Artículo

¿Qué debe pasar para que España gane el oro olímpico?
Los factores parece tenerlos claros todo el mundo: reducir las pérdidas de balón, que corran menos y ataquen más en estático, aprovechar sus carencia en el poste bajo, minimizar sus riesgos ofensivos desde la zona, confiar en que su acierto triplista no sea extraordinario y que tú esté a tu mejor nivel. Lograr todo eso en el mismo partido ya es más difícil...

Redacción, 11 Ago. 2012.- Estados Unidos es un conjunto tan transparente que todo el mundo parece conocer sus puntos débiles y cómo explotarlos. Ítems repetidos cuan mantra. Receta unánimemente conocida, pero que nadie es capaz de llevar a la práctica. Nadie. Por la enorme dificultad de aplicarlas todas a la vez o porque, aun y llevándolas a cabo, la infinita calidad del Team USA las hace inútiles. El partido perfecto no implica la victoria. Porque la diferencia entre los dos mundos sigue existiendo. Aunque sea cada vez más difícil de medir y los análisis diverjan en la distancia por recorrer.

“Trataremos de que no tengan demasiadas posesiones, no perder muchos balones y controlar el rebote. Hacer todo eso junto es difícil, pero lo intentaremos. No sé si podremos llegar a los 100 puntos como en Pekín porque no tenemos tan buenos porcentajes, pero los puntos no son lo importante, sino estar bien en defensa”, explica Juan Carlos Navarro en la previa de la Final, en declaraciones recogidas por la Agencia EFE. Cada vez que se les pregunta, repiten de carrerilla los mismos conceptos. Son los que son...

Foto FEB / Alberto Nevado

Lo que deben hacer

  • Limitar las pérdidas de balón. Es obvio y evidente que la presión defensiva estadounidense en la primera línea es capaz de robar múltiples balones para terminar en canastas fáciles al contraataque. Conducir el balón al campo de ataque y lograr empezar la circulación ofensiva con normalidad es clave para que Estados Unidos no se sienta cómodo y dinamite el partido a la carrera. Pero, además, ante el Team USA, los pases de lado a lado o los balones invertidos exponen a nuevas pérdidas, por el riesgo de las manos rápidas y la velocidad gestual de los defensores americanos.

  • Disminuir el ritmo, atacar en estático. El potencial anotador del Team USA es, con enorme diferencia, el más elevado de los Juegos. Promedia 116,7 puntos por encuentro, 29,1 por encima del segundo, Argentina. España figura sexta, con 78,1 tantos, 38,6 menos que su rival en la Final olímpica. Estados Unidos ha sido tradicionalmente letal cuando podía correr: anotar con facilidad, cerrar acciones espectaculares, venirse arriba... Minimizando pérdidas, controlando los rebotes largos o poniendo apuros en el rebote ofensivo se reducen las transiciones rápidas y se obliga a Estados Unidos a jugar en estático. Ahí siempre han tenido mayores problemas... hasta este año. El Team USA es el más capacitado para jugar el ataque posicional 5x5 de los últimos años. Con un jugador hiperresolutivo como LeBron James, un extraordinario anotador como Kevin Durant, más Kobe Bryant y Carmelo Anthony y la capacidad para explotar sus virtudes de forma colectiva, Estados Unidos ya no sufre tanto en estático como antaño. Y bien consciente de ello es Mike Krzyzewski: “Tenemos fuego en ataque. Cuando alguien se enciende los demás le buscan”, declaraba al término del partido ante Argentina. Aun así, que no tengan posibilidad de salir a la carrera sigue siendo importante.

  • Aprovechar la superioridad en el poste bajo. España cuenta con el mejor juego interior del campeonato, encarnado en tres grandes pívots NBA: Pau y Marc Gasol y Serge Ibaka. El Team USA cuenta con un único center, Tyson Chandler. Esa es, pública y reconocidamente, la gran baza con la que cuenta Sergio Scariolo. Que España sea capaz de hacer llegar balones al poste bajo para que los Gasol saquen partido de su superioridad sobre su defensor (LeBron James o Carmelo Anthony en muchas ocasiones, con hasta 10 centímetros menos de estatura) puede ser una gran fuente anotadora. Además, la sobreatención que recibirán puede contribuir a la fluidez ofensiva del conjunto español, al gozar de más espacios y de posibles tiros abiertos para los exteriores. Por si fuera poco, la posibilidad de que los interiores españoles carguen de faltas a hombres tan vitales ofensivamente como LeBron o Carmelo puede reportar un gran beneficio en el otro lado de la cancha.

  • Contener al rival en el 1x1... Con perimetrales atléticamente superiores y con un 1x1 tan dañino como Deron Williams, Chris Paul, Kobe Bryant, Russell Westbrook o incluso Andre Iguodala, España debe proteger a sus exteriores, que pueden sufrir para contener a sus pares en defensa individual.

  • ...y evitar que los pívots defiendan a los falsos interiores... La superioridad ofensiva de los Gasol o Ibaka ante los falsos interiores del Team USA tiene su reverso defensivo. Ninguno de los tres (y tampoco Felipe Reyes) es capaz de contener las embestidas que LeBron James o Carmelo Anthony inician desde el perímetro. Alejados de la zona, los Gasol e Ibaka son vulnerables y, además, dejan desprotegida la pintura, desde donde pueden llegar a amurallar el aro.


  • Pau Gasol, superado desde el exterior por LeBron James (Foto EFE)

  • ...conduce a la zona. ¿Cuántos minutos defenderá España en zona? ¿Cuántas alternativas defensivas tendrá preparadas Sergio Scariolo? España ya ha dispuesto tanto en la preparación como durante el campeonato diversas defensas zonales, aunque en el amistoso ante Estados Unidos en el Palau Sant Jordi (con victoria americana por 78-100) prefirió, como ya había especificado en la previa, reservarse armas. Con una defensa zonal se mitigan los problemas para contener el 1x1 de los atléticos exteriores estadounidenses, así como los desajustes en emparejamientos LeBron/Carmelo-Pau/Marc. De este modo, la zona se presenta como una variante defensiva que Scariolo planteará durante muchos minutos. Aunque habrá que ver en qué modalidad, cuándo y de qué forma.


  • Lo que debe pasar

  • Que España vuelva a su mejor nivel. La Selección española todavía no ha mostrado su mejor nivel en estos Juegos Olímpicos. Ha dejado ver su potencial en momentos cortos y puntuales, como el primer periodo del partido ante Rusia de la primera fase o la segunda mitad de la semifinal, también ante el conjunto ruso. Sin que España juegue al máximo de sus posibilidades resulta complicado creer que puede acceder a derrotar a un equipo como el estadounidense. La cuestión es, con lo mostrado en este torneo y los problemas físicos a los que recurrentemente hace alusión Sergio Scariolo, ¿es capaz España de volver a jugar al 100% de sus capacidades teóricas?


  • Foto EFE

  • Arbitraje europeizado en los contactos. Con la polémica de los pasos de los JJ.OO. de Pekín ya atrás, las cábalas sobre el arbitraje y el reglamento FIBA van por otros derroteros. Ya tras el partido de preparación ante el Team USA, Scariolo quiso trasladar el foco mediático desde los pasos hacia los contactos: “A estas alturas, en los pasos es evidente lo que hay que sancionar y lo que no; creo que no habrá situaciones evidentes de pasos que no serán sancionados”, explicaba en la rueda de prensa posterior al último encuentro de preparación. “El contacto de manos, más que los pasos, va a ser importante”, explicaba, sabedor de que la presión defensiva del Team USA, con un permisivo uso de las manos, puede acabar en múltiples robos de balón y contraataques fáciles para los de Krzyzewski. Con contactos sancionados a la mínima, la defensa más física y agresiva se ve perjudicada, ergo Estados Unidos.

  • Acierto desde 6,75. España ha convivido con el colapso ofensivo durante (casi) todo el campeonato. Más allá de la evidencia de que el equipo no se ha encontrado a su mejor nivel, el colapso tenía su origen, en muchos instantes, en los errores desde el lanzamiento exterior. Sin triples, los ataques languidecían, los ánimos se desesperaban y las ofensivas entraban en ciclos de errores sin fin. Cuando entran los triples (como en la segunda mitad ante Rusia), todo el resto parece mejorar de forma exponencial. En los siete partidos disputados, acumula un porcentaje del 32,8% desde el 6,75. Una cifra que ha sido pobre en encuentros críticos, como los de la primera fase ante Gran Bretaña (23,5) y Rusia (20) y en los cuartos de final ante Francia (20). Sin los puntos y el salto mental que supone un buen porcentaje desde 6,75, una victoria española en la final suena a quimera todavía mayor.

  • Reducir los triples estadounidenses. Como si fuese fácil... Pero es que el festival triplista del Team USA durante estos Juegos Olímpicos está alcanzando cotas míticas. Promedian más de 16 triples anotados por encuentro, con un espectacular 44,5% de acierto (con diferencia, el mejor del torneo) y con dos hombres en estado de gracia (Kevin Durant y Carmelo Anthony). Los triples han sido, en muchos partidos, el fuego anotador que ha propagado a Estados Unidos hacia grandes diferencias en el marcador. Contra Lituania en la primera fase, en el único partido al que han llegado a los últimos minutos con opciones de derrota, su porcentaje de triples estuvo muy por debajo de lo habitual (30,3%).
  • ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-