Artículo

Tim Shea, en el sueño del nacer nigeriano
Tras años de inestabilidad y desorganización y después de vivir el caos el verano de 2011, la selección nigeriana busca construir un grupo estable para el futuro. En ello participa el veterano entrenador Tim Shea, asistente del seleccionador Ayo Bakare, que intentará guiar a Nigeria a una de las tres plazas que quedan para los Juegos Olímpicos

Nigeria no deja indiferente (Foto FIBA.com)

Redacción, 27 Jun. 2012.- Nigeria cayó el lunes por 88-76 ante la Grecia de Spanoulis, que anotó 20 puntos, en el Torneo Eletrobras que se está disputando en Brasil. Un duelo entre dos equipos que buscarán una de las tres plazas para los JJ.OO. que se repartirán en el próximo Preolímpico de Caracas (2-8 de julio). En los Juegos está ya Brasil, último verdugo nigeriano con un contundente 104-65 en la madrugada española del miércoles al jueves.

Antes de su torneo brasileño, la selección nigeriana había pasado por Texas, donde derrotó a Gran Bretaña en la prórroga (86-80), con el ex NBA Ike Diogu –hasta ahora gran estrella del equipo– anotando 33 puntos. Previamente, el combinado africano se había concentrado en China, donde venció a varios conjuntos locales en distintos amistosos.

En el banquillo se sentaba el veterano entrenador estadounidense Tim Shea, con pasado en España en las filas del Breogán, Ferrol, Coren Ourense y Atlético de Madrid, en una nueva experiencia profesional, como asistente del técnico nigeriano Ayo Bakare.


De Lugo a Nigeria

Antes de pisar China, Shea atendía a la conversación telefónica desde Lugo, su lugar de residencia. El técnico estadounidense vive su primera experiencia baloncestística en el ámbito de selecciones y, a diferencia de otros entrenadores españoles (“españoles”, en este caso) que entrenan a selecciones, no ha requerido de la mediación de la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB). El vínculo de Shea con la Federación de Nigeria es directo, a través del seleccionador Ayo Bakare, hombre en África de Shea cuando este desempeñaba el cargo de Director de Scouting Internacional para los New York Knicks. “Conozco a Ayo desde hace muchos años, seguimos en contacto y nos une una amistad para toda la vida”, decía Shea acerca de Bakare, del que se deshace en elogios continuamente. “Las negociaciones han sido muy fáciles. Ir con la selección no es una cuestión económica, sino de orgullo. Es un placer”, describe el técnico galaico-estadounidense, cuya última experiencia como entrenador se remonta a los Seúl Samsung Thunder en 2007, con final abrupto (“el único motivo por el que lo dejé era porque había una situación de violencia con los jugadores”).

“Es una alegría poder ayudar a Ayo a intentar conseguir esta plaza para los Juegos Olímpicos”, comenta un Shea que será uno de los tres técnicos asistentes (Sani Ahmed y Dominic Okon completan el cuerpo técnico). “El equipo de entrenadores está formado por cuatro entrenadores. Las distintas responsabilidades las debe decidir el primer entrenador, pero no van a ser compartimentadas o exclusivas”, explica el propio Bakare a través de Shea, después de que este le reenviara algunas de las preguntas.

Tim Shea ha vivido experiencias profesionales en Estados Unidos, Italia, España, Portugal, Austria, Israel y Corea. Distintos baloncestos que deberían ayudarle a adaptarse a esta nueva situación, a la que llega desde un periodo de inactividad. Pese a ello, cree que “nunca he dejado de ser entrenador de baloncesto; sí he dejado de hacerlo activamente, pero en la cabeza nunca se deja de entrenar”. “Llevo entrenando toda mi vida, desde que empecé cuando tenía 16 años, en New York, entrenando a niños en programas sociales del gobierno”, explica. “No quiero decir que sea como conducir una bici, pero una vez que sabes hacerlo, te cuesta un poco menos rehacerlo”.

Pese a todo, reconoce que es una situación diferente, en la que nunca se había encontrado: “Es una dinámica nueva. Quiero quedar en segundo plano, para adaptarme a la dinámica de una nueva mentalidad, un nuevo continente, nuevas gentes... Ellos también deben adaptarse a ellos mismos. Y esta es nuestra competencia”.


La difícil competencia


Tim Shea (Foto El Progreso)

La tarea es ardua. “La gente siempre está intentando joder a África. Es como el deporte mundial”, grita Tim Shea.

Atendiendo a la enorme lista de jugadores nigerianos (o con pasaporte nigeriano) que juegan en Europa y Estados Unidos, no sería descabellado considerar a Nigeria como el mayor polo de talento africano. Un talento que nunca se despliega de forma conjunta, en el mismo equipo. Pese a sus enormes posibilidades, Nigeria nunca ha ganado un Afrobasket (ha jugado tres finales). Nunca ha jugado unos Juegos Olímpicos. A diferencia de una selección como Angola, que mantiene nombres que con los años todos acabamos memorizando, la plantilla nigeriana es siempre impredecible e inconstante. En los últimos años no ha contado con un grupo estable que se mantuviese: del Afrobasket de 2009 al de 2011 repitieron tres jugadores; del de 2007 a 2009, cinco; del Mundial de 2006 al Afrobasket 2007, tres, y del Afrobasket 2005 al Mundial 2006, siete. En la preselección inicial de 17 jugadores para este Preolímpico solo repetían cinco de los que habían estado en Madagascar 2011. En las últimas cinco competiciones han contado con cinco entrenadores: Sam Vincent en 2005, Sani Ahmed en 2006, Robert McCullum en 2007, John Lucas en 2009 y Ayo Bakare en 2011. El propio Bakare repetirá competición este año (después de haberlo hecho en los Afrobaskets de 2001 y 2003).

Nigeria no parece, pues, el paradigma de la programación, la constancia y la estabilidad. Pese a su poderosísimo talento. Cuando FIBA.com entrevistaba a Salah Mejri (MVP del último Afrobasket, donde fue campeón con Túnez), este se mostraba contundente acerca de las posibilidades de Nigeria en el Preolímpico: “Será un poco difícil para Nigeria, porque no juegan como equipo. Posiblemente los jugadores del Afrobasket no serán los mismos que los del Preolímpico”, decía el pívot. “Parece que no tienen respeto por su selección, algo que, desafortunadamente, es un problema que afecta a varias selecciones africanas”, a ojos de Mejri. Sus propios rivales explican lo que los propios internacionales nigerianos no esconden.

Ime Udoka, que guió a Nigeria al bronce en el último Afrobasket –siendo elegido en el quinteto ideal–, explicaba su frustración, también en FIBA.com: “El talento está ahí, pero nunca lo juntamos”, decía el jugador del UCAM Murcia en el mes de abril, cuando ya parecía decidido a no formar parte del equipo. “Siento que no estaríamos en el Preolímpico si hubiésemos tenido la gente adecuada el verano pasado en el Afrobasket”, se lamentaba. Como lo hacía de la organización y la preparación: “El talento está ahí, solo es cuestión de juntarnos y disponer del tiempo de preparación necesario. Normalmente nos juntamos una semana y luego jugamos el torneo: eso nunca va a funcionar contra equipos que se preparan durante mucho tiempo, aunque nosotros seamos los más talentosos”.

Cuando en febrero le preguntaban a Mike Umeh qué necesita Nigeria para lograr el billete olímpico, también lo tenía claro: “Solo empezar a prepararnos pronto, tenerlo todo en orden y, con suerte, vendrán los mejores jugadores y estarán listos para sacrificarse por el país”. La organización y el compromiso es una constante en los reproches a la selección nigeriana.

Un reproche que se elevó al máximo exponente el verano pasado, cuando reinó el caos. En medio de la preparación, el entrenador John Lucas abandonó la concentración y, con él, lo hicieron varios jugadores. Ayo Bakare tuvo que tomar las riendas a escasos días del Afrobasket de Madagascar, incluso teniendo que llamar a varios jugadores nuevos. Una turbia situación que Bakare resumía en la web de la FIBA con un lacónico “tuvimos muchos problemas administrativos”. Pese a todo, acabaron colgándose el bronce.

La situación del verano de 2011 todavía sigue siendo un capítulo oscuro que Bakare prefiere obviar (“yo no puedo comentar lo del entrenador John Lucas y su papel con el equipo; la Federación es mucho más competente para responder a esta pregunta”, responde) y por el que Tim Shea también pasa de puntillas.


El galimatías de la preselección

“La preselección ha sido un proceso bastante largo”, explicaba Tim Shea, sabedor de las interminables conversaciones que ha atendido Bakare para convencer a los jugadores (y a sus agentes) para que formen parte del combinado nigeriano. Las dificultades son máximas: “No es tan fácil como hacer un equipo en Lituania o en España”, resumía Shea lo que sería una innumerable lista de escollos con los que se topa un país como Nigeria para confeccionar una preselección. A la irrastreable lista de jugadores nigerianos (o con pasaporte) dispersos por el mundo o formándose desde muy jóvenes en Estados Unidos se une la intención de algunos jugadores de realizar pruebas con equipos NBA o jugar en la Summer League, las diferentes fechas de finalización de las distintas ligas del mundo, los contratos que recomiendan no jugar con la selección, la voluntad de algunos jugadores de incorporarse avanzada la concentración, las batallas a librar con los agentes y la propia desorganización interna de la Federación Nigeriana.

Tras todos esos condicionantes, salió una lista inicial de 17 jugadores, sujeta a modificaciones:
NIGERIA
JugadorPOSALTAÑOEquipo
Tony SkinBase1851983Ironi Ashkelon (Israel)
Ade DagunduroBase1961986Leuven Bears (Bélgica)
Noruwa AghoBase1901989Columbia (NCAA)
Mike OhieroBase1911988Royal Hoopers (Nigeria)
Richard OrucheEscolta1911987Academica Coimbra (Portugal)
Derrick ObasohanEscolta2001981FIATC Joventut (Liga Endesa)
Melvin EjimEscolta1981991Iowa State (NCAA)
Abubakar UsmanEscolta1921986Kano Pillars (Nigeria)
Al Farouk AminuAlero2061990New Orleans Hornets (NBA)
Eken IbekweAlero2061985BBC Bayreuth (Alemania)
Koko ArchibongAlero2021981Giessen 46ers (Alemania)
Stanley GumutAlero1971986Customs Lagos (Nigeria)
Ike DioguAla-pívot2041983Capitanes de Arecibo (Puerto Rico)
Akin AkingbalaAla-pívot2081983Sluc Nancy (Francia)
Ejike UgboajaAla-pívot2041985Jahesh Tarabar Qom (Irán)
Olumide OyedejiPívot2081981Qingdao Double Star (China)
Solomon AlabiPívot2161988Toronto Raptors (NBA)


“Tenemos suerte de que tener los jugadores que tenemos ahora; hay mucha calidad en los hombres grandes”, reconocía Shea. “Todo lo que puedo decir es que estamos muy felices con los jugadores que tenemos y el staff técnico que hemos conseguido”, decía Bakare con el técnico estadounidense de intermediario.

Pese a que algunos jugadores de gran nivel (Udoka, Eze, Ere, Umeh...) no figuran en la lista, Bakare rehúsa hablar de ausencia de estrellas: “No sé qué quiere decir eso de estrellas. Tenemos muy buenos jugadores, con los que estamos muy felices. No tenemos estrellas”. Shea lo completa: “Quiere que los NBA vengan con un grado de humildad, que quieran venir”.

La tarea de los entrenadores, con un mes de preparación para el Preolímpico, es conjuntarlos y armar un equipo. Pero también desbrozar la obstruida senda de la continuidad y la estabilidad. “Ayo ha hecho mucho para incluir a los jugadores que tenemos”, explica Shea, que reconoce que “estamos felices, pero queremos gente que quiera implicarse”. En la búsqueda del compromiso han apostado jugadores que aceptaran estar desde el primer entrenamiento, en la concentración en China a principios de junio. Tiempo para convivir juntos, conocerse y formar un equipo. Partiendo de una lista con la que se pueda mirar hacia los próximos compromisos de la selección: “Lo que quiere Ayo es gente no súper joven, pero tampoco mayores que vengan por última vez. Quiere gente de progresión, que tenga implicación para el futuro”, comenta un ilusionado Tim Shea, que muestra plena confianza en la estabilidad que puede darle la figura de Bakare a la selección: “Con Ayo están en muy buen camino de estabilidad. Le conozco desde hace muchos años y es un hombre que ha dedicado la mayor parte de su vida al baloncesto. Respetado en toda África, en toda la FIBA, a nivel femenino y masculino. Lo que ha hecho el año pasado en el Afrobasket no tiene nombre”. Bakare llevó en el campeonato continental a los combinados masculino (bronce) y femenino (fueron cuartas), cargos que compatibilizó con su eterna condición de entrenador de los Ebun Comets de Lagos.

Pese a todas las dificultades, el objetivo este verano es ambicioso: alcanzar los Juegos Olímpicos. Lo decía el propio Ayo Bakare en febrero (cuando apostaba por su Nigeria, Lituania y Grecia como los tres equipos clasificados) y lo repite en junio: “Estamos apuntando para uno de los tres puestos disponibles para los Juegos Olímpicos de Londres”.


Estilo y futuro

Más allá de las disponibilidades y el compromiso puntuales de jugadores concretos, resulta complejo armar una idea de equipo con una liga pobre y una base escasa en el propio país del golfo de Guinea. No existe una estructura ni un ideario común de baloncesto que se aplique a los distintos niveles y se mantenga durante años.

Porque los nigerianos marchan muy jóvenes a Estados Unidos para enrolarse en un High School, Junior College o NCAA. Y porque la organización federativa no ha sido siempre la deseable.

Respecto a lo primero, Tim Shea no cree que sea tan problemático: “La mayoría se han formado en la NCAA, pero no es una escuela tan diferente de la europea: el baloncesto es cada vez más universal. Lo único diferente en la NCAA es que hay 45 segundos para tirar, y no 24; ellos hacen lo mismo, pero un poco más largo”. Además, también apela al carácter profesional de todos los jugadores, que ya han pasado por diferentes clubes y países, adaptándose a sus diferentes baloncestos. Así que deja la necesidad en, más que construir un estilo, “hacer los sacrificios que hacen falta para ganar: si podemos conseguir que lo hagan, no importará el estilo”.

En cuanto a lo segundo, la Federación Nigeriana parece tomar algunos pasos para el crecimiento interno. El propio Ayo Bakare ya hablaba en la entrevista con FIBA.com de la “mejorada administración de la Federación”. Más allá de la búsqueda de la continuidad de esa lista, mantiene una política por la que la selección senior debe tener dos jugadores que disputen la liga nigeriana (o que lo hayan hecho en los últimos 12 meses), buscando apreciar su propia competición y motivar a los jugadores que permanezcan en ella.

Además, pretenden fomentar los clubes de formación, mediante un cambio en la política de construcción de la selección junior. Ningún jugador que dispute la liga profesional nigeriana o esté en el extranjero formará parte de la selección sub18. Solo miembros de categorías de formación.

“Nigeria está construyendo para el futuro”, asegura Tim Shea. Si acaso, todo acaba de empezar... después de tocar fondo.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Tim Shea
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos