Artículo

Rudy, el hombre de moda
Rudy Fernández, MVP del Torneo de L'Hospitalet, pasa por ser el mejor jugador exterior europeo de 17 años. La nueva joya de la cantera del DKV Joventut vive para el basket desde que, literalmente, echó a andar detrás de un balón de baloncesto lanzado por su hermana Marta, hoy estrella en la Liga Femenina. Su pasión le lleva a entrenar diariamente con los equipos ACB, EBA y junior en sesiones de trabajo maratonianas, sólo aptas para quien lleva el basket en las venas


Rudy Fernández, la sensación del momento (Foto David G. Casanova)

Redacción, 14 Ene. 2003.- Rodolfo 'Rudy' Fernández, escolta de 1,96 metros del DKV Joventut, es probablemente el mejor jugador exterior de Europa de su generación, 1985. Lo tiene todo: buen tiro, gran capacidad atlética, excelente primer paso y habilidad para finalizar entradas o contraataques, más que aceptable manejo del balón y, sobre todo, liderazgo y carácter ganador. 'El carácter es lo que le hace diferente, pues siempre está compitiendo, le gusta ganar a todo y contagia a los demás', explica su entrenador en el equipo junior, Xavier Castillo.

El prestigioso Torneo junior de L'Hospitalet ha lanzado a Rudy a la fama. En una impresionante exhibición (59 puntos en la última jornada, semifinales y final), lideró al Joventut Carrefour a su primer título en 18 años, además de conseguir un merecido MVP. Pero esta sobresaliente actuación en L'Hospitalet es sólo la última muestra de la exitosa estela que le acompaña desde hace años y que ha extendido a las selecciones inferiores: llevó a España al bronce en el Europeo Cadete de Letonia (2000), siendo considerado uno de los jugadores más prometedores del evento y, siendo junior de primer año, contribuyó notablemente a la plata en el Torneo de Mannheim y fue el máximo anotador español en el Europeo de Stuttgart celebrado este verano.

Su imparable progresión ha continuado esta temporada en el Joventut, donde además de anotar 14,2 puntos de media en el equipo EBA, ha sido campeón con el conjunto junior del torneo Ciutadela de Menorca, en el que anotó 10/11 triples (7 en un cuarto) ante el F.C. Barcelona, además de MVP en el Ciudad de Santa Cruz, todo ello antes de su definitiva confirmación en L'Hospitalet. 'Ha madurado mucho este año, está mucho más centrado y se nota en su juego' , señala Castillo, quien ha entrenado a jugadores como Raúl López, Miralles, Drame, Mumbrú o Vidal. 'Hace cosas que muchos de estos no hacían a su edad, dentro y fuera de la pista; si no se tuerce llegará muy arriba', asevera el experimentado técnico.

Obviamente, Rudy Fernández no es aún un jugador hecho y debe mejorar en varios apartados. Él lo tiene claro: 'no estoy aún listo para llegar en ACB, ya que debo progresar en defensa y en la musculatura'. Xavier Castillo coincide plenamente con su apreciación y añade que 'el nivel físico es mucho mayor en categorías superiores y a él le falta músculo y capacidad defensiva, especialmente para pasar bloqueos de verdad; le va a ayudar mucho entrenar con el equipo ACB'. Rudy lo intenta aprovechar 'aprendiendo cosas de cada jugador y haciendo caso de los consejos que me dan los compañeros, que son muy atentos y amables'.

De momento el DKV Joventut cuida con mimo su progresión y trabaja con él de cara al futuro (tiene contrato hasta el 2005), sin precipitarse en su ascenso al equipo ACB, competición en la que sólo ha jugado un partido y un minuto, exactamente igual que en la ULEB Cup.

Una vida por y para el baloncesto

La vida de Rudy Fernández ha girado siempre alrededor del baloncesto. Sus padres jugaron durante muchos años en el Joventut y él siguió la tradición familiar desde niño. En su familia ha quedado grabada la anécdota de que Rudy echó a caminar por primera vez detrás de un balón de basket lanzado por su hermana, una circunstancia tan casual como premonitoria. Nació y pasó su infancia en Palma de Mallorca por motivos laborales de sus padres, y destacó en el San José Obrero hasta que a los 13 años tomó la difícil decisión de irse al Joventut solo, sin su familia. 'Mis padres jugaron aquí y me gustaba mucho el equipo, que además veía como daba oportunidades a jóvenes como Raúl López', explica Rudy, para quien este cambio 'fue muy duro pero conseguí adaptarme y ahora mis padres han venido a vivir a Badalona conmigo'.

La adaptación a vivir fuera de casa no ha sido lo único duro para Rudy Fernández, que lleva un ritmo de trabajo 'que muy pocos podrían aguantar', como así resalta Xavier Castillo. Se levanta todos los días a las 6 de la mañana para coger el tren y desplazarse a Barcelona, donde estudia, y no regresa a casa hasta las 14:30; una comida rápida y siesta, porque a las 17:30 debe marcharse para el Palau Olimpic y entrenar con el primer equipo; cuando acaba con el conjunto ACB, se une a los entrenamientos del equipo EBA y, por último, practica con el junior para acabar su extenuante jornada alrededor de las 22:30 o 23:00. Preguntado por su tiempo libre, Rudy explica que 'los lunes suelen dárnoslo libre y a veces no entreno con alguno de los equipos; cuando es así aprovecho para estar con mis amigos o mis padres, que casi no les veo'.

Su ritmo de trabajo es infernal, pero lo más encomiable no es que lo soporte, sino 'que le gusta mucho', según señala Xavier Castillo. 'Algunas de las 'estrellas' que he entrenado se saltaban los entrenamientos a la mínima oportunidad, pero Rudy jamás; de hecho, a veces he tenido que obligarle a que se fuese a casa porque ya llevaba demasiado ajetreo'. Tal es su dedicación que, pese a las horas que pasa entrenando 'cuando puede viene antes para hacer tiro' e incluso sacia parte de su escaso tiempo libre viendo vídeos de baloncesto y entrenando a niños más pequeños.

Su hermana Marta le enseña el camino

En julio de 1998 Marta Fernández, junior de primer año (es decir, un año menor que la mayoría de sus rivales) lideraba a España al oro en el Europeo de Bursa (Turquía), siendo ella elegida MVP y generando unas enormes expectativas que, de momento, está cumpliendo. Y es que actualmente tiene un peso muy importante en el actual campeón español, el Ros Casares Valencia, así como en la selección absoluta.

'Hablo mucho con Rudy y creo que lo está asimilando muy bien, es muy maduro para su edad y es consciente de lo que tiene; el 'boom' pasará y llegarán momentos malos, pero él debe seguir trabajando y continuar su evolución actual, que es muy buena', explica Marta, cuyos consejos son muy valorados por su hermano. 'Me está ayudando muchísimo, se ha esperado siempre mucho de ella y ha sabido mantener la serenidad y ser muy buena jugadora; su ejemplo y sus consejos me sirven para mantener los pies en el suelo', se sincera Rudy.

Marta y Rudy, pese a la distancia, mantienen una estrecha relación. 'Hablamos mucho y cuando podemos jugamos juntos a baloncesto, lanzando tiros o disputando 1-contra-1... juego más duro, se queja mucho y al final me acaba ganando siempre', bromea él. Su hermana, por contra, lo niega: 'es mentira, cuando éramos más pequeños me aprovechaba de él pero ahora es muy difícil; este verano le gané una vez y casi hago una fiesta, la próxima vez va a ser imposible porque cada vez es mejor'.

'Rudy se merece que las cosas le vayan bien, lleva desde muy pequeño jugando al baloncesto y ha sacrificado muchas cosas por ello', explica Marta, quien ve en su hermano 'un futuro brillante, llegará mucho más alto que yo'. Y asegura que 'no es amor de hermana', explicando que sus compañeras la tildaban de exagerada al hablar de Rudy y ahora comienzan a darse cuenta de que verdaderamente es muy bueno.

El 'efecto LeBron'

LeBron James, con 18 años recién cumplidos, es el jugador de moda en Estados Unidos. Dominador absoluto en el baloncesto escolar americano, es llamado 'the chosen one' (el elegido) y sus partidos son retransmitidos en pay per view, habiéndose dado dos para todo el país a través de ESPN2. Se le considera el indiscutible número uno del próximo draft, pese a su corta edad, y en el convencimiento general está que puede marcar una época en la NBA.

Rudy Fernández es algo así como la prolongación española de ¿King James'. Resultaría improcedente establecer comparaciones entre ambos como jugadores, pero su dominio en categoría junior es igualmente aplastante, no habiendo salido otro escolta de su proyección en los últimos años. Además, como LeBron, el jugador de la Penya está comenzando a tener un eco mediático inusual para un adolescente, además de generar unas expectativas (''NBA? ¡Si todavía no he llegado a la ACB! ', dice él) desmesuradas. Sin embargo, mientras James habla de sí mismo en tercera persona y se cree todo lo que dicen, Rudy desborda modestia y sensatez mientras se aplica en una de sus "sesiones".

Pablo Malo de Molina
ACB.COM

FIATC Joventut


Últimos artículos relacionados con Rudy Fernández
Últimos artículos relacionados con Club Joventut Badalona S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-