Artículo

Europeo Junior: El Top 25
En un Campeonato de Europa Junior lo que cuenta, por encima de resultados, es vislumbrar a los que van a ser las estrellas del futuro inmediato. Malo de Molina ha elaborado su lista particular con los 25 jugadores más destacados del campenato, una lista repleta de extraordinarios proyectos que todo scout, profesional o aficionado, debería guardar a buen recaudo


Erazem Lorbek lanza ante la intimidación de Drago Pasalic


Roko Ukic rectifica en el aire


Costas Vasiliadis se prepara para lanzar un tiro libre


Sofoklis Schortsianitis anota a aro pasado ante Erazem Lorbek y Sasa Zagorac


Sasa Zagorac penetra a canasta

Redacción, 24 Jul. 2002.- El Europeo Junior de Stuttgart ha proclamado como campeón a Croacia y como decepción a España, pero ha encumbrado a muchos jugadores, la mayoría de los cuales tendrán mucho que decir en el futuro próximo del baloncesto europeo. Y quien sabe si mundial, pues la NBA sigue atentamente las evoluciones de todos ellos, como se pudo comprobar en Stuttgart, donde hicieron acto de presencia numerosos scouts y dirigentes de franquicias NBA.



A continuación detallamos los 25 mejores jugadores del campeonato (que no promesas), siempre bajo nuestro criterio subjetivo:



1. Erazem Lorbek (Eslovenia). 1984, 210cm, Olimpia Liubliana (2º equipo), Pívot

23,75 puntos, 10,76 rebotes, 76% tiros de 2

Ha sido el jugador más determinante durante el torneo. Máximo anotador con 23,75 puntos y reboteador con 10,76 rechaces por encuentro. Más allá de los números, fue verdaderamente el mejor. Puede jugar por dentro, tiene talento a raudales, pero también por fuera, gracias a su formidable mano y capacidad para hacer daño desde el poste alto. Magnífico en el pase, el dribbling y el bote, parece un base más. Inteligente, entiende muy bien el juego y actúa siempre con sentido y tranquilidad. Durante el campeonato tampoco dudó en asumir responsabilidades, decidiendo en las semifinales y errando en la final pero, lo que es más importante, atreviéndose. En defensa carece de una gran movilidad lateral, pero no parece suficiente hándicap para que no sea una estrella, incluso NBA. Eso sí, allá donde vaya echará en falta a su perfecto complemento, Sasa Zagorac.



2. Roko-Leni Ukic (Croacia). 1984, 190cm, KK Split, Base

17,9 puntos, 6,25 rebotes, 4,4 asistencias

Espectacular. ¡Qué talento y capacidad anotadora!. Recordaba mucho a Navarro por su fragilidad y velocidad, pero sobre todo por su instinto y sus fundamentos para resolver en ataque. Anota de todas las maneras posibles, con penetraciones y finalizaciones inverosímiles, con triples majestuosos tras dribbling o bote, incluso con 'bombitas'. Es además un buen base, dirigiendo al equipo y siendo un líder, si bien flojea algo más en defensa. Ganador nato, ha sido la clave del título de Croacia, si bien cuando él ha fallado el equipo no ha jugado a nada, ya que acapara muchos tiros y hace que el éxito conjunto dependa casi completamente de su nivel de acierto



3. Kostas Vassiliadis (Grecia). 1984, 196cm, PAOK Salónica, Escolta

20,9 puntos, 6,5 rebotes, 3 asistencias

Prodigioso escolta griego. Moderno, lo domina todo, no es un mero tirador. Gran manejo del balón, controla como pocos el tempo del partido y, por ello, puede actuar perfectamente de base. También contribuye en el rebote, algo a lo que le ayuda su buena condición física (no llega, no obstante, a los 2 metros que le data la organización). Muy buen tirador, si le dejas unos centímetros lanzará y anotará con buenos porcentajes, pero tampoco puedes defenderle encima pues tiene un muy buen cambio de mano y primer paso y va hacia dentro con velocidad y decisión, siendo habituales durante el torneo sus penetraciones culminadas en un potente mate. Pero, por encima de todo esto, lo que más ha entusiasmado de Vasiliaidis en Stuttgart y le ha elevado al número 3 ha sido su carácter. Ganador nato, incita a la grada a animar, motiva a sus compañeros, calienta el partido, protesta continuamente a los árbitros, provoca a sus rivales... todo con la suficiente mesura para que su equipo salga siempre beneficiado, nunca perjudicado. Ese carácter, unido a su calidad, le convertirá en una estrella



4. Sofoklis Schortsianitis (Grecia). 1985, 202cm, Iraklis, Pivot

19,9 puntos, 8,9 rebotes, 2 asistencias, 66% tiros de 2

Baby Shaq, por mucho que a él no le guste ese apodo y prefiera parecerse a Kevin Garnett. Mucho tiene que trabajar para ello, pues todavía es tosco y poco talentoso, pero aún así ha sido totalmente determinante. Tiene un físico privilegiado, mastodóntico. Apenas mide 2,02 -siendo generoso- pero tiene una inmensa masa muscular que le hacen parecer una montaña. Sabe usar maravillosamente su cuerpo, ganando la posición y superando así a sus rivales para concluir las jugadas en poderosísimos mates. No es excesivamente rápido pero tiene cierta agilidad para el rebote y definir bajo tableros. Es fiable desde los tiros libres y además dispone de un arma que le hace mucho más peligroso: un formidable pase que permite a sus compañeros definir cuando a él le sobremarcan. En esta categoría es imparable, pero la duda estriba sobre su futuro en el profesionalismo. 'Podrá seguir basándose exclusivamente en el físico y acabar siendo una estrella? Hay opiniones para todos los gustos



5. Sasa Zagorac (Eslovenia). 1984, 205cm, Olimpia Liubliana (2º equipo). Ala-pívot

14 puntos, 4,9 rebotes, 42% en triples

Una de las agradables sorpresas del torneo. Da la impresión de jugador tosco, fofo e incluso tonto, pero es increíblemente inteligente en la pista, es un dechado técnico y no se mueve con lentitud pese a que le vendría bien perder unos kilos. Tiene unos movimientos de espaldas al aro perfectos, un soplo de aire fresco en un baloncesto moderno en la que esa faceta se ve cada vez menos. No obstante, Zagorac también es capaz de definir en el poste alto, tanto por su gran capacidad para pasar (su entendimiento con Erazem Lorbek es perfecto) como para tirar. Su condición física probablemente le impida a ir a la NBA, pero destila clase por los cuatro costados y de seguir progresando puede ser una estrella europea.



6. Drago Pasalic (Croacia). 1984, 210cm, KK Split, Ala-pívot

15,8 puntos, 8,6 rebotes

Resulta sorprendente y llamativo ver jugar a este chico. Apenas juega de espaldas al aro (no lo hace mal, en cualquier caso), pese a medir 2,10. Es rápido para su altura, bota muy bien y pasa mejor, pero donde verdaderamente destaca es en el tiro. ¡Qué mano!. Anota triples con grandes porcentajes, pero especialmente marca diferencias por la velocidad de ejecución del lanzamiento. Parece un escolta, un tirador, pues además de esa rápida mecánica, es capaz de tirar tras bote e incluso dribbling. En defensa intimida y cierra bien el rebote. Debe fortalecer su juego ofensivo bajo tableros, pero lo haga o no, es un proyecto NBA



7. Mateo Kedzo (Croacia). 1984, 207cm, Plastik Split, Ala-pívot

16,1 puntos, 6,75 rebotes, 63% en triples

Salía siempre desde el banquillo, pero era totalmente decisivo. Junto a Ukic y Pasalic ha formado un tridente demoledor que ha llevado a Croacia al título. Tiene las mismas cualidades en el tiro que Pasalic, incluso siendo más certero. No en vano, ha finalizado el campeonato con el mejor porcentaje de triples (63,1%) y el tercero de tiros libres (85,2%). Físicamente más formado que otros rivales, se imponía bajo tableros por su fuerza. Tiene ciertos problemas en defensa, especialmente en cuanto a las faltas personales, pues es propenso a cargarse rápidamente.



8. Engin Atsur (Turquía). 1984, 194cm, Efes Pilsen (2º equipo), Escolta

22,3 puntos, 4,7 rebotes, 3,3 asistencias

Formidable anotador, lo tiene todo en ataque. Fantástico tirador, también resuelve bien penetrando hacia canasta, aunque tenga que hacer una finalización complicada. Domina muy bien el balón y tiene un dribbling y un cambio de ritmo excelente, aunque quizá le falta una mayor capacidad para doblar balones y asistir a sus compañero. Fue el líder de Turquía y obró el milagro de clasificar a un equipo vulgar para el Mundial de Malasia.



9. Aleksander Vujacic (Eslovenia). 1984, 196cm, Snaidero Udine (Italia), Escolta

14 puntos, 6,25 rebotes, 2,9 asistencias

Uno de los puntales de la selección de Eslovenia. Escolta con grandes dotes para dirigir y anotar, tiene un poderío físico considerable para la posición que ocupa. Tiene un carácter algo difícil, no acabó bien con su entrenador, el divorcio era evidente, y su equipo lo notó. Pero su clase es inestimable. Su dominio del balón y conocimiento del juego es muy bueno, pudiendo jugar de base. Especialmente determinante en contraataques y penetraciones, es perfecto en las finalizaciones. Ha estado errático en el tiro, ha lanzado mucho y con bajos porcentajes. No obstante, se ve que tiene una muy buena mano y que sus lanzamientos no son malas opciones.



10. Yotam Halperin (Israel). 1984, 193cm, Maccabi Tel Aviv, Escolta

23,4 puntos, 3,6 asistencias

Posiblemente debería estar más arriba, pero una inoportuna lesión de tobillo impidió su participación en la fase decisiva, jugando apenas unos minutos ante Lituania. Tiene una clase inmensa, con un tiro letal. No es un 'chupón' ni abusa de los lanzamientos, tira con mesura y siempre desde buenas posiciones, y por ello consigue porcentajes de acierto muy altos. Fue el segundo máximo anotador del torneo con 23,4 puntos, pero también ayuda en el pase y en el rebote. Su mayor hándicap es la falta de una gran explosividad y de una mecánica de tiro muy rápida, algo que posiblemente condicione su trayectoria.



11. Darius Silinskis (Lituania). 1984, 213cm, Zalgiris (2º equipo), Pívot

12,9 puntos, 8,5 rebotes

No estuvo en Mannheim y su presencia en el equipo supuso un importante salto de calidad que condujo a Lituania a las semifinales. Intimida como pocos, es fuerte físicamente, rebotea bien y además contribuye de manera importante en ataque. Tiene movimientos interesantes de espaldas al aro pero sobre todo un par de acciones bien aprendidas que culminan en un eficaz tiro de media distancia. Jugador muy interesante que, aunque bastante hecho, puede tener un futuro brillante de seguir evolucionando.



12. Stratos Perperoglou (Grecia). 1984, 198cm, Ilysiakos, Alero

16 puntos, 4,75 rebotes, 1 recuperación

Es el tercer eje de Grecia tras los carismáticos y determinantes Schortsianitis y Vasiiadis. Él tiene un papel menos brillante pero igualmente decisivo. Rebotea y defiende bien, realizando tareas poco visibles a primera vista. Es un formidable tirador, si tiene espacio anotará. Carece de una gran capacidad atlética pero no duda en penetrar por la línea de fondo si tiene oportunidad. Le encanta correr contraataques y fuerza muchos robos que propician transiciones rápidas.



13. Paulius Jankunas (Lituania). 1984, 202cm, Zalgiris (2º equipo), Ala-pívot

11,8 puntos, 8,25 rebotes

Parece bajo, incluso enclenque para jugar por dentro. Pero cuando muestra sus larguísimos brazos y saca a relucir su intensidad y agresividad parece que se va a comer el mundo. Es el mejor reboteador del torneo, quizá no estadísticamente pero sí realmente. Carga especialmente bien los rechaces ofensivos, donde aúna una gran capacidad y mucha inteligencia e intuición. Tiene además muy buenos movimientos y conceptos para definir en el poste bajo y también en el alto, donde hace gala de una muy buena mano.



14. Pape-Phillipe Amagou. 1985, 183cm, Le Mans, Base

14,9 puntos, 0,8 asistencias

Todo un portento físico en la dirección de Francia. Comenzó flojo, irregular, pero fue mejorando hasta convertirse en uno de los jugadores más determinantes del torneo. Aguó el campeonato a España con varias suspensiones espectaculares que dieron la victoria y el pase a Francia. Es fuerte, rápido, explosivo y tiene un gran manejo del balón. Muy buen tirador, destaca especialmente en suspensiones. Gran defensor gracias a su físico privilegiado. No es un gran director de juego, y por ello ha jugado bastantes minutos de escolta.



15. Rudy Fernández. 1985, 196cm, Joventut (EBA), Escolta

14 puntos, 43,5 % triples

El mejor de España. Comenzó de modo irregular pero su recta final del campeonato fue simplemente espectacular. Es un portento físico, con una velocidad, agilidad y potencia de salto que raramente se ven en jugadores blancos. Hermano de Marta Fernández, muestra igual desparpajo y decisión que ella en ataque, donde tira bien pero destaca por sus grandes penetraciones y finalizaciones de éstas y de contraataques. Buen dominio del balón y gran capacidad reboteadora, tiene también una buena actitud defensiva. Su futuro es esplendoroso.



16. Maciej Lampe. 1985, 207cm, Real Madrid (EBA), Ala-pívot

17,1 puntos, 10,2 rebotes

Vistas sus espectaculares estadísticas, más de uno se preguntará que hace tan abajo en este ranking. Lo cierto es que muchas veces los números engañan y, si bien Lampe demostró que puede ser determinante y una gran estrella en el futuro, no fue constante y quizá no tuvo una buena actitud. A veces se le veía algo cómodo, esforzándose poco y algo individualista, había quien apuntaba que egoísta. Lo cierto es que se escudó mucho en su buena mano y no se pegó mucho bajo tableros, donde podría haber hecho mucho daño. Eso sí, dejó acciones para la galería y una sensación de superioridad cuando apretaba el acelerador que hace pensar que el Real Madrid dispone de una joya. A destacar su rebote ofensivo, lo carga como pocos.



17. Hrvoje Gasparac. 1984, 182cm, Escolta

6 puntos, 41% triples

Fue el héroe de la final. Un buen jugador que, a lo largo de todo el torneo tuvo una actuación apta pero no sobresaliente, pero que merece aparecer en esta lista por sus soberbios dos últimos minutos en la final. Anotó dos triples, forzó la igualdad, robó el balón a falta de décimas y anotó, con una frialdad increíble, los dos tiros libres que valían un título. Es, como todos los croatas, un magnífico tirador. Pero también tiene un buen manejo del balón, ayuda al base, penetra con astucia... un perfecto complemento a las estrellas del equipo.



18. Danilo Smigic. 1984, 194cm, Olimpia Liubliana (2º equipo), Base

7 puntos, 2,5 asistencias

No comenzó muy bien el campeonato e incluso se lesionó durante la primera fase, perdiéndose dos partidos. No obstante, consiguió reaccionar y jugó una espléndida segunda ronda, siendo especialmente decisivo en las semifinales. No con puntos, sino con defensa, carácter y criterio ofensivo. Consiguió secar perfectamente a Vasiliadis y eso llevó a Eslovenia a la final. En ella fue la clave de la remontada eslovena y su dominio, pero una brecha le mandó al banquillo, le cortó el ritmo y propició la remontada de Croacia. No es un gran anotador, pero sí un muy buen base.



19. Domen Lorbek. 1985, 196cm, Olimpia Liubliana (2º equipo), Alero

10 puntos, 42% triples

El hermano pequeño de Erazem. Mide 14 centímetros menos y juega de alero, pero tiene igualmente un futuro brillante ante sí. Es un dechado técnico, con unos fundamentos muy pulidos y un tiro bastante más que aceptable. Tiene además un gran tren inferior, siendo un jugador explosivo y con una muy buena capacidad de salto. Además de por su aportación, ha llamado la atención por llevar unos pantalones casi a la vieja usanza, mucho más cortos que los del resto de sus compañeros.



20. Valdas Dabkus. 1984, 202cm, Zalgiris Kaunas (2º equipo), Alero

12,5 puntos, 5,1 rebotes, 2,1 asistencias

Fue elegido en el quinteto ideal, pero fue una decisión entendida por pocos. La organización apostó por un alero alto, puesto que dio poco de que hablar este campeonato, y además prefirió no elegir a dos jugadores de un mismo equipo. No obstante, y pese a lo extraño de su presencia entre los cinco mejores, Dabkus ha hecho un torneo más que aceptable, siendo el pilar ofensivo de Lituania junto a Jankunas y Silinskis. Es un alero muy completo, que tira bien, es rápido y puede penetrar, pero que también se desenvuelve bajo tableros y en el rebote.



21. Lukasz Koszarek. 1984, 187cm, PZKosz Warka, Base

13,6 puntos, 4,6 asistencias

Base explosivo e irregular. Ha tenido momentos espectaculares y otros ciertamente ridículos, en los que parecía no saber pasar el balón. Individualmente es talentoso, fuerte y decidido, es muy bueno en contraataques y penetra como un cuchillo en la zona rival. También es buen tirador. Eso sí, tiene problemas en la dirección. Ha firmado unos muy buenos números a lo largo del campeonato, y realizado partidos brillantes (por ejemplo ante España) pero, como en el caso de Lampe, a veces las estadísticas no lo dicen todo.



22. Gatis Jahovics. 1984, 198cm, Skonto Riga, Alero

17 puntos, 8,5 rebotes, 2 recuperaciones

El cuerpo técnico de la selección española habla maravillas de este chico de 17 años y ya con entradas. No estuvo muy bien a lo largo del campeonato, pero demostró tener un gran talento ofensivo. Buen tirador, quizá abusa demasiado de los lanzamientos de tres puntos. Tiene una interesante capacidad física y va muy bien hacia adentro, pudiendo finalizar las penetraciones con maestría. Ayuda en el rebote y en defensa y, por ello, ha jugado de '4' bastantes minutos.



23. Johan Petro. 1986, 210cm, INSEP, Pívot

8,3 puntos, 6,0 rebotes y 1,5 tapones

Para muchos, el mejor proyecto del campeonato. Es aún cadete y ya destaca, aunque se muestra todavía muy verde, con poco conocimiento del juego y cometiendo muchos errores, especialmente faltas tontas. Tiene manos muy blandas, se le escapan muchos balones, pero por el contrario es muy contundente cuando recibe en buenas condiciones, habitualmente consigue un 2+1. Lleva 3 años jugando al baloncesto y ya tiene buenos fundamentos ofensivos y una aceptable muñeca. Es un muy buen reboteador e intimida mucho por su potencia de salto y envergadura. Los ojeadores NBA no le quitarán ojo.



24. Vanim Panin. 1984, 200cm, Escolta

9 puntos, 4 rebotes, 90,5 % tiros libres

De lo poco salvable de Rusia. Un escolta que puede jugar también de base y que tiene buena capacidad física y también talento. Buena mano, como es habitual en los jugadores rusos, y habilidad para penetrar y anotar. No se le ha visto mucho, pues Rusia no ha jugado a nada y apenas ha dado tres pases seguidos, pero Panim ha despuntado y merece la inclusión en esta lista.



25. Marko Tomas. 1985, 196cm, KK Zagreb, Alero

8 puntos, 3 rebotes, 68% tiros de 2

Una sorpresa. Casi no tiene hombros, es extremadamente delgado y desgarbado, pero tiene un poderosísimo tren inferior. Penetra con fuerza y habilidad y tiene todavía potencia para finalizar con un potente mate. Gran dominio del balón y buena mano desde larga distancia, demostró tener mucho talento y un magnífico futuro.



Además de los citados, otros como Wojcieh Barycz y Piotr Stelmach (Polonia), Heiko Schaffartzik y Ofori Attah (Alemania), Yannick Bokolo (Francia), Halil Kutruza y Murat Kaya (Turquía), Martynas Mazeika (Lituania), Andris Biedrins (Letonia) o los españoles Txemi Urtasun y Jan Martín podrían entrar perfectamente en una lista de estas características


Pablo Malo de Molina
ACB.COM



Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-