Artículo

En la cabeza de... Diego Ciorciari
Perseverante en sus retos, Diego Ciorciari, capitanea ahora el buque menorquín. Guille Pérez se adentra en los pensamientos del base argentino. Sus inicios, su baloncesto, sus sueños. Al descubierto

La dirigencia de Ferro, tras la reunión de Comisión Directiva del jueves, le informó a la dupla Villanueva-Raffaelli que el club aceptó vender a Diego Ciorciari. . Chau a Ciorciari rezaba el titular del, por antonomasia, rotativo deportivo en Argentina. El Olé se hacía eco. “El que tenga pasaporte y pueda salir del país, que se vaya”, nos decían. El Ferro Carril Oeste argentino, entonces club de Diego Ciorciari (Santa Fe, 1980), inmerso en una crisis económica, confería vía libre a la marcha de sus jugadores. “Me tocó irme a Austria, con la liga ya empezada. ¡Imagínate! Un nueve de enero en mi país, a 50º de calor irme hacia allí que estaban a -20º y salía de entrenar y no encontraba el coche porque estaba debajo de la nieve. Esa experiencia me fortaleció. Yo sabía que estaba de paso y esperaba algún corte para dar el salto a una liga más importante. Solo fueron dos meses”.

Diego es un tipo afable, tranquilo. Con un discurso clarividente, emana su labia argentina cuando se expresa. Quizás, climatológicamente, un pelín exagerado. Remoto 2002 y los -20º austríacos. Ocho años después, pasea por la siempre seductora Menorca con su mujer Marisol y su hijo Gino, que ya empezó a jugar al baloncesto con tres años. El Menorca Bàsquet zarandea al son de Diego, que tras su paso por Italia y siete temporadas en la LEB, se siente importante en la ACB. En su plena madurez deportiva, nos adentramos en su cabeza.


De ahí vengo

Mano a mano con Scola. Recuerdo mi etapa en el Ferro con mucha alegría. Pienso en amigos y compañeros triunfadores en Europa como Federico Kammerichs o Luis Scola. Lo pasábamos muy bien y nos fuimos desarrollando en el club que tenía problemas económicos y apostaba por los junior. Eso favoreció a nuestro temprano desarrollo temprano.

El 'pichón' Ciorciari. Ese mote proviene de cuando en Ferro Oeste era el más joven de la plantilla. Cuando llegué, el speaker me puso ese nombre. El pichón es una cría de un pájaro y se me atribuyó por la edad. Con 17 años ya empezaba a tener minutos con los mayores.

Volver. Cuando voy a Argentina de vacaciones siempre paso muchas horas en mi club de inicio antes del Ferro. Se llama Rivadavia Juniors y se practica el básquet pero desde una vertiente amateur. Admiro a mis amigos y hermanos que juegan solo por amor a esa camiseta. Ojalá pueda retirarme ahí.

Asentado en Maó

Pasión alentadora en Bintaufa. En Menorca el público siente mucho el baloncesto. Ellos saben que tenemos nuestras dificultades y nos transforman. Nos dan es plus de agresividad que permite que defendamos, corramos y juguemos de una forma alegre que a este equipo y a mí nos va muy bien.
La extensión de Paco Olmos
Pareja de hecho. Un matrimonio inseparable donde la confianza es mutua. La prolongación en cancha de la pizarra de Paco Olmos se llama Diego tras ir de la mano en sus etapas LEB en Calpe y Melilla. Paco me ha demostrado ser el entrenador más humilde que he tenido nunca. El que más curra durante la semana. El que mejor prepara los partidos. Tiene un don para saber qué es lo que mejor hace el rival y busca maneras de neutralizarlo. Destaco su facilidad para llevar el grupo y hablar con los jugadores. Ahí está nuestra química. Nos sentimos muy cómodos. El base tiene que hablar, transmitir sensaciones con el entrenador. Y con él es posible.

Una radiografía. El corte de fichajes que ha hecho el club es el de jugadores con hambre y agresivos. Tal vez, sin tanta calidad y talento, pero muy aguerridos defensivamente. La defensa nos va hacer ganar muchos partidos. En ataque tenemos más problemas. Botamos demasiado. Tendríamos que jugar más fluido. No obstante, si la defensa está, el ataque siempre va mejorando y el balón acaba entrando. Estoy muy contento ya que a pesar de que tenemos mucho que mejorar, llegaremos a buen puerto. Mi objetivo deportivamente es que el equipo se salve lo antes posible y tratar de disfrutar de la categoría.

Yo, Diego, desde 6,75. Este año estoy contando con muchos minutos de juego y la experiencia me enseñó que estando bastantes minutos en la cancha, el base debe tener sus tiros. A partir de ahí, con esa mentalidad de saber que voy a tener mis 3,4, 5 tiros por partido, los lanzo con una confianza superior. Y este año van entrando, la verdad (11 de 19 hasta el momento). También mucho trabajo de verano para mejorar lo que no nunca ha sido mi fuerte.

En Alicante, victoria sobre la bocina. Fueron 15 segundos de ataque de Alicante muy largos. Hasta que Ravid Limonad robó el balón, me puse delante de él y lo único que hacia era pedirle el balón. Cuando me la da y levanto la vista quedaban 4 o 5 segundos. Lo único que pensaba era en tirar. Entonces, lo que recuerdo fue que cambié el perfil para quedarme con la mano hábil, la derecha. Vi que los pívots se quedaron atrás y que era Stojic el que quedaba. Él era más bajo y el tapón era menos probable. Ahí tiré la bombita y cayó. Fue una alegría enorme.

El poder del mar. Repetir año acá, en Menorca, te hace sentir mucho más arropado y cada vez conozco más esta isla. Es preciosa sobretodo en verano. Se disfruta mucho en las calas. El invierno, eso sí, es más crudo. Pero como en toda España.


'El básquetbol'. Por D. Ciorciari

El timonel. El base es aquel que hace jugar al equipo y trata de hacer lo que el equipo necesita en el momento adecuado. Es el que lo empuja. Es una de las pirámides. El encargado de contagiar a los compañeros. Los bases que más me gustan son los que pasan bien el balón, tienen buena visión de juego y luego tienes sus tiros para lanzar. Quedé admirado de la visión de juego de Lucas Victoriano. Pero bien, el nombre de un base que domina todas las facetas es Steve Nash.
Volcando a Walter
Nunca 186 centímetros dieron para tanto. Walter Herrmann, avezado maestro del brinco, sucumbió ante los artificios del 'pichón'. San Luis, Argentina. Las volcadas, al otro lado del Atlántico. Los mates, aquí. Diego la hundía. "En el 2000 perdí ante Herrmann. Y el 2001 quería revancha. Fue una experiencia inolvidable. Siendo tan bajito, tuve la suerte de campeonar. Mis opciones pasaban por hacer alguna pirueta, quitarme la zapatilla, taparme la cara con la camiseta y que Walter fallara. Erró la última volcada y me quedé con el torneo. ¿El secreto para machacar siendo tan bajito? De pequeño trabajé el salto ya que vi que tenía posibilidades. Pero creo que también hay genética. He de dar las gracias a mis padres que me criaron así. Siempre llegué al aro con facilidad, la verdad. Y pienso que también es importante una buena alimentación e hidratación.
Lo que más me gusta. Llevo tres asistencias de media por partido, pero la verdad es que pensaba que promediaría más. Aquí en la ACB hay muchos más espacios y también la calidad de los compañeros es mejor. Sin embargo, el juego también se sustenta mucho en el 1x1 y en el apoyo notable en el bote. Eso hace que no pueda sumar todas las asistencias que me gustaría. Sin embargo, siempre que puedo, mi primera, segunda y tercera opción es el pase. La verdad es que disfruto mucho jugando de esta manera. De ahí, que mi jugada preferida es penetrar, que me salten los interiores y dársela al compañero sin marca.

A mejorar. Es una obviedad que el base, al retener más el balón, tiene más tendencia a perder balones. Además, con esta nueva norma de jugar con los 14 segundos, existe mucho más riesgo. Se tiene que tomar decisiones más rápidamente. El golpe de vista no se puede controlar y me lleva a cometer errores. Tengo que asegurar más y reducir mis pérdidas por partido.

“Mucho, mucho huevo” . Es una expresión que quiere decir jugar "con cojones". Dando guerra y luchando al máximo. Así me defino en la cancha.

El anhelo albiceleste. Mi sueño deportivo es jugar con la selección absoluta de mi país, Argentina. Algo que nunca he conseguido pero que lucharé por ello.



¿Sabías que...

  • ...llegó a España de la mano del Real Madrid?
  • La primera vez que pisé España fue junto a mi gran amigo Fede Kammerichs. El Real Madrid decidió probarnos en la liga de verano de Alcoy. Allí era todo nuevo para nosotros. Tras esa prueba, el tuvo la suerte de fichar por Pamesa Valencia. A partir de entonces siempre seguimos en contacto y hoy en día aún esperamos que coincidamos los dos en algún equipo antes de terminar nuestra carrera.

  • ...estuvo a punto de derrotar a Pau Gasol y Navarro?
  • Siempre me acuerdo de aquel partido en el Mundial de Lisboa. Ahí España nos gana con dos tiros libres de Raúl López y fue en el momento en qué el país empezó a confiar en aquellos 'Junior de oro'. Dieron un paso tan grande que a día de hoy ya sabemos lo que son. Haber peleado y estado tan cerca de vencerlos es un orgullo para esa camada argentina.

  • ...juega como G.Diego?
  • - En mi camiseta pone eso. La G es por el nombre de mi hijo, que se llama Gino.

  • ...es muy de Leo Messi?
  • Me gusta mucho ver el futbol del Barcelona. Nos juntamos con los del equipo para ver los partidos. También miro el Real Madrid, a ver si de tanto en tanto Mourinho perder. Yo soy muy de Leo.

    Guille Pérez
    @GuilleACB
    ACB.COM

    Últimos artículos relacionados con D. Ciorciari
    Últimos artículos relacionados con Menorca Basquet
    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-