Crónica

El Real Madrid se exhibe y se medirá al TAU Cerámica en semifinales (78-61)
Un baloncesto de equipo, sin fisuras e implacable. Ésa ha sido la receta de la segunda y decisiva victoria del Real Madrid, que avanza a semifinales tras ganar por 78-61 a un desconocido DKV Joventut (2-1). Se medirá al TAU Cerámica

78-61
2-1

EstadísticasListado de jugadas
CrónicaFotos del partido
Felipe: "Tenía ganas"Ricky: "Faltó algo"
ACBTV: ResumenACBTV: Bullock + Reyes
ACBTV: El partido de RickyDeclaraciones de Plaza




Raül López se escapa de la marca de Demond Mallet (Foto EFE)

Redacción, 23 May. 2009.- El Real Madrid se medirá al TAU Cerámica en semifinales tras eliminar al DKV Joventut en un desempate que le salió redondo. No en vano, el conjunto blanco recuperó sus mejores sensaciones y actuó como un rodillo para avanzar a semifinales con autoridad: 78-61.

Las nubes presidían Madrid este sábado, pero el equipo madridista lo vio todo claro. Un ataque disciplinado y en el que todos y cada uno estuvieron a la altura y una defensa inteligente que redujo al mínimo las armas de un DKV Joventut romo y que despide la temporada con una sensación agridulce, la de haber fallado el último día.

Juego equilibrado y de equipo para decidir en la primera mitad
Como en el choque inicial, la primera mitad resultó decisiva. Mientras la defensa blanca obligaba al DKV a buscar su suerte en los tiros lejanos, el Real Madrid buscaba el aro con continuidad y eficacia, haciendo mucho daño con sus pívots y con los espacios para sus hombres exteriores. En el minuto 14, ya habían anotado nueve jugadores y, con 27-21, Felipe Reyes era el máximo anotador madridista con apenas cinco minutos.

Cuando cinco puntos de Llull elevaron a 10 la cuenta de anotadores madridistas, el electrónico reflejaba ya una decisiva ruptura: 44-28. El control local era total, con ocho hombres entre 4 y 8 puntos, apenas dos pérdidas y un abrumador aplome en el rebote (18 rechaces locales y 0 ofensivos para el visitante DKV Joventut).

Los verdinegros sólo podían responder a base de intentos triples, 5/14 en la primera mitad, y Pau Ribas y acciones esporádicas de Ricky como armas ofensivas. Sólo Hernández-Sonseca y Moiso oponían algo de resistencia interior y el DKV estaba perdido. Probaba una zona 1-3-1, cargar balones a Moiso, contaataques... pero no le salía nada.



El DKV Joventut redujo de -22 a -12 pero no fue suficiente
Lo único bueno para el DKV Joventut es que le quedaban 20 minutos para intentar enmendarlo. Pero no había manera: Bullock respondió a los primeros impulsos verdinegros y puso una nueva máxima: 22 puntos (57-35).

Los puntos de un gran Luka Bogdanovic daban un halo de esperanza a los catalanes, con un parcial 0-7 y –15 (57-42) a 12 minutos del final. Pero la entrada de Felipe Reyes y un alley-oop sobre Massey sobre la bocina al final del tercer cuarto elevaban la diferencia (61-44) mientras Ricky se lamentaba en el banquillo.

Pero el DKV Joventut se resistía y con cinco puntos de Laviña, volvía a soñar (61-49). Marko Tomas aparecía con un triple y dos rápidos contraataques blancos acababan de sentenciar el envite (68-52 a 5 minutos). La Penya recuperó a Ricky en pista pero ya no tenía nada que hacer y el Real Madrid acabó prácticamente replicando el resultado del primer encuentro (78-61 ahora, 79-62 entonces).

¿Y Ricky?

Si había un jugador bajo lupa este sábado, ése era Ricky Rubio. El genial base estaba siendo observado por numerosos scouts y representantes de la NBA, en el que podría haber sido su último partido en Europa. Y aunque tuvo momentos geniales, su actuación fue muy irregular.

La primera jugada del partido, una perfecta penetración con asistencia a Hernández-Sonseca, define a la perfección lo que es Ricky. También lo hace su pase por la espalda a Ferran Laviña para culminar un contraataque. Pero fueron sólo ‘flashes’, momentos aislados en un partido lejano de sus mejores actuaciones.

Ricky estuvo, quizá, nervioso. Intentó un triple en carrera y otro tras bote, que no están entre sus mejores armas, y no logró abastecer de balones a Hernández-Sonseca y Moiso, sus mejores aliados sobre la pista y muy bien defendidos. De hecho, la defensa del Real Madrid sobre el letal bloqueo directo de Ricky y los pívots fue excelente.

Ricky se fue al banquillo a falta de 1:56, ya con el partido perdido, y recibió el aplauso de Vistalegre. Su estadística, 6 puntos (1/2 de dos, 1/4 de tres y 1/2 tiros libres), 2 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones, 5 pérdidas y 8 de valoración en 25:35.

Pablo Malo de Molina
@MalodeMolinaACB
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos relacionados con Club Joventut Badalona S.A.D.
Resto de la jornada



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos