Artículo

El Unicaja supera a un correoso DKV y jugará una nueva final (74-66)
Tres meses después de ganar la liga, el Unicaja jugará una nueva final. Ahora de la Supercopa ACB, en casa y con una afición volcada para verle levantar un trofeo de campeón en casa, por primera vez. Para lograrlo deberá superar al TAU Cerámica, como hizo este viernes con el DKV Joventut en una apasionante semifinal, en la que los verdinegros plantaron cara hasta hacer titubear al favorito local. Un formidable perímetro, con Welsch, Berni Rodríguez y Vasileiadis, y tres triples consecutivos decantaron la balanza


El perímetro del Unicaja fue letal en un triunfo que vale una nueva final

  • Estadística del partido
  • Cinco en pista
  • Carta de tiro
  • Evolución del marcador
  • Rueda de prensa del Unicaja
  • Rueda de prensa del DKV Joventut
  • Declaraciones post-partido de los jugadores


    Málaga, 22 Sep. 2006.- El Unicaja disputará la Final de la Supercopa ACB contra el TAU Cerámica, reeditando el todavía reciente pulso por el título de liga... finalmente conquistado por los malagueños. Han pasado tres meses desde que los cajistas triunfasen por primera vez en liga y todavía siguen ganando. Ahora, las semifinales y su consiguiente billete a la pugna por un nuevo título.

    Para alcanzar la gran final, el Unicaja tuvo que superar la correosa resistencia de un férreo DKV Joventut, que dominó durante muchos minutos y por momentos hizo pensar en la sorpresa, en la revancha por la última semifinal liguera. Pero no, el equipo de Scariolo reaccionó con un quinteto atípico y, con tres triples en los minutos finales, decantó el partido y la clasificación.

    Valiente oposición del DKV Joventut, que superó la presión de los 9.332 aficionados del Carpena para mandar en el electrónico durante muchos minutos y un máximo de ocho puntos de renta. El Unicaja reaccionó con ímpetu, defensa y con tres triples determinantes en la recta final: Cabezas, primero, y luego Welsch y Berni Rodríguez sentenciaron a su rival.


    Gran debut de Jiri Welsch, uno de los mejores del Unicaja en un importante triunfo

    El Unicaja, en resumen, fue mejor. Demostró más. Perdió una infinidad de balones (hasta 27), un delito imperdonable en una competición oficial... pero que, al fin y al cabo, llega tras apenas unas días de preparación completa del grupo. En cualquier caso, el buen juego en equipo y la sólida aportación de hombres como Jiri Welsch, Erazem Lorbek o Kostas Vasileiadis hace que el conjunto cajista prometa y rinda mucho. Tanto que ya juega su primera final de la campaña, en casa y con el público como aliado.

    Berni Rodríguez hizo un partido espectacular. De libro, pues todo lo hizo bien. Tiró, penetró, dirigió, pasó... y claro, defendió. Perfectamente complementado por Welsch (13 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias) y Kostas Vasileiadis (13 y 6, también), conformó un perímetro de lujo... y faltaba Brown.

    Y también estaba por allí Carlos Jiménez, pero principalmente como “4”. Los mejores minutos cajistas llegaron con él en pista como ala-pívot, sin perder un ápice de nivel en defensa y aprovechando espacios en ataque. Funcionó y se seguirá viendo mucho en próximas citas.

    El DKV Joventut comienza avisando

    Si había alguna duda, los primeros minutos de la segunda semifinal lo dejaron claro: iba a ser un partido mucho más igualado y bonito que el que le precedió, un TAU Cerámica – Winterthur FC Barcelona con claro dominio vitoriano. El DKV Joventut avisó de arranque, con una excelente puesta en escena y un rápido 0-5.

    Elmer Bennett era el dueño del ritmo del choque, el líder de un DKV dispuesto a aguar la fiesta que se vivía en las gradas del Martín Carpena. Siete puntos del base de Illinois en los primeros cinco minutos y superioridad inicial (12-16) de los catalanes, más constantes que un Unicaja que funcionaba a base de “flashes” de talento; los pases de Jiri Welsch, las acciones de Berni Rodríguez...

    Unicaja resiste a rachas


    Máximo esfuerzo e intensidad durante todo el choque. En la imagen, Berni Rodríguez por el suelo

    La salida a pista de Erazem Lorbek dio un nuevo impulso al equipo malagueño. Heredó la responsabilidad interior de Iñaki de Miguel (cinco puntos como inicial resistencia cajista) y con un triple, impulsó a su equipo a ventaja al final del primer cuarto (20-18). Otros siete puntos suyos mantuvieron a los de Scariolo en los primeros compases del segundo periodo, cuando el DKV Joventut flaqueó ligeramente (22-18).

    Duró bien poco. Al ritmo de Bennett y con el dúo Barton-Rudy Fernández acertado, el DKV Joventut le dio rápidamente la vuelta al electrónico: 27-33. La defensa verdinegra asfixiaba al Unicaja, incapaz de anotar más que siete puntos en 9:30, y que sólo golpeaba a rachas. Así, un triple de Alfonso Sánchez mitigaba los problemas ofensivo de los cajistas, fijando un 30-35 al descanso. Todo seguía en el aire.

    El DKV se dispara... pero Unicaja responde con un parcial 14-2

    El Unicaja empezó el tercer cuarto con mucho ímpetu y un triple de Berni Rodríguez igualó el choque (37-37). Entonces, dos 2+1 consecutivos de la Penya devolvieron una ventaja considerable, aumentada de mano de Lubos Barton: 39-46. Otro 2+1, de Betts, amparó una nueva máxima (41-49). El partido tendía cada vez más al DKV Joventut, pero el conjunto local se resistía a dar el choque por perdido.

    Una notable mejora defensiva, saldada con varios robos, dio el empujón necesario a los malagueños para irse a por el partido. Forzaron faltas, corriendo al contraataque y pocos minutos después, ya ganaban por 55-51 tras un contundente parcial 14-2. Kostas Vasileiadis, Jiri Welsch y Carlos Cabezas lideraron este frenético ritmo, con Carlos Jiménez como “4”.

    Tres puntos de Sullivan cerraron el tercer cuarto con 55-54; se llegaba a los últimos 10 minutos con todo en el aire. La segunda semifinal se decidiría en la recta final y, seguro, con mucho espectáculo y pasión. El DKV Joventut no pensaba claudicar, para llegar hasta la Supercopa hay que contraer muchos méritos y desperdiciar una oportunidad como ésta no entra en la doctrina de Aíto García Reneses y sus pupilos.

    Tras dos tiros libres iniciales de Barton, cuatro puntos fáciles de un activo Rudy Fernández dieron mucha vida a los verdinegros. De pronto, mandaban en el electrónico: 56-60, con sólo 6:09 por jugarse. El Unicaja atravesaba otra de sus “fallas” ofensivas tan características en la primera mitad. Con jugadores importantes en problemas de faltas, Scariolo no escatimaba recursos e incluso situaba d nuevo a Carlos Jiménez como “4”, acompañando a Florent Pietrus e intentando revivir la exitosa reacción del tercer cuarto.

    Tres triples consecutivos deciden el choque

    Y funcionó. Un mate de Pietrus ponía de nuevo al frente al Unicaja (61-60) y el galo lo refrendaba con un tapón sideral sobre la penetración de Rudy Fernández. 3:57, y Ricky Rubio a pista; confianza ciega de Aíto en el base de tan sólo 15 años. Pero el DKV no carburaba y un triple de Carlos Cabezas desde un lateral, en la misma posición que el que valió el Mundial Junior siete años atrás, daba medio billete para la final a los locales: 66-62 a 2:25. Medio minuto más tarde, Jiri Welsch prácticamente sentenciaba desde la misma distancia: 69-64.

    Pero le quedaba un último suspiro al DKV Joventut. El del joven Ricky Rubio, que con un robo a Berni Rodríguez y posterior canasta devolvía máxima emoción (69-66 a 1:35). Pero no pudo ser para los catalanes: un nuevo triple, de Berni Rodríguez, selló la suerte final del encuentro y desató la fiesta en el Martín Carpena. 74-66 y Unicaja a la gran final.
  • Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos