Crónica

El Real Madrid asesta el golpe preciso y jugará la final (72-74)
El Real Madrid disputará la final de la Copa del Rey 2007 contra el Winterthur F.C. Barcelona tras superar el durísimo escollo del TAU Cerámica (72-74), víctima en una semifinal apasionante, tan cardiaca como espectacular. Los madrileños fueron a remolque durante 36 minutos y 14 segundos pero asestaron un golpe quirúrgico en el último periodo con parcial 0-9, llegando en ventaja a unos últimos segundos trepidantes en los que Vidal erró el triple de la victoria. Felipe Reyes y Bullock fueron un partido más los mejores del Real Madrid en una épica batalla en la que pudo ganar cualquiera


El Real Madrid logró remontar y asestar el golpe definitivo en el momento preciso

  • Estadísticas del partido

  • Resumen de jugadas

  • Evolución en el marcador

  • Carta de tiro

  • Cinco en pista

  • Rueda de prensa del TAU Cerámica

  • Rueda de prensa del Real Madrid

  • Declaraciones post-partido


  • Málaga, 10 Feb. 2007.- 36 minutos y 16 segundos tardó el Real Madrid en adelantarse por primera vez, pero cuando lo hizo ya no miró atrás. Ni siquiera cuando el TAU Cerámica dispuso de una última posesión para ganar y Vidal erró un triple sobre la bocina, haciendo definitivo el 72-74 favorable a los blancos.

    El Real Madrid fue un muro en el último cuarto, asestando el golpe definitivo justo en el momento exacto. Más de cuatro minutos estuvo el TAU sin anotar, entre el 34 y el 38, hasta ver cómo echaba por tierra todo por lo que había remado durante tantísimos minutos, en tanto que el conjunto blanco agarraba la oportunidad con total firmeza y determinación.


    El Real Madrid ganó un auténtico partidazo

    Y es que tardó 36 minutos y 14 segundos en adelantarse, en una especie de maldición que le impedía ponerse arriba aun llegando a igualar en muchas ocasiones. Cuando así lo hacía, fallaba hasta lo más fácil y veía como el TAU asestaba un nuevo golpe. Finalmente, a 3:44 del final, Bullock impuso la primera ventaja blanca y Felipe Reyes y Sekulic aumentaron la renta a seis puntos en un demoledor parcial 0-9 que concedió a los blancos suficiente ventaja para afrontar en superioridad el minuto final.

    Todo quedó en el aire cuando Prigioni sirvió a Vidal un balón cuando el tiempo expiraba y el 72-74 imperaba en el electrónico. Finta del baskonista, lanzamiento y... hierro. Triunfo blanco. Final Real Madrid – Winterthur F.C. Barcelona.

    El Real Madrid encontró donde casi siempre las claves del triunfo. Una buena defensa, el extraordinario talento de Louis Bullock y la persistencia y acierto de Felipe Reyes bajo tableros, ganando la partida a Scola en un duelo de primerísimo nivel pero lastrado por la mutua acumulación de faltas personales. Tunçeri, sobresaliente, fue otra pieza básica para la victoria blanca.

    Sinsabores para el TAU Cerámica, que jugó un buen partido pero se diluyó en el momento clave. Le pasaron factura las faltas, perdiendo a hombres importantes, pero no remató cuando pudo y lo acabó pagando con sus únicos malos minutos en dos Copas del Rey.

    Fuerte salida del TAU

    Un gran Real Madrid se ha metido en la final gracias a una extraordinaria defensa

    El TAU Cerámica mi quería pagar los errores del reciente duelo liguero y salió muy fuerte de inicio, sin ninguna intención de mirar atrás. Un enrabietado Scola puso los primeros puntos y sus compañeros le siguieron para situar un rápido 7-0, que Felipe Reyes intentó minar poco a poco hasta llevar el duelo a 9-8.

    La batalla bajo tableros entre Reyes y Scola era colosal, tal y como se presuponía. Eran los líderes de sus equipos y estaban siempre cuando se les necesitaba. El madridista se multiplicaba ante el descanso para Louis Bullock de arranque, no saltando al parqué hasta que restaban 2:47 para el final del primer cuarto. Anotó rápidamente y Sekulic sumó dos tiros libres para enjugar totalmente la renta vitoriana: 15-15, vuelta a empezar. Y en ese comienzo jugaba un papel importante y sorprendente el joven dúo Arslan-Splitter, que impulsó una pequeña ventaja vasca al final de un primer periodo que respondía a toda expectativa: 21-19.

    Serkan Erdogan sacó entonces su fusil para castigar la cercanía blanca y convertirla en moderada lejanía: dos triples consecutivos y una fácil bandeja y en un abrir y cerrar de ojos, ocho puntos suyos y otro tanto al parcial para que el TAU dominase ya por una decena (31-21). El Real Madrid no pensaba dejar escaparse a su oponente y seguía ahí, sumando poco a poco, sin grandes alardes pero recortando la diferencia hasta llevarla a la mitad (33-28)... aunque una antideportiva sobre Scola permitió al TAU recuperar una renta tranquilizadora y alcanzar el descanso con una amplia sonrisa: 42-34.


    El TAU Cerámica dominó durante los primeros 36 minutos

    Pero quedaba mucho partido. Vaya si quedaba, con “Sweet Lou” en pista. El escolta sacó en la reanulación lo mejor de su artillería y castigó al TAU Cerámica hasta el punto de anular en un instante la hasta entonces cómoda renta vitoriana. De repente, parcial 0-7 y partido nivelado (42-41).

    Las faltas personales iban a jugar un papel clave. Entrando en el minuto 25, pasaban factura a un TAU con Peker (4), Scola, Splitter, Teletovic y Prigioni (3) y al Real Madrid, con Hervelle eliminado y tres faltas de Raül López, Bullock, Sekulic y Felipe Reyes. Evidentemente, ambos equipos estaban ya en bonus con un buen trecho de minutos al frente y con el tino en tiros libres como factor fundamental. Especialmente para el TAU, que en siete minutos sumaba así ocho de los nueve puntos convertidos en el periodo, y pagaba con creces la acumulación de faltas interiores, problema severamente castigado por Felipe Reyes y Hernández-Sonseca, que además llevaron la cuarta falta al casillero de Splitter. Y la igualdad transcurría: 53-52.


    Marko Milic tuvo un papel importante secundando a las estrellas

    Pero el Real Madrid no conseguía ponerse por delante. Cuando tocó a su fin el tercer periodo eran ya 30 minutos sin que el TAU Cerámica mirase atrás en este encuentro... y 190 consecutivos en Copa del Rey. El resultado, un abierto 60-57. Pero siempre, siempre el TAU arriba. Ya era una cuestión moral, si el Real Madrid sería capaz de doblegar esa barrera anímica o cargaría con esa losa.

    Con 60-60, Milic repitió por dos veces un tiro libre para adelantar a los suyos. Erró. Y otros tres tiros con idéntico resultado. Rakocevic, con un tiro libre y un triple, devolvió una mínima tranquilidad a los vitorianos (64-60) antes de que Tomas lograse el segundo triple madrileño de la noche y volviese a poner el partido al rojo vivo antes de que Prigioni sirviese un perfecto alley-oop para mate de Splitter: 66-63, 5:57 y tiempo muerto. El partido seguía tan emocionante e igualado, pero con el mismo equipo al frente que en los 34:03 anteriores.

    A 5:05 Bullock logró una recuperación y bandeja. Nuevo empate: 66-66. Y otra vez falló Sekulic bajo tableros, un fácil semigancho. Pero Bullock estaba por encima de maldiciones y a 3:44, lo hizo. Penetración, canasta y primera ventaja blanca: 66-68. Adiós a 196 minutos de dominio vitoriano en el electrónico. Una vez asestado este golpe, la ventaja moral era blanca. Y Felipe Reyes se encargó de aumentarla con dos tiros libres a 2:15. +4 para los blancos, con el TAU aturdido y cometiendo pérdida tras pérdida. A 1:28, más leña al fuego: eliminación de Scola y dos tiros libres aprovechados por Sekulic (66-72).

    Todavía quedaba mucho por jugarse, de todos modos. Cuatro tiros libres de Prigioni pusieron al TAU Cerámica a un suspiro (70-72) a falta de 16,1 segundos, con balón en las manos de los blancos. Los tiros libres, con doble fallo de Felipe Reyes y Tunçeri, pusieron el choque en 72-74 a 8,1 segundos y el TAU atacó con valentía, buscando una acción ganadora con un triple de Vidal. No entró y la victoria fue finalmente para los blancos.

    Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Resto de la jornada



    © ACB.COM, 2001-