Artículo

Matt Walsh, el hombre afortunado
Es el máximo anotador de la pretemporada y ya deslumbra con su acierto desde la línea de tres (firmó un increíble 9/10 contra el Akasvayu Girona), pero por encima de todo es un hombre afortunado. Es Matt Walsh, un joven entusiasta que aterriza en la ACB con unas ganas locas de ganar y jugar ("me muero por empezar la competición" y que se define como "un anotador, principalmente, pero prefiero que me pidan más cosas". Peculiar en el aspecto personal (tiene tatuado un ojo en la palma de la mano y tiene por pareja a una chica Playboy), se define como una persona "centrada y nada juerguista", que vive en Manresa con su madre


Matt Walsh destila optimismo y felicidad en su primera temporada en la ACB

Aparece sonriendo, relajado y con unos ojos verdes que se clavan insistentemente en su interlocutor. Repite una y otra vez que se siente afortunado, que está disfrutando. Motivos tiene: el día anterior a la entrevista había anotado 37 puntos con 9/10 en triples ("el aro me parecía grande como el océano") contra el Akasvayu Girona en un amistoso en Camprodon. Además, a día de hoy es el máximo anotador ACB de la Pretemporada con 23,3 puntos por encuentro.

No es difícil darse cuenta de que también es un convencido optimista que argumenta que: "no puedo quejarme. Cualquier joven americano de mi edad cogería sin pensárselo un trabajo en España por diez meses haciendo lo que más te gusta".

Tras un paso destacado por la NCAA en Florida, Walsh no consiguió un contrato garantizado en la NBA, por lo que jugó el año pasado en el modesto Olympia Larissas griego, con el que alcanzó por primera vez el Playoff siendo, además, el segundo mejor anotador de la competición con 17,75 puntos por encuentro.

La experiencia fue buena, aunque con dificultades. En cualquier caso, Walsh lo recuerda con entusiasmo: "Larissas es un pequeño pueblo en medio de la nada, me lesioné un par de veces y tuve problemas para cobrar, pero en general estuvo muy bien. En lo deportivo fue casi inmejorable y me lo pasé muy bien; espero que en Manresa me vaya aún mejor".

Su competitividad es evidente e incluso puede llevarle a cometer algunos errores. "Soy muy competitivo y algunas veces puedes pensar que estoy loco cuando me ves dentro de la pista, pero en realidad me considero una persona centrada y profesional. No soy nada egoísta ni extravagante, por lo que creo que encajaré a la perfección aquí". asegura. El entrenador del equipo, Jaume Ponsarnau, destaca sus ganas de ganar, pero advierte de que "la mentalidad para ganar es algo que encaja en cualquier equipo. Pero cuando esta mentalidad confunde alguna decisión respecto al juego del equipo, entonces debemos reconducirla. Sin embargo, estamos satisfechos porque peor es tener que reconducir a un jugador que no tenga esa mentalidad".

"Divertirse jugando es lo más importante para mí", repite una y otra vez. No se corta a la hora de decir que "sé que ayer (por el partido de Camprodón) me lo pasé mejor de lo que me pasaría en cualquier partido NBA en el que sería un jugador de banquillo". Otro aliciente de esta pretemporada fue cruzarse (en el primer choque de preparación) con el AXA FC Barcelona de Pepe Sánchez, estrella de Temple en la NCAA, equipo favorito de Walsh en su infancia. "No perdí la oportunidad de decirle que soy un gran fan suyo. Esto es fantástico", confiesa.

Se muestra realmente estusiasmado ante su debut oficial en ACB. "Allá donde vayas, todos te dicen que es la mejor liga del mundo después de la NBA, así que espero estar a la altura. Me muero de ganas por empezar a jugar", relata. Aunque no renuncia al sueño de volver a la liga americana, se marca como objetivo "jugar y disfrutar muchos años aquí, dejar huella y firmar buenos contratos, aparte de conseguir triunfos para el equipo".


Matt Walsh muestra el tatuaje de su mano derecha (Foto Bàsquet Manresa)

Anotador compulsivo, loco por ganar

La explosión de anotación desde el triple del amistoso contra el Akasvayu fue extraordinaria, pero no una excepción. El año pasado en Grecia consiguió un 40% en lanzamientos de tres y en una ocasión anotó también nueve triples en doce intentos. "Definitivamente soy un anotador. Puedo tirar, penetrar y generar juego de ataque. Creo que voy a encajar con mis compañeros, porque también me gusta doblar el balón cuando estoy defendido para facilitar sus canastas. A mí sólo me importa ganar, los puntos que haga son secundarios, pero si me dejan solo, anoto", se define.

Que es un tirador es algo obvio y más viendo el particular tatuaje que luce en la palma de su mano (ver foto anexa). Es un ojo dentro de una pirámide que recuerda una de las ilustraciones que se pueden ver en los billetes de dólar americano. "Es un ojo que todo lo ve y que me ayuda a la hora de tirar", se limita a decir con una sonrisa en sus labios. Así, cualquiera afina la puntería.

Ponsarnau explica qué tipo de jugador buscaban: "un buen jugador, por encima de todo. Necesitamos alguien que viniera para ser importante. De Matt nos gusta que bota bien, que tira muy bien y que en defensa tiene una intensidad atractiva para nosotros. También nos ayudó a decidirnos que haya jugado un año en Europa con garantías de anotación".

Aunque parece que Walsh encaja a la perfección con esta definición, el técnico catalán advierte de que "tiene que evolucionar con su trabajo defensivo, en sus conceptos atrás. Sabemos que lo hará, pero es importante que no se descuide en ese aspecto. Tenemos que ver también cómo se adapta a los arbitrajes, a las defensas duras que recibirá..." Por su parte, el jugador norteamericano no se deja amedrentar por el reto: "Me gusta la presión, me gusta sentir que el equipo me necesita o que mis puntos son importantes; juego mejor bajo presión. Prefiero que el equipo me pida muchas cosas, que no que me digan: tú sal y haz lo que puedas..."

Aunque se muestra dispuesto a hacer lo que sea necesario, su cabeza está siempre en la anotación. ¿Cuál será su rol en la cancha? "Creo que el equipo espera que yo anote, aunque hay muchos jugadores en la plantilla como Rafa (Martínez) o Josh (Asselin) que pueden anotar con facilidad. No voy a anotar 20 puntos por partido, porque eso no nos ayudaría a ganar. Haré lo que haga falta para llevarse el partido", afirma.

Ponsarnau concluye que "lo que esperamos es que continúe trabajando para aportar más cosas que anotación. Nos gusta tener un jugador que cuando está en estado de gracia pueda hacer exhibiciones anotadoras, pero ahora eso no es importante: nos centramos en lo que tenemos, en la pretemporada y en hacer grupo lo más rápidamente posible."


Matt Walsh mantiene una relación sentimental con una modelo de Playboy (Foto Bàsquet Manresa)

Matt y las playmates

Ser jugador profesional de baloncesto puede ser un sueño habitual en los jóvenes americanos, pero también lo puede ser para muchos conocer a una chica Playboy. El nuevo fichaje del Ricoh Manresa ha sido capaz de unir ambos objetivos de un modo muy particular. Responde a los rumores de su relación con la playmate Lauren Anderson con un simple "aún salgo con Lauren y me siento afortunado por ello. Esta semana viene a Manresa para pasar el año entero y estoy encantado".

Parece increíble, pero la Wikipedia explica que en Holland (Pennsylvania), la ciudad natal de Matt, nació otra playmate, Shannon James. En una localidad tan pequeña (apenas un barrio dormitorio) las posibilidades de que coincidieran una playmate y el novio de otra eran realmente bajas. Pero Walsh se ríe y corrige: "Es que en realidad son dos, Shannon James y Lindsey Vuolo. Es increíble, la verdad. Supongo que debo sentirme bendecido de algún modo (risas)".

Ante tal revelación, uno puede imaginarse que Walsh es, lógicamente, lo que conocemos como un playboy. Nada más lejos de la realidad: "Vivo con mi madre en Manresa estas primeras semanas; ella me hace la comida, cuida de mí... No, no soy juerguista. Por las noches me quedo en casa viendo una película con ella, así que los aficionados y el club pueden estar tranquilos porque nunca saldré en los periódicos por meterme en líos (más risas)".

Eso sí, su entorno es el que es y las amigas de su novia son las que son: "en Navidad van a venir cinco o seis de sus compañeras de Playboy y supongo que daremos alguna fiesta por aquí...". Se levanta entre risas y posa para la foto con cara de felicidad preguntando cuándo saldrá la entrevista, aunque aún no sepa ni una palabra en español. Un tipo afortunado.

Roc Massaguer
@rmassaguer
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Bàsquet Manresa S.A.D.
Últimos artículos relacionados con Matt Walsh
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos