Artículo

España responde para doblar con facilidad a la República Checa (60-39)
Con pequeños momentos de inspiración, tensión defensiva, un anotador Rudy Fernández y un activo Ricky Rubio, España tuvo suficiente para derrotar a la República Checa, a la que dejó en tan solo 39 puntos

Redacción. 7 Sep. 2013.- En el marco de sus particulares primeras fases, España ha derrotado a la República Checa (60-39) para resarcirse de la derrota frente a Eslovenia. Lo hizo en un partido frío, de marcador minúsculo y en el que solo le hizo falta encadenar un par de acciones certeras para acabar de resolver un encuentro que siempre lideró, pero que no parecía acabar de romper.

Lo hizo sin apenas protagonismo de Marc Gasol, que se quedó en solo dos puntos, pero con un gran Rudy Fernández, muy activo en los dos lados de la cancha (14 puntos, 8 rebotes, 4 robos y un tapón), y cuyo liderazgo sale reforzado. Destacó también Ricky Rubio, que terminó con 10 puntos y 3 asistencias y que, junto a Rudy, lideró ese juego de velocidad en la transición y de tensión defensiva que permite desarmar al rival. Una República Checa que respondió algunos minutos, pero que no fue capaz de ir más allá de los 39 puntos.

Foto EFE

El ciclón Rudy y la facilidad ofensiva

Tanto hacía que no se veía al Rudy Fernández atlético, resolutivo y anotador, que sorprendía el inicio ciclónico del mallorquín. Apenas un minuto de enorme presencia y bellísima resolución: un triple, un robo de balón y un rebote ofensivo para acabar en mate. Rudy 5 – República Checa 0.

Una vez apagado, el partido se aplanó, y solo un par de acciones de Ricky Rubio lograron incrementar la ventaja española, hasta que volvió a aparecer Rudy Fernández para culminar un contraataque y colocar el 12-6. España contenía con éxito a su rival, molestando a tres cuartos de cancha y logrando que su juego no fuese fluido. Solo acciones aisladas de Hruban, Satoransky y Pumprla lograban mover el casillero checo.

Acelerando el juego en la salida desde la defensa, con Marc Gasol distribuyendo y Rubio lanzando balones largos, España encontraba opciones francas de canasta, aunque sus porcentajes eran pobres para la facilidad con la que hallaban aro. El 6/21 en tiros de campo con el que llegaron al final del primer periodo no impedía su dominio absoluto en el marcador: 18-7. Y, lo que era mejor para España, una sensación de facilidad en el juego que prácticamente no se había visto en todo el campeonato.


Momento checo y respuesta

Pero España acostumbra a jugar con las sensaciones en todos los campeonatos. Y, esa, duró poco. Tras una canasta de Fernando San Emeterio, el más inteligente aprovechando los pases largos españoles, el equipo de Orenga se ofuscó. Un largo tramo de cinco minutos en los que no anotó.

Con Lubos Barton en pista, la República Checa empezó a sentirse más cómoda en ataque, y encontró en Petr Benda un hombre al que surtir de balones. Su juego aumentó muchos quilates, y con un triple esquinero de Pavel Pumprla se colocaban a solo dos puntos (20-18). Volvió a ser Rudy el que salió al rescate de una España atascada con el parcial de 0-9. Un triple del alero del Real Madrid devolvió el sosiego a una España alegre y cómoda con el viento a favor, pero menos dada a mantener su esencia si sopla en contra.

Aunque es su misma alegría, en formato individual, la que le permite volver a arrancar. Una jugada individual de Calderón y un triple de Claver volvían a poner en órbita a España (29-20), arreglando un cuarto hasta ese momento nefasto para los intereses hispanos. Cuatro puntos consecutivos de Sergio Rodríguez (aunque minimizados por un triple de Pavel Houska) dignificaron la ventaja, que era de ocho puntos al descanso (33-25).



Tensión y distensión

Con el inicio del tercer cuarto, España empezó a jugar muy al límite de la posesión. Y tardó tres minutos y medio en que uno de esos lanzamientos entrara: Sergio Llull anotó el triple que sacaba a la superficie un periodo seco (36-25). La República Checa también respondió, con un Jan Vesely que empezaba a entrar en juego, tras pasar prácticamente desapercibido en la primera mitad (más si tenemos en cuenta los increíbles números que acumulaba). Otro que entró en juego fue Marc Gasol. Líder anotador de la selección española, logró sus primeros puntos a mediados del tercer periodo, en el que era su cuarto y último tiro. Una situación anómala, la de su escaso protagonismo anotador (en 31 minutos de juego), que no impedía que los suyos volviesen a colocar los diez de diferencia (40-30), tras una canasta al contraataque de un Llull con hambre de anotación.

El incremento de la tensión defensiva se traducía en un segundo robo, en este caso de Rudy Fernández. Mas los checos no se dejaban caer. Al contrario: castigaban el error de su oponente. Primero transformaron lo que parecía una pérdida en un balón suelto que acabó en canasta de Pumprla, luego Barton contestó con un triple a la falta en ataque de Gasol y Welsch castigó con canasta una pérdida española para acercarse hasta el 42-37. Si bien los de Orenga no se habían mostrado tan capaces de penalizar los errores rivales, tampoco mostraba necesidad. Su múltiple calidad ofensiva les permitía abandonarse a un par de acciones encadenadas que devolvieran las cosas a su sitio. Así hicieron Álex Mumbrú, con un majestuoso movimiento de pies al poste bajo, y Ricky Rubio, con un triple. Volvían los diez de diferencia: 47-37, acompañados de la sensación de que España dormita hasta que realmente necesita anotar. Y, entonces, lo hace sin más.

Foto EFE

Como la pareja Ricky-Rudy, que se combinaba en su más plástica versión para pegar el estirón definitivo, que dejase a España ya en la ventaja final. Inteligente en la toma de lanzamientos y magistral en los pases de inicio del contraataque, Ricky dotaba de vistosidad a España, mientras que Rudy ejercía de perfecto ejecutor y de omnipresente ladrón y reboteador (admirable su secuencia de robo en un lado de la cancha, robo en el otro y rebote ofensivo en apenas segundos, para acabar pidiendo el cambio por agotamiento). Así que España colocaba un 51-37 que había de durar cuatro larguísimos minutos.

Y, a falta de tres minutos para el final, la República Checa pareció dejar de perseguir el triunfo. Pavel Budinsky sentó a Vesely en un gesto definitivo. Y el bagaje acabaría siendo pobrísimo: dos puntos en el último periodo para los checos y 39 en el casillero final. España sumaría así su segunda victoria, olvidando las dudas que generaron la derrota, por la mera derrota, pero sin arrancar a velocidad de crucero. Modo primera fase.

ESPAÑA60
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPFR+/-VAL
4Aguilar, P.1000/10/10/053200100072
*5Fernandez, R.28144/72/60/08530411101518
6Rodriguez, S.1151/40/13/422002001215
7Rey, X.942/40/00/0532000120126
*8Calder, J.2231/30/41/1000400003204
*9Rubio, R.24102/71/23/43303110341910
*10Claver, V.1761/21/31/26421110011710
11San Emeterio, F.2142/40/30/011001000152
12Llull, S.1481/32/40/011011201034
*13Gasol, M.3121/40/00/01082212122911
14Gabriel, G.120/00/12/200000001141
15Mumbru, A.1221/30/10/0110313020-7-1
Total6016/426/2610/134231111412113131410572

REPÚBLICA CHECA39
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPFR+/-VAL
4Benda, P.1462/30/02/2101031101-110
5Balvín, O.200/00/00/0101000000-71
*6Pumprla, P.2972/71/20/0312102011-253
*7Hruban, V.2221/70/20/0000003011-17-9
*8Satoransky, T.1851/40/13/4110002043-1-2
9Welsch, J.2242/60/00/0000203021-7-2
*10Houska, P.1730/41/30/0440102031-12-2
11Barton, L.1951/21/40/012111211001516
12Jelinek, D.1800/50/10/0330203031-1-6
13Kudlacek, J.500/00/20/0110100001-101
14Svrdlik, K.400/20/00/0000000000-7-2
*15Vesely, J.3173/60/11/21486023002-2217
Total3912/463/166/8402911962011413-10525

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos