Artículo

Un histórico Winterthur FCB derroca a los Sixers (104-99)
El Winterthur FC Barcelona escribió este jueves una página brillante en la historia del baloncesto al convertirse en el primer equipo español (y segundo global) en derrotar a una franquicia NBA. Los flamantes Philadelphia 76ers de Allen Iverson y Chris Webber sucumbieron (104-99) en un Palau Sant Jordi abarrotado ante el despliegue de argumentos de un Winterthur FC Barcelona que se desquitó a lo grande de su flojo inicio de campaña. El WFCB jugó un partido formidable, inapelable, y con el brillo de Navarro, Vázquez o Kakiouzis y la letal muñeca de Gianluca Basile, autor de 11 puntos decisivos en los últimos cinco minutos, se zampó a tan potente rival. ¡Histórico!


Histórico Winterthur FC Barcelona, que ha sometido a los Sixers (Foto JOMA)

  • Winterthur FCB, primer español en ganar a un NBA

  • Todos los partidos NBA-Europa

  • Declaraciones de Dusko Ivanovic

  • Declaraciones de Mo Cheeks

  • Rueda de prensa Bertomeu-Stern


  • Barcelona, 5 Oct. 2006.- El Winterthur FC Barcelona hizo historia en el Palau Sant Jordi convirtiéndose en el primer equipo español y segundo del baloncesto continental en derrotar a una franquicia NBA, a unos Sixers cazados por el talento y el carácter blaugrana.

    104-99. Fueron 48 minutos de igualdad resueltos en un final apasionante con un gran protagonista: Gianluca Basile. El italiano anotó 11 puntos en los últimos cinco minutos y medio para asestar un golpe mortal al gigante americano, convirtiendo un 84-81 en 100-91 con la valiosísima ayuda de otro triple providencial de Navarro. El Barça asestaba un golpe letal en la recta final del partido, en los minutos a los que por falta de costumbre y por menor poderío físico debería haber llegado derruido. Los 16.236 seguidores en el Palau Olímpic le impulsaron a la hazaña: arrebato de talento y de genio y victoria. ¡Histórico!


    Gianluca Basile, decisivo en el triunfo del Winterthur FC Barcelona (Foto Euroleague)

    Herido por sus flojos resultados en el inicio de campaña, el Winterthur FC Barcelona fue a por todas contra un rival de otro baloncesto, más potente físicamente y con estrellas del calibre de Chris Webber, Samuel Dalembert, Andre Iguodala, Kyle Korver y, sobre todo, el extraordinario Allen Iverson. Mucho talento y obvio cartel de favorito con el importante añadido del híbrido de reglas Euroliga-NBA (48 minutos, triples en distancia de la liga estadounidense, rigurosidad extrema en las faltas en el bloqueo, etc...), pero no tanto que oponer a la hora de la verdad.

    Porque los Sixers nunca fueron el rival que se presumía. Sí lo fue el Winterthur FC Barcelona, capaz de salvar un difícil arranque, defender fuerte y atinar en ataque con el potencial de estrellas como Navarro, Lakovic, Vázquez, Basile o Kakiouzis, además del extraordinario trabajo bajo tableros de Denis Marconato. El Barça jugó un partidazo, sobreponiéndose a los problemas de faltas y a un tipo de arbitraje al que están poco acostumbrados.

    No se vio a un Barça renqueante, sino hambriento de deseo y pleno de talento. Fran Vázquez exhibió por fin todo lo que lleva dentro, Jaka Lakovic demostró el por qué de su larguísima lista de novias veraniegas y Navarro... en fin, hizo de Navarro. Hubo carácter y valentía, deseo y esperanza. No pasó nada cuando los Sixers se escaparon por 10 al poco de empezar, ni cuando remontaron y se adelantaron a pocos minutos del final. No; el Winterthur FC Barcelona nunca cejó en su empeño de ganar y hacer historia.

    Lo logró. El 5 de octubre de 2006 será recordado como el primer día en que un conjunto español derrocó al mito de la NBA, a una franquicia del otro lado del Océano. Cierto es que los Sixers llegaron a Barcelona recién comenzada la pretemporada... pero es que a priori el estado de forma del Barça parecía aun peor. Es una victoria para los anales de la historia, la primera española pero también la primera en el recién creado NBA Europe Live Tour. Asimismo, se une al Maccabi como único equipo capaz de derrotar al gigante NBA.

    Los Sixers comienzan asustando

    El Palau Sant Jordi, lleno a reventar (Foto Euroleague)

    Los más de 15.000 aficionados presentes en el Palau Sant Jordi se lo pasaron en grande en la rueda de calentamiento. Mate tras mate, los Iguodala, Green y compañía convirtieron los prolegómenos del partido en un “show” tan interesante como, probablemente, poco conveniente para la preparación del encuentro.

    Y es que así salieron los Sixers a la pista, tratando de dar espectáculo. Lo dieron en el arranque, y mucho, con las genialidades de Iguodala, Webber o Iverson, y un dominante Dalembert bajo tableros. Una gran superioridad que pronto marcaba las importantes diferencias (6-16).

    Pero el Winterthur FC Barcelona reacciona rápido y se adelanta
    Pero ni los Sixers están todavía rodados ni entendieron bien las lecciones históricas del baloncesto europeo en los últimos años. El arranque fue un mero espejismo, pronto comenzaron las rotaciones de los Sixers y con ellas el alzamiento de un apto Winterthur FC Barcelona, en línea ascendente y sin un ápice de miedo o intimidación.

    Jaka Lakovic dirigía y anotaba, Marconato y Vázquez no fallaban desde media distancia y Juan Carlos Navarro asumía una gran cuota de protagonismo y con un triple daba ventaja al Winterthur FC Barcelona a falta de 1:24 para el final del primer cuarto: 26-25. La primera batalla estaba salvada; el WFCB era capaz de aguantar los arrebatos de tan potente rival. Habría partido.

    Ni con su quinteto de gala en pista solucionaban los Sixers el desaguisado. Pasaban los minutos y el conjunto blaugrana aguantaba y esporádicamente mandaba. En esas, con 42-40, los árbitros señalaron técnica a Dusko Ivanovic y animaron un tanto a un público adormecido. El Barça aguantó el pulso y no sólo no permitió la escapada estadounidense, sino que alcanzó la ya “popular” barrera de los 51 puntos para un empate al descanso: 51-51.

    Formidable salida tras el descanso para el Barça

    Ni siquiera Allen Iverson pudo evitar la gesta del Winterthur FC Barcelona (Foto Euroleague)

    El Winterthur FC Barcelona salió entonadísimo tras el intermedio y rápidamente se lanzó en el electrónico. En un visto y no visto, parcial 7-0 (58-51). Tras cinco minutos del tercer periodo, los blaugrana ganaban ya por ocho tantos (64-56) y amenazaban con derruir el mito NBA. Todo le salía a los blaugrana: buena defensa, ataque compensado y acierto de todos sus hombres; un mate formidable de Fran Vázquez tras reverso por línea de fondo fue la prueba definitiva: este equipo quería, ansiaba la victoria.

    Pero los Sixers no estaban por la labor y apretaron en defensa; no iban a rendirse y su superioridad física y la muñeca de Korver nivelaron de nuevo el partido: 72-72 tras una nueva polémica y técnica a Dusko Ivanovic (segunda), en medio de una unánime pañolada en un Sant Jordi muy crítico con el arbitraje. Aun así, dos tiros libres de Juan Carlos Navarro permitieron al Barça saldar el tercer cuarto con ventaja (74-73).

    Todo por decidir en la recta final
    Tras 36 minutos, el Winterthur FCB podía con tan importante rival. Quedaban 12, los de la verdad, los que diferenciarían entre un nuevo “casi” y hacer historia como primer verdugo americano en el incipiente NBA Europe Live Tour. Pero pasaba el tiempo y todo seguía igual, en un pulso de igualdad sostenido por el conjunto catalán a base de ‘pinchazos’, de ramalazos anotadores sin excesiva consistencia. Nada grave, pues se plantaba a 5:57 con ventaja (82-80), merced a un triple de Kakiouzis. Dependía de sí mismo.

    Otro triplazo, ahora de Gianluca Basile, disparó el partido hacia las manos blaugrana: ¡87-81! Y sólo quedaban ya cinco minutos. Pero claro, cinco son muchos cuando Korver enchufa un triple desde la misma esquina y Dalembert conquista los aros con su tremenda fortaleza. En un momento, 89-88 y vuelta a empezar con 3:20 para la conclusión.

    Dos tiros libres de Basile (y ya eran siete puntos consecutivos para él) dieron aire al Winterthur FC Barcelona a la vez que permitían pasar los segundos. 2:20 y 91-88. Uff. Y canasta de Dalembert bajo tableros (91-90, 2:02). Lakovic responde rápido y el conjunto local aguanta al frente mientras Iverson yerra un tiro libre. La gesta estaba más cerca: 93-91, 1:45. Y entonces volaron las dos bombas decisivas, los mazazos que tumbaron a los Sixers sin remedio: primero, Juan Carlos Navarro, desde la frontal, y luego Gianluca Basile a 1:19 y con adicional. ¡100-91! El partido era del Barça y ya no había remedio. ¡Histórico!

    104 - Winterthur FC Barcelona (29+22+23+30): Lakovic (17), Navarro (18), De la Fuente (2), Vázquez (15), Marconato (10) -cinco inicial- Kasun (4), Basile (17), Ukic (5), Kakioucis (15), Grimau (1) y Trias (-).

    99 - Philadelphia 76ers (30+21+22+26): Iverson (13), Green (6), Iguolada (13), Webber (19), Dalembert (21) -cinco inicial- Korver (13), Randolph (2), Hunter (2), Carney (4), McFarlin (6), Jones (-) y Ollie (-).

    Arbitros: Forte, Jones y Viatore. Eliminado por seis faltas personales Korver.

    Incidencias: Partido amistoso correspondiente al NBA Europe Live Tour disputado en el Palau Sant Jordi ante 16.236 espectadores.

    Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos