Nota de agencia

Alemania tumba a Italia y saca plaza para enfrentarse a España (67-58)
Alemania será el rival de España en cuartos de final, después de imponerse a Italia y dejar fuera del campeonato a los transalpinos (67-58). Marco Bellinelli, pese a lesionarse en un tobillo, fue el líder de su equipo y el máximo anotador del partido, pero eso no bastó para que los de Recalcati impidieran el triunfo de su rival


Dirk Nowitzki no ha sido tan determinante en este encuentro (Foto EFE)

Jorge Muñoa. Madrid, 12 sep. 2007 (EFE).- España conoció por fin a su rival en las eliminatorias de cuartos de final, que es Alemania (jueves; 21.30; Palacio de los Deportes, verdugo de Italia en un partido decantado del lado germano en el último cuarto que deja a la selección transalpina fuera del torneo.

Los medallistas de plata en Belgrado 2005 y los subcampeones olímpicos en Atenas 2004 son dos equipos en horas bajas. La alta competición exige un estado de forma impecable y ni Dirk Bauermann ni Carlo Recalcati disponen de maquinarias cien por cien afinadas. Alemania e Italia forman parte de la clase noble del baloncesto continental, pero atraviesan una etapa de duda. El partido no fue brillante, si acaso, intenso, y se decidió en una par de jugadas en el último corte.

Los alemanes han pasado de ser un equipo con una gran estrella, el ala-pívot de los Dallas Mavericks Dirk Nowitzki, a ser una estrella con buenos jugadores alrededor. Italia, siempre competitiva, atraviesa una fase de reconstrucción a las órdenes de Recalcati. Dispone del talento (Andrea Bargnani, Stefano Mancinelli, Marco Belinelli...).

Sea como fuere, uno de los dos estaba condenado a la eliminación. La trayectoria que han trazado a lo largo del campeonato no les dejaba otra opción que jugarse el todo por el todo a una carta. Italia amagó con escaparse al final del primer cuarto gracias a dos magníficos triples de Marco Belinelli (12-18), aunque el intento tocó hueco.

Alemania, mucho mejor asentada bajo la dirección de Mihat Demirel, remontó con un parcial de 9-2 hasta el minutos quince (21-20) y adelantó a los italianos segundos antes del descanso mediante un triple, precisamente, de Demirel (27-25).

Había tiempo para un ataque más que Mancinelli aprovechó para dejar el resultado empatado (27-27). Los equipos que dependen de un hombre tan ampliamente como Alemania lo suelen pasar mal contra rivales de tendencia colectiva. Ahora bien, las carencias, o ciertas carencias siempre pueden disimularse si hay dinamismo y sacrificio en defensa.

El conjunto de Bauermann, sin ni siquiera contar con la tabla de salvación de Nowitzki -siete puntos en veintisiete minutos-, dejó al jugador de los Mavericks en el banco y estableció una zona con Jan-Hendrik Jagla y Stephen Aribabu en la pintura que contuvo a Italia durante todo el tercer cuarto, un tramo clave en el baloncesto moderno.

Los transalpinos andaban cortitos en ataque y la zona equilibró un partido que sólo arrojaba luces anotadoras desde las manos de Marco Belinelli. Pero el efecto de Jagla y de Arigbabu abrió el tanteo al final del periodo (46-37 m.30).

Los de Recalcati no salían del atasco. Nueve puntos en el segundo cuarto y diez en el tercero jalonaban la escuálida tarjeta de la 'azzurra'. Pese a todo, era pronto para descartar a los subcampeones olímpicos.

La clasificación para cuartos se iba a solventar, pues, en los diez últimos minutos. Para esos lances, hay que contar con los mejores, así que Alemania recuperó a Nowitzki y el cuadro italiano a Bargnani. Ninguno había destacado y su selección les necesitaba en un trance crítico.

Bargnani surgió con un tiro libre. Nowitzki le replicó con un triple marca de la casa (51-45 m.34). Libraban un partido dentro del partido. Y la mayor experiencia anida en el alemán. Que regresó al arco para acercar un poco más los cuartos a su selección (54-47 m.37).

Italia se maneja bien en situaciones de angustia. Y lo volvió a demostrar. Massimo Bulleri anotó en un tiro lateral y Bargnani, que no podía dejar que su par se erigiese en el héroe del partido sin ningún peaje, se levantó desde los 6,25 para poner el choque al rojo (54-52).

Los italianos regresaron a defender pendientes de Nowitzki, que leyó la situación al detalle. Sacó el balón a una banda y, allí plantado, Johannes Herber sentenció a la selección transalpina (59-54 a un minuto y cuatro segundos.

67 - Alemania (12+15+19+21): Hamann (10), Greene (4), Okulaja (4), Nowitzki (15), Femerling (5) -cinco inicial-, Demirel (5), Arigbabu (-), Herber (15), Roller (4), Garrett (-) y Jagla (5).

58 - Italia (18+9+10+21): Bulleri (8), Soragna (-), Gigli (3), Belinelli (25), Bargnani (10) -cinco inicial-, Mancinelli (2), Basile (-), Di Bella (1), Marconato (6) y Mordente (3).

Arbitros: Muhvic (CRO), Ziemblicki (POL) y Dolinek (CZE). Sin eliminados.

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera y última jornada del Grupo F de la liga de octavos de final del Europeo 2007 en el Telefónica Arena ante unos 8.000 espectadores.




© ACB.COM, 2001-