Crónica

Un enorme Felipe Reyes guía al Real Madrid al primer triunfo (69-62)
Un enorme Felipe Reyes ha guiado al Real Madrid a la primera victoria en la Final ACB, imponiéndose por 69-62 al Winterthur F.C. Barcelona en un encuentro igualadísimo y sólo resuelto en los instantes finales. El inmenso corazón de Felipe Reyes, demoledor en el rebote ofensivo y autor de 17 puntos y 10 rechaces, guió a los blancos a una victoria que el cuadro blaugrana discutió hasta el último minuto, gracias al trabajo de Vázquez y las acciones de Lakovic y Navarro. Pero al final, dos triples de Hervelle y Tomas decantaron la balanza. 1-0, pues, y el martes (21:30, La2) seguirá la batalla


El Real Madrid ha dado un golpe de mano en los últimos minutos para llevarse el triunfo

  • Estadísticas del partido

  • Resumen de jugadas

  • FotoClick: Imágenes del partido

  • Carta de tiro

  • Cinco en pista

  • Evolución del marcador

  • Rueda de prensa Real Madrid

  • Rueda de prensa Winterthur FCB

  • Declaraciones de los protagonistas



  • Madrid, 17 Jun. 2007.- El Real Madrid se alía con la historia al ganar el primer encuentro de la Final ACB y abonarse al valor de los precedentes (93%) para convertirse en claro favorito para el título. Los blancos ganaron un encuentro intenso e igualadísimo, que no se resolvió hasta el último minuto.

    La victoria blanca tiene un héroe: Felipe Reyes. Monumental, inmenso, devastador. No caben adjetivos para describir el partidazo del coloso blanco. Lo suyo fue una constante labor de merma, de desgaste en el Barça. Puntos y más puntos, hasta 17, con especial puntería en los momentos críticos, y rebotes ofensivos sin cesar para convertirse en una auténtica pesadilla para su rival. El Winterthur F.C. Barcelona no encontró el modo de pararle y él respondió con 17 puntos, 11 rebotes y 22 de valoración.

    Felipe Reyes escenifica la principal arma del Real Madrid en este primer envite: el rebote ofensivo. Hasta 19 logró el equipo blanco, haciendo muchísimo daño a un Barça que en cambio respondió con puntos y dominio ofensivo de los Fran Vázquez o Jordi Trias. No le fue suficiente.

    Marko Tomas fue el invitado sorpresa. Asumiendo un protagonismo que hubiera concedido a un Bullock que se retiró a falta de unos minutos por un golpe, anotó seis puntos en los minutos finales y dio al Real Madrid ése impulso necesario para ganar.

    Los pívots blaugrana dominan de inicio
    El Winterthur F.C. Barcelona comenzó el encuentro imponiendo kilos, velocidad y músculo. Inteligentemente, Jaka Lakovic buscaba una y otra vez a sus hombres interiores, Fran Vázquez y Denis Marconato, convertidos en ciclones imparables para los pívots madridistas. El gallego jugaba por encima del aro: dos mates, dos rebotes inmensos, otra canasta... dominaba el partido.

    Siete puntos suyos y cinco de Marconato, con otros dos de Trias, marcaban diferencias: 14-21. Sólo los arrebatos de Charles Smith y la perseverancia de Felipe Reyes permitían al Real Madrid aguantar el tirón. Pero claro, Plaza e Ivanovic comenzaron a rotar sus banquillos y buscar nuevas opciones. Así, mientras los blaugrana veían cómo sus opciones ofensivas se iban limitando a medida que desaparecían sus anteriores referentes, el Real Madrid crecía.

    El Real Madrid toma el mando
    Dos triples de Alex Mumbrú y el trabajo de Reyes lideraron un parcial 7-0, luego 10-2, que devolvió al Real Madrid una ventaja (24-23) que sólo había tenido en los instantes iniciales. Subían los decibelios, la intensidad y el espectáculo. Navarro, incómodo, no lograba ser protagonista y el juego del Barça no fluía. Así, nandaba el Real Madrid y su liderato en el electrónico pasaba a no ser efímero (29-25; 32-27).

    El retorno de Lakovic desatascó un poco el ataque del Winterthur F.C. Barcelona, surtiendo de balones a sus pívots; un mate de Kasun (el cuarto de los pívots blaugrana en el encuentro), significaba el 34-33, pero al Real Madrid todavía le quedaba un último impulso para llegar con ventaja al descanso: canastas de Mumbrú y Raül López dejaron el choque en 38-33 al final de los 20 primeros minutos.

    El Winterthur F.C. Barcelona arranca con fuerza tras el descanso
    El Winterthur F.C. Barcelona comenzó el tercer periodo con una nueva estrategia: buscar penetraciones y lanzamientos de Navarro y Lakovic para intentar reducir la absoluta dependencia de su juego interior. Además, una premisa básica para los de Ivanovic era cerrar el rebote defensivo, letal arma madridista en los primeros 20 minutos.

    Todo le salió bien al Barça en esos minutos iniciales, con un parcial 0-7 (38-40) y sin que el Real Madrid encontrase el camino al aro hasta un mate de Moiso tras 3:45 disputados. Por si fuera poco, un apagado Louis Bullock cometía su tercera falta personal. Pero el Real Madrid apretó en defensa, robó varios balones y con el retorno a pista de Mumbrú y Felipe Reyes, retomó el pulso al encuentro. Aun así, le costaba horrores anotar y su bagaje en ocho minutos era de escasos cuatro puntos (42-46).

    Felipe Reyes revive al Real Madrid
    Dos nuevas canastas de Felipe Reyes igualaron el encuentro al final del tercer cuarto (46-46), con la sensación de que el Winterthur F.C. Barcelona había desaprovechado una enorme oportunidad y el Real Madrid había rentabilizado sus peores minutos del encuentro, además de encontrar en Reyes a un fantástico líder.

    El pívot internacional continuó martilleando el aro blaugrana en el inicio del último cuarto. Otros cuatro puntos suyos restaron importancia al triple de Navarro que abría el periodo. Era un intercambio de canastas, sin que nadie fuese capaz de romper la igualdad del choque. Dos arriba para el Winterthur F.C. Barcelona y luego empate, y así durante un buen trecho.

    Un tiro libre de Tomas dio vía a los últimos cinco minutos con 56-55 e Ivanovic obligado a recuperar a Lakovic para devolver frescura a un ataque blaugrana que perdía fuelle. Ya con Felipe Reyes en la silla de cambios, Sekulic hizo su ‘último servicio’ del día con una canasta servida magníficamente por Raül López, dando al Real Madrid su mayor ventaja en más de 15 minutos (58-55, a 4:23).

    Y dos triples deciden
    El Barça sufría en cada ataque. No había tiros librados y cuando ocasionalmente llegaba alguno, fallaba hasta Navarro. Pero ahí estaba Trias, sin hacer ruido, anotando tras rebote ofensivo y en contraataque; ventaja blaugrana, 58-59 a 2:43. Otro rebote ofensivo y canasta de Reyes devolvía al Real Madrid la iniciativa (60-59) y un tiro libre de Tomas ahondaba en una renta que aumentaba con otro rechace ofensivo de Reyes y un triple de Hervelle que hacía estallar Vistalegre.

    Por si quedaba alguna duda, un nuevo triple, éste de Marko Tomas, sentenciaba el envite a 37 segundos del final (67-60).

    Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
    Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona



    © ACB.COM, 2001-