Artículo

S. Rodríguez: "El rival más importante que vamos a tener somos nosotros"
Su juego aporta magia en la pista y sus palabras destilan ilusión. Sergio Rodríguez es uno de los encargados de aportar alegría dentro y fuera de la pista en una selección donde cambian caras pero no el objetivo: el oro

Redacción, 15 Ago. 2013.- Apenas ha comenzado el trabajo, sólo se han visto unos destellos del equipo que puede llegar a ser, pero la selección española ya transmite ilusión y confianza. La misma que la de todos los veranos, esa que les ha llevado a ser en los últimos años dos veces campeones de Europa.

El equipo todavía está en fase de conocerse, pero el camino llevado hasta ahora hace ser optimista con el futuro en Eslovenia y uno de los jugadores que más transmiten esa ilusión por repetir éxitos es el base tinerfeño Sergio Rodríguez. El jugador del Real Madrid es uno de los que enciende la chispa en cada entrenamientos. Siempre de buen humor, tanto su forma de ser como de jugar aporta la necesaria alegría que el propio Juan Antonio Orenga ha pedido que el equipo tenga. “Trata de inculcarnos que lo primero es el trabajo y que debemos divertirnos. Tiene claro que si nos divertimos las cosas van a salir a mejor y para poder divertirnos hay que trabajar mucho y estar muy concentrados. Al fin y al cabo, son pocos días de entrenamiento los que vamos a tener y tenemos que estar muy concentrados para corregir los errores rápidamente”, asegura el base.

Sergio Rodríguez sabe como pocos que el camino para alcanzar el éxito con este equipo y grupo humano comienza siendo felices a la hora de entrenar. Un proceso donde son fundamentales los primeros días, aquellos donde no hay partidos, sólo entrenamientos. Para el Chacho esta primera fase de toma de contacto se ha saldado con nota positiva por que “hemos estado entrenando duro, con mucho físico que es bueno para estar bien estos casi dos meses”.

(Foto Alberto Nevado/FEB)

Ahora llega el turno de los partidos y con el primero ya concluido se pueden ir sacando las primeras notas de lo que la selección puede ser. Preguntado por las diferencias respecto a otros años, el jugador comenta que “todavía es pronto para hablar de diferencias, es cierto que es un equipo diferente hay jugadores que no estuvieron el año pasado y es lógico que el sistema de juego cambie porque no hay jugadores que estuvieron el año pasado. Sin embargo tenemos la idea clara que hay que defender muy duro, ser muy correctos atrás y después intentar correr y buscar a Marc en ataque que nos va a dar muchas soluciones. Soluciones no sólo él anotando sino también creando juego”.

Un referente claro interior y una amalgama de tiradores y rápidos jugadores en el perímetro que pueden hacer de España una de las selecciones más veloces del torneo. Así lo piensa un Sergio Rodríguez quien ve con agrado como este sistema tiene cosas en común con el que ha desarrollado en el Real Madrid. “Para nosotros es muy importante primero defender y rebotear para luego salir al contraataque. En esas circunstancias de transiciones rápidas nos vamos a sentir cómodos”, señala.

Sin la imponente figura de Pau Gasol y la ayuda de Felipe Reyes o Serge Ibaka, el juego de España debe virar unos grados y olvidar la preponderancia que tenían los puntos interiores. En este sentido Sergio Rodríguez considera básico que el equipo encuentro el equilibrio entre juego interior y exterior y sepa, según el partido, encontrar las soluciones cada día. “Van a ver muchos partidos y muchos rivales diferentes entonces creo que tenemos un buen equilibrio con grandes jugadores tanto interiores como exteriores y creo que vamos a intentar conseguir ese equilibrio para estar bien todo el campeonato porque va a ser largo”.

Largo, porque España quiere reservar billetes hasta el 22 de septiembre, fecha en la que espera disputar la final del Eurobasket. Un objetivo que no se borra de la mente de los jugadores por mucho que desde fuera se hable de lo contrario. Dudas, que por otra parte, no afectan al equipo. “No es una cosa que tengamos en mente”, responde Sergio Rodríguez. Para el base “nosotros sabemos donde estamos y tenemos que ir viendo como estamos. A partir de jugar partidos de preparación veremos los errores que cometemos e iremos viendo el verdadero nivel. Creo que somos un gran equipo, la gente tiene mucha ilusión y se puede aspirar a lo máximo, después veremos si el camino que seguimos nos lleva o no a ese objetivo”.

(Foto Alberto Nevado/FEB)

Un reto que ilusiona

Un objetivo que no es otro que el del oro y para conseguirlo Sergio Rodríguez aboga por ser un equipo con letras mayúsculas dejando las jerarquías y roles de líderes en función de cada partido y cada momento. En su opinión no hay líderes marcados por que “todavía es pronto para saberlo. Creo que será el propio campeonato quien imponga esa jerarquía. También creo que cada partido será una historia y no creo que cada partido tenga que ser la misma gente quien destaque. Creo que hay talento en el equipo como para poder tomar la alternativa cualquiera y ayudar al equipo en cada momento”.

Por delante queda el reto de conseguir lo que nadie ha conseguido. Ser tres veces campeón de Europa de manera consecutiva. Para una generación que se divierte devorando rivales, cosechando medallas y a la que le apasiona lo imposible, este desafío es el mejor acicate para dar el máximo. “Seria muy bonito. No se ha hablado mucho porque todos sabemos lo que hay, lo que hemos sido hasta ahora y queremos ver lo que podemos hacer. Por eso estamos trabajando tan duro cada día, por que queremos conseguir el máximo y no sólo por lograr algo que nunca se ha conseguido, sino por ir día a día ganando como equipo”, asegura un Sergio Rodríguez quien cree que el equipo mantiene la ilusión de cada año por ganar. “Aquí todo el mundo quiere ganar, todos quieren hacerlo bien, es un escaparate único para cualquier baloncestista y lo que todos hemos soñado desde pequeño así que tanto los nuevos como los que ya están queremos lo máximo”.

Entre los que quieren ganar, lógicamente está Sergio Rodríguez. Para él este sería un oro muy especial pues en el recuerdo todavía está la final perdida en Madrid en 2007 y en la que él estuvo presente. Según el jugador “no es un Eurobasket de revancha pero sí que ese el recuerdo de ese torneo está presente. Ese europeo fue una pena no ganarlo por que jugamos bien y la final fue el peor partido que hicimos en el campeonato. Pero también pienso que ese europeo ayudó para que en los dos años siguientes se estuviera concentrado para lograr el objetivo del oro”.

Sergio espera que esa concentración se mantenga para conseguir por tercera vez consecutiva el objetivo del oro pero advierte que “es muy difícil porque en un Eurobasket te la juegas constantemente y cada partido son prácticamente una final. Hay que estar muy concentrados desde el principio aunque creo que el rival más importante que vamos a tener somos nosotros mismos porque debemos de aprender a estar unidos, jugar juntos y cuando eso lo consigamos todo será mucho más fácil”.

(Foto Alberto Nevado/FEB)

Regreso a la élite

Por las fechas del calendario uno ya no sabría decir que conquistar el título del Eurobasket supondría el perfecto punto y final a la temporada o la mejor forma de comenzar una nueva. Pero con indiferencia del matiz que se quiera poner, la realidad es que Sergio Rodríguez ya puede estar contento con lo logrado.

Primero con el Real Madrid y luego con la selección, Sergio Rodríguez ha demostrado que está plenamente de vuelta y que forma parte de esa selecta élite de jugadores que ven fácil el baloncesto y transmiten ilusión con su juego.

Después de años de ausencia, el regresar a la selección como hiciera en 2012 supuso par a Sergio Rodríguez constatar ese regreso. Para el Chacho, jugar con la selección siempre fue especial o, como él dice “es un sueño hecho realidad. Siempre representar a tu país, representar a España con todas las veces que la he visto desde pequeño y todo lo que significa estar jugando con la selección, y más con esta generación, prácticamente es garantía de éxito. He estado en cuatro campeonatos y el peor puesto fue un cuarto puesto, habiendo jugado una semifinal. Creo que es muy bonito para cualquier jugador jugar en esta selección”.

Quizá por ello fue tan importante el cómo, dónde y cuando cerró ese círculo con la selección. “Disputar unos Juegos Olímpicos era una asignatura pendiente, no poder estar en Pekín fue una situación complicada, pero al final he trabajado mucho durante estos años y he tenido esa recompensa de poder ser olímpico y tener una medalla”.

Ahora, y visto con perspectiva, Sergio Rodríguez vive su momento más dulce como profesional y reflexiona sobre la trayectoria vivida. Asegurar estar “contento” con todas las decisiones tomadas y experiencias vividas por que “todo me ha ayudado para estar en la situación en la que estoy hoy”. Para Sergio, “si cambiase el pasado no podría sobreponerme a las cosas que no estuve bien y no estaría en la situación en la que me encuentro. Estoy contento con la carrera que he llevado y, sobre todo, con el momento que vivo tanto en el equipo, en la selección, como en lo personal”.

Un momento feliz en el que mucho tiene que ver la figura de Pablo Laso, el entrenador que le devolvió la libertad y confianza para que Sergio nos devolviera la sonrisa con su imaginativo baloncesto. “Pablo ha sido una figura muy importante. Después de mi primer año en el Real Madrid las cosas fueron más rodadas, ya conocía a la gente, conocía al club, fue todo más sencillo, pero Pablo me aportó una libertad, con sus detalles, que me ha ayudado mucho para, con su confianza, poder seguir progresando”, reconoce el jugador.

Y lo mejor de todo es que esta mejoría la ha llevado a cabo dentro de un equipo que ha demostrado a todos que se puede ganar jugando al ataque. La alegre apuesta ofensiva del Real Madrid es quizá la mejor noticia para el baloncesto y eso lo sabe Sergio Rodríguez aunque reconoce que detrás de lo bonito que resulta ese juego ofensivo hay mucho trabajo de defensa. “El juego que hemos tenido en los últimos años ha gustado a la gente y nosotros nos hemos divertido. Eso no quita que este estilo de juego no requiera de esfuerzo porque la defensa y el rebote para nosotros son claves, pero está claro que hay que anotar. El baloncesto es un juego de meter canastas”, dice.

Tanto jugador como equipo han crecido de la mano y la progresión de Sergio Rodríguez no se entendería sin el crecimiento del real Madrid... y viceversa, por lo que el jugador está viviendo una situación muy especial y en la que se siente muy a gusto. “Es lo bonito del equipo, llevamos una base de jugadores que llevamos jugando juntos mucho tiempo, consiguiendo cosas importantes y también teniendo pequeños bajones que nos han hecho más fuertes. Es muy bonito estar en una situación como la que estamos ahora, jugando con gente con la que hemos jugado desde pequeños y poder compartir el estar con unos mejores equipos de Europa”.

Ser los mejores de Europa es el objetivo. Después de ganar la Copa del Rey en 2012, y ganar la Liga Endesa y ser finalista de Euroliga en 2013, no queda otra que ser ambiciosos y pensar en el título continental para el 2014. Sin llegar a decirlo, Sergio lo deja caer con sus palabras pues considera que en el equipo “debemos seguir creciendo. El equipo tiene que hacerse pero estamos en un punto bueno de madurez y con los años anteriores nos va a ayudar a ser mejor equipo”.

Eso en lo colectivo, pero en lo personal Sergio Rodríguez no renuncia a ser mejor jugador cada día. Quizá el también esté en ese punto de madurez deportiva y personal en la que es difícil encontrar áreas de mejora, pero el Chacho quiere más y como nos asegura “me gusta ser ambicioso y me gustaría mejorar en todo: en mi físico, en los partidos, en el tiro, en saber encontrar mejor a mis compañeros. Trabajo cada día para ello y cuando estás bien, estás en un entorno bueno todo es más fácil”.

Después de 25 preguntas y más de 10 minutos de conversación ya sólo nos queda una duda ¿Ha habido alguna entrevista tan larga en la que no le hubiera preguntado por su lustrosa barba? “¡Ninguna!”, el Chacho sonríe. “Incluso entrevistas más cortas no habían evitado preguntarme por la barba”, reconoce. Nosotros, quizá por ir contracorriente o, simplemente por ser originales, renunciamos a preguntarle por ella. Emplazamos ese momento para más adelante, quizá cuando Sergio Rodríguez haya completado el círculo de oro que comenzó en 2006 y que no pudo conquistar en 2007. Como todo en esta vida, siempre hay una segunda oportunidad y Eslovenia espera al Chacho.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con S. Rodríguez
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos