Artículo

Apuntes del Play Off: Unicaja - DKV Joventut
El incansable apoyo de la afición malagueña convirtió el Martín Carpena en un fortín infranqueable para un DKV Joventut que lo intentó todo, dominó durante toda la primera mitad... pero vio como el partido cambiaba totalmente en apenas cuatro minutos (19 al 23), con un parcial 16-0 que convirtió ocho puntos favorables al DKV en otros tantos para el Unicaja. El equipo malagueño logró el billete para la final a base de oficio e inteligencia, buscando nuevas vías ante la sequía en frentes habituales: Brown y Berni Rodríguez dieron un paso adelante y firmaron una actuación sensacional


Marcus Brown, estelar en el triunfo del Unicaja (Foto Ramon Tomàs)

  • ¡Qué partidazo! El Unicaja y el DKV Joventut se jugaban la clasificación para la Final ACB y disputaron un auténtico partidazo de baloncesto, seguramente el mejor del Playoff (con la única discusión del debut de la otra semifinal). Ambos conjugaron buenas defensas, con ciertas dosis de agresividad y tensión, pero sin olvidar cómo atacar, que tenían que ganar también en ataque. En consecuencia, se sucedieron los puntos y canastas bonitas en dos preciosos marcos: por un lado, el de la trascendencia e igualdad del choque, y por otro el espectacular ambiente propiciado por una afición malagueña de 10.

  • Tercera final para el Unicaja. El Unicaja disputará su tercera Final ACB, buscando su primer título. Retorna a una final a la que acudió por primera vez hace 11 años, en 1995, cayendo por 3-2 frente al FC Barcelona, y repitió en 2002, cediendo por 0-3 frente al TAU Cerámica... precisamente su rival ahora, cuatro años después y de nuevo con factor cancha a favor.

  • Unicaja: oficio e inteligencia para salvar el momento más difícil. El equipo malagueño careció de sus dos principales armas individuales: los puntos desde la inmensa polivalencia de Jorge Garbajosa y la contundencia de Daniel Santiago. Sin embargo, se ha metido en la Final ACB al saber jugar a la perfección sus reducidas bazas. Defender con inteligencia, sin rehuir el contacto, y atacar los puntos débiles de un DKV Joventut que se vio desbordado por la intensidad y alarde de recursos de su rival. El Unicaja no buscó demasiado, no pudo acudir, al tiro triple, y atacó al DKV corriendo y desde las penetraciones de sus dos grandes escoltas, Berni Rodríguez y Marcus Brown.

  • Berni y Brown, determinantes. Extraordinario encuentro de los dos escoltas del Unicaja, Berni Rodríguez y Marcus Brown, erigidos en grandes líderes del victorioso Unicaja. Rodríguez se disparó con 19 puntos y 21 de valoración en el mejor partido de su carrera en Playoff (en puntos y valoración), salvando al Unicaja en los momentos más complicados gracias a sus penetraciones y contraataques. Por su parte, Marcus Brown asumió el protagonismo perdido en duelos anteriores y fue el mejor anotador del choque, con 31 puntos y casi infalible en tiros libres (17/18); explotó en el tercer cuarto y sentenció el encuentro con unos últimos minutos brillantes y un triple que selló el partido a dos minutos del final. Fue su mejor anotación y valoración ACB, y en un choque sumó más valoración (38) que en los cuatro anteriores de semifinales (29).

  • Cuatro minutos que cambiaron el encuentro. Un triple de Lubos Barton situaba al DKV Joventut ocho arriba (37-45) a 1:20 del final del segundo cuarto, pero los verdinegros se fueron al descanso demasiado pronto, cometiendo varios errores que dieron al Unicaja la posibilidad de hacer un parcial 6-0 antes del intermedio (43-45). Pero no acabó ahí la cosa, pues Unicaja salió como una moto en el inicio del tercer cuarto y logró un determinante parcial 10-0 que le adelantó 53-45, culminando un letal parcial 16-0 en apenas cuatro minutos de juego.

  • La afición llevó en volandas al Unicaja. Espectacular apoyo de una afición del Unicaja que abarrotó el Martín Carpena malagueño y llevó en volandas a su equipo hacia la final. La afición cajista estuvo espléndida, apoyando desde el inicio y sin perder nunca el ánimo y la voz pese a la férrea oposición del DKV Joventut. Los seguidores convirtieron el Martín Carpena en una fiesta y convirtieron el factor cancha en un enorme punto a favor.

  • DKV Joventut: buen partido y resistencia hasta el final. El DKV Joventut no revivió nunca el fantasma de los dos primeros partidos en Málaga; fue el de Badalona, un equipo intenso y ambicioso que quería hacerse partícipe de la historia. Y con esas salió a tope, hizo una primera mitad espléndida y se defendió ante el vendaval verde que le cayó encima en la segunda parte. Los errores, falta de aportación desde el banquillo y algunas estrellas, y el acierto de Brown y Berni le pusieron al borde de la lona (76-61), pero el DKV Joventut sacó fuerza y carácter de la nada y se puso a seis puntos, aunque acabó perdiendo.

  • Al DKV Joventut le falló el banquillo. Habituado a rotar al máximo a sus hombres y marcar desde ahí diferencias, Aíto García Reneses se encontró de inicio sin Archibald y Young (un buen tiempo KO), y luego con un Rudy Fernández mermado que apenas jugó 11 minutos en un mal día. Pero además, excepción hecha de un gran Marcelinho Huertas (14 puntos y canastas vitales asumiendo la responsabilidad), el banquillo no respondió. Entre Paco Vázquez, Flis, Rubio (respondió a la valiente decisión del banquillo de darle tiempo de juego en la segunda mitad) y Holcomb, los otros cuatro suplentes, sumaron sólo tres puntos y –12 de valoración. En total, el banquillo –1; con los problemas de Rudy, el peso lo llevaron casi exclusivamente cinco hombres: Huertas, Bennett, Mumbrú, Barton y Betts. Demasiado poco para derrotar al Unicaja en Málaga.
  • Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos