Artículo

Då skoråvå, Mijail!
De Miguel a Mijail, el cisne de Randers ya es el de Vladivostok. Miguel Ortega, tras enamorar a Dinamarca, sube de nivel para llegar a la potente Superliga Rusa para jugar en las filas del Spartak Primorie. No te pierdas su entrevista y recuerda cómo fue su carrera antes de este gran paso

  • "Miguel Ortega, el cisne de Randers", por Daniel Barranquero (Enero 2013)


  • Redacción, 10 Ago. 2013.- Es uno de las carreras más sorprendentes y uno de los viajes más emocionantes del baloncesto español. Miguel Ortega vuelve a escribir un capítulo más en su particular escalera hacia el edén tras firmar por el Spartak Primorie.

    El base jugará la Superliga Rusa tras hacerse un nombre desde abajo en Dinamarca. Allí, defendiendo la elástica del Randers Cimbria, Ortega alcanzó las semifinales y se erigió como máximo asistente de la competición, con 6,8 asistencias por encuentro. Sus 12,6 puntos, 3,6 rebotes y 2,1 robos con los que redondeó sus cifras de pases le permitieron al cisne de Randers ser nombrado también como mejor jugador Bosman de la competición.



    Lejos de acomodarse, Miguel volvió a hacer las maletas, con un destino aún más lejano. A 11.572 kilómetros de Randers y a 13.861 de La Línea, su casa, su infancia, su familia, su destino le esperaba. A las orillas del Mar de Japón, el baloncesto le lanza otro guiño en Vladivostok.

    “Mi agente, Antonio Bahamonde, se ha estado moviendo todo el verano en busca de la mejor oportunidad posible. Y, al final, la consiguió”, reconoce el jugador, muy seguro de su decisión: “Yo, en cuanto surgió ese interés, no tuve ninguna duda y, desde el primer momento, estaba decidido a firmar por ellos. Es una oportunidad de oro para mí y tenía que cogerla. ¡Ahora toca aprovecharla”.

    Ortega afirma que aún no ha hablado con su entrenador (“No sé si quiere potenciar algo más de mí, en cuanto sea consciente de ello trabajaré al máximo para conseguirlo y dárselo al equipo”) pero sí tiene claro lo que le han pedido los que han apostado por él: “Quieren que lleve al equipo a lo más alto. Se que los objetivos del club son a la vez ambiciosos y serios e iré a dar lo mejor de mí en todas las facetas de juego”.

    El Spartak Primorie de momento no tiene licencia para la VTB League, pero solo el hecho de disputar la Superliga Rusa, le llena y le ilusiona: “Es una liga muy fuerte a nivel europeo, aunque yo voy con las mismas ganas sea el sitio que sea. Ahora estoy muy emocionado por la oportunidad y mi intención es no dejar pasar ni un segundo sin dar el máximo”. El proyecto de su equipo también promete: “Este año cambia de pabellón y jugaremos en uno más grande, con bastante más capacidad”.

    ¿Y el cambio horario? Cuando los suyos desayunen a las 9 de la mañana, él ya estará merendando, a las 6 de la tarde. Cuando él se vaya a la cama, quizás aún ni hayan comido su gente de La Línea. “Sé que es un cambio horario de 9 horas y que es una ciudad grande”, reconoce, sobre una ciudad portuaria que en el mapa parecía el fin del mundo. “Es grande pero espero acoplarme a ella rápido y adaptarme a todo el ambiente lo más rápido posible”.

    “Considero que es un paso que tenía que dar por el crecimiento de mi carrera”, añade. No está solo. “Siempre he contado con el apoyo de mis padres y hermana y el de mis amigos. Estoy seguro de que la distancia se hará pequeña con su apoyo y sus fuerzas”.



    Tomarse una etapa tan lejos de casa como una circunstancia temporal podría ayudar para llevar mejor la ausencia de su familia, pero iría en contra de su filosofía. Miguel responde tajante: “Nunca me tomo ningún paso de mi carrera como algo temporal porque no debo mirar más allá de la temporada. Espero tener un año bueno y feliz y, cuando acabe la campaña, valoraremos todo el año en general. Ahora mismo solo me centro en empezar la pretemporada con fuerzas y al 100%”.

    De La Línea a Málaga, de Ourense a Santurtzi y de Xiria a Randers pasando por Santander. Su lucha por llegar a la élite no cesa y el sueño ACB sigue vigente. ¿Para qué disimularlo? “Ya he dicho muchas veces que mi objetivo desde que empecé a jugar al basket era llegar y asentarme en la ACB”.

    Cada cual dibuja su rumbo. Su pintura, menos común. “A cada jugador se le pone un camino por delante y cada uno tiene que elegir dentro de ese camino qué direcciones tomar. Una vez lo haces, tienes que apostar fuerte. A mí, hasta ahora, me ha llevado a una de las mejores ligas europeas. Ya veremos si este paso me lleva a la ACB o a seguir en Rusia muchos años. ¡O a cualquier otro camino!”

    “Temporada tras temporada… esa es la única clave”. Parece que le va bien. El cisne de Vladivostok. De Miguel a Mijail, de niño a hombre viajando con un balón de baloncesto. Då skoråvå!

    Daniel Barranquero
    @danibarranquero
    ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos