Artículo

Europeo Junior: Las estrellas que vienen
El Europeo Junior de la polémica, del triunfo serbio y del amargo sabor de boca de un buen equipo español, ha dejado nombres interesantísimos para el futuro. El ‘coloso Koufos’, a la postre MVP, ha sido el jugador más determinante en la categoría en muchos años, marcando diferencias abismales desde su altura y talento, mientras que Ricky Rubio ha vuelto a brillar, mostrando una importantísima mejoría en el tiro. Macvan, Katnic y Stojacic encarnan la calidad y el carácter de la campeona Serbia y Motiejunas, Aguilar, Janavicius, Jackson o Bertans sobresalen en este listado que nos presenta Malo de Molina, con un detallado análisis sobre los 25 jugadores más interesantes del torneo

Madrid, 13 Ago. 2007.- El Europeo Junior de Madrid será recordado como el de la polémica, por los ya conocidos hechos del Serbia – Lituania, pero también por el impacto del ‘coloso Koufos’, un jugador absolutamente determinante que ha conducido a Grecia a la plata y a solo unos minutos del preciado oro. Pero no ha sido el único jugador que ha brillado en el Telefónica Arena y en este artículo analizamos, en una mezcla de rendimiento en el campeonato y potencial de futuro, a los nombres más interesantes del evento:

1. Kostas Koufos (Grecia)
Pívot, 2,13m, 24/02/1989, Ohio State (NCAA). 26,5pt (58%2pt), 13,0reb y 3,5 tap.

Kostas Koufos, el hombre más determinante del Europeo Junior (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

La indiscutible estrella del torneo, un jugador impactante que dejó boquiabiertos a compañeros y rivales. Apareció de repente, sin haber disputado torneo alguno con Grecia y recién nacionalizado (es de padres griegos pero nacido y criado en Estados Unidos), pero fue un ciclón en Madrid. Máximo anotador, reboteador y taponador y MVP del campeonato, con 37 puntos y 16 rebotes en semifinales y 33 y 13 en la gran final. Koufos no es simplemente un jugador grande (la organización le da 2,16, pero es ligeramente más bajo), sino un prodigio en ambos lados de la canasta. En defensa intimida como muy pocos jugadores de su altura (buen ‘timing’ y técnica, siempre atento a las ayudas...), es intuitivo para el rebote, que ha dominado por su altura y fuerza, y un vendaval imparable en ataque.
Koufos tiene una amplísima gama de movimientos bajo tableros, todos ejecutados con rapidez y contundencia: su reverso hacia el lado izquierdo roza la perfección y resulta imparable (y también puede irse por la derecha), también puede lanzar a la media vuelta, utilizar un semigancho, etc... Incluso es capaz de poner el balón en el suelo y atacar el aro con habilidad. También exhibe un aceptable tiro de media distancia e incluso se atreve con el triple (escasísimo acierto, eso sí). Por si fuera poco, dobla muy bien el balón ante las ayudas defensivas y tiene carácter y pese a su cariz de estrella, es un jugador de equipo. Su mayor defecto, la escasa (casi nula) utilización de la mano izquierda y cierta carencia de explosividad y de capacidad de salto.
Su futuro es extraordinario y difícilmente pase por Europa: formado en un High School en su natal Ohio, ha sido reclutado por Ohio State, donde ocupará el sitio dejado nada menos que por Greg Oden. Si nada se tuerce, en uno o dos años será NBA y selección absoluta por Grecia.

2. Ricky Rubio (España)
Base, 1,94m, 21/10/1990, DKV Joventut (ACB). 19,1 pt (51% 2pt, 48% 3pt, 77% TL), 5,0 reb., 4,7 as. y 4,0 robos

Ricky Rubio, a un nivel estelar en Madrid (Foto EFE)

Buen torneo para el Jugador Revelación de la ACB 2006-07, el joven prodigio del DKV Joventut. Ha sido el indiscutible líder de España y ha sido un jugador determinante en el torneo, posiblemente sólo a la sombra del ‘coloso Koufos’. Ricky ha jugado mucho y bien, dirigiendo a España con inteligencia y dándole al equipo velocidad y múltiples opciones. En ataque, el base español ha mostrado una asombrosa y prometedora mejoría en el tiro, acertando en un 48,3% (14/29), además de mostrar una mecánica de tiro más rápida y efectiva que le permitía castigar a los equipos que se cerraban defensivamente. Y es que, si no lo hacían, Ricky usaba su habilidad y físico para entrar a canasta y finalizar la acción con dos puntos o, más a menudo, un pase a compañeros abiertos que acababan el trabajo. En ocasiones, incluso finalizaba con una suspensión desde media distancia. Defensivamente ha tenido más problemas: su habitual presión en toda la pista se ha visto afectada por la intransigencia del arbitraje, muy poco dados a señalarle faltas en ataque, y en la defensa al hombre ha tenido “momentos”, adoleciendo a veces intensidad y constancia. Por otro lado, Ricky ha sido el líder en los momentos complicados, convirtiéndose siempre en el referente de un equipo con más talento interior que exterior.

3. Milan Macvan (Serbia)
Pívot, 2,03m, 16/11/1989, FMP Zeleznik. 19,3pt (53% 2pt) y 10,3reb.

Milan Macvan, pívot todo talento (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

Vive bajo la etiqueta de “jugador dominante en esta categoría pero bajo y que sufrirá en el futuro ante pívots más grandes”, que ha frustrado el camino al estrellato de tantas y tantas promesas. Bien, con apenas 2,03 de altura, algunos kilos de más y sin una capacidad atlética especialmente destacada, podría (debería) ser así... pero en la gran final superó al ‘coloso Koufos’, el junior más dominante en muchos años, a base de inteligencia, velocidad y talento, mandando un recado a los críticos: quizá sus condiciones sí sean suficientes para triunfar. Macvan, un jugador de mucho carácter y con personalidad, fue el MVP del Mundial Sub19, y ha llevado a Serbia al título junior con 32 puntos y 14 rebotes en la final.
Pero... ¿cómo? Ofensivamente es un jugador total: tan pronto saca a los pívots rivales de la zona para lanzar desde media o larga distancia como aprovecha su velocidad y picaresca para penetrar a canasta o encontrar a un compañero abierto o algún corte o puerta atrás oportuna (fantástico en el pase desde el poste alto). Sin embargo, su mejor arma radica en su habilidad en el poste bajo, donde sabe ganar su posición y lograr ventaja ante rivales incluso más altos: se mueve extraordinariamente en la pintura, con reversos, juego de pies, fintas y todo tipo de recursos que al final le acaban reportando un sinfín de puntos. Defensivamente, en cambio, sufre mucho ante rivales más altos, anteponiendo poco más que su fuerza e intensidad; lo mismo sucede con el rebote.

4. Donatas Motiejunas (Lituania)
Ala-pívot, 2,10m, 20/09/1990, Zalgiris Kaunas. 13,6pt (52% 2pt) y 6,2 rebotes

Donatas Motiejunas, un ala-pívot de primer año y muy prometedor (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

Talento y físico para ser una gran estrella en el futuro. Pocos jugadores jóvenes tienen un potencial parecido al del zurdo Donatas Motiejunas, un ala-pívot de primer año (de los jugadores más jóvenes del torneo, además) con unas condiciones asombrosas. Motiejunas es rápido, coordinado y ágil para su altura, resolviendo en ataque en el poste bajo, con buenos movimientos y un gancho muy interesante, o desde media distancia. Además, pone muy bien el balón en el suelo y penetra muy bien a canasta, utilizando ambas manos. Tiene mucho carácter y ‘sangre caliente’, lo que le ha afectado mucho durante el torneo pero que, bien llevado, puede tornarse en un factor muy positivo dentro de un baloncesto (el báltico) acostumbrado a jugadores demasiado fríos. El único pero de su campeonato, unas flojas semifinales en las que no pudo en ningún momento con el ‘coloso Koufos’, redimiéndose luego con una buena pero insuficiente actuación en el tercer y cuarto puesto.


Dusan Katnic, un base con muchísima clase (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

5. Dusan Katnic (Serbia)
Base, 1,92m, 03/03/1989, Mega Ishrana. 13,6pt (67% 2pt, 45% 3pt), 3,0as, 2,6 robos
Base pleno de talento. Juega en el modesto Mega Ishrana de Belgrado, un equipo propiedad de una agencia de representación, y ha impactado en Madrid por su elegancia y calidad. Es un jugador alto pero ciertamente base, dotado para la dirección de juego y para el control del ritmo de los encuentros, siendo un maestro en penetrar y doblar el balón a los hombres exteriores (no tanto hacia dentro), así como un excelso tirador de lejana distancia. Es muy fiable, responde mejor en los momentos comprometidos, no abusa del lanzamiento y añade a todas estas cualidades una gran actitud defensiva.




Pablo Aguilar, otro bastión de España (Foto FIBA Europe)

6. Pablo Aguilar (España)
Ala-pívot, 2,07m, 09/02/1989, Real Madrid. 16,8pt (40% 2pt, 50% 3pt) y 8,6 reb.
Gran torneo para el ala-pívot español, uno de los más fieles escuderos de Ricky Rubio. El jugador del Real Madrid ha marcado diferencias desde el puesto de “4”, exhibiendo puntería y determinación en el tiro exterior (peculiar mecánica) y capacidad para anotar en la pintura, especialmente gracias a su buena lectura del juego, aprovechando los espacios generados por Ricky Rubio y las ventajas de su versatilidad. Ha estado también intenso en defensa y siempre atento a las ayudas, colocando bastantes tapones y robando otros tantos balones. Con su 2,07 y una cada vez más pronunciada versatilidad, dará mucho que hablar en un futuro no muy lejano.




Zygimantas Janavicius, el cerebro de Lituania (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

7. Zygimantas Janavicius (Lituania)
Base, 1,90m, 20/02/1989, Zalgiris (1º Eq.). 10,9pt (33,7% T.C.), 3,2 reb. y 4,5 as.
El cerebro de Lituania. Un base inteligente, frío y efectivo, que gusta de un tempo de juego lento, buscando siempre la mejor opción. Es un muy buen pasador, leyendo bien los bloqueos directos y encontrando fácilmente a sus compañeros desde las penetraciones. Precisamente, ésa es su mejor fuente de anotación, demostrando habilidad y capacidad para finalizar incluso pese a la intimidación de rivales. Carece, en cambio, de fiabilidad en el tiro exterior, su gran punto débil y circunstancia que condiciona sus posibilidades de futuro. Aun así, probablemente se incorpore al primer equipo del Zalgiris esta misma campaña, tras jugar en segunda división hasta ahora.


8. Edwin Jackson (Francia)
Escolta, 1,91m, 18/09/1989, Asvel. 18,8 puntos (63% 2pt, 37% 3pt) y 3,9 reb.
Fantástico torneo para él, convirtiéndose en el líder de Francia. Jackson ha demostrado ser un sólido anotador exterior –de rachas muy pronunciadas, eso sí-, letal en el lanzamiento lejano tanto en estático como en suspensión o saliendo de bloqueo. No es únicamente un tirador, no obstante, ya que pone bien el balón en el suelo y ataca el aro con decisión. Flojea en defensa y carece de dotes de director de juego, pero puede ser un jugador importante en un futuro inmediato.


Dairis Bertans, el mejor de Letonia (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

9. Dairis Bertans (Letonia)
Escolta, 1,91m, 09/09/1989, ASK Riga. 17,3 puntos (38% 2pt, 35% 3pt), 4,1 reb.
Ambición, físico y calidad. Un escolta de mucho futuro y que ha llevado a Letonia al bronce de forma sorprendente, superando a los dos finalistas cadete en esta misma generación, Francia y Turquía. Bertans es un anotador exterior muy consistente, eficaz en el tiro, hábil en el dribbling y en el bote y con explosividad y capacidad de reacción. Está siempre en tensión, atento a todo lo que sucede en la pista y es ágil en defensa e intuitivo para los robos y rebotes. Su 24+10 en semifinales ante Grecia fue insuficiente para tumbar al ‘coloso’ Koufos, pero ayudó a elevar a Letonia al histórico bronce.

10. Stefan Stojacic (Serbia)
Escolta, 1,95m, 20/02/1989, Mega Ishrana. 14,8pt (45% 2pt, 47% 3pt) y 3,9 reb.
Tirador letal, capaz de destrozar a los rivals más temibles con lanzamientos lejanos y muy precisos. Es un “2-3”, fuerte y con un juego muy estilizado, pero no deja de ser básicamente un tirador. Extraordinario, sí, pero un tirador. Se puede levantar desde cualquier distancia y anotar, casi siempre con buen porcentaje fruto de su muñeca y una óptima selección de tiro. También busca ocasionalmente las penetraciones, con cierto éxito, pero no es un recurso habitual. Por otro lado, cuatro asistencias en ocho partidos suponen un bagaje demasiado escaso para él.

11. Vaidas Cepukaitis (Lituania)
Pívot, 2,07m, 16/05/1989, Zalgiris Kaunas. 11,4pt (61% 2pt), 9,1 reb. y 2,9 tap.
El ‘center’ de Lituania. No es especialmente alto pero tiene mucha envergadura, es coordinado y rápido. Intimida y rebotea en defensa y en ataque, siendo un jugador limitado, aprovecha muy bien los espacios y continúa bien el bloqueo directo. Bajo tableros es rápido y muy efectivo, que es fácil de decir pero no tanto de hacer. Ha sido el segundo mejor “5” del campeonato tras el omnipresente Koufos y promete mucho. De hecho, el Zalgiris podría incorporarle este misma campaña al primer equipo.


Mario Delas, polivalencia y talento para Croacia (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

12. Mario Delas (Croacia)
Ala-pívot, 2,04m, 16/01/1990, KK Split. 12,4 pt (43% 2pt, 54% 3pt) y 8,2 reb.,
Espigado ala-pívot, muy móvil y con grandes dosis de talento. Todavía ‘verde’ y en proceso de formación, es junior de primer año y dado su físico, su progresión puede ser tardía. Tira más o menos bien desde media-larga distancia, es capaz de poner el balón en el suelo y penetrar y ataca el rebote con avidez, aun pese a su menor fortaleza en comparación con muchos rivales. Ha sido uno de los principales referentes de la decepcionante Croacia y ofrece buenas perspectivas de futuro, más aun jugando en la ‘factoría’ del KK Split.






Antoine Diot no brilló como se esperaba (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

13. Antoine Diot (Francia)
Base, 1,90m, 17/01/1989, Le Mans. 14,3pt. (52% 2pt, 32% 3pt), 5,6 reb y 2,7 as.
Decepcionante en este torneo. Fue el mejor en el Europeo Cadete de León, con esta misma generación, pero en Madrid, quizá cansado por tanto esfuerzo veraniego (jugó el Mundial Sub19) ha estado lejos de tal condición. De hecho ya no domina. No termina de erigirse en un buen lanzador exterior y sigue mostrando carencias en la dirección y con la mano izquierda. Sobresale por su explosividad y la capacidad para superar a sus rivales en 1-contra-1 y anotar con facilidad en penetraciones. Es además un líder en la pista, el hombre que lleva el timón de un grupo con mucho talento y que ha estado, como él, por debajo de lo esperado.



Semen Shashkov: futuro, futuro y futuro (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

14. Semen Shashkov (Rusia)
Alero, 2,02m, 28/11/1989, CSKA Moscú. 9,6 puntos (49% 2pt, 35% 3pt) y 5,9 reb.
¡Qué gran incognita! Por potencial de futuro, posiblemente uno de los cinco jugadores más interesantes del campeonato. Por rendimiento, muchísimo más atrás. Y es que Shashkov no ha podido destacar como debería en el extraño engranaje ruso, firmando estadísticas muy por debajo de sus posibilidades. Como buen ruso es frío y parece impasible, pero verle con el balón en las manos es una delicia: tira bien, rápido y con una mecánica perfecta, es rápido y explosivo, pone el balón en el suelo con maestría y lo aprovecha para penetrar a canasta con habilidad y marcando bien los pasos. Ha de mejorar el juego sin balón, ofrecer más alternativas, pero es justo decir que ha estado totalmente desubicado: es un claro “3” y ha jugado de “4”.

15. Pere Tomàs (España)
Alero, 2,02m, 05/09/1989, DKV Joventut. 13,8 pt (57,8% 2pt) y 4,4 rebotes
Buen torneo para él. Nunca ha perdido la concentración, con intensidad en defensa, mucha atención al rebote y voluntad para correr y seguir como nadie a su amigo Ricky Rubio. Tomàs ha jugado casi siempre como tres, a diferencia de torneos anteriores con la selección, y ha resultado casi imparable para sus pares bajo tableros, aprovechando continuamente tal circunstancia. En cambio, ha mostrado con cuentagotas ea dimensión exterior que le hace tan especial dada su altura. Apenas ha buscado el triple, sin demasiado acierto además, y sigue mostrando carencias en el bote, faceta a mejorar para poder ser un “3” importante en el siguiente nivel, ya muy cercano para él. No en vano, podría tener oportunidades esta misma temporada en el DKV Joventut.

16. Hristo Zahariev (Bulgaria)
Escolta, 1,96m, 27/10/1990, Spartak MVR (Bulgaria). 23,2 puntos (56% 2pt, 35% 3pt.)
Escolta de primer año que, junto a Avramov y Paskov han logrado mantener a Bulgaria en la División A de la categoría. Zahariev es un jugador rápido y con buen tiro, inteligente ofreciendo cortes a canasta y que juega con intensidad y, eso sí, cierta inmadurez. Ha sido uno de los mejores anotadores del campeonato y el próximo año, ya como junior de segundo año, puede ser una de las estrellas. En su último partido, sin jugarse nada contra Italia, se fue al descanso lesionado, insistió en seguir jugando y anotó 24 puntos tras el intermedio, acabando con 38.

17. Dogus Balbay (Turquía)
Base, 1,82m, 21/01/1989, Texas (NCAA). 17,5 puntos (56% 2pt, 2/9 3pt), 6,5 reb. y 2,7 as.
Es un placer verle jugar, pues actúa siempre bajo control, con inteligencia y dominando el partido. Es el mejor jugador del campeonato penetrando a canasta y en transiciones rápidas: sencillamente imparable, todo habilidad para romper a sus defensores y finalizar las penetraciones con suma habilidad. Además, está siempre atento y rebotea y recupera muchos balones. Sin embargo, tiene un enorme defecto: no tira. No lo intenta, no anota. Tampoco es un pasador sobresaliente. Tales carencias condicionarán su futuro, que de momento pasa por la Universidad de Texas, en Estados Unidos.

18. Charalampos Giannopoulos (Grecia)
Alero, 2,00m, 13/07/1989, PAOK Salónica. 11,5pt (56% 2pt, 38% 3pt) y 6,4 reb.
El major escudero para Kostas Koufos. Pese a aparecer listado como ala-pívot en las plantillas oficiales y jugar por obligación muchos minutos como tal, es claramente un jugador exterior, con la tan interesante combinación de físico y tiro. Giannopoulos es un buen atleta, valiente en las penetraciones y en los contraataques, con rapidez, capacidad de salto y elasticidad para acabar sus acciones con rectificados. Sin embargo, su mejor recurso es el tiro, ya que si bien de momento es un lanzador de rachas, ejecuta el tiro con rapidez y en todo tipo de situaciones. Adolece sin embargo condiciones de escolta (le falta bote y mucho pase).

19. Filip Kruslin (Croacia)
Escolta, 1,99m, 18/03/1989, Cibona Zagreb. 16,7 puntos y 2,7 rebotes
Sobre todo, estadística. Se ha erigido en el máximo anotador de Croacia y en uno de los más efectivos del campeonato, pero no ha logrado mantener tal efectividad durante todo el campeonato, bajando considerablemente su rendimiento a medida que pasaban los partidos. Kruslin muestra una gran eficacia en el tiro triple, en todas sus variables: en estático, suspensión, tras bloqueo... pero sin embargo, muestra serias carencias a la hora de poner el balón en el suelo y entrar a canasta: si consigue romper, suele acabar en una suspensión desde media distancia. No tiene dotes de base.

20. Luc Louvés (Francia)
Alero/AP, 2,05m, 22/02/1989, Entente Orleans. 7,4pt y 7,1 reb.
Enorme progresión para este chico francés de aproximadamente 2,05 y muy buenas condiciones atléticas. Es un jugador de futuro, pues pude acabar como “3” y muestra características muy interesantes: además de su potencia física, es capaz de tirar con más o menos acierto e incluso de poner el balón en el suelo. Unas habilidades que muestra sólo con cuentagotas, desde el banquillo de Francia y dejando pues la incógnita de si llegará a ser un jugador importante en el futuro. Procedente del INSEP, ha fichado por un equipo modesto de la primera división gala, el Entente Orleans, donde tendrá que seguir su progresión.

21. Sarunas Vasiliauskas (Lituania)
Base, 1,88m, 27/03/1989, Zalgiris Kaunas (2º eq.). 9,5pt (33% T.C.), 3,7 reb. y 2,0 as.
No le destacamos por sus números ni tampoco por su físico, sino por su calidad. Es pequeño y delgado, pero es un killer. Sale como base suplente en Lituania y su labor está principalmente enfocada en anotar: formidable lanzador exterior, aprovecha su inteligencia y velocidad en las penetraciones.


El alemán Robin Benzing, un jugador muy interesante (Foto FIBA Europe / Emilio Cobos)

22. Robin Benzing (Alemania)
Alero, 2,07m, 25/01/1989, Langen. 9,8 puntos (32% T.C.) y 3,5 rebotes
¡Potencial! Es un 3-4 de 2,07, que sin duda jugará como alero a nivel profesional y que es muy rápido y ágil para su altura. No ha impactado por sus números, tampoco por su rendimiento, pero sí por sus muestras de talento y la esperanza de un muy buen futuro baloncestístico. Benzing tira bien, pero destaca especialmente por su técnica individual a la hora de poner el balón en el suelo con ambas manos, penetrando a canasta a base de habilidad. Le falta contundencia y continuidad, pero es un chico a seguir muy de cerca.

23. Nikola Markovic (Serbia)
Ala-pívot, 2,06m, 07/07/1989, Beovuk 72. 8,5pt (60% 2pt, 25% 3pt) y 3,7 reb.
El mejor aliado de Macvan en el juego interior de Serbia, si bien lo de “interior” no deja de ser una etiqueta incorrecta. Y es que Markovic, un jugador alto y muy móvil, ha mostrado una clarísima tendencia a jugar lejos del aro, a continuar los bloqueos siempre hacia afuera y buscar el triple (sin demasiado tino, por otro lado). Y vista su capacidad para aprovechar los balones doblados por Macvan y para penetrar (sensacionales dos penetraciones suyas a lo largo del torneo, con el dificilísimo “robapasos” para acabar en canasta), quizá no debería insistir tanto en la citada dimensión exterior. En cualquier caso, Markovic tiene talento y físico para acabar siendo un muy buen jugador.

24. Can Ozcan (Turquía)
Alero, 2,01m, 15/04/1989, Alpella. 15,1 puntos y 5,2 rebotes
El Turkcan junior. Ya no hace tantos aspavientos como hace dos años en el Europeo Cadete de León y tampoco es un jugador determinante. Tiene esa combinación de altura, velocidad, tiro y dominio de balón que entusiasma a los scouts, pero no rinde con continuidad, se aboca demasiado a los lanzamientos lejanos y ofrece dudas en la futura adaptación defensiva al puesto de “3”, que debe ser su aspiración (ya juega como tal muchos minutos).

25. Frens Johwe Casseus (Francia)
Pívot, 2,11m, 26/04/1989, Centre Federal (INSEP). 3,3 puntos (36% 2pt) y 4,1 reb.
Otra incógnita gala. En este caso hablamos de un pívot de 2,11, de color, fuerte y bastante atlético. Está todavía ‘verde’ y debe seguir formándose, pero puede ser un jugador interesante. Y es que ha progresado mucho respecto a pasados torneos (da la sensación de llevar muy poco tiempo jugando al baloncesto), intimida en defensa y asegura bien el rebote defensivo. Ahora le falta mejorar en ataque y poder aprovechar su altura y físico para anotar cerca del aro.

Mención especial...

Resulta difícil catalogarlos en el ‘Top25’, por una u otra razón, pero merecen una atención especial. Nos referimos a Xavi Rabaseda, un escolta español todo futuro (e incógnitas) y Dmitry Khovstov, el sensacional base ruso de un enorme potencial pero flojísimo rendimiento en Madrid.

Xavi Rabaseda (España)
Escolta, 2,01m, 24/02/1989, AXA FC Barcelona. 8,6 puntos y 3,1 rebotes
Torneo demasiado irregular para él. Sigue mostrando trazas de estrella, pues lo tiene todo: un físico extraordinario para un escolta, midiendo dos metros y con velocidad y explosividad muy poco habituales, y talento para hacer casi todo en la pista, si bien no acaba de adquirir la consistencia y confianza necesaria en su tiro exterior. Sin embargo, es muy irregular y no termina de consagrarse como un jugador determinante en una generación sin jugadores de sus características. Es la mayor incógnita de la selección española: tiene potencial para acabar en unos años en la absoluta pero debe empezar a demostrarlo con consistencia.

Dmitry Khovstov (Rusia)
Base, 1,90m, 21/08/1989, Dynamo Moscú 9,8pt (40% 2pt, 42% 3pt), 4,3 as., 3,8 pérdidas
¿Qué se puede decir de un base que juega ya Euroliga y que apenas ha destacado en Madrid? Decepcionante, sin duda. Ha sido arrastrado por su propia actitud y el absoluto desacierto de sus compañeros. Khovstov se ha dedicado a pasar, su mejor arma, y sus compañeros a desperdiciar sus asistencias. El base del Dynamo Moscú ha intentado siempre penetrar y doblar y buscar a sus compañeros a la salida de los bloqueos, pero apenas se ha prodigado en el lanzamiento y ha flojeado mucho en defensa. Una gran decepción y por tanto no parece justo incluirle entre los mejores del torneo, aunque su futuro sea muy prometedor.

Y más jugadores interesantes...

La lista no acaba en estos nombres, ni mucho menos. Habría que subrayar en la decepcionante Italia (¡13ª!) al prometedor “3-4” Andrea Renzi (2,07), uno de esos jugadores polivalentes que parecen hacer casi de todo pero no terminan de “romper”. En la misma línea habría que situar al esloveno Dino Muric, un “4” bajo (1,98m y de primer año) pero con enorme instinto anotador y que acabará jugando de “3” en un futuro.

Hablando de futuro, es obligado mencionar al pívot letón Lauris Blaus (2,02, ala-pívot) también de primer año y uno de los principales bastiones del éxito báltico. Su principal virtud, aprovechar su cuerpo y jugar con inteligencia y carácter. Con parecida determinación actúa el español Sergio de la Fuente (1,98, ala-pívot), que acudirá al primer equipo del Grupo Capitol Valladolid tras firmar un muy buen torneo.

Interesante línea exterior en Grecia, con Marios Matalon (1,88), Konstantinos Sloukas (1,87 y de primer año) y Nikolaos Pappas (1,93, escolta), tres jugadores que sin ser brillantes cumplen muy bien su cometido. Matalon es un base enfocado a la dirección pero que nunca renuncia a un contraataque o a la posibilidad de una penetración, mientras que Sloukas es todo carácter y determinación y Pappas sobresale por su tiro y su intensidad.

Muñeca. Ésa es la gran virtud del alero lituano Vytenis Lipkevicius (1,96), uno de los mejores anotadores de su equipo, o del alero letón Lauris Mizis (1,94), el mejor aliado de Bertans. Sin ser precisamente un tirador puro, sino más bien un escolta polivalente y muy intenso, también destaca por su futuro el croata Pavle Marcinkovic (1,97).

En cuanto a bases, el pequeño Filip Covic (1,76) ha sido un factor clave para Serbia durante todo el torneo, jugando con carácter, anotando desde larga distancia y siendo incisivo en las penetraciones. El búlgaro Bozhidar Avramov (1,94 y de primer año) apunta excelentes maneras y destaca especialmente en la dirección, mientras que el “1-2” estonio Sten Sokk (1,80) brilla en el tiro y en el pase, pero echará en falta altura y corpulencia en el futuro.

Por último, hay que hablar de pívots ‘verdes’ pero prometedores, como el alemán Tibor Pleiss (10,6 puntos y 9,2 rebotes), un 2,13 todavía muy ‘verde’ pero que apunta maneras. Recuerda mucho a Femerling por su estilo de juego y su tren inferior, juega con intensidad, rebotea y muestra ciertos recursos bajo tableros. También cabe subrayar al galo Alexis Tanghe (2,06 y de primer año), un pívot muy interesante y aunque con muchas cosas que mejorar, resolutivo bajo tableros. Más hecho pero igualmente intrigante es el pívot croata Marino Sarlija (2,03), no demasiado alto pero inteligente y eficaz bajo tableros.

Pablo Malo de Molina
@MalodeMolinaACB
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos