Artículo

Francia le da la vuelta a la Historia y luchará por el oro (72-75)
España tendrá que jugar por el bronce contra Croacia, una vez no pudo culminar otro éxito batiendo a Francia en un partido decidido sobre la bocina de la prórroga. Los galos remontaron 14 puntos y forzaron el tiempo extra y en éste, España no tuvo acierto. Marc Gasol falló un triple desesperado al límite

Redacción, 20 Sep. 2013.- 2009, 2011 y 2012 se reunían a cada salto francés tras la bocina final. Frustraciones, miedos y sueños truncados se entremezclaban en el momento en el que Francia culminaba el triunfo. Apenas una derrota en la España más débil de los últimos años, escribirá la historia hispana. La victoria más dulce para el país galo. En dos Eurobaskets y unos Juegos Olímpicos, España se había convertido en la pesadilla francesa. Y, ahora se olvidaba de su némesis por un momento para gritar que, su palmarés, al fin, ya no se vería mermado por el mismo rival de siempre.

Francia había derrotado a España (72-75). Al calor de un magnífico Tony Parker (32 puntos) y tras una primera mitad en la que se reprodujeron todos los miedos, Francia tumbaba a su rival más preciado, que vencía por 14 puntos al descanso. España alcanzaba altos niveles de diversión y confianza en la primera mitad, conteniendo, además, a todo rival que no se apellidara Parker. Pero en la segunda sufrió los rigores de la defensa gala, maldijo cada triple recibido y administró pobremente sus posibilidades en la recta final del encuentro y en la prórroga.

España no alcanzará su cuarta final europea consecutiva. España no optará a su tercer oro. Francia le dio la vuelta a la Historia. Y condenó, por primera vez, la primera fase española. Ser tercero era cruzarse con Francia en semifinales. Y Francia luchará por el oro frente a Lituania; España deberá luchar por su cuarta medalla consecutiva de otro modo. Pelear por el bronce contra Croacia.

Tony Parker anotó 32 puntos (Foto FIBA Europe / Castoria)

Inicio parkeriano

Y eso que las primeras noticias eran inmejorables para los de Orenga. España salía desbordante. Sobre todo, en la figura de Ricky Rubio. Canasta inicial y presión a toda cancha sobre Tony Parker, que permitía que España, con un robo en campo contrario, multiplicara sus revoluciones, en un proceso completado con un tapón de Marc Gasol a Alexis Ajinça.

Pero, en cuanto pasó el frenesí inicial (apenas un 4-0), Parker tomó el mando del ataque estático y anotó dos tiros de media distancia para empatar. Tres canastas seguidas del base de los Spurs venían a confirmar su extramotivación en el enfrentamiento ante España –cuya intrahistoria conoce él mejor que nadie–, la absoluta necesidad de su figura en el combinado francés y las dificultades españolas para frenarle en una defensa individual 5x5. Sabedor de que adentrarse hasta el aro era toparse con un muro difícil de sortear como Gasol, Parker aprovechaba bloqueos en los que Rubio quedaba siempre atrapado para anotar tiros de media distancia a un nivel de rutinaria excelencia.

España no era la abrumadora fuerza de la naturaleza del partido de cuartos de final ante Serbia. Aunque su actividad defensiva en las líneas de pase era notable y, Parker aparte, ningún jugador lograba anotar fácilmente. Pese a ello, Francia era capaz de aguantar física y mentalmente a la primera unidad española, así como a sus relevos. Aunque España, desde el tiro libre, se colocaba 12-8. Mas, con un parcial de 0-6 culminado por, claro, Tony Parker, los galos lograban su primera ventaja en el choque (12-14).

Tres jugadores pasaban ya por la marca de Parker, como también variaban los defensores de Marc Gasol, que terminaba el primer periodo con seis puntos, aunque sin terminar de jugar a placer ante los interiores rivales. Del placer ya se encargaban Sergio Rodríguez y Rudy Fernández, que cerraban el primer cuarto a su estilo. Alley-oop previsible y previsto... pero culminado. El mismo pase de Sergio, la misma finalización de Rudy: 18-14 para España.


Show y despegue

Y ese era el primer instante del show del base canario, que inició el segundo periodo al mismo nivel de espectacularidad resolutiva que en el partido ante Serbia. Una asistencia para Xavi Rey y otra para el triple esquinero de Pablo Aguilar, más su propio triple, colocaban el 26-18, que llevaba a Vincent Collet al tiempo muerto. Sin Parker sobre el parqué, Francia se volvía un equipo plano. Con Sergio Rodríguez, la animosidad española era efectiva y descorazonadora para Francia, que veía como el rival le superaba con la sonrisa pintada en los labios.

Sin tiradores, con penetradores empeñados en asaltar la abarrotada pintura española y moviendo el balón a un ritmo inferior al necesario, Francia vivía en cada ataque una pequeña agonía. En estas, Fernando San Emeterio anotaba un triple para que España se escapara por 11 tantos y Collet volviera a poner a Parker en pista. Y debía ser él el que rompiera los problemas franceses, que habían pasado más de seis largos minutos en pista sin anotar.

Mas la desigualdad del segundo cuarto (16-6) se reflejaba a la perfección en el marcador al descanso (34-20), que solo exculpaba a Parker (14 de los 20 tantos de su equipo) en una Francia que había ido perdiendo consistencia y que confiaba toda su mordiente a la figura de su base estrella.


La sublimación del acierto

En pleno susto por la lesión (que quedó en nada) de Marc Gasol, Boris Diaw recortó distancias (34-23), en un momento en el que Francia aumentaba el nivel físico de su defensa. Los contactos se incrementaban, provocando la incomodidad española. Aunque, pese a ello, y el triple de Antoine Diot (el primero de los franceses, tras nueve intentos fallidos), España se mantenía con nueve puntos de ventaja (35-26).

Sería el propio Diot (en el que sería, de largo, su mejor en el campeonato) el que daría un paso más en el crecimiento francés, tras un segundo triple (36-29), especialmente doloroso para los españoles, al llegar justo tras un tiempo muerto de Orenga.

Era Francia, entonces, la que robaba balones, la que crecía con una defensa que ofrecía la confianza necesaria en ataque, la que forzaba faltas para ir a la línea, la que volvía a encontrar a su referente. Nada tenía que ver ya con la primera mitad, cuando Francia apenas mostró las opciones defensivas que implementaba en la segunda.

En ese momento crítico, con Tony Parker circulando a placer en la cancha, apareció Rudy Fernández. Primero con esa seña de identidad en forma de alley-oop lanzada por Sergio Rodríguez y luego con un triple, que mantenía a España por delante (42-33).

Rudy Fernández culminó tres alley-oops (Foto EFE)

Pero ahí estaba Tony Parker, rozando los límites que llevan más allá de lo humano para poner a su equipo a solo tres puntos (44-41). Y si no terminaban por delante era por el seguro que implicaba Marc Gasol como referente en los primeros ataques contra la zona francesa.

Mas el desacierto galo se había transformado en bendición. Mickael Gelabale anotaba su segundo lanzamiento exterior (46-43), castigando la zona dispuesta, también, por Orenga. Y, si la situación no invitaba a extrema preocupación para España era por el triple con el que contestaba Sergio Llull, que permitía que terminaran el cuarto 49-44.

Y apareció entonces Nando de Colo para sublimar el nivel acierto de los suyos: sexto triple galo, automáticamente seguido de otro lanzamiento de Gelabale. Francia buscaba el asalto definitivo (49-48), mientras España se ahogaba con lo estático de su ataque contra zona.


Batalla de canastas

Como si los momentos más críticos se resolvieran desde la genialidad, Sergio Rodríguez y Rudy Fernández volvieron a aparecer para llevar a cabo ese alley-oop que más que una canasta parece ya una escena de Memento.

España había aceptado la batalla del acierto. Francia mantenía su estado de gracia desde 6,75, con Boris Diaw ahora como ejecutor (52-51), pero la pareja del Real Madrid respondió desde la misma distancia. Dos triples y los de Orenga volvían a sentirse cómodos con la ventaja (58-51).

Francia redoblaba el reto. Con los de Pietrus y Batum, habían anotado los últimos ocho triples que había lanzado (61-59). Su intensidad defensiva (mención especial para un Florent Pietrus decisivo) y su labor de desgaste interior usando a todos sus hombres de pintura daban sus frutos.

Y Tony Parker culminaba el arduo trabajo galo, con el 63-64 (min. 38), tras una penetración marca de la casa (terminando a una pierna) y un triple. Solo la canasta de referente de un Marc Gasol estoico aguantando el acoso en la pintura permitía que España entrase en el último minuto con ventaja (65-64).

Y Ajinça forzó la prórroga con un tiro libre (65-65). O, mejor, ninguno de los dos equipos supieron librarse de ella. Ni Sergio Rodríguez con una forzada penetración, ni Tony Parker con otra en la que se topó con el tapón de Rudy, ni Calderón con el triple, ni siquiera Víctor Claver con el rebote ofensivo. Todo ello, a un desbordante nivel de intensidad. Como si le faltara de por sí a un España-Francia.

Sergio Rodríguez se jugó muchos de los balones calientes (Foto EFE)

Indecisión y ¡Francia!

En la prórroga, el acierto desapareció entre los nervios y la necesidad. Francia tardó más de tres minutos y medio en mover su marcador. Pero se colocó por delante (67-69), mientras seguía forzando a España a circulaciones largas en las que, o el desacierto o la falta de confianza, hacían que los jugadores españoles no se decidieran a tomar los tiros necesarios.

Parker, siempre Parker, aprovechaba aprovechaba para colocar el 67-71 a falta de 42 segundos, cuando Francia parecía enterrar todos sus fantasmas.

Pero ellos mismos los volvieron a alimentar. Sergio Rodríguez redujo la distancia y, con la presión a toda pista española, Batum no atrapó el pase de Parker. El regalo no lo pudo aprovechar Rodríguez, el hombre que, en la recta final del encuentro, parecía jugarse todos los balones calientes en España, aunque con escaso éxito.



Diot –vital–, tras anotar los tiros libres (69-73) le regaló un 2+1 a Rodríguez, que le daba vida a España. Pero ni los regalos le permitieron a España culminar su trabajo. Diot volvió a anotar desde el tiro libre (72-75) y España ni siquiera tuvo ocasión de obtener un tiro decente en diez segundos. Francia había culminado un largo trabajo. Tanto, que había empezado en los cuartos de final de 2009.

Y le llevaba a la final de 2013.

ESPAÑA72
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPFR+/-VAL
4Aguilar, P.1130/01/10/0110110110126
*5Fernandez, R.33174/52/63/4330111237-821
6Rodriguez, S.30112/82/51/1660902034816
7Rey, X.421/20/00/0110000000-22
*8Calder, J.2641/30/42/2321111041-11-1
*9Rubio, R.1521/40/00/0220124022-70
*10Claver, V.2931/20/21/2431001042-140
11San Emeterio, F.1251/21/10/022000001055
12Llull, S.2060/11/23/400010102243
*13Gasol, M.41195/90/19/11981206337-124
14Gabriel, G.DNP0///00000000000
15Mumbru, A.400/00/00/0000000010-1-1
Total7216/367/2219/24312831651662425-1575

FRANCIA75
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPFR+/-VAL
4Lauvergne, J.421/10/00/021110001004
*5Batum, N.2330/01/40/000021303210-1
6Diot, A.30100/22/34/4110110044310
7Petro, J.621/30/00/022001000003
8Kahudi, C.600/00/00/0000100010-60
*9Parker, T.37329/172/28/965112501111337
10Heurtel, T.DNP0///00000000000
11Pietrus, F.2751/31/10/0853010131111
12De Colo, N.1830/11/40/0000212020-8-2
*13Diaw, B.3082/81/41/287132305306
*14Ajinca, A.2131/50/01/264200113304
*15Gelabale, M.2272/31/30/054100102026
Total7517/439/2114/173829911915225241578

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos