Artículo

Rumbo a Escandinavia
Francisco Javier García es un entrenador asturiano de miras abiertas. Consiguió su primer empleo por Internet y a sus 30 años conoce lo que es entrenar en Dinamarca, llegó a tener un preacuerdo como seleccionador júnior de Kuwait 'roto por motivos de seguridad-, y acaba de comprometerse con el Tapiolan Honka, equipo femenino finlandés, para la próxima temporada. Francisco emprenderá una nueva etapa en su carrera en Escandinavia, donde goza de un merecido prestigio


Francisco Javier García

Redacción, 7 Jul. 2002.- Francisco Javier García, 'Fran', es un entrenador gijonés de 30 años apenas conocido en España, donde su cota más alta ha sido dirigir durante unos meses en Liga Femenina 2. No obstante, el prestigio que le falta en territorio nacional lo tiene en Escandinavia, donde emprenderá en breve su segunda experiencia como entrenador.

Y es que Fran ha firmado por el Tapiolan Honka, 'un equipo femenino puntero en Finlandia, que siempre está entre los tres primeros de la liga y que el próximo año jugará competiciones europeas', según explica el entrenador asturiano. Pese a que en Finlandia el baloncesto no es un deporte muy arraigado, el club con el que se ha comprometido Fran García es 'bastante profesional, pues es el equipo femenino del campeón masculino en Finlandia, el Honka Playboys'.

Su fichaje por un club finlandés puede resultar extraño, pero Fran asevera que 'tengo buenos contactos y amistades en Finlandia y por ello y mi conocimiento del mercado europeo, me ofrecieron el cargo'. No obstante, la principal razón de esta exótica experiencia cabe encontrarla en el éxito de este entrenador español en una aventura anterior, no menos llamativa, pues Fran García ya se pasó un año dirigiendo a un equipo femenino en Dinamarca.

Corría el verano de 2000 y Fran 'estaba sin equipo, así que busqué ofertas de trabajo en internet y entré a la página web de un modesto equipo femenino danés, el Stevnsgade, les mandé el currículum, les gustó, me vinieron a visitar y me ficharon'. Le surgió la oportunidad de irse a un país desconocido y no la desaprovechó: 'tengo 30 años, si no hago locuras ahora no las haré nunca'. Más allá del espíritu aventurero, también influyó el sentido común, ya que 'en España el mercado de entrenadores es bastante limitado y tienes que buscarte la vida como puedas, para sacar algo de esto a nivel personal y económico debes abrir expectativas e irte al extranjero'.

Así hizo, pues. Y no le fue nada mal: 'éramos un equipo de media tabla y quedamos terceros, no jugamos la final por 3 puntos, me nombraron seleccionador cadete femenino... fue un año muy bonito'. Tuvo sus momentos malos, no obstante, pues 'es difícil adaptarse a un ritmo de vida completamente diferente, los días en Copenhague son bastante monótonos... y cortos, a las 4 desaparecía el sol'. Pese a estos contratiempos, Fran ha extraído 'conclusiones positivas, pues acabé adaptándome y me vino bien estar un año fuera de casa'.

Tanto es así que no ha dudado en repetir experiencia. A su retorno de Dinamarca, en la temporada 2001/02, se incorporó al Cinturón Verde de la Liga Femenina 2, pero abandonó el equipo en diciembre por motivos personales. Decidió probar en el extranjero de nuevo, y estuvo a punto de fichar 'por un equipo de la División de Honor femenina de Grecia, pero el entrenador, que tenía un ultimátum, empezó a ganar, a ganar... y se lo quedaron'.

No fue su única posibilidad de entrenar fuera de España, pues poco después 'llegó una oferta bastante buena de la Federación de Kuwait para que dirigiese la selección junior masculina'. La llegó a aceptar e incluso tuvo el contrato en su casa, pero todo se torció: 'la Embajada Española me aconsejó encarecidamente que no fuese, pues George Bush acababa de amenazar seriamente al llamado 'Eje del Mal' y había miedo a posibles ataques a Irak'.

Entonces surgió la posibilidad de fichar por el Tapiolan Honka finlandés para la temporada 2002/2003. 'Tenía ganas de repetir la experiencia de Dinamarca y decidí aceptar'. Se lanza a una nueva y difícil aventura, pues al lógico desconocimiento del idioma ( 'de finlandés, cero... menos mal que allí todos hablan inglés...) se unen las responsabilidades propias de un club acostumbrado a estar siempre entre los mejores.

'Es una responsabilidad importante, repetir o mejorar la trayectoria que ha llevado este equipo en los últimos años', explica. Eso sí, la presión no va a ser más alta por ser extranjero, pues 'la ideología de los clubes escandinavos proviene de la de los americanos; tienen mucho respeto por los entrenadores y si vienes de fuera te respetan aún más'. Por ello, el entrenador asturiano afirma que 'si trabajas con mucha dedicación y esfuerzo, te los ganas día a día'. Así lo ha hecho el yugoslavo Mihajlo Pavicevic, entrenador del Honka masculino y todo un estandarte en el baloncesto finlandés. 'Cuando estuve viéndole entrenar me impresionó, puedo aprender muchas cosas de él'.

Pablo Malo de Molina
ACB.COM



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos