Nota de agencia

Los Heat y la "LeBronmania" serán el nuevo "showtime" de la NBA
Con 27 años y después de ocho temporadas, LeBron James ya tiene el tan ansiado anillo de campeón. Tras muchas críticas, ahora es el turno para que el nuevo rey de la NBA disfrute de lo conseguido

Miami (EEUU), 22 jun. 2012 (EFE).- Un nuevo fenómeno ha surgido dentro del mundo de la NBA, se trata de la figura del alero LeBron James, que la pasada noche se consagró con los Heat de Miami como campeón de liga, y reivindicó su condición de número uno indiscutible del baloncesto mundial.

James, de 27 años, lo había conseguido todo en las nueve temporadas que llevaba en la NBA, pero la faltaba el título de liga que le coronase de verdad como el "King" y asegurase su legado.

Ahora ya lo tiene y lo ha logrado siendo el líder modélico tanto dentro como fuera del campo, además de conseguir la cuarta victoria de los Heat consecutiva con un triple doble, que no dejó ninguna duda de haber sido durante la temporada y en la fase final el verdadero Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA.

El triunfo y la coronación de James no sólo le ha servido al jugador para reivindicase personalmente de la decisión que tomó hace dos temporadas de dejar a los Cavaliers de Cleveland, sino que su efecto tiene ramificaciones mucho más profundas y trascendentes para el futuro de baloncesto profesional y en especial para los Heat.

El presidente del equipo de Miami, el legendario Pat Riley, que sorprendió a todos con su proyecto de hacer posible que tres grandes estrellas estuviesen juntas, ahora también lo tiene ya validado para siempre con el título de liga conseguido.

Pero como declaró al concluir el quinto partido, lo mejor del proyecto llegará a partir de ahora, cuando James ya no tenga que preocuparse de la "obligación" y "necesidad" de ganar un título sino de ser cada vez mejor jugador.

"Este título nos permite comprar la libertad", declaró Riley. "Todos los temores que había encerrados en nuestro proyecto se han evaporado y ahora el crecimiento será completo".

Riley recordó que los "Big Three" dejaron de ganar muchos millones de dólares por estar juntos a cambio de que lograsen títulos y esa promesa también se ha comenzado a cumplir.

El presidente de los Heat, que fue el creador del histórico "showtime" de Los Ángeles Lakers junto a otro legendario jugador como Magic Johnson, sabe que la versión del siglo XXI estará en Miami a partir de la próxima temporada.

"Ahora evolucionaremos, creceremos y llegará lo divertido porque el título nos permitirá ser libres", destacó Riley. "James se hará mejor jugador, más creativo más completo, como sucedió en su momento con Johnson y Michael Jordan y sus compañeros también progresarán".

La liberación y consagración también le ha llegado a su protegido, el entrenador Erik Spoelstra que, al igual que James, estaba cuestionado que pudiese conseguir un título de liga con los "Big Three" después del colapso que el equipo sufrió el año pasado en las Finales ante los Mavericks de Dallas.

Todo ha quedado superado, los Heat son los nuevos campeones de la NBA y lo han hecho después de remontar dos series en las que estuvieron al borde de la eliminación, frente a los Pacers de Indiana y los Celtics de Boston, respectivamente.

Johnson, ahora comentarista de televisión, que vivió junto a Riley la experiencia de los Lakers en la década de los ochenta y principios de los noventa, le dio la razón sobre la nueva realidad que se va a vivir en el futuro de los Heat y de la NBA.

(Foto EFE)

"El impacto del título de la NBA sobre James será algo fantástico y seguro le hará mejor jugador"
, destacó Johnson. "Ahora ya sabe que tiene un anillo de campeón, que es el mejor del mundo y no por que lo diga la prensa o la mercadotecnia, sino que mi juego en el campo así lo demostró".

Johnson recordó que a los grandes jugadores se les ha dado siempre mayor proyección cuando han tenido un título en su poder y eso ha sido lo que logró James después de tres viajes a las Finales de la NBA.

Pero además, James en las pasadas Finales también encontró al rival perfecto con el que puede competir para crecer y mejorar como es el alero Kevin Durant, de sólo 23 años, y ya la gran figura de los Thunder, que a nivel individual mantuvo el duelo igualado.

La NBA, que estuvo a punto de cancelar toda la temporada por los problemas laborales, también fue la gran triunfadora al concluirla con marcas de audiencia de televisión y reforzado el fenómeno de la "LeBronmania", que con toda seguridad también será el gran centro de atención en los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012.




© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos