Artículo

El talento balcánico toma L’Hospitalet
Macvan, Zubcic, Toric, Djedovic, Bogdanovic... El talento balcánico ha tomado el prestigioso Torneo Junior de L’Hospitalet. Al título del FMP Zeleznik, en una vibrante final contra el Real Madrid, hay que unir las excelentes sensaciones dejadas por jugadores de la antigua Yugoslavia, desde el pívot serbio Macvan, MVP del torneo, al alero bosnio Djedovic, reciente incorporación del Winterthur FC Barcelona. Luis Fernández, scout internacional, nos presenta a los jugadores más prometedores del torneo, una mezcla entre el talento balcánico, la fuerza africana y la inagotable cantera española


El FMP Zeleznik, campeón en L'Hospitalet (Foto JOMA)

Como todos los años por estas fechas –día de Reyes y previos, para más señas- el baloncesto nos regala uno de los torneos de cantera más reconocidos en todo el continente, el celebrado en L’Hospitalet. Los Reyes Magos no se lucieron en exceso en esta ocasión; sólo la brillante y vibrante final enfrentando a las dos mejores escuadras del torneo, FMP Zeleznik y Real Madrid, consiguió matizar las sensaciones producidas por la que seguramente ha sido la edición más floja desde hace unos cuantos años.

No era fácil compensar la propia fragilidad de la generación de jugadores europeos nacidos en 1989 y 1990. No fue suficiente que la selección de equipos extranjeros resultase más estimulante que el año pasado, o que los equipos ACB sigan apostando por reforzar sus canteras con talentos foráneos que vienen a enriquecer el nivel de sus equipos base. Tampoco ayudaron las ausencias por lesión de nombres esperados como Michel Diouff, Semen Shashkov o el cadete Dejan Musli. Sobre todas ellas, la del jugador llamado a marcar esta edición del torneo, un Ricky Rubio que sigue impresionando a nivel ACB o Euroliga, y que se dejó ver por la grada en la primera jornada.

Sin embargo, no hay que restar méritos a la victoria del FMP Zeleznik, solidísimo en su juego, que liderado por el dominador del torneo Milan Macvan se imponía al equipo que posiblemente partía como favorito este año, un Real Madrid que no fue capaz de sobreponerse a sus problemas de faltas y la subsiguiente debilidad defensiva a la que se vio abocado en la final. Un triunfo que certificó el marcado protagonismo balcánico de este Torneo de L’Hospitalet, quizás sin parangón en pasadas ediciones. No solamente la Cibona acompañó al equipo serbio como dos de los cuatro mejores de la competición, sino que un buen puñado de los más interesantes talentos –algunos de ellos militando en conjuntos españoles- proviene de la extinta Yugoslavia, todavía el más prolífico de los viveros baloncestísticos del Viejo Continente. El propio MVP Milan Macvan, los croatas de la Cibona Tomislav Zubcic o Filip Toric, los ‘españoles’ Nihad Djedovic o Bojan Bogdanovic, conformaron el grupo de jugadores más potente y prometedor con mucha diferencia.

MILAN MACVAN (FMP Zeleznik) Ala-pívot/Pívot, 206cm, 1989
22.5 puntos, 17.7 rebotes, 4.5 asistencias


Milan Macvan, gran dominador del torneo junior (Foto JOMA)

Elegido MVP, liderando al FMP a la victoria, dominante, el mejor. Su combinación de clase, juego físico e inteligencia no encontró rival. Muy pocos jugadores de su generación alcanzan ahora mismo el nivel de superioridad que exhibe, y desde luego, ninguno estaba en L’Hospitalet. Jugador de físico extraño, muy ancho y fuerte, con aspecto de pesado aunque corre bastante bien la pista, sorprende por su enorme versatilidad, conocimiento del juego y el partido que saca a su limitada capacidad atlética. Le gusta jugar de cara al aro, generalmente para lanzar tiros de media o larga distancia –incluso tras bote en ciertas ocasiones- o doblar el balón tras atacar a su par, pero también impone su cuerpo en el poste bajo. Gran pasador, inteligente, era el epicentro del juego del equipo serbio, de hecho ejerciendo en ocasiones de point forward. Muy sólido en defensa, donde muestra excelente colocación, aprovechó su tiranía física e instinto para liderar el torneo en rebotes. En definitiva, apenas mostró fisuras en su juego. Por otro lado, sus desconcertantes arrebatos de expresividad animaron a la grada del L’Hospitalet Nord, y para Macvan estuvo reservada la única ovación de gala de todo el torneo. Quizás no sea un jugador de potencial descollante, pero tiene condiciones para desarrollar una muy sólida carrera en Europa.

NIHAD DJEDOVIC (Winterthur FC Barcelona) Escolta, 198cm, 1990
14.2 puntos, 4.2 rebotes

Había mucha expectación por ver al flamante fichaje del Winterthur F.C.Barcelona, Nihad Djedovic, que se tomó unas vacaciones navideñas de su estancia en el Bosna, donde es titular en la Liga Adriática a sus 16 años, para mostrar su superioridad en categoría junior a pesar de ser todavía un jugador de primer año. No es casualidad su protagonismo en la liga balcánica; todo en Djedovic rezuma experiencia, competitividad y madurez. Es un escolta muy completo tanto en términos físicos como técnicos. Atlético, particularmente rápido, bastante fuerte, disfruta de una muy buena planta para su posición. Por otro lado, maneja bien el balón, es muy incisivo en su juego mostrando un buen primer paso y habilidad para marcar los pasos, encuentra con mucha facilidad a sus compañeros –especialmente desmarcados en el triple-, disfruta de un interesante tiro a canasta que destaca por la rapidez con que ejecuta la suspensión y es muy buen defensor. Especialmente, llama la atención la madurez de su juego, los pocos errores de comete más allá de las faltas personales que lastraron alguna de sus actuaciones. Estas faltas son debidas, en buena medida, a la incansable actividad que muestra en la pista, donde pelea por cada balón y no se esconde en el momento de tomar responsabilidades. También merece destacarse la sensación de cierta compenetración que mostraba en el equipo, sorprendente para un recién llegado y que habla muy bien de su inteligencia y conocimiento de juego.

BOJAN BOGDANOVIC (Real Madrid) Alero, 200cm, 1989
18.7 puntos, 9 rebotes, 2 asistencias


Bojan Bogdanovic, talento exterior para el Real Madrid (Foto JOMA)

Espectacular el cambio físico sufrido por el alero croata del Real Madrid. Bogdanovic ha ganado muchísimo músculo y hasta su cara luce muy diferente. Esta transformación le ha restado algo de fluidez a sus evoluciones sobre la cancha, pero también aporta mayor seguridad en sus contactos con los rivales. Como siempre, hablamos de un jugador de mucha clase en todos sus movimientos, que en esta ocasión se han ampliado al juego en la pintura. Ante la escasez de hombres altos en el equipo blanco, Bojan llegó incluso a ocupar posiciones interiores y desarrollar juego de espaldas a canasta con sorprendente soltura. Por contra, su lanzamiento exterior sigue tan irregular como siempre, y ha mostrado ciertos problemas en determinados momentos para superar a sus pares en uno contra uno en situaciones de pocos espacios, donde se echaba en falta un punto extra de explosividad. De todas formas, su actividad en la cancha fue notable, lejos del estereotipo del frío jugador balcánico. A destacar su aportación reboteadora, donde se manejó con mucha autoridad.

PABLO AGUILAR (Real Madrid) Ala-pívot, 203cm, 1989
21.7 puntos, 8.5 rebotes, 3.7 tapones


Pablo Aguilar, mejor producto español en L'Hospitalet (Foto JOMA)

Un bastión en la pintura madridista, Pablo Aguilar ha sido fácilmente el jugador español más destacado del torneo. Su rapidez, dureza, constante lucha e inteligencia proporcionaron a su equipo excelente defensa interior, sólida aportación en el rebote y una sorprendente prolijidad en el tapón. En el apartado ofensivo destacó sobremanera su lanzamiento a canasta, cada día más efectivo y con más rango de tiro. De hecho, fue nominado como mejor triplista del torneo y superó a sus compañeros Bogdanovic y Parejo en el concurso de triples. Por más que siga mejorando en esta faceta, se echa a faltar más juego al poste bajo y, especialmente, de cara tras bote. No le hemos visto apenas movimientos en la pintura, ni semi-ganchos, y no ha transmitido mucha seguridad en el manejo de balón. Incidir en estos aspectos de su juego le ayudarían mucho a la hora de escapar a un posible encasillamiento como jugador de puro complemento en el futuro.

MAMADOU SAMB (Winterthur FC Barcelona) Ala-pívot/Pívot, 208cm, 1989
15.7 puntos, 7.2 rebotes, 3.2 tapones


Mamadou Samb sigue prometiendo, pero no termina de progresar (Foto JOMA)

Si bien Samb sigue atesorando un potencial impresionante, decepciona comprobar su pobre evolución como jugador, al menos según lo mostrado en L’Hospitalet y a pesar de que venía arrastrando problemas físicos. Sigue siendo un hombre muy atlético y con una excelente envergadura, pero apenas ha ganado cuerpo y no parece haber crecido (a pesar de los tres centímetros añadidos a su altura desde la pasada edición). Ha jugado fundamentalmente de pívot puro, viéndose superado con regularidad por rivales más fuertes –mención especial para el traje que le hizo Orlando Camín en el partido contra el Pamesa Valencia- y no parece haber ganado demasiadas habilidades al poste bajo. En contadas ocasiones, y generalmente con los partidos muy avanzados, se ha abierto principalmente para lanzar triples, donde se le nota más cómodo y fluido. Por otro lado, apenas ha mostrado juego tras bote. En defensa, puede intimidar mucho, pero todavía salta a casi todos los tiros y fintas, perdiendo la posición con excesiva frecuencia.

TOMISLAV ZUBCIC (Cibona Zagreb) Ala-pívot, 208cm, 1990
9.3 puntos, 7.3 rebotes

En términos de potencial, uno de los jugadores más destacados del torneo fue sin duda el croata Zubcic. Este largirucho ala-pívot, muy alto y con interesante envergadura, mostró habilidades infrecuentes en jugadores de esa altura. Es un chico que evoluciona sobre la cancha fundamentalemente de cara al aro. Es capaz de anotar triples, aunque es todavía muy inconsistente en esta suerte. Sin embargo, la parte más espectacular de su juego es su capacidad para poner el balón en el suelo con ambas manos y superar a sus rivales tras bote. Eventualmente puede jugar al poste mostrando algún sencillo movimiento. Todavía junior de primer año, su inmadurez física es evidente y fue regularmente castigada por jugadores más fuertes. Mostrando además una lateralidad defensiva limitada, sufrió problemas de faltas personales durante todo el torneo.

DIEGO GERBAUDO (Real Madrid) Base, 179cm, 1989
9.3 puntos, 5 asistencias, 2.3 recuperaciones


Diego Gerbaudo, el jugador más eléctrico del torneo (Foto JOMA)

En una edición un tanto apagada como ésta, el pequeño y rápido base argentino fue la nota de más color sobre la pista. Su concurso era garantía de juego vistoso y alegre, además de suponer una pieza totalmente básica en el Real Madrid. Gerbaudo consagró sus esfuerzos a catalizar el juego de su equipo y, casi siempre, aumentar la velocidad de circulación del balón. Haciendo gala de una mente muy rápida, una notable visión de juego y un buen criterio en la toma de decisiones, se las arregló para que sus compañeros disfrutasen de innumerables buenas posiciones de tiro. Solo el pequeño base del FMP Zeleznik Filip Covic le superó en número de asistencias por partido. Discreto en la faceta anotadora, mostró maneras entrando a canasta, pero limitadas habilidades en el tiro de perímetro. Con un físico limitado como el suyo, potenciar su capacidad anotadora, especialmente en el lanzamiento de larga distancia, se antoja clave para su éxito futuro.

CHARALAMPOS GIANNOPOULOS (PAOK Thessaloniki) Alero, 202cm, 1989
23.3 puntos, 10.3 rebotes

Máximo anotador del torneo, fue curioso el déjà vu sufrido con Giannopoulos: se diría que era una suerte de hermano gemelo del Bojan Bogdanovic visto hace un año. Alero fluido y con clase al estilo del croata, compartían una prometedora planta física –hombros relativamente anchos, brazos largos, cierta inmadurez- e incluso gestos técnicos en el bote, tiro o pase. No es demasiado atlético, pero disfruta de sólidos fundamentos y muestra gran facilidad en sus evoluciones sobre la pista. Ha basado su juego en el tiro de perímetro, donde e muestra fiable y con muchas maneras –fluida mecánica, tiro tras bote-, y aunque se trata de un correcto manejador de balón, le falta algo de explosividad para superar a sus pares con solvencia.

JAYSON GRANGER (MMT Estudiantes) Base, 190cm, 1989
22.5 puntos, 6.5 rebotes, 2.5 asistencias, 5.2 recuperaciones

En un clásico de la cantera como MMT Estudiantes, Granger se erigió en su jugador más sólido y productivo, prácticamente un hombre orquesta que no encontró ningún sólido acompañamiento en el resto del equipo. El uruguayo se trata de un base fortísimo –su tren superior impresiona considerando su edad- que, sin disfrutar de un talento excepcional, lo hace todo realmente bien. Jugador rápido y agresivo, aprovecha su potencia y buen manejo de balón con ambas manos para superar a sus rivales. Es un interesante pasador, en penetración, en transición o incluso intentando complicados pases que cruzan las defensas estáticas rivales. Muy sólido en el tiro y con rango hasta el triple, también puede anotar tras bote, aunque pierde algo de efectividad. A pesar de la superioridad que mostraba sobre sus compañeros, tampoco abuso en exceso de sus habilidades para acumular estadística. Muy activo en defensa, se erigió en el mejor ‘ladrón’ del torneo. Parece un jugador muy hecho y maduro, y quizás no disfruta de un potencial al nivel de otros jóvenes vistos en L’Hospitalet, pero tiene condiciones para llegar a la ACB.

FILIP TORIC (Cibona Zagreb) Base, 198cm, 1989
14.5 puntos, 7 rebotes, 3.5 recuperaciones

Sin previa experiencia de relevancia con las selecciones croatas, quizás la sorpresa más inesperada del torneo fue la de Filip Toric, un jugador de 1.98 con maneras de base. Dicha sorpresa se truncó mediado el segundo partido de la Cibona, cuando Toric cayó lesionado de un tobillo. Tuvo tiempo, sin embargo, para dejar pinceladas de su clase y potencial. Correcto manejador de balón, mostró cierta habilidad para desbordar a sus rivales. Gracias a su altura, podía finalizar fácilmente en bandeja contra oposición o encontrar a sus compañeros sin apenas obstáculos visuales. Sólido en el tiro, se mostró bastante fiable en situaciones estáticas. En defensa dejó patente sus problemas para contener a bases pequeños.

CLAUDIO FONSECA (Pamesa Valencia) Ala-pívot, 205cm, 1989
15.3 puntos, 10 rebotes

Segunda participación del ala-pívot portugués en L’Hospitalet, revelándose mejorado respecto a lo demostrado el año pasado. Fonseca es un jugador bastante atlético y con interesantes habilidades. Ha privilegiado su juego al poste bajo, donde le gusta sacar tiros a la media vuelta. Sin embargo, su nula mano derecha, limitada habilidad para usar semiganchos y pobre toma de decisiones –frecuentemente se obstinaba en girarse hacia su izquierda dando toda la ventaja a su defensor- limitaba su efectividad. Con cuentagotas, ha mostrado un prometedor tiro de media distancia y capacidad para atacar a su par poniendo el balón en el suelo. Errático en defensa, puede intimidar pero todavía tiene que ganar solidez defendiendo el poste bajo.

PERE TOMAS (DKV Joventut) Alero, 200cm, 1989
21.7 puntos, 6.7 rebotes

Pocas novedades en la actuación de Pere Tomas respecto a pasadas ocasiones. Imponiéndose fácilmente como el mejor jugador del DKV Joventut, todavía le queda recorrido para llegar a convertirse en un jugador de perímetro completo. Sus virtudes físicas siguen ahí –buena planta, capacidad atlética, explosividad-, también su intensidad en el juego. Sin embargo, todavía muestra muy poco juego tras bote, debiendo mejorar en el manejo de balón –especialmente con una mano izquierda que apenas utiliza-, y un errático lanzamiento exterior.

MICHEL DIOUF (Caja San Fernando) Pívot, 208cm, 1989
11.3 puntos, 4.7 rebotes, 3 tapones


Michel Diouf, un proyecto de futuro (Foto JOMA)

Otro representante de la creciente ola de jugadores africanos que puebla la cantera ACB, Diouf (no confundir con el jugador del Winterthur F.C.Barcelona) responde con bastante fidelidad al prototipo que viene del Continente Negro. Es un jugador alto, con buena envergadura y una interesante capacidad atlética, y que en este torneo ha ceñido su rango de actuación al poste bajo. Sin disponer de destacados recursos jugando de espaldas al aro, sí muestra cierto aplomo a la hora de ganar la posición y decidir que hacer una vez el balón está en sus manos. Suele optar por tiros cortos a la media vuelta, ya que el semigancho no parece encontrarse entre su arsenal. Además, corre bastante bien la pista. Desde luego, se trata de un jugador con potencial, aunque deberá trabajarlo a fondo.

ALEJANDRO HERNÁNDEZ (Winterthur FC Barcelona) Base, 188cm, 1990
7 puntos, 2.5 rebotes, 1.7 asistencias


Alejandro Hernández, buenas sensaciones en el Winterthur FC Barcelona (Foto JOMA)

No se puede decir que el joven base blaugrana –es junior de primer año- completase un torneo superlativo, pero a pesar de su grandísima inmadurez física se ha erigido en uno de los mejores jugadores del decepcionante Winterthur F.C.Barcelona. Hablamos de un base delgadísimo, un auténtico tirillas, al que le queda una evolución física terrible por delante. De momento ya muestra muchas maneras en la dirección de juego, exhibiendo buen manejo de balón, capacidad para penetrar y doblar, un tiro de perímetro decente e inteligencia en sus decisiones.

Luis Fernández
Director de Scouting Internacional en Draftexpress.com

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos