Artículo

Crossover, un cambio de ritmo y dirección en las revistas de baloncesto
Escribir de lo que nadie escribe y descubrir la esencia del baloncesto es lo que proponen Rubén Alcaraz y Antonio Gil en Crossover. Una revista original y diferente que tiene en el streetball y las calles su leitmotiv


Portada del número 1 de Crossover, con Darren Phillip como protagonista

Redacción, 13 oct. 2009.- No son nuevos en el oficio, pero tienen la ilusión del que empieza. No es para menos porque Rubén Alcaraz y Antonio Gil han puesto en marcha un proyecto tan innovador como atractivo. Ellos dos son los ideólogos y redactores de Crossover, una publicación que significa una nueva apuesta por el baloncesto.

¿Qué es Crossover? Para quien todavía no la conozca, Crossover no es una revista al uso; su base es el baloncesto en esencia, el baloncesto de la calle o streetball y, por lo tanto, aporta al mercado de las publicaciones de baloncesto algo que no existe. Para Rubén Alcaraz “Crossover es un cambio de ritmo y de dirección con respecto al resto de publicaciones de baloncesto que hay en España. Queremos darle un toque diferente, porque el resto de revistas no cubre un hueco que si cubre Crossover y donde la gente puede estar interesada”.

Antonio Gil, redactor de Gigantes, tiene claro que ese hueco que ocupa la revista es “el que posiblemente está más a la vista de todos pero al que muchos le dan la espalda y que es la calle. La gente se fija en ACB, se fija en NBA y no se da cuenta de dónde vienen muchos de esos jugadores”. Y es que para Antonio Gil “muchos de los que hoy son ídolos en realidad han nacido y crecido en las calles y en un ambiente que es muy desconocido y muchas veces criticado por lo anárquico, pero en realidad es de donde sale todo.” Por eso, ambos coinciden en que en Crossover quieren “enseñar de dónde sale todo”.

Aunque nueva, Crossover recoge la voluntad y esfuerzos de Rubén Alcaraz años atrás. “Surge de una idea anterior que tuve pero que no surgió porque se trata de un proyecto bastante bestia y una persona sola es imposible. Luego Antonio me comentó que había surgido una nueva posibilidad y entonces entre los dos, con lo que nos conocemos, con lo que sabemos, creímos que somos las personas adecuadas para llevar un proyecto de este tipo”. Sin embargo, Antonio destaca que Crossover es el algo más que el trabajo de dos personas. “Contamos con la ayuda de la gente que nos echa una mano, porque muchas veces desde fuera se puede pensar que es un trabajo de una o dos personas pero por detrás hay muchas horas, meses de trabajo y mucho messenger”, afirma.

Ambos redactores son unos apasionados del baloncesto y del mundo del streetball por lo que no les faltan experiencia, referentes y conocimiento para llevar adelante una revista que tiene en publicaciones internacionales algunas de sus fuentes de inspiración. “Intentamos pillar las cosas que nos gustan de otras revistas… inspiraciones, pero no copiamos. Nos puede inspirar desde Slam, Bounce, la revista francesa Reverse, hasta una revista que no sea de baloncesto pero que tenga una idea que se pueda exporta al baloncesto y, más en concreto al streetball”, declara Alcaraz.

Pese a que ocupa gran parte de sus contenidos, la revista se aleja de ser una publicación exclusiva de streetball y como Antonio Gil señala “el publico a quien va destinada la revista es mucho más extenso de lo que parece. A priori, parece que es un público muy definido a la gente que juega en playgrounds, juega en cemento, pero en realidad nosotros ofrecemos contenidos que pueden llegar a todo el mundo. Nuestra idea es ofrecer algo de interés a nuestro público cercano y abrir puertas a la gente que quiera conocer un poco más lo que es el streetball”. Para Antonio “es más gratificante que alguien que venga y te diga “oye no tengo ni idea de streetball, pero me ha gustado un montón a la revista””


Antonio Gil y Rubén Alcaraz, creadores de la revista Crossover (Foto Aitor Bouzo/enCancha)

Pese que en el mundo de las publicaciones no se vive el mejor momento, ellos retan a la adversidad y lanzan una propuesta diferente y atractiva que está teniendo una gran aceptación. “La respuesta ha sido buena porque ha gustado la idea. La idea es buena y la gente ha querido implicarse”. Para Rubén Alcaraz, todo tiene un proceso y Crossover no iba a ser diferente. “Las cosas no siempre son fáciles y aunque parezca que no, los tiempos influyen, si lo hacen y ahora no son buenos. Al final hemos podido sacar este proyecto adelante y cada vez intentaremos sacar un producto mejor porque tenemos unos contenidos que nos son fáciles reencontrar en Internet y que en Crossover sí puedes encontrar”.

Antonio Gil es contundente y señala que en Crossover los lectores “pueden encontrar cosas que ni siquiera se imaginan que existen. Como que hay torneos de streetball en Japón como los hay en Palestina o Kuala Lumpur. Se pueden encontrar que después ser campeones de la NBA hay jugadores que han participado en torneos de barrios que son pequeños y a los que no son fáciles des acceder”.

Cosas que no nos imaginamos como que un ex jugador ACB como Darren Phillip es toda una estrella del baloncesto en la calle. “Darren Phillip es un jugador muy conocido en EE.UU. sin jugar en la NBA porque es uno de los mejores jugadores que juegan en la calle en verano. Aquí se le conoce como jugador ACB por su juego, pero es un producto de las calles”, señala Alcaraz.

Si uno de los puntos fuertes de Crossover son sus contenidos, otro de ellos es la original fórmula elegida para darse a conocer. Con un sitio web propio www.crossovermag.es, constantes referencias en portales especializados y el uso de las redes sociales, Crossover no entiende de barreras a la hora de publicitarse. “Los tiempos que corren son los que mandan. Nos parece mucho más rápido entrar a la gente por Internet, a través redes sociales o páginas como ACB.COM que nos están abriendo los brazos y prestan atención a nuestro trabajo. Creo que es lo más efectivo. Internet es aquí y ahora”, dice Antonio Gil.

¿Cómo se puede conseguir Crossover?, Antonio Gil nos lo enseña: “Se puede ver y leer en nuestra página web www.crossovermag.es, ahí puedes leer el número actual y los anteriores; se puede descargar en formato pdf y guardarlo en disco duro o se puede tener en formato físico en papel. Además, se puede encontrar de forma gratuita en tiendas especializadas que aparecen en nuestra web y la última opción es suscribirse a través del sitio web y recibes por 12 euros al año los 4 números de la revista”. Una cantidad de la que los ideólogos de Crossover no obtienen beneficio porque “es una publicación gratuita y estos 12 euros son los que nos cuesta enviar la revista. Suscribirse es por tener la seguridad de que la tienes y no por el coste del producto”, señala Antonio Gil.

En la calle ya hay dos números de Crossover, el primero con Brandon Jennings de portada y el segundo, publicado esta misma semana, en el que el ex ACB Darren Phillip es el protagonista principal. Dos números cargados de buenos contenidos y que son toda una declaración de intereses de lo que puede ofrecer esta interesante revista. “Nuestra idea cuando nació Crossover era que nuestro primer número tenía que ser, como nosotros decimos, un “pepino” y el número 0 consideramos que fue un pepinazo porque tuvimos muchas suerte de poner en portada a Brandon Jennings y que organizara toda la polémica sobre Ricky Rubio por irse de la boca”, comenta un Antonio Gil que se muestra todavía más ilusionado con los números que están por venir.“Teniendo en cuenta que el número 0 había sido un pepino, el siguiente tenía que ser mejor y así sucesivamente y hemos puesto todo lo que está en nuestras manos para que el siguiente número, el de Darren Phillip en portada, esté por encima del anterior y creemos que así ha sido”.

Esta es la oferta de Crossover, una revista joven, fresca, original y que promete llegar donde nadie lo hace y ofrecer lo que nadie se atreve.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos