Artículo

Víctor Sada: Respirar baloncesto
Hablar de Víctor Sada es hacerlo de un jugador que vive el baloncesto intensamente. Hijo y hermano de jugadores, desde pequeño su vida ha estado íntimamente ligada al deporte de la canasta. “Siempre he estado rodeado de baloncesto. Cada día respiro basket”, afirma. Debutó con el primer equipo del Winterthur FC Barcelona con 19 años, pero no pudo encontrar su sitio en una plantilla plagada de estrellas y ahora en Girona ha explotado y se ha convertido en un referente dentro del Akasvayu: “Aquí la confianza me permite estar más tranquilo, asumir más responsabilidad y hacer las cosas de otra forma”, señala un Víctor Sada al que conocemos en el siguiente reportaje de Álvaro Paricio


Víctor Sada disfrutó de una infancia rodeada de baloncesto (Foto Miquel Fradera)

Redacción, 17 May. 2007.- Víctor Sada es uno de esos casos de jugador que desde pequeño parece estar predestinado a triunfar en el deporte de la canasta. Creció rodeado de jugadores baloncesto, colocó a su colegio entre la élite del baloncesto catalán y con 19 años debutó con la primera plantilla del Winterthur FC Barcelona (algo que no había logrado ninguno de sus dos hermanos). Una carrera meteórica que sin embargo entró en un bache y que le obligó a salir del club blaugrana este verano. Su destino era Girona y el Akasvayu Girona, un club donde ha terminado de explotar como jugador y con el que ha alcanzado la FIBA EuroCup, primer título europeo en la historia del equipo gironí.

Hijo y hermano de jugadores, la infancia de Víctor Sada estuvo rodeada de balones y canastas. “Siempre he estado rodeado de baloncesto. Desde que era niño, cuando asistía a los entrenos de mis hermanos o cuando yo entrenaba hasta hoy, cada día respiro basket. He aprendido mucho porque para jugar bien tienes que practicar, pero también tienes que ver a otros jugar; toda mi vida he visto mucho baloncesto. Por eso lo vivo tan intensamente”, comenta Víctor Sada. Su padre, Adolfo Sada, fue un jugador reconocido aunque este hecho no ha supuesto una presión añadida en la carrera de Víctor Sada, quien afirma que “la presión no me acostumbra a afectar, lo importante es no pensar en ello. Cuando sales a la pista debes estar concentrado en jugar y no pensar en otras cosas”.

Para ver los primeros pasos y las primeras canastas de Víctor Sada en el mundo del baloncesto hay que viajar al gimnasio del Colegio Minguella de Badalona (colegio por el que también han pasado Ferrán López y Sergi Vidal). “Mis primeros recuerdos son los de los primeros entrenamientos en el colegio Minguella donde había un patio dentro de un gimnasio cubierto y nos entrenaba un entrenador que falleció”, señala con añoranza.

Buenos recuerdos sí, pero también importantes éxitos. Con Víctor Sada a la cabeza, Minguella logró imponerse en un torneo Europeo celebrado en Bruselas en 1996 y también en el tradicional torneo Molinet. “Conseguimos ser un equipo muy fuerte a nivel de Cataluña, llegamos a ser cuartos de la Comunidad y esto ayudó a que el colegio creciese como club”, recuerda un Sada que fue, precisamente, el protagonista del triunfo en Molinet al ser el autor de la canasta decisiva. “Estábamos empatados 48 y decidí jugar un uno contra uno con la suerte de poder conseguir la canasta de la victoria. Fue un momento muy emotivo ya que para el colegio, compañeros y entrenador significó mucho por el hecho de ver que entrenar tantos días y tan duro tenía su recompensa”.


Desde joven, Víctor Sada comenzó a cosechar una carrera llena de éxitos (Foto Miquel Fradera)

Gracias a las cintas de vídeo, Víctor conserva el partido en su particular videoteca y de vez en cuando lo revisa para volver a ver una acción que ha acabado siendo marca de la casa. “Sí, el uno contra uno cogiendo la pelota después de rebote y corriendo el contraataque o en estático para poder desbordar o asistir a los compañeros es una acción que me gusta”, señala un Sada al que cada vez le vemos realizar esta acción con más asiduidad.

Además de su etapa colegial, en la infancia de Víctor Sada hay otro recuerdo muy ligado al baloncesto y que no es otro que la imagen de ‘Magic’ Johnson jugando con los Lakers. “De pequeño me levantaba con mis hermanos para ver los partidos de los Lakers. Recuerdo cuando se retiró y luego el partido cuando regresó contra Golden State Warriors; fue una noche muy especial donde además hizo una asistencia espectacular que todavía recuerdo. Magic Johnson era un jugador capaz de dominar muchas facetas del juego y además tenía una magia especial que siempre me gustó” afirma el base de Akasvayu Girona.

Viendo la predilección por el jugador angelino no es de extraña que cuando en la temporada 2003-2004 ascendió al primer equipo del Winterthur FC Barcelona eligiese el dorsal 32 ante la imposibilidad de llevar el número 8 con el que siempre había jugado. Ahora en Girona, Sada ha vuelto a jugar con el dorsal con el que creció como jugador.


Víctor Sada es una de las revelaciones de la temporada (Foto EFE)

Explosión Sada

La meteórica carrera de Víctor Sada pronto le llevó al Winterthur FC Barcelona, pero también a la Selección sub 20 con la que jugaría el campeonato de Europa de la Categoría en Brno. En esta ascensión, Svetislav Pesic jugaría un papel clave para ver la evolución del jugador. “Como jugador me ha ayudado con su estilo agresivo basado en la defensa y el contraataque como armas principales; facetas de mi juego donde me siento cómodo. Como persona me ha dado confianza. En el Winterthur F.C. Barcelona me subió y aquí ha vuelto a confiar en mí. Se trata de una confianza que intento devolverle con mi trabajo y ayudando al equipo” comenta el base badalonés.

Con la salida de Pesic del club blaugrana llegaron los peores momentos de la carrera de Víctor Sada. Parecía no encajar en el proyecto de Dusko Ivanovic y en los escasos minutos que disponía se sentía incomodo dentro del sistema de juego del Winterthur FC Barcelona. Estando así las cosas, la salida del equipo rumbo a Girona no fue ningún trauma a pesar de los 10 años que estuvo en la entidad. Para Sada “no fue muy trágico ni triste porque el año pasado asumí que saldría del equipo. Ya buscaba equipo la temporada pasada, pero por diferentes motivos no pude salir y el club quiso conveniente que continuase para ayudar” aunque reconoce que “lo más triste fue dejar a las personas con las que estuve mucho tiempo y con las que logré muchos éxitos. El hecho de estar mucho tiempo en un club, de hacerlo desde pequeño, hace que te sientas muy unido a él porque lo has dado todo por él, pero en verano ya tenía clara la situación, la acepté y ahora estoy muy contento por estar en Girona”.

Su llegada a Akasvayu Girona ha revitalizado su juego y relanzado la carrera de uno de los jugadores que más ha progresado esta temporada. Ha jugado más partidos más que en los dos últimos años, ha anotado más que nunca, ha triplicado el número de asistencias realizadas y su valoración se ha multiplicado por cinco (de 46 puntos ha pasado a 250). “Cuando llegue sabía que jugaría, pero no imaginaba que todas las cosas que saldrían tan bien. Con trabajo todas las cosas salen y aquí se esta trabajando muy bien. De momento estoy contento con como están saliendo las cosas y creo que la gente en Girona también esta contenta con el trabajo realizado”, asegura.

Si importante en esta explosión como jugador ha sido la presencia de Svetislav Pesic, no lo ha sido menos el tener a su lado dos grandes bases como son Arriel McDonald y Marko Marinovic. “McDonald ya juega de escolta y trata de ayudar haciendo correr al equipo y aportando experiencia y liderazgo. Marinovic, es como yo, tiene muchas ganas de ganar y agresividad, cualidades que traslada a la pista durante los partidos. Es importante que la gente joven que llegue a Girona tenga ganas de ganar partidos”, afirma Sada.

Si algo caracteriza al juego de Víctor Sada eso es la defensa (“Es mi característica principal, es donde marco la diferencia en la pista”, señala) y el espíritu sacrificio. Unos valores que le hacen ser el alma de este Akasvayu Girona y el encargado de cambiar el ritmo de los partidos. “Es una de las cosas que pide el entrenador, cambiar el ritmo, cambiar de marcha y poner la cuarta y la quinta para acelerar el partido. En otros casos es lo contrario, se juega muy rápido y hay que controlar el partido. La verdad es que me siento muy cómodo con este trabajo de intentar cambiar los partidos, tanto en defensa como en ataque. En la mayoría de partidos esto me ha salido bien aunque también han habido partido en los que no han salido las cosas como uno esperaba”, comenta Sada.


El uno contra uno es una de las acciones preferidas de Víctor Sada

Pero además, la evolución de Víctor Sada nos ha permitido descubrir este año una faceta de su juego hasta ahora desconocida, la anotación. Y es que a pesar de que nunca se ha caracterizado por ser un gran anotador (como su ídolo ‘Magic’, prefiere asistir y hacer jugar a los compañeros), en su etapa de formación asumía más responsabilidades en ataque de lo que habíamos visto hasta ahora. “Cuando estaba en el Barcelona B tenía más peso en ataque y aquí también estoy cogiendo más responsabilidad para poder ayudar al equipo cuando no estén bien los compañeros en ataque” afirma un Sada que reconoce que “en el Winterthur F.C. Barcelona estaba más cohibido, pasaba el balón y miraba a un lado y estaba Navarro, miraba al otro lado y estaban Bodiroga, Fucka, Marconato. Era difícil porque además el estilo de juego del entrenador no daba confianza para que pudiera hacer más cosas y estar más relajado. Aquí la confianza me permite estar más tranquilo, asumir más responsabilidad y hacer las cosas de otra forma”.

Como jugador, Sada está en constante progresión y es capaz de multiplicarse en la pista y hacer cada día más cosas sobre el parquet. Una realidad que quedó reflejada durante el último partido de liga regular cuando fue capaz de obtener una valoración de 21 puntos a pesar de anotar sólo 3 puntos. Polivalente y multifuncional, habrá que seguir de cerca el nombre de Víctor Sada en el futuro más inmediato, un base que sumar a la extraordinaria hornada de bases españoles y cuyo juego recuerda al del joven José Manuel Calderón: defensa, corazón, disciplina táctica y cada día más anotación. La semilla del éxito está sembrada.

Tranquilo, familiar e internauta

Víctor Sada es un jugador con carácter, pero tímido (preguntado por su lanzamiento confiesa que “debería de tirar más, no mirar siempre a los jugadores, ser más egoísta cuando estoy solo”) y eso se refleja fuera de las pistas. Prefiere que le definan los demás, le cuesta reconocer tener vicios ocultos y no tiene especiales manías: “Sí pequeñas tonterías antes de los partidos para estar concentrado en el partido”, dice.

Como cualquier joven de su edad, aprovecha el poco tiempo libre que le deja una temporada larga, cargada de partidos y viajes para disfrutar de lo que más le gusta “Me gusta leer, ir al cine, ver películas y ahora las nuevas series que están de moda: House, CSI, Fiends…”

Desde la distancia, añora a la familia y siempre que puede intenta pasar el tiempo junto a ella. “Soy una persona tranquila que le gusta vivir la vida tranquilamente, pensar siempre de forma positiva, no pensar en las cosas malas y, ahora que estoy lejos de la familia, siempre que puedo intento estar rodeado de la familia”, comenta.

Como buen aficionado y gente joven que es, Víctor Sada ha descubierto en Internet una excelente forma de estar informado de esta pasión que es el baloncesto para él. “Internet es una herramienta muy potente para estar informado. Yo siempre intento visitar webs y estar informado de lo que sucede en el baloncesto. Siempre sigo ACB.COM, miro las entrevistas y los artículos porque es bueno estar informado”, afirma un Sada que reconoce su afición por el SuperManager aunque señala que “el año pasado como no jugaba sí que hice equipos en el SuperManager. Este año también los hice pero es difícil seguirlo porque debes estar concentrado en el partido y no pensar en los jugadores que están delante y en la valoración que pueden hacer para el SuperManager”.

Sada asegura disfrutar viendo las fotos del FotoClick, una idea que cree “que a los aficionados les debe de gustar porque les permite ve imágenes muy espectaculares. Además, nos revela que la foto que le gustaría ver un día en portada sería la del “Akasvayu Girona volviendo a levantar otro título”. Con el talento y el carácter de gente como Víctor Sada, no dudamos que pronto el deseo del joven base se hará realidad.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Víctor Sada
Últimos artículos relacionados con C.B. Girona S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-