Artículo

El TAU Cerámica gana un formidable pulso al iurbentia Bilbao (68-66)
El TAU Cerámica disputará su quinta final de la Copa del Rey en siete años al deshacerse de su vecino iurbentia Bilbao Basket en un formidable pulso, todo intensidad e incertidumbre. Y es que si los bilbaínos amasaron 13 puntos de renta en el primer cuarto, el TAU parecía tener la victoria hecha cuando ganaba por 10 a 3:26. Sin embargo, los de Vidorreta jamás se rindieron y rozaron una asombrosa remontada... para acabar perdiendo por un ajustado 68-66. Honra para el valiente iurbentia, billete para la final para un TAU Cerámica con Mickeal como bastión y Rakocevic y Splitter como pilares indefendibles



  • Estadísticas del partido

  • Carta de tiro

  • Evolución del partido

  • Cinco en pista

  • Neven Spahija: "Creo en mi equipo y en mis jugadores"

  • Txus Vidorreta: "Nos hemos agarrado al partido y hemos estado cerca"

  • Declaraciones post-partido de los jugadores



  • Zoran Planinic celebra el triunfo vitoriano: ¡A la final!

    Vitoria, 9 Feb. 2008.- El TAU Cerámica jugará “su” final, la de la Copa del Rey de su ciudad, Vitoria-Gasteiz, al superar a un iurbentia Bilbao Basket convertido por pleno derecho en un rival regional de enjundia. Los de Vidorreta dieron guerra y estuvieron muy cerca de la sorpresa, pero este TAU es mucho TAU y no desperdició tan gran oportunidad.

    El iurbentia Bilbao llegó a amasar 13 puntos de ventaja en un soberbio arranque, pero poco a poco el TAU Cerámica se fue echando encima y haciéndose con el dominio del encuentro. La contundencia interior de un Splitter sin posibilidad de réplica por la acumulación de faltas de Weis y la polivalencia y potencia física de un Mickeal omnipresente condicionaron totalmente el encuentro. Primero porque dentro eran muy superiores y, segundo, porque su mera presencia abría espacios para que los extraordinarios tiradores baskonistas acribillasen el aro rival.

    Y eso hizo especialmente Igor Rakocevic, de nuevo ‘encendido’ (y van ya dos partidos seguidos), logrando 13 puntos en la segunda mitad y 16 en total y convirtiéndose en una pesadilla para el maltrecho juego exterior del iurbentia Bilbao, que respondió jugando muchos minutos con dos bases dado el buen día de Salgado.

    El final fue dramático. Tras sufrir una nueva lesión, ahora de Rancik, los bilbaínos lograron rehacerse en un 64-54 adverso y llegar a ponerse a uno a 3,7 segundos del final. Pero Vidal sentenció con un tiro libre y ya no hubo tiempo para milagros.

    Ahora el TAU Cerámica espera rival en la final, “su” final. Sólo el cuadro vitoriano ha logrado ganar una Copa del Rey en casa desde que lo hiciera el CAI Zaragoza en 1984. Fue en 2002, ante el F.C. Barcelona en la final. Y contando con aquel año y éste, son ya cinco finales, tres títulos y apenas un subcampeonato al ceder en 2003 en la prórroga ante el Barça del triplete.

    ACBTV: La potencia de Mickeal


    El iurbentia Bilbao comienza lanzado
    El iurbentia Bilbao Basket comenzó lanzado a por la victoria. Sin miedo ni presión, bailó al TAU Cerámica durante los primeros siete minutos, aunando una ventaja de hasta 13 puntos: 3-16. Quincy Lewis asumió el rol de Recker y anotó siete puntos para convertirse en el sorprendente líder vizcaíno. Los vitorianos se veían superados en todas las facetas y sus puntos venían únicamente por grandes acciones individuales: un mate con adicional de Teletovic y un triple de Rakocevic.

    Pete Mickeal y una buena defensa despertaron al gigante local, salvando el letal parcial inicial y cerrando el primer periodo con 10-16. Tras tres minutos de intercambio (12-20), el TAU tomó las riendas: parcial de 12-0 con Mickeal y Splitter como líderes, aprovechando la tercera falta del decisivo Weis y la ausencia de referentes en el perímetro, sin que Vázquez o Salgado pudieran culminar sus acciones individuales y con Quincy Lewis (dos faltas) y Huertas (cansancio) recibiendo un merecido descanso.

    TAU remonta y se llega al descanso con 34-32
    Así, el TAU Cerámica ya mandaba (24-20) y trataba de aprovechar su dinámica para dispararse en el electrónico. Pero qué va. Pese a que llegó a mandar por seis (28-22) gracias al dominio interior de Splitter y a un triple de Vidal, el retorno de Huertas devolvió al iurbentia al partido, alcanzando el descanso con su primera meta: seguir con plenas opciones de triunfo (34-32).

    El tercer periodo comenzó con un ritmo vertiginoso: canasta de Marcelinho, dos triples seguidos de Rakocevic, respuesta de Quincy Lewis... y cuatro minutos de anotación constante que depararon un abierto 42-39. Entonces, Weis cometía su cuarta falta personal y allanaba el camino a Spahija: balones interiores a Splitter y sus hombres interiores, buscando aprovechar su superioridad de centímetros y con ésta, encontrar tiros cómodos para los hombres exteriores.

    Splitter y Rakocevic disparan al TAU Cerámica
    Y es que si Splitter hacía daño dentro, más incluso lo hacía un inspirado Igor Rakocevic, que con su tercer triple del periodo abrió hueco en el electrónico, dando a continuación Vidal una nueva vuelta de tuerca: 52-43. El iurbentia se cernía sobre Splitter y los cañoneros vitorianos se aprovechaban. Vidorreta respondió con velocidad y dos bases, y su equipo sobrevivió al embate local: 53-47 al término del tercer periodo.

    Rakocevic seguía apretando en el último periodo y el oportuno Muoneke añadía un triple, pero Salgado y el iurbentia Bilbao no se iban a rendir, por mucho que el 58-54 y la quinta falta de Weis a 5:44 del final no invitasen al optimismo. Tampoco los tiros que se salían del aro, los triples sin suerte o los rebotes en segundos finales de posesión que caían en manos locales y que aprovechaba Mickeal sin piedad.

    El iurbentia Bilbao roza la hazaña pero pierde por 68-66
    Un triple de Teletovic a 3:40 amplió la renta baskonista a 10 puntos (64-54) y castigó la moral de un iurbentia Bilbao que acababa de sufrir otro varapalo en modo de lesión: malísimo gesto de la rodilla de Martin Rancik, retirado entre gestos de dolor.

    Pero el iurbentia Bilbao no había dicho aun su última palabra y, apretando en defensa y con aciertos clave en ataque, vivía y soñaba a 1:10 del final: 66-62. Con valentía, siguió apretando hasta plantarse 66-64 abajo a ocho segundos del final. Falta sobre Prigioni, que sólo acierta uno, y dos tiros libres de Huertas (“No fallo”, indicaba a sus compañeros). 67-66 a falta de 3,7 segundos. Vidal fue el más pillo y ganó dos segundos al reloj, acertando con el primer tiro libre y lanzando a fallar el segundo, dejando ya sin tiempo al rival. 68-66, sufrimiento, buen baloncesto y victoria local.

    ACBTV: La otra mirada

    Pablo Malo de Molina
    @MalodeMolinaACB
    ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con Saski-Baskonia S.A.D.
    Últimos artículos relacionados con C.D. Basket Bilbao Berri
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-