Artículo

Los triunfadores de la Copa
Por convencer a los que no creían, reivindicarse como estrellas, aprovechar los minutos, ilusionar tras una lesión o ejercer de referentes. Argumentos diferentes, éxito común. Nadie sale más reforzado de la Copa que ellos

1- Pablo Laso

Nadie puede salir más reforzado que él. Bueno, quizás Herreros, que es el que lo fichó. El técnico, que nunca terminó de conquistar a su antigua afición del Lagun Aro GBC, parecía una apuesta arriesgada y a algunos les ofrecía muchas dudas por su falta de experiencia al máximo nivel. Sin embargo, en el primer intento ha roto una sequía de 19 años para su club sin ganar la Copa del Rey, torneo anhelado desde antaño y ya un reto para toda una generación de aficionados que aún esperaban celebrar ese trofeo. Y lo hizo sin perder la identidad del club, jugando un baloncesto de ataque, valiente y agresivo, marcando récords (tope de triples en una Copa, mejor 3º cuarto en una Copa, 2ª mayor ventaja y 7ª mayor anotación una final…) y ganándose la confianza de los más escépticos, que ahora creen en él de cara a la segunda parte de la temporada.

ACB Photo


2- Sergio Llull

Le hacía falta a Sergio un torneo así, una explosión tan salvaje y con tan poco disimulo de su talento e inspiración. No es que fuera el director ni el ejecutor, que también, sino que ejerció, simple y llanamente, como el alma del Real Madrid. Excelso en semifinales contra el Banca Cívica, su show de la final resultó aún más mágico. Gracias a él, el Real Madrid llevó la iniciativa desde el inicio, con 10 de los primeros 18 puntos de su equipo. Llull robó para anotar sobre la bocina al descanso y volvió a dar un golpe en el mentón de su rival al repetir con otra canasta de tres al término del tercer cuarto. Sus 23 puntos, 5 asistencias y 25 de valoración en uno de los partidos más importantes de su carrera y los golpes en el pecho y miradas a la grada blanca tras cada heroicidad, imborrables para el aficionado madridista. El MVP Orange conquistado, imborrable para su vida.

3- Erazem Lorbek

Perder un título siendo vigente campeón, el gran favorito y delante de los tuyos te convierte en el gran derrotado aún siendo capaz de llegar a la final, por lo que el barcelonismo saca pocas conclusiones positivas del torneo. No obstante, una de ellas debe ser comprobar que tienen al que probablemente sea el mejor 4 de Europa. Su partido de cuartos y su final –apareciendo cuando peor pintaba todo para su equipo- son dignos de estrellas. Su semifinal, simplemente, territorio de elegidos. Elegante, letal, silencioso, cruel… Erazem liquidó al Caja Laboral con su mejor registro anotador en 128 partidos ACB (26 puntos) y mandó un mensaje para Playoff. Con él jugando así, ganarle al Barça Regal será muy muy complicado.

4- Mad-Croc Fuenlabrada

Así, a secas, en global. Desde Fisac, capaz de plantear una estrategia perfecta contra el Real Madrid, a Mainoldi, que demostró que tiene madera para empezar a ser el líder, pasando por un Colom que ofreció unos minutos muy serios en cuartos. Nadie le ofreció más resistencia al campeón. Nadie suscitó más simpatías e interés entre aficiones de otros equipos e incluso su afición se hizo notar. Los abrazos entre jugadores y plantilla, media hora después de la derrota y con el Sant Jordi ya vacío, una de las imágenes de la Copa. Demostraron que no se conformaban con estar en la Copa, que no eran Cenicientas ni comparsas y que en esa línea no tardarán otros 11 años en regresar, pero por encima de todo, contagiaron a la grada, dejaron bien alto el nombre del nuevo patrocinador y ganaron una confianza extrema para lo que queda de temporada.

5- Miljko Bjelica

Desde el final de la primera vuelta estaba realizando partidos importantes, tanto en juego como en números, aunque en la Copa ha sido una de las grandes sorpresas. El Lagun Aro aún sueña con su partido de cuartos, en el que aparecía cada vez que su rival se escapaba o amenazaba con remontar, logrando su posición en la zona para anotar sin pestañear, probando desde media distancia con acierto y anulando a sus pares en defensa. En semifinales sus guarismos fueron más discretos, pero el Barça Regal bien sabe que uno de los que se lo puso más complicado fue el propio Milko (9-8), al que la Copa ha de reforzarle su moral.

6- Nikola Mirotic

Le faltó dar un paso en la final para que esta pudiera ser recordada en el tiempo como la “Copa de Mirotic”, pero el español de Podgorica encandiló durante semifinales, con unos minutos de auténtica locura frente al Banca Cívica, superando el récord histórico del club en este torneo con media docena de triples, sumando 21 puntos, 24 de valoración y un increíble +32 con él en pista. Durante toda la competición mostró carácter, presencia en la zona, mucho peligro desde fuera y una ambición que le debe dar un rol aún más importante en su equipo. ¿De líder absoluto?

ACB Photo


7- Earl Calloway

En ocasiones parece un base frío, que lo hace todo tan sencillo que no parece tan determinante como en realidad es. Pero el Banca Cívica no lo habría hecho tan bien sin su presencia. El Unicaja sufrió su dirección, pausada, coherente, genial. En cuartos alcanzó los 16 puntos, 5 robos, 4 rebotes y 2 asistencias, repitiendo los 20 de valoración contra el Real Madrid, con 11 puntos, 9 asistencias y 2 rebotes. Solo un dato: en un partido en el que su equipo cayó por 8, con Earl en pista el Banca Cívica ganó por 15 puntos (-23 con él en el banquillo por tanto). ¿Es o no uno de los mejores bases de la Liga Endesa?

8- Jaycee Carroll

Ya el año pasado salía reforzado del torneo, con 30 puntos frente al propio Real Madrid que, quien sabe, quizás le acercaron un paso más al club blanco. Esta vez el norteamericano esperó su momento hasta semifinales, con un par de destellos contra Mad-Croc Fuenlabrada y Banca Cívica antes de merendarse al Barça Regal con una segunda parte simplemente antológica. Un 2+1 y un triple cuando el eterno rival más apretaba, 8 puntos seguidos para romper el choque en el último cuarto y unos números excelsos (22 pt con porcentajes de escándalo y 27 de valoración) en solo 19 minutos de juego. Con la confianza ganada en el Sant Jordi, puede ser muy peligroso.

9- Jimmy Baron

Andy Panko
y Sergi Vidal no se sintieron cómodos en el partido y ahí apareció él, para guiar al GBC hasta el sueño más grande jamás contado en Donosti. Si el Lagun Aro hubiera completado la gesta de cuartos eliminando al Caja Laboral, hubiera sido gracias a su exhibición en el tiro. Ningún baskonista podía pararlo. El búho de Rhode Island accabó con 22 puntos y 4 triples, aunque se rompió aquella racha que decía que con él sumando más de 15, su equipo ganaba. No obstante, ya no hay nadie que no le conozca en la competición.

10- Maciej Lampe

Pocas veces 11 minutos pueden ser tan productivos. Los del polaco frente al Barça Regal sirven para confíar en él de aquí al último día de la temporada. Tras 8 meses inactivo, testimonial en cuartos y aún lejos de su mejor nivel, protagonizó un arranque frenético en el partido de semifinales, anotando todo lo que lanzaba y pareciendo el de sus mejores días. Sus 10 puntos, su 5/5 en el tiro y sus 9 de valoración en tan poco tiempo invitan a soñar con lo que puede hacer en la Liga Endesa, que ya se pone nerviosa con su debut.

ACB Photo


11- Xavi Rabaseda

Si en el próximo partido fugase 35 minutos y sumase 23 puntos con 4 triples, todos dirían que menudo partidazo. El problema para Xavi es que son sus números globales en el torneo, sumando los tres partidos, ya que en los dos últimos solo jugó 8 y 7 respectivamente. Empero, la serie de cuartos contra el Lucentum, con 16 puntos, liderazgo, determinación, un mate espectacular y hasta gritos de MVP en la grada, deberían darle fuerzas para arañar más minutos en la Liga Endesa y acabar demostrando que puede ser pieza importante en el líder.

12- Carlos Suárez

Entre la vorágine de tópicos antes de la final se colaron las palabras de un Suárez que se resistía a creer en maleficios y sequías. Si la final era una batalla psicológica, él la ganó desde antes de que el balón volase. Tras su buena actuación en semis, lo dio todo en la gran final. Con hambre desde el primer segundo, decisivo en la parte inicial y expresivo en sus gestos y celebraciones, contagió a sus compañeros y creyó como ninguno en el trofeo. Acertó.

13- Pablo Prigioni

Si el Caja Laboral hubiera acabado campeón, su partido de cuartos sería ya historia del club. Y eso es mucho decir. En un año, la grada baskonista ha pasado de intentar descentrarle como rival a aclamarle como héroe. Se lo ha ganado. Los 15 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 4 robos y 30 de valoración contra el Lagun Aro deberían servirle de impulso para la recta final de la temporada. Este Prigioni sí enamora.

ACB Photo


14- Mirza Begic

Junto a Jon Cortaberría, era el único jugador que había estado en una Copa sin llegar a jugar. Es de esa clase de jugadores que tienen complicado ganarse al gran público, porque sus números no son espectaculares y porque cuando es capaz de cambiar un partido, no se refleja en las estadísticas. De menos a más, fue importante en semifinales y, simplemente, vital en la gran final, con acciones claves para el despegue del Madrid. Un tapón y dos mates soberbios, la guinda a 21 minutos perfectos de intimidación, defensa y presencia en ambas zonas. Su final debe ser un punto de inflexión en su trayectoria blanca.

15- Luka Bogdanovic

Al igual que Urtasun, el serbio demostró que no se amilana en una gran cita. En cuartos de final apareció para apuntalar a Unicaja con triples tan claves como simbólicos, que acabaron tumbando a su rival y dándole el pase a la siguiente ronda a su equipo. Luka repitió en semifinales (otros 13 puntos) frente al Real Madrid, nuevamente incisivo desde el exterior y aportando madurez y carácter a un equipo que ya le tiene como referente.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-