Artículo

Ma che cosa fai, Napoli?
Los aficionados del basket europeo siguen ojopláticos tras ver cada fin de semana los resultados de la LEGA. ¿Pero qué le pasa al Martos Napoli? Lo último, un 172-70 adverso ante el Avellino. De los Damon Jones y Robert Traylor a una panda de chavales de 15 a 17 años con ilusión pero sin físico para competir en la élite. La lluvia de récords no cesa, los números siguen impactando y la pregunta es una: ¿hasta cuándo?


El Napoli, a la deriva

El último récord

Con indiferencia, casi con lamento, se informa este lunes en la prensa italiana del escandaloso 172-70 que le endosó el Air Avellino al Napoli. Lo que hace unos meses hubiera sido noticia de portada de diarios generalistas y, muy posiblemente, la mayor exhibición vista jamás en Italia se quedó en una simple anécdota. Una más del carrusel de sucesos inéditos y sorprendentes que va de la mano del Martos Napoli esta temporada.

Fue un partido de hombres contra niños. El contraste de talento, inmenso, sólo era superado por la diferencia en el físico de cada conjunto, lo que provocó que el conjunto local, sexto en la tabla y con miras altas, se pasease a sus anchas ante el voluntarioso cuadro napolitano. Y eso que los visitantes, un equipo compuesto por juniors, parecían apelar a la heroica en los primeros compases del choque, con un 16-11 inquietante para Avellino, casi obligado a arrasar a su oponente por los precedentes previos.

Resultó un espejismo. Un 27-4 permitió que el primer parcial concluyese con 43-15. En el segundo cuarto, los locales bajaron el ritmo en ataque (78-31) antes de la avalancha final, con 96 puntos tras el descanso, hasta el 172-70 definitivo. 102 de diferencia, la máxima renta de todos los tiempos en la Lega, así como nuevo tope de puntos conseguido por los de casa.

El Air Avellino tuvo a diez jugadores en dobles figuras en anotación y a nueve con 19 puntos, como mínimo, de valoración, disparándose la cifra final hasta los 274, por 16 de su rival. No es sólo que los locales anotasen a su antojo en prácticamente cada posesión (77,7% en T2), sino que, cuando se fallaba, el rebote era de ellos, con 25 ofensivos y un surrealista balance final de 75-14. Sólo Filip Dylewicz, en 19 minutos, capturó más rebotes (21) que todo el equipo adversario.

Los juniors del Napoli pudieron al menos irse con la cabeza alta por ser capaces de anotar 70 puntos, su récord desde que les tocó la papeleta de defender la elástica napolitana hasta final de temporada. Y, por encima de ello, se ganaron por su lucha y garra hasta el final, a pesar de su infinita inferioridad, el cariño de los aficionados locales, que aplaudieron sus canastas y ovacionaron a los chicos al final del choque. ¿Consuelo suficiente tras tanta tormenta?


El proyecto, ilusionante en su comienzo

Lo deseado

Los orígenes de este auténtico sinsentido se remontan al pasado verano. Una noticia bomba ilusión de repente a los aficionados al baloncesto de la ciudad. Un proyecto dirigido por Papalia decidía asentarse en la ciudad, cambiando Rieti (el Nuevo Sebastiani Basket surgió de las cenizas del histórico club que fue finalista de la Korac en el 80) por Nápoles e ilusionando en el mercado estival por la ambición de la nueva etapa, que llenaba el hueco dejado en la ciudad tras el descenso del Maione Napole.

Se anunció un acuerdo con el patrocinador Martos y se habló de unos cimientos muy sólidos, que permitían apostar por jugadores de renombre. Sonaron Morandais, Pooh Jeter y John Lucas, por citar a tres ex ACB, aunque acabaron vistiendo la elástica celeste a lo largo de la campaña jugadores contrastados como Robert Traylor, Damon Jones, Travis Best, Armands Skele, Roberto Gabini, Davide Bonora, Dragisa Drobjnak o Dimitrio Tsaldaris.

Nada hacía intuir la crisis que se avecinaba, a pesar de los dos puntos de penalización que dejaba de herencia Rieti. Los resultados no llegaron, con 10 derrotas en 10 partidos, aunque naturalmente con resultados menos abultados y avergonzantes que los actuales. El clima estaba ya enrarecido y se comenzaba a hablar en los medios de problemas financieros. En diciembre, el escándalo saltó. Los jugadores no cobraban su mensualidad y, el día 15 del último mes de 2009, se suspendieron los entrenamientos. Estallaba el caos.

“Esto no es un desastre. Hemos sido honestos presentando informes detectando los problemas para no acumular deudas irreparables. Nuestras deudas son insignificantes para lo que es el deporte profesional”, afirmaba el presidente del club, que aprovechaba para criticar a las instituciones por no ayudar económicamente al club, a la vez que sacaba pecho por su implicación: “Me he gastado aquí tres veces más que en Rieti”.

Tras la suspensión de entrenamientos, los sucesos se precipitaron. Llegó la temida sanción de 6 puntos (equivalente a tres victorias) por las deudas. A continuación, se amenazó con no jugar ante Teramo, se marcharon los jugadores extranjeros, luego los nacionales también abandonaron la nave. Finalmente se decidió, para al menos asegurarse la plaza en la Lega Due en la siguiente campaña, finalizar la temporada, aunque fuese a base de juveniles y de aceptar prolongar la humillación varios meses más.


Lottomatica Roma, sin piedad

La realidad

La mayoría aún no puede ni votar pero les ha llegado, mucho antes de tiempo, la oportunidad de debutar en la élite. Que sí, que es un sueño, que es la ilusión máxima que un amante del baloncesto puede tener, el de estrenarte en la élite joven y en tu casa, pero, sin un mínimo de experiencia y con un equipo tan limitado, las consecuencias están siendo catastróficas.

Excepto Spippoli, un 2,11 de 28 años con presencia testimonial, todos han nacido entre el 91 y el 94. Los Gunnella, Onofri o Cattani se han visto, algo impensable hace unos meses, con sus ídolos en una cancha, luchando de tú a tú. Algunos han jugado sin complejos, como Ciavarroni o Giovannelli (12,3 puntos por partido) e incluso otros, como Marco Pontillo, (con sólo 15 años, mostró su desparpajo con 13 puntos este fin de semana) serían tratados de promesas ilusionantes si no hubiesen debutado en estas circunstancias.

En su primer encuentro, la ilusión contagió a todos, radiantes por la posibilidad de ser héroes por un día o incluso unos meses. Sin embargo, los guiones de Hollywood con final feliz no tienen cabida en la Lega y un equipo con un buen número de jugadores que oscilan entre el 1,75 y el 1,80, despertó de su sueño de hadas de forma abrupta, con un 54-124 ante el Angelico Biella que suponía la mayor diferencia registrada en la historia de la LEGA.

Esta ha sido la tónica desde entonces del voluntarioso conjunto napolitano. Los sueños se tornan en pesadilla cuando el balón está en el aire y los partidos siguen un guión similar. Los técnicos rivales reservan a sus estrellan y dan minutos a todos los jugadores que aprovechan para aumentar sus promedios –ya han caído varios MVP entre sus rivales; el último, el de Porta- en partidos cuyo único interés es ver qué récord cae. Frente a la Lottomatica Roma, en la Jornada 13, se estableció uno nuevo de anotación y de diferencia, con el increíble 138-37 final, sólo comparable al impactante 225 a -21 en la valoración del choque.

El Scavolini tuvo más piedad y ni siquiera pudo doblar a su rival (126-64), aunque el Cantú se mostró inclemente al fin de semana siguiente. Su 17-70 del descanso parecía oler a otro récord descomunal, pero tras el descanso bajaron el ritmo para acabar ganando por “sólo” 91 puntos: 37-128. Era el imparable Montepaschi Siena, que lleva 36 victorias consecutivas en la LEGA entre la pasada temporada y la actual, el que parecía que rompería todos los guarimos habidos y por haber ante los imberbes napolitanos, aunque su 49-143 se quedó a medio camino del récord que sí ha conseguido el Avellino, en el último capítulo de un esperpento que parece no tener fin.

Seis partidos para la historia
RIVALRESULTADOVALORACIÓN
Angellico Biella54 - 12434 - 176
Lottomatica Roma138 - 37225 a -21
Scavolini Pesaro126 - 64166-41
NGC Medical Cantú37 - 1283 a 189
Montepaschi Siena49 - 1437 a 230
Air Avellino172 - 70274 - 16
MEDIA ACUMULADA51,8 - 138,510 - 210



Dino Meneghin, muy crítico (Foto EFE)

Las consecuencias

La competición queda enrarecida, con un resultado cada escandaloso cada fin de semana, quedando por completo desvirtuados todos los récords de antaño, saltados por los aires cada fin de semana. El presidente afirmó estar “orgulloso” de los juveniles que defienden el honor del equipo, pero la decisión de mantener al equipo en la competición le ha costado un aluvión de críticas. Las primeras, la de la propia ciudad, inquieta por ver su nombre manchado y como objeto de burla.

El presidente de la Federación Italiana de Baloncesto (FIP) Dino Meneghin, con el apoyo incluso del CONI, del propio considera que el Martos Napoli es “un proyecto fracasado. Creíamos en las palabras del señor Papalia, de mover temporalmente el club de Rieti a Nápoles centrándose en la inversión para los patrocinadores y la ayuda de las instituciones. Espero que recapacite, renuncie al campeonato y se retire a reconstruir el equipo. Es indigno, un proyecto fracasado. Decir que no es decoroso es quedarse corto. Es una masacre. Además, estamos poniendo en peligro la reputación y opciones futuras de los buenos chavales que están en el campo. Se dice que podrían jugar en la Lega, pero cuando se pierde de cien puntos… puede ser muy perjudicial para su futuro”.

Valentino Renzi, presidente de Legabasket, muestra una postura diamentralmente opuesta, contraria a la de retirar al equipo de la competición: “Es evidente que la situación perjudica a todos, pero hay reglas que no contemplan esta hipótesis y debemos encontrar otra solución”. En cualquier caso, aún quedan 13 jornadas para el final del torneo liguero. Si la inminente resolución de la comisión del FIP no lo evita, el 0-30 parece cuestión de tiempo mas, en este caso, el camino será aún más tortuoso que la propia meta. Juventud, bendito tesoro. Para los rivales, claro.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos