Artículo

La sonrisa de Alba Torrens contagia a una España que es de oro (70-69)
La selección española dirigida por Lucas Mondelo se ha proclamado campeona de Europa tras ganar a Francia (70-69) tras gestionar un final de infarto. Torrens (21) y Lyttle (20), las máximas anotadoras. Broche de oro para Valdemoro y Aguilar

Las campeonas posando con la copa y sus medallas (foto FEB)

Redacción, 30 Jun. 2013.- 20 años después... ¡España es campeona de Europa! Lo es tras un épico partido donde ha dominado a Francia en casi todo momento consiguiendo hacer historia al derrotarla por 70 a 69 en su propia pista y ante más de 5.0000 fervientes seguidores franceses. Además, lo ha hecho en un encuentro donde el deporte ha hecho justicia con un grupo humano que hace dos años fue cruelmente penado en Polonia y que hoy en Francia ha vuelto a sonreír.

Justicia también para Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar, dos jugadoras que son historia viva del baloncesto español y continental y que tendrán su merecida retirada con aquello por lo que tanto lucharon, la medalla de oro.



Justicia para Alba Torrens (21 puntos decisivos durante muchos minutos siendo el sustento anotador del equipo), una increíble jugadora con un talento sobrenatural y una humildad que le llevará a ser tan grande como Amaya o Elisa. Alba, que ha pasado un difícil año tras una rotura de ligamentos, ha completado un torneo y una final extraordinaria, con muestras de su inagotable magia y un acierto triplista que marcó la diferencia durante largos tramos de partido.

Y justicia para Sancho Lyttle, Laura Nicholls, Cindy Lima, Sílvia Domínguez, Cristina Ouviña, Laia Palau, Marta Xargay, Laura Gil, Queralt Casas, Lucas Mondelo, Víctor Lapeña, Isa Sánchez y el resto de componentes del cuerpo técnico que ha completado un partido casi perfecto y en el que tuvieron que superar muchas adversidades.

Y eso que la puesta en escena de España fue la deseada en toda final. Con los nervios olvidados en el autobús, era Francia quien sufría la presión de ganar y eso le llevó a perder hasta seis balones en el primer cuarto.

Por el contrario España anotaba con fluidez y de las pérdidas galas conseguía 12 puntos. Una anotación que seguro era más esperada que la de Cindy Lima. La pívot, habitualmente dedicada a tareas defensiva, apareció y con seis puntos equilibró el daño de Sandrine Gruda.

El duelo sonreía a España, entre otras cosas, porque los triples llegaban de la mano de Alba Torrens. Eran cuatro sin respuesta de Francia y como se quiera que el rebote estaba igualado, España llegó a ir venciendo por 12 puntos (26-14).

Pero entonces apareció esa especie de diablo vestido de rubia que es Celine Dumerc. La base (11 puntos) despertó a Francia con dos triples y lideró un parcial 0-13 que puso a las suyas por delante. Una respuesta de visceral calidad y dos genialidades de la maga de Binissalem, Alba Torrens, permitió a España sobrevivir al descanso.

El tercer cuarto fue también para Francia, con un ataque español polarizado en Alba Torrens, pero insuficiente para evitar que Francia se pusiera por delante. Si antes del partido llegan a decir que España cedería por dos puntos al inicio del último cuarto, casi todos lo hubieran firmado. Ya en la previa Mondelo lo veía como el escenario más lógico, lo que sucede es que después de ir mandando por nueve puntos en el primer cuarto y ganar hasta por 12 puntos, verse abajo en el momento de la verdad no era lo mejor para el ánimo español.

Pero España es lo que es, puede ser que no tenga centímetros ni músculo como otros equipos pero a corazón nadie nos gana. Así lo demostraron Sílvia Domínguez y Marta Xargay que abrieron la victoria final con dos triples en el inicio de último cuarto.

España volvió a tomar el mando del partido y no lo soltó por más que Dumerc, Gruda, Yacoubou y todo el batallón de talento galo lo quisiera impedir. En Francia, en territorio hostil, España volvía a ser la más grande de Europa.

(foto FEB)

Un inicio soñado

Con 5.000 espectadores cantando la marsellesa a capela y agitando las banderas, el pabellón de Orchies recibió a España con un ambiente hostil propio de las grandes finales. La ocasión lo merecía, Francia había llegado al momento que durante tantos años planeó: era su campeonato y su final y no iba a permitir que nadie le arrebatará su idílico sueño.

El partido comenzó con los nervios propios de los grandes encuentros, España tardó más de dos minutos en encontrar el aro francés. El técnico galo predispuso espacios en el perímetro y cerró el aro. Seguro que no esperaba que las dos primeras canastas fuera sendos triples de Sancho Lyttle y Alba Torrens.

Era un contratiempo para las locales y bastó presionar un poco más arriba para que Sïlvia Domínguez encontrara en alley-oop a Lyttle. La puesta en escena de la selección femenina era perfecta. La misión de contener el arrollador inicio galo estaba cumplido y mandaba mediado el primer cuarto (10-6).

Con Dumerc desconectada del partido, Francia tenía problemas para lanzar desde posiciones cómodas y sus posesiones se eternizaba por mor del desgaste defensivo español y las recuperaciones de Lyttle que permitían correr a España aunque sin el premio de la canasta.

El cerrojo defensivo era lo que se imponía en la primera subida de balón de Lawson cumplió con la premisa de Lucas Mondelo: presión a todo el campo y recuperación de Laia Palau. Era el tercer balón perdido por una Francia que nunca antes se había visto presionada y por debajo en el marcador. Una situación nueva de la que España trataba sacar ventaja para llevar nervios al público y al equipo galo.

Las canastas si bien llegaban a cuentagotas pero suficientes para que Cindy Lima y Lyttle pusieran seis arriba a España. Además, las carreras de Alba Torrens hacían una labor zapadora de sacar faltas a las rivales (14-8).

Especialmente positiva era la aparición de Cindy Lima. En defensa era la encargada de tapar a Isabelle Yacoubou y lo hacía a la perfección, pero lo que pocos esperaban era que sus canastas dieran alas a un equipo que parecía estar curtido en mil batallas porque los nervios no parecían afectar a su juego ya que de los dos equipos era quien más se acercaba a su estilo habitual.

Y si individualmente el equipo frenaba a Francia, en el último minuto y medio Mondelo dio entrada a la defensa zonal 2-3. En parte para evitar un desgaste mayor en sus jugadores, en parte para desconcertar el ataque galo con Lawson dirigiendo. El resultado era ideal porque la sexta pérdida de balón de Francia producía el enésimo contraataque de Alba Torrens culminado con triple sobre la bocina de Laia Palau (21-12).

(foto FEB)

Gruda y Dumerc despiertan a Francia

España poco podía pedir más al partido, la única laguna era la defensa a Sandrine Gruda, la mejor pívot francesa. Era la principal fuente de puntos de Francia, pero como también era casi la única, el hecho de que Cindy Lima (seis puntos y nueve rebotes) siguiera vestida de pívot anotador y Alba Torrens conectara su segundo triple hacía que España rompiera la barrera de los 10 puntos para España (26-14). A Pierre Vincent los esquemas se le empezaron a desmoronar y no dejó más tiempo a Dumerc en el banco. Y ésta anotó a la primera que tuvo.

Un triple de la base y una asistencia para el octavo punto de Gruda (25 puntos y cuatro rebotes), minimizó la ventaja española hasta los siete puntos y ese amago de reacción local tuvo que ser cortado por un tiempo muerto de Lucas Mondelo. España vivía un escenario inimaginable y no quería por nada del mundo el despertar del rival y que se revertiera la situación anímica y de juego.

El problema es que Dumerc había despertado haciendo más grande el parcial (13-0) con su segundo triple. Era evidente que la estrella francesa y el resto del equipo iba a reaccionar en algún momento. Si los nervios del inicio de partido se habían superado con nota, ahora llegaba el segundo momento importante de partido (26-27). Más de cinco minutos sin sumar punto alguno llevó al equipo español a ver como su renta se esfumaba y comenzaba un partido nuevo.

Francia había dado un paso adelante en su defensa cerrando las penetraciones de Alba Torrens y negando el rebote ofensivo a una España que sobrevivía con los tiros abiertos de Lyttle y Palau. Solución de emergencia pero que, cuanto menos devolvía la ventaja en el marcador a una España que también agradecía la puesta en escena de Edwige Lawson en el campo. Su tercer balón perdido generó el tercer triple de una Alba Torrens estratosférica.

A la alero siempre se le achacó que no tuviera regularidad en su tiro exterior, pero después de la lesión y en este campeonato se le ha visto más incisiva en este lanzamiento. Su 3/3 en triples y un 2+1 relanzaron al equipo en el final de cuarto (36-29).

Como en el primer cuarto, España planteó nuevamente una zona 2-3 en el tramo final de cuarto. Había que protegerse aunque eso supusiera algún que otro lanzamiento liberado. El problema es que en esta ocasión los tiros llegaron de la mano de Gomis, Yacoubou y Miyem y Francia apretó el marcador al máximo al termino de la primera parte (36-35).

(foto FEB)

Alba Torrens sostiene la reacción gala

El inicio de tercer cuarto no era para nada negativo para los intereses españoles. Pese a que Francia conectó con Yacoubou en dos ocasiones y castigó a Cindy Lima, el hecho de que Dumerc sumara su tercera falta era una noticia tan agradable como los siete puntos de una Alba Torrens que podía correr como un galgo el contraataque, anotar en suspensión a media distancia o cascarse un triple (para sumar el cuarto sin fallo).

Daba igual, porque la maga estaba tocada por una varita mágica y con 18 puntos en 23 minutos de partido era el diferencial en un partido que ya no escondía nada. España mandaba 44 a 41 y las estrellas de uno y otro equipo aparecían cuando el sol comenzaba a ponerse en España, Francia y todo el continente europeo.

El problema es que en España, sólo parecía tener el aro de cara Alba Torrens y en Francia aparecieron secundarias como Gomis o Lawson para marcar un nuevo parcial (2-8) y ponerse con la máxima renta del partido (46-49).

Más que los tres puntos de desventaja, lo que preocupaba a Mondelo era que el frenético ritmo de partido podía descontrolar y agotar en demasía a un equipo que hasta ese momento había seguido a rajatabla el guión del perfecto aguafiestas.

Quizá por ello, el primer ataque tras el tiempo muerto del técnico se centró en buscar y encontrar a Sancho Lyttle (20 puntos y 11 rebotes para la máxima anotadora y reboteadora del torneo y, como no podía ser de otra forma, la MVP del Eurobasket). Después de muchos minutos una jugadora que no fuera Alba sumaba para España. El tercer momento clave del partido era solventado porque poco a poco fueron aparecieron anotadoras españolas y porque, todo sea dicho, la rotación francesa bajó la calidad del equipo de Pierre Vincent.

Pero las finales se ganan por calidad, físico e inteligencia. Era el momento de ser inteligente y ver que sin Dumerc y Gruda se podía presionar más a la base y pívots. Eso lo interpretó Sancho Lyttle a la perfección que con una recuperación forzó tiros libres para seguir sumando y devolver una mínima ventaja a España. Ventaja que, sin embargo, se esfumó en el final de cuarto (53-55).

La selección española, ¡campeonas de Europa! (foto FIBA Europe)

El corazón de España late hasta la victoria final

La lenta pero firme remontada francesa le permitió alcanzar el último cuarto con una mínima renta. Sus ventajas nunca habían sido significativas y Sílvia Domínguez tampoco lo iba a permitir llegado este momento.

En el primer ataque, España no sólo anotaba un triple sino que sacó cuatro faltas y metió a Francia en el bonus con más de ocho minutos por jugarse. Era una noticia magnífica, pero aún lo sería más al ver como desde la esquina Marta Xargay anotaba un segundo triple consecutivo y Sílvia Domínguez culminaba un contraataque para poner de inicio un parcial 8-0 (61-55).

La casta de España está a prueba de bombas y con esta reacción quedó patente forzando a Francia a quemar todas sus naves. Está era, básicamente, volver a poner en pista a Yacoubou. Dicho y hecho. La consecuencia de ello fue la quinta falta de Cindy Lima en la primera defensa sobre la pívot francesa (ocho puntos).

Era también el momento de templar nervios en el arbitraje, pues demasiadas faltas cortaban el ritmo y encaminaban el partido a un carrusel de tiros libres. También era el momento de la estrategia y Lucas Mondelo mandaba la zona 1-3-1. Una opción que en la previa se pretendía reservar para los tres minutos finales, pero que se adelantaba para controlar la mínima renta de la que se disponía.

Y es que la pareja Yacoubou-Gruda polarizaban todos los ataques franceses del último cuarto y ya fuera con canastas o faltas lograron empatar el partido a 61 a seis minutos del final.

España se la jugaba a la zona protegiendo la pintura y ofreciendo triples a una Francia que sin encontrar a sus jugadoras altas tenía problemas para sumar... aunque Ndongue anotara sobre la bocina para volver a empatar a 63.

El partido vivía ya en un alambre tan fino donde bailar un tango o un pasodoble era tan difícil como encadenar dos buenos ataques o dos buenas defensas. A punto estuvo de hacerlo Sancho Lyttle, pero los árbitros no quisieron pitar una falta sobre contraataque suyo y sí una a ella tras su forzado fallo.

En un partido tan ajustado, era injusto pasar de estar cuatro arriba a sólo uno (y gracias que Gruda falló uno de sus dos tiros libres). Pero por suerte, a veces hay justicia deportiva y en el siguiente ataque tras una ofensiva poco fluida, Sancho Lyttle conseguía una acción de dos más uno que, esta vez sí, ponía el más cuatro (68-64).

Quedaban dos minutos y medio y España, tras recuperar en defensa tenía su primera bola de partido. Ésta voló con un triple de Laia Palau que no entró con tan mala suerte que en el siguiente ataque Dumerc sí acertó con el triple... y en la cara de Laia. Las genios están para estos momentos y Dumerc lo habitúa hacer. Lo hizo en la Olimpiada contra Australia y en este mismo Eurobasket contra Suecia.

Pese a ese golpe anímico se entraba en el último minuto arriba y con bola para Alba Torrens. La alero intentó poner un broche de oro a su partido con una bomba pero no entró. Ahora era Francia quien tenía su oportunidad para ponerse por delante. Como era de prever buscó a sus interiores y encontró a una de ellas, pero entonces Laura Nicholls se convirtió en gigante para tapar a Ndongue.

Quedaba un ataque para España y este se eternizó en las manos de Laia Palau hasta que la base encontró a Sancho Lyttle. La pívot en suspensión metía una canasta que, a siete segundos del final, valía un título europeo (70-67).

Sólo restaba el deselance final, un ataque y, tras un balie de tiempos muertos entre los entrenadores, Francia se lo jugó con un triple de Lawson que quedó tan corto que ni siquiera el rebote ofensivo y la canasta de Gruda impidió hacer realidad el sueño de España. 20 años después, al igual que en Perugia y, de nuevo, contra Francia, España es campeona de Europa.

Ilustrativa imagen de España en el momento del himno nacional (Foto FEB)


ESPAÑA70
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPFR+/-VAL
4Nicholls L.1120/00/02/4211000002-14
*5Lima C.2163/50/00/09360200521112
*6Dominguez S.1872/41/20/022020104316
*7Torrens A.35214/144/61/11104210251118
8Ouvina C.700/10/00/00000010002-2
9Palau L.2251/31/30/011032302002
10Aguilar E.DNP0///00000000000
*11Xargay M.3181/21/23/4101112024-28
12Gil L.810/10/01/2211000001-42
13Valdemoro A.700/30/00/0101011010-11-3
*14Lyttle S.39206/131/35/711101241148-230
15Casas Q.DNP0///00000000000
Total7017/468/1612/1830191112121012025577


FRANCIA69
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4Yacoubou I.1782/40/04/6431103025-59
5Miyem E.2421/30/20/075230103105
*6Tchatchouang D.1841/50/02/2220203122-82
*7Gruda S.362511/160/03/4431111132-524
8Lawson-Wade E.1650/11/22/2101203032-22
*9Dumerc C.24111/53/30/0330310033314
10Ayayi V.100/00/00/00000000100-1
*11Gomis E.3093/61/10/0211413012711
12Amant M.DNP0///00000000000
13Skrela G.1500/00/00/0330202130-71
*14Ndongue E.1952/30/01/2220012043123
15Lardy A.DNP0///00000000000
Total6921/435/812/16282261841832520-570

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-