Artículo

Tras los pasos de... (III)
¿Qué leñador anti-Sabonis ahora compra pisos para restaurarlos? ¿Cuál carismático jugador vende donuts tras superar un momento muy duro? ¿Quién triunfa en los banquillos? ¿Cuáles siguen jugando? Descubre el pasado y presente de cinco jugadores que pasaron por la ACB de la mano de Daniel Barranquero

Mike Peplowski: El restaurador leñero

No sería un fenómeno de masas, un histórico de la liga ni regaló espectáculo por su baloncesto. Pero Mike Peplowski fue, por encima de todo, un jugador útil. Forjado en Michigan State, donde acabó con un 14-10 en su año de senior, llegó a la NBA sin hacer mucho ruido, de la mano de unos Kings donde se hizo un héroe de la forma más curiosa, como contaba Máximo José Tobías en un artículo imprescindible de Solobasket.

(Foto Gigantes del Basket)


Titular por carambola y despreciado hasta por el presidente de los Sacramento Kings, Peplowski se ganó el cariño de los aficionados tras auxiliar y salvarle la vida a Bobby Hurley en un accidente de tráfico. Las ovaciones del público cada vez que salía a la pista es de lo poco que se llevó en la NBA, tras pasar, de forma testimonial, sin puntos ni puntos prácticamente, por Detroit, Washington y Minnesota. Sin embargo, Aíto García Renses pensó en él, armario como pocos, como un arma anti-Sabonis, y el Barça lo fichó en la 94-95. Llegado en la recta final de la temporada, se mostró contundente como pocos e hizo daño por su físico en las semifinales contra el Real Madrid, volviendo a destacar su trabajo sucio en la final frente a Unicaja, en la que el “leñador” sumó más bloqueos y golpes en la zona que puntos (8 de media) o rebotes (4,2).

Su carrera tras el basket es mucho más sorprendente. Se retiró a los 27, consciente de que ganaría más dinero lejos de la pista. Dirigió el departamento de hipotecas de un banco de Michigan entre 1998 y 2001, trabajó en televisión e impulsó importantes acuerdos de patrocinio, trabajó en una importante empresa de inversiones y, junto al ex baskonista Matt Steigenga, peplfundó hace unos años una compañía dedicada a la rehabilitación, construcción y venta de edificios históricos, con compras millonarias y apuestas económicas muy fuertes. Las habrá más exitosas, más antiguas o más entretenidas, pero pocas empresas llegan más alto que la formada por estos tres gigantes. Por si fuera poco, a Peplowski aún le quedó tiempo de crear Athlete for Kids, un servicio pediátrico de emergencia en el Sparro Hospital de Lansing.



Wayne Tinkle: Del palmeo al banquillo

Era el 23 de abril del 95. Huesca vibraba con su Somontano, aunque el entonces denominado Pamesa Valencia quería arrebatarle su sueño ACB, en una serie dramática que se decidió en el último segundo del cuarto partido. Con 88-89 para los valencianos, Tinkle conseguía un palmeo sobre la bocina que dejaba a los oscenses en la élite. Jamás olvidará Wayne lo vivido desde ese momento. Acababa de entrar en la historia de la ACB.

Se trataba de otro pívot puro, tipo leñador, un blanco tosco e inteligente que no llegaba al 2,10 pero que se hizo un mito en la Universidad de Montana a base de casta, aunque solo se pudo conformar con jugar en la CBA, sin pisar la NBA. Participó en ligas tan exóticas como la sueca o la belga, antes de aterrizar en el Juver Murcia, con el que se salió en la recta final de la 92-93. Su buen nivel le valió para regresar en la 94-95, tras pasar por Italia y Grecia, y hacerse grande en Huesca. Al año siguiente formó una tripleta para el recuerdo en Granada con King y Scott, y acabó haciendo buenos números en Valladolid y convirtiéndose en un elemento valioso, aunque menos brillante, en Cáceres, en su despedida ACB, en 1999. Su retirada definitiva se produjo en Venezuela un poco más tarde.



A partir de ahí, pasó al otro lado de la pista, convirtiéndose en entrenador asistente de la Universidad de Montana durante un lustro. En 2006, le llegó la oportunidad de tomar el testigo como entrenador principal y los resultados le avalan, siendo el 4º técnico con más victorias del equipo y llevando a sus jugadores a la primera ronda del torneo final de la NCAA en 2010. Su buen trabajo le permitió recibir una oferta de Fresno State, que rechazó para acabar renovando recientemente por tres campañas más con su equipo de toda la vida, por más de 120.000 dólares anuales. El menor de 11 hermanos encontró hueco para sacarse una carrera en 2005 en salud y desarrollo humano, y respira baloncesto 24 horas al día. Su mujer Lisa fue otra estrella de la Universidad (Hall of Fame incluso antes que él), su hija Joslyn ganó con Estados Unidos el Fiba América U18 hace unos años, su otra hija Elle está en Gonzaga y su hijo Tres juega en Stanford. Incombustible.

Souleyman Drame: El junior de oro que no tira la toalla

¡Que no es Dramec, que es Drame! El carismático jugador, campeón del mundo junior en Lisboa, jamás pudo hacer que se aprendiese la gente su apellido. Su historia es peculiar y un ejemplo de que en el deporte hacer pronósticos, incluso a edades ya avanzadas, es siempre arriesgado.De origen nigeriano y formado en el Mataró, pasó al Joventut, donde se proclamó dos veces campeón de España. Su físico y su juego le llevaron pronto a la Selección Nacional, con la que comenzó a hacerse un nombre en los diferentes campeonatos de cada categoría. Inseparable de Raül López, fue campeón de Europa en Varna 98, donde su participación resultó clave para eliminar en semifinales a la Grecia de Diamantopoulos y Papadopoulos. Sus medias fueron similares en Lisboa 99 (5,8 puntos), aunque sus intangibles y su presencia le aseguraban minutos en el mejor combinado junior de la historia de España. De hecho, en la final frente a Estados Unidos solo Navarro estuvo más tiempo en pista que él (27 minutos en total), con 12 puntos en su mejor partido del campeonato.

(Foto EFE)


No tenía tiro y su superioridad física no era tanta en la élite, por lo que su paso al nivel profesional fue el más complicado de todos, con partidos esporádicos durante sus primeras campañas en la Penya. Sin embargo, con 20 años hiazo un 10-5 en LEB con el CB Murcia y, en la siguiente campaña, se destapó con dos partidos clave contra Fuenla y Cáceres -15 puntos de media- para que su Joventut se metiera en la Copa. Incluso fue convocado por la Selección Española B. Parecía su confirmación mas la ilusión se quedó en anécdota y poco a poco fue perdiendo peso en el equipo, que abandonó en 2005.

De más a menos, pasó por Murcia, Melilla y Huelva, en LEB, para jugar más tarde en LEB Plata con Tarragona y Andorra. Llegó a entrenar en el Joventut sin éxito y en el filial del Barça Regal la pasada campaña, con el que llegó a firmar para jugar en LEB Plata, sin demasiado éxito. Su último destino, un escalón más abajo, el del CB Sitges, equipo que va décimo en el grupo C de la EB, con el que firma 7 puntos, 6,6 rebotes y 10,5 de valoración en los 9 partidos disputados. Su trabajo intensivo con Randy Knowles en el tiro durante meses no le sirvió para asentarse en la elite, que llegó a mirar con añoranza y deseo en su etapa verdinegra: “¿Qué cómo me siento viendo a mis compañeros de la junior en la selección absoluta? Me hace mucha ilusión y me alegro por ellos pero pienso que si ellos han podido, ¿por qué no puedo llegar yo también? Eso anima a seguir trabajando y luchando por mejorar. Si sigo una buena línea, podría llegar a la absoluta”. El destino le llevó por otros derroteros.

(Foto Clubbasquetsitges.com)


Lou Roe: El "cuarentón" amante del basket

¿Pero dónde está Lou Roe, pero dónde está Lou Roe?, se repiten los aficionados por los foros. Hasta hoy 14 de diciembre, en Corrientes (Argentina). Desde el jueves, en su país Estados Unidos. ¡Que sea temporal! Salido de la Universidad de Massachusetts, donde su juego le llevó a ser seleccionado por los Pistons en el draft de 1995, nunca pudo triunfar en la NBA. Ni en Detroit, ni en Golden State se ganó minutos, y su carrera se puso en entredicho por su salida por motivos polémicos y extradeportivos del Unicaja en la 97-98. Sin embargo, tras pasar por la LEGA, la CBA, la NBA –otra vez sin minutos- e incluso la LEB con el Drac Inca, Lou se pudo resarcir desde 2001, cuando firmó por el Gijón Baloncesto.

(Foto EFE)


Allí comenzaría su idilio con la ACB. MVPs semanales, mensuales, de temporada. Galardones individuales, records estadísticos y una gran huella en Alicante y Sevilla, sus siguientes destinos. Probó en Corea, regresó al Palma Aqua Mágica de la LEB, reforzó al Baskonia en un Playoff y se despidió de la ACB jugando con Murcia y GBC. Sin embargo, Roe, a pesar de ser pronto un cuarentón (los cumplirá en julio), sigue vivo y coleando.

“Es un cabrón
(sic), lo quiero en mi equipo siempre, es un ganador nato”, decía el técnico de los Halcones de Xalapa, su ultimo equipo antes de aterrizar en el Regatas. “Hay que disfrutar porque el equipo no tendrá muchos Lou Roe en los próximos años”, replicaba otro Viejo conocido, Kammerichs, compañero en Argentina de Roe. Renovado tras su buen rendimiento la pasada temporada y en plena forma, es actualmente Top10 en la Liga Nacional en anotación (16 puntos por partido) y valoración (18,9), añadiéndole a esos números 7 rebotes, 1,9 asistencias, 1,3 tapones de media en 29 minutos de juego. Este jueves regresa a Estados Unidos por cuestiones personales tras recibir el permiso del club pero Regatas ya espera con ganas su vuelta para seguir mirando hacia arriba, tras colocarse tercero en la tabla. “El amor por este juego me lleva a seguir jugando año tras año”, comentó en una entrevista con Zona 2-3 este viejo rockero incombustible.



Danya Abrams: Donuts entrañables

Imposible no tenerle cariño a Danya Abrams. Era un ala-pívot regordete, con talento a raudales, un gran tiro exterior muy útil para el cambio de tendencia en el juego de su época y con una capacidad de sacrificio muy importante. Su trabajo le hizo ser muy recordado en la prestigiosa Boston College de Howard Eisley y estuvo a punto de debutar con los Spurs (Malik Rose le quitó el puesto), aunque su verdadero éxito fue en España. Sorprendió con Girona Gavis y se convirtió en uno de los mejores jugadores de la ACB en Cáceres, lo que le permitió fichar por el Unicaja de Maljkovic, donde no dejó indiferente a nadie. Cortado finalmente por el fichaje de Bullock, Abrams siguió aportando su clase en Granada (¿recuerdas la inocentada de su traspaso por Artest?) y Grecia para acabar retirándose en el Bàsquet Inca de le LEB Oro en 2008.



Tristemente, su nombre volvió a primera plana en 2010, aunque por una historia de final feliz. Su hija Tatyana, aquella que hacía las delicias en Sevilla vestida de gitana en la Feria de Abril, con tan solo 10 años, tuvo que enfrentarse a una leucemia mielógena. Superó la primera batalla tras 8 meses en el hospital pero dos años después volvió a reproducirse y la situación era crítica, con la necesidad urgente de un donación. Por fortuna, el apoyo de su comunidad y la publicidad en los medios permitió que se encontrase un donante y la niña pudiera salvar la vida. Hoy tiene 12 años y vive feliz en Avon con su madre, hermanos y el propio Danya.


Abrams, feliz en la actualidad

El ex jugador encontró su destino en… ¡los donuts! El norteamericano acabó dirigiendo una franquicia de Dunkin Donuts en un barrio –South End- de Boston, poniendo cafés con su polo de la empresa con la misma sonrisa con la que atendía a los aficionados tras cada partido. Por fortuna para alguien tan enamorado del baloncesto, recibió hace unos meses la propuesta para se rel técnico ayudante de Wentworth Institute, de la D-III de la NCAA. “Su carácter y la experiencia que aportará es inconmensurable, nuestros estudiantes tendrán un beneficio gigante por su cercanía”, justificaba el director del centro. Poco antes había colaborado en la Wayne Athletic League, una organización creada para ayudar, a través del deporte, a jóvenes con traumas y desórdenes emocionales. Genio y figura.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Mike Peplowski
Últimos artículos relacionados con Souley Drame
Últimos artículos relacionados con Lou Roe
Últimos artículos relacionados con Danya Abrams
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos