Crónica

Sergio Rodríguez comanda el doble resurgir madridista (69-75)
Los blancos se repusieron a nueve puntos de desventaja y al mazazo anímico del primer partido y ponen el 1-1. Sergio Rodríguez, vital con 14 puntos, 4 triples y el liderazgo mental de los blancos, sobreponiéndose a un Lorbek brillante

69-75

1-1

EstadísticasListado de jugadas
Laso: "El Playoff es así"Fotos del partido
Pascual: "Justos de gasolina"Carroll: "Teníamos confianza"
Lorbek: "Seguir adelante"Optimismo en ambos lados
ACBTV: Resumen del choqueDiferido en Orange Arena
1-1: ¿Qué dice historia?Navarro sigue haciendo historia




Redacción, 8 Jun. 2012.- El Playoff o el poder de la unidad. Las victorias son compartimentos estancos que condicionan segundos enfrentamientos. Algo vive y muere más allá de los 40 minutos. Y el Madrid supo vivir, sobreponerse al deceso por apuñalamiento del primer envite y resurgir doblemente. Porque los aspirantes a campeones no solo ganan partidos, sino que muestran la dureza mental para reponerse de las heridas, no importa cuál sea su hondura. Y, el Madrid, un conjunto acusado de endeblez, olvidó el primer partido y olvidó un segundo y tercer cuarto en el que todo (marcador y sensaciones) se le había puesto cuesta arriba, para terminar imponiéndose por 69-75.

Un encuentro en el que el FC Barcelona Regal hizo grandes méritos, mostrando instantes espléndidos de juego, en especial por la exquisitez dominante de Erazem Lorbek (22 puntos). Los azulgrana llegaron a ir por delante en el marcador largos minutos, dando muestras de superioridad. Mas, en el último cuarto, Sergio Rodríguez lideró anímicamente (y desde el tiro exterior: 4/5 en triples para 14 puntos) a un Real Madrid que, aquí sí, mostró tanto carácter ganador y tanta consistencia mental e integridad anímica como se le pide a un campeón. Aspirante a. Serie empatada: 1-1. El Palacio de los Deportes espera.

ACB Photo

Pensando en los detalles del primero

Los quintetos iniciales reproducían fielmente el primer asalto, con el doble duelo de aleros altos y Fran Vázquez ocupando el puesto de un mermado Boniface Ndong. El tradicional balón de apertura a Carlos Suárez al poste bajo no podía efectuarse, aunque Singler lo aprovechaba para una asistencia para semigancho de Ante Tomic. Al otro lado, la defensa a Lorbek sí parecía endurecerse, por la actividad de un Novica Velickovic contra el que había jugado muy suelto en el primer partido y por la atención que le prestaba Suárez. Aunque las dificultades del ala-pívot culé no tardarían en desaparecer.

Los detalles heredados del encuentro precedente centraban la atención. Sergio Llull, una de las incógnitas en cuanto a ansiedad y mentalidad, empezaba el partido concienciado, anotando una buena penetración que ponía a su equipo arriba (4-6). Y más detalles: Tomic se llevaba dos gorros seguidos de Vázquez cuando trataba de jugar en la pintura. La actividad defensiva del conjunto de Xavi Pascual en nada se parecía a la del miércoles. Y el pívot de Dubrovnik se resentía.

El encuentro se mantenía igualado, aunque el Real Madrid continuaba con ese cada vez menos irreal –por mera repetición– acierto exterior, con tres triples casi consecutivos (Velickovic, Suárez y Llull para un 3/3 inicial), que llevaban el 11-17 al marcador tras una canasta de Tomic, que no cesaba en buscar su espacio... y ahora encontrarlo. Aunque, en esta ocasión, el Barça Regal no empezó la desconexión. Siguió hallando buenas opciones ofensivas para mantenerse en el partido (15-17). Un inicio igualado que matizaba un tanto las previsibles secuelas psicológicas del partido anterior: ni la euforia había lanzado al Barça Regal ni el luto había hundido al Real Madrid.

El corajudo Mickeal y un Fran Vázquez sabedor de su valía por lo mermado de Ndong fraguaron el empate, que se encargó de deshacer el genio Navarro con una penetración que buen honor rendía al epíteto y amplió Xavi Rabaseda –inédito en el primer partido– con un potentísimo mate (21-17). De no ser por el triple de Jaycee Carroll, el Real Madrid habría terminado con malas sensaciones un cuarto de tensión, igualdad y acciones ofensivas que bien representaban el despliegue de hombres de ambos equipos. Ah, y un Palau Blaugrana que seguía conectado, como si todavía no hubiera remitido su agitación por cierto triple de cierto partido.


Lorbek marca la pauta

Mucho se había escrito y comentado de las dificultades madridistas precedentes para parar a Lorbek. Y siempre aparecía el nombre de Nikola Mirotic. El, si bien solo momentáneo, cara a cara Lorbek-Mirotic era, pues, otro de los detalles esperados. Y no defraudaba al inicio del segundo periodo, con un 2+1 del esloveno contestado con cinco puntos seguidos del montenegrino (aunque ante CJ Wallace), aprovechando el desacierto azulgrana desde el 6,75 para volver a ponerse por encima (24-25). Mirotic flotaba en el ambiente, ganándose la enemistad del público tras forzarle una falta a Rabaseda después de que el catalán atrapara un rebote.

ACB Photo

Los azulgrana buscaban con descaro a Lorbek, que con cinco puntos empezaba un momento dulce, mientras la relación público-pista se tensaba al máximo, tras varias faltas pitadas a los locales y un aviso de Hierrezuelo a Rabaseda cuando este se dirigía al banquillo tras ser sustituido. La intensidad había cambiado; lo que no lo hacía era Erazem Lorbek. Imperial en ataque –ante varios defensores–, leyendo el juego a nivel de superdotado, anotando y asistiendo, colocando un tapón a Sergio Rodríguez. Dejando minutos de extrema calidad, exquisitez técnica y dominancia. Un verdadero factor diferencial para su equipo (14 puntos y 20 de valoración en el min. 17), que volvía a ponerse por delante (36-34, tras el segundo triple de Marcelinho Huertas, este a pase de Lorbek).

Especialmente gracias a la belleza natural que desprende el juego del esloveno, el FC Barcelona Regal vivía uno de sus momentos más dulces de los últimos tiempos, mostrándose superior a su rival, pese a que no arrancaba en el marcador. Buena culpa de ello lo tenía el nivel de acierto exterior, pues el Real Madrid anotaba con el doble de acierto desde 6,75 (3/9 por 6/9). Y así llegaba el descanso, con 40-40. Dos equipos de altos vuelos batiéndose en un cara a cara con mil y una cartas sobre la mesa. Un Lorbek descomunal, Marcelinho resucitado desde el vuelo más exitoso de su vida, Navarro un tanto desapercibido y un Real Madrid que operaba con la misma tensión que le había aupado en los primeros 30 minutos de la serie. Aunque, ahora, topándose con una oposición mayor.


El mejor Barça Regal

Dominando el rebote defensivo, con ese poderío defensivo ampliamente reconocido y clarividente en ataque salió el Barça Regal de vestuarios, asestando un parcial de 8-0 a su rival que llevó a Laso a saltar a la pista para abroncar a sus jugadores después de pedir un tiempo muerto necesario para frenar la hemorragia y terminar con la inacción de su equipo. Tanto por actitud del público como por sensaciones, el partido se empezaba a asemejar al del tramo final del primer encuentro durante prácticamente cuatro minutos, lo que tardó Llull en conectar con Tomic en el bloqueo y continuación (48-42). Aunque empezaban a surgir las primeras muestras de ansiedad madridista, plasmadas en una falta en ataque del base menorquín.

El dominio era azulgrana, aunque el marcador no acababa de serle fiel (50-43, min. 27). Por momentos parecía despegar (54-45, min. 29), ante un rival aletargado, que se mantenía vivo con pequeñas acciones aisladas de Tomic o Singler. Juan Carlos Navarro aprovechaba el receso para tomar protagonismo ofensivo. Aunque sin excesivo acierto, acabó anotando la canasta que ponía el 56-49 con el que terminó el tercer periodo. Siete puntos y sensaciones favorables que levantaban el Palau Blaugrana.

ACB Photo

Las rotaciones de Pablo Laso no acababan de aportar soluciones duraderas a su equipo, que seguía perdiendo por cortos márgenes (58-51), pero cometiendo errores y colapsándose en ataque de una forma que no permitía presagiar una reacción capaz de darle la vuelta al marcador. Tan solo Felipe Reyes aportaba desde sus clásicas acciones de anfiteatro y leones. Aunque si a ellas le respondía un triple a cuerpo ladeado de Navarro, el marcador se mantenía azulgrana... y las sensaciones también.


Sergio Rodríguez resucita al Madrid

Los blancos trataban de subir el nivel defensivo, aplicándose sobre un Lorbek que volvía a tomar responsabilidades, con cinco puntos consecutivos que ponían de nuevo a su equipo a punto de despegue: 65-56 (máxima diferencia en el partido). Más allá de lo cautivador de su ganadora tranquilidad, Lorbek jugaba a nivel de mejor interior de Europa, sin que su rival encontrara soluciones de ningún tipo para detener a un hombre que se había adueñado del partido... hasta que apareció otro.

En el lado contrario, Sergio Rodríguez asumía responsabilidades desde ese tiro exterior que le ha aupado a su increíble momento de forma. El que le lleva a volver a ser considerado como el genio que un día apuntó ser... y efectivamente fue. Una serie de tres triples del Chacho metía de lleno al Real Madrid en el partido, como no lo había estado desde hacía muchos minutos. Liderazgo espiritual para un conjunto madridista al que le había faltado energía. Tras el tiempo muerto azulgrana, Laso presentó una zona 1-3-1 muy móvil con Sergio Rodríguez en la pintura que desconcertó momentáneamente al rival.

Era el momento del Chacho. El de desplegar su creación infinita para ver a Mirotic en la esquina y que este anotara el triple que ponía al Real Madrid por encima después de 22 minutos sin estarlo. De nuevo el triple volvía a llevar a los blancos a lo más alto, y es que un Carroll más desapercibido reaparecía para colocar el 66-70 desde el 6,75. El Madrid había regresado mentalmente.

ACB Photo

Navarro recortaba, pero no impedía que el Real Madrid entrase 68-70 por delante en el último minuto. Un nuevo desenlace de infarto llamaba a las puertas del Palau Blaugrana, donde cada acción arbitral era protestada como si en ella fuese la vida. El Madrid se iba por partida doble a la línea de tiros libres, la segunda después de que Navarro no consiguiera superar la presionante defensa de Sergio Rodríguez y el posterior flash de Tomic. 68-74 con medio minuto por jugarse. Navarro volvió a fallar el triple y el Real Madrid chocaba manos sintiendo que, con 18 segundos por jugarse, la victoria era, ahora sí, más suya que nunca. El público del Palau empezaba a desfilar. Tomic anotaba uno desde el tiro libre y siete puntos se revelaba una diferencia insalvable (68-75).

Wallace puso el 69-75 final desde el tiro libre. La dureza mental había cambiado de bando. Las rachas intrapartido marcan una serie que viaja a Madrid con igualdad y sensaciones encontradas: triunfan los mejores finales de partidos. No importa quién domine.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos