaba con gente como Cazorla y Garbajosa'.

De allí saltó en 1996 al High School de DeLaSalle, en Minneapolis, donde llegó a promediar la friolera de 14 puntos, 8 rebotes y ¡9 tapones por partido!. 'Casi un triple-doble', reconoce con orgullo. Se convirtió en el principal baluarte de que su equipo fuese subcampeón y campeón del estado en los dos años que él estuvo. Individualmente, fue elegido en el segundo mejor quinteto, como suplente del actual pívot de los Milwaukee Bucks Joel Przybilla.

Pero Ramos es más que un mero taponador. 'Me gusta jugar de cara a canasta, soy versátil', afirma. Por ejemplo, en su año sénior de instituto consiguió porcentajes 'del 35% en triples y 81% en tiros libres'. Esa fue una de las principales razones para que le reclutase la Universidad de Iowa, de la primera división de la NCAA. De allí salieron, en los últimos años, jugadores como B.J. Armstrong, Acie Earl, Ricky Davis o Dean Oliver, el último en llegar a la NBA y con quien coincidió Ramos.

La experiencia del pívot español con los Hawkeyes fue agridulce: 'las cosas me fueron muy bien al principio, pues comencé de titular, anotando bastantes puntos para ser freshman'. Sin embargo, todo se torció por culpa de los problemas físicos: 'me lesioné en el tobillo en el tercer partido y luego cuando iba a regresar un compañero me rompió la nariz en un entrenamiento. Me pasé casi toda la temporada en blanco'.

Ramos repitió en Iowa en la siguiente temporada, la 1999-00, pero tuvo que hacer las maletas a los pocos partidos: 'llegó un técnico nuevo, Steve Alford, que trajo a sus propios jugadores y nos dijo a los que estábamos que nos fuésemos si queríamos jugar esa temporada'. Y así hizo tras dos partidos; puso rumbo a la Universidad de Nebraska-Omaha, de la NCAA-2. 'No me gustó el ambiente, la gente vivía en apartamentos y no en el campus y además la media de edad era de más de 40 años', afirma Ramos, que también asegura que 'el tiempo era horrible... ¡6 meses con nieve!'.

Así que Ramos decidió regresar a Iowa, a la modesta universidad de Clarke, donde asegura sentirse 'muy bien, todo el mundo me trata de maravilla'. El nivel deportivo no es muy alto y él destaca mucho por su altura ('el rival más alto contra el que he jugado este año mide 2,07') pero él está 'muy contento'.

A Ramos le queda un año más para finalizar sus estudios (programación de sistemas informáticos) y su carrera baloncestística en la NCAA. Entonces le tocará decidirse por su futura rama profesional, algo que todavía no tiene claro: 'no sé que haré, si me sale un trabajo bueno como programador en Estados Unidos o España quizá lo acepte, pero todavía no lo he decidido'.

En cualquier caso, Ramos cree que puede tener futuro en el baloncesto profesional. 'Me siento capacitado para jugar en la ACB, aunque he de seguir ganando peso ya que todavía estoy en 93 kilos', asegura el pívot vitoriano, que apela a su 'altura y movilidad, a ver si alguien me echa un ojo'. Eso hace el Tau, que no se ha olvidado de él y cuyo Secretario Técnico, Alfredo Salazar 'me ofrece todos los veranos entrenar con el Tau, y me gustaría, pero el problema es que si juego aunque sea un partido amistoso con ellos no podría regresar a la NCAA'.

De todos modos, jugar en España no es la única posibilidad que sopesa Ramos, que tiene sobre la mesa una alternativa mucho más exótica: 'mi entrenador en Clarke, Jon Davison, tiene muchos contactos en Australia y está empeñado en llevarme allí a jugar profesionalmente. Es una posibilidad'.

Pablo Malo de Molina
ACB.COM



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos