Artículo

Gonzalo Sagi-Vela: Estirpe demente
La cantera estudiantil ha dado al baloncesto muchos y buenos jugadores. Entre ellos, uno que representa a la perfección el espíritu colegial es Gonzalo Sagi-Vela, fiel a la filosofía del club durante muchos años. Jorge Dioni López nos acerca un poco más la figura de uno de los históricos del Estudiantes


Gonzalo Sagi-Vela, un jugador distinto (Foto clubestudiantes.com)

Dicen que ha muerto Garibaldi. Garibaldi, uh! Garibaldi, uh! Garibaldi, uh! uh! uh! La Demencia, que entonces no se llamaba Demencia sino “la clá”, mostraba a Garibaldi, un esqueleto usado para las clases de anatomía del Ramiro, para asombro del equipo contrario. La Demencia surgió a finales de la década de los cincuenta con su lema, ”la demencia es la madre de la ciencia”, y sus cánticos mordaces, mucho más mordaces cuando se trataba del Madrid y, sobre todo, del Madrid entrenado por Pedro Ferrándiz. Los cánticos de la Demencia, la apuesta por la cantera, a pesar de las periódicas sangrías, o asumir la desventaja de no contratar extranjero son las cosas que han hecho de Estudiantes un club diferente, un club del que Gonzalo Sagi-Vela se sigue sintiendo orgulloso. “Si no se cambia la mentalidad, estaremos siempre uno, dos o varios peldaños por debajo del resto de equipos. Pero, ojo, que yo no quiero que se cambie”. Gonzalo Sagi-Vela recibía todos los veranos ofertas para dejar el Ramiro. Real Madrid, Joventut, Barça, Picadero o Kas querían fichar a uno de los mejores tiradores de la Liga. Le costó diez años decir que sí. “Tenia a la familia, la novia, mi estudios de Químicas, existía el derecho de retención y después estaba el club, con el que me sentía muy identificado”.

Gonzalo Sagi-Vela comenzó a jugar al baloncesto en el Maravillas, un colegio madrileño que pronto comenzó a compatibilizar con la cantera del Estudiantes. “Jugaba el campeonato escolar con el Maravillas y el federado, con el Estu”. Como siempre en la historia del Ramiro, llegó a la primera plantilla en un momento complicado. Tras unas buenas campañas, se habían marchado Vicente Ramos y Aíto García-Reneses y el club tuvo que echar mano de la cantera que, como también suele suceder en el club estudiantil, tenía un nivel muy alto. Con el equipo juvenil, Gonzalo venía de ganar el campeonato de España en Cáceres frente a Vallehermoso. Sagi-Vela se encontró con su hermano José Luis y, junto a Víctor Escorial, formó la nueva escota del irreductible Juan Martínez-Arroyo. La dirección de Ignacio Pinedo en el banquillo dio continuidad deportiva y tranquilidad clasificatoria al Estudiantes, a pesar de la constante sangría que seguía sufriendo. Durante esos años, se fueron los hermanos Estrada, Escorial y el hermano mayor, José Luis, que aceptó la oferta del Kas, pero el equipo mantuvo un buen nivel e incluso Sagi-Vela fue máximo anotador en la 71-72, una temporada en la que la mayoría de la plantilla era junior.

A finales de los sesenta, el baloncesto español tenía poco que ver con el que había sido a principios de la década. El interés por el nuevo deporte había elevado la cantidad del dinero en movimiento y el profesionalismo, aunque oculto, era un hecho. Casi todos los clubes ya contaban con cancha propia, un patrocinador junto al nombre tradicional y un americano en sus filas. El Estudiantes y el Joventut se resistían. “Éramos un equipos de estudiantes. Nos daban un complemento para ir a entrenar pero no era extraño que, en septiembre y febrero, faltara gente”, comenta Sagi-Vela. Lo primero en llegar fue el pabellón cubierto, el Magariños, que vino a sustituir a la Nevera, “aunque también hacía mucho frío en el nuevo”, precisa Gonzalo. La llegada del patrocinador, una marca de gaseosas, provocó tensiones y dimisiones, lo mismo que el fichaje del primer americano, Ron Taylor, del que Sagi-Vela tiene un gran recuerdo: “era un jugador imponente porque era una bestia físicamente. Teníamos dos o tres jugadas ensayadas en las que me quedaba solo para anotar”.


Todo clase y recursos (Foto clubestudiantes.com)

El año siguiente, fue un año especial para la familia. Con el regreso de José Luis y el ascenso desde la cantera de Alfonso, los tres hermanos coincidieron en el primer equipo de Estudiantes. Sin embargo, para el club, fue uno de los años más complicados. No se acertó con el sustituto de Taylor. Everett Fopma no estuvo a la altura y, en aquellos años, el americano era un factor decisivo. También se había retirado Juan Martínez Arroyo y las lesiones mermaron las actuaciones de los Sagi-Vela. “No se acertó con el americano. En aquellos tiempos era una lotería porque fichabas por fotos. En Estudiantes no había dinero para ir a verlo jugar a Estados Unidos. Los fichajes se hacían porque alguien te decía que conocía a alguien que era bueno y no costaba mucho”. El club se salvó por un final de Liga pletórico, con regreso de Martínez Arroyo incluido, en el que incluso se logró un triunfo en el Palau ante el Barça y una victoria agónica ante el Manresa. La temporada siguiente, también con los tres hermanos en el equipo (algo que sólo ha conseguido la familia Margall), se consolidó un nuevo cambio generacional. Vicente Gil, López Rodríguez, ‘Patas’ Beltrán, o Pinedo II, tras algunos problemas, llevaron al Estudiantes, de nuevo, a los primeros puestos de la tabla.

El Milagro de Sant Josep

Gonzalo Sagi-Vela decidió que era el momento de irse, sólo físicamente, por supuesto. “Pensé que había llegado el momento de sacar algo de rendimiento al baloncesto. Elegí el Joventut porque era y es el club más parecido a Estudiantes y había sufrido una desbandada porque acababa de ganar la Liga. Además, tenía 29 años y ya no era tan interesante para el Madrid o el Barça. No recuerdo si tuve ofertas de ellos”. Sagi-Vela llegó a un Joventut en plena marejada interna y en medio de una crisis económica considerable. Su madurez tenía que asentar definitivamente a la generación del Matraco, Margall, Bosch, Delgado o Ferrer y a la siguiente, donde ya apuntaban Villacampa o Soler. Tras una primera temporada para olvidar, en la que la Penya no optó a ningún título, llegó el primer gran triunfo europeo del Joventut, la Korac del 19 de marzo de 1981.

“Fue un milagro. Uno de esos partidos que ganas una vez entre un millón”. A pesar del factor cancha, la final se jugaba en el Palau, el Carrera Venecia de Dalipagic, DellaFiori o Haywood llegaba como favorito. La Penya salió con Sagi-Vela, Margall, Skinner, Santillana y Galvin. Tras una buena primera parte, los italianos salieron en tromba y Dalipagic, ayudado por el gigante Serafín, logró poner al Carrera hasta 10 puntos por delante. La ventaja se detuvo gracias a una mayor intensidad defensiva pero, por contra, las faltas iban acumulándose para los titulares verdinegros. Margall y Skinner se fueron al banco antes de tiempo. A falta de minuto y medio, la Penya perdía de ocho puntos y, quedando 40 segundos, de seis. “Era muy complicado porque no había tiros de tres ni se podía recurrir a las faltas porque no había bonus. Ellos perdieron un par de balones y logramos la prórroga”. Quedaba un segundo y siete décimas. Joe Galvin, viendo que los italianos no dejaban recibir a Santillana ni a Sagi-Vela, fue a recibir y se la jugó. “Cuando empatamos, nos dijimos que si habíamos llegado hasta allí, el partido no se nos podía escapar”. En la prórroga, Santillana y Delgado también fueron eliminados pero el Carrera mostró un gran nerviosismo. En la última jugada verdinegra, con dos abajo para la Penya, Sagi-Vela (27 puntos) encestó y tuvo un tiro adicional. Fue el punto de la Korac.

Pero el triunfo no tuvo continuidad. La siguiente temporada, el club quiso prescindir del histórico Santillana y la decisión provocó una división en la que Sagi-Vela se posicionó al lado de su compañero. “Fue un año complicado por lo de Santillana. Querían cepillárselo y no entendía porqué. Yo venía del Estudiantes, un equipo donde lo más importante era la camaradería y no fue ir en contra de Comas o de la directiva, sino estar al lado de mi compañero. Si nos hubiera reunido y dado una explicación pues quizá lo hubiera aceptado pero no dijeron nada y, como no lo entendía, me manifesté en contra de algo que consideraba injusto”. Los problemas internos le costaron el puesto a Comas y la temporada de la Penya fue para olvidar pese a los refuerzos de López Rodríguez, Querejeta y un jovencísimo José Antonio Montero, llegado de la cantera estudiantil. Quintos en la Liga y primera ronda en la Korac, donde defendían título. El siguiente año se repitió el fracaso deportivo pero, con una nueva directiva y Jack Schrader de entrenador/jugador, se pusieron los mimbres para futuros éxitos. “Fue un año de transición. Jack calmó las aguas y, aunque tuvimos los mismos problemas a nivel deportivo, todo lo demás estuvo más tranquilo”.


Sin duda, era otra época (foto clubestudiantes.com)

Sagi-Vela dejó Badalona con 33 años y tenía claro que, tras las vacaciones, iba a empezar una nueva vida lejos de las canchas. Sin embargo, en la playa, recibió la llamada Moncho Monsalve, entrenador del Caja de Ronda que lo convenció para aplazar su retirada y seguir vistiendo de corto. “Fueron dos años muy bonitos, aunque el segundo descendiéramos. Recuperé la ilusión que, un poco, había perdido con los problemas en el Joventut gracias a los compañeros, Nicolau, Germán, Morti, Pozo o Gallart y a la afición que era extraordinaria. Y lo sigue siendo. El segundo año, hubo cambios y bajamos pero tengo muy buenos recuerdos de esos años”. Tras la retirada, la vuelta a casa, al Ramiro, a la grada del Magariños, el Palacio de Deportes, Vistalegre o el Arena. “Suelo quedar con ex compañeros, Bergia, Íñiguez o Escorial. Tenemos el mismo sello. Somos personas normales que no medramos y que estamos donde nos necesitan”. Casi no se ve pero hay orgullo en esas palabras; orgullo demente.


Gonzalo Sagí-Vela Fernández-Pérez
Madrid, 25 de febrero de 1950
Escolta / Alero 1,85

Trayectoria deportiva
Formado en las categorías inferiores de Estudiantes
Estudiantes (1968-69 / 1978-79)
Joventut (1979-80 / 1982-83)
Caja de Ronda (1983-84 / 1984-85)

Selección Española
79 partidos internacionales

Palmarés
Medalla de plata en el Campeonato de Europa de 1973
1 Copa Korac (1980-81)

Otros logros
Máximo anotador de la temporada 1971-71 con 475 puntos en 22 partidos
Medalla de plata al mérito deportivo

Jorge Dioni López

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos