Artículo

Los jugadores procedentes de la NCAA pasan de curso
La juventud invade la Liga Endesa. Hasta nueve jugadores darán el salto directamente desde la NCAA. Con la mochila aún puesta han elegido España para dar uno de los pasos más importantes de sus vidas: de adolescentes a profesionales

Wood, Bamforth, Muscala y Carmichael. La NCAA asalta la Liga Endesa (ACB Photo)

Redacción, 10 Oct. 2013.- El baloncesto, como la educación, se divide por ciclos. Estados Unidos tiene un sistema bien definido y los dos ámbitos van normalmente unidos, creando del deporte una vida paralela y formativa que no en todos los países es posible. Del High School a la Universidad, y de allí... al baloncesto profesional.

Muchos deportistas tienen desde muy jóvenes ese sueño americano por las ayudas que facilitan la compatibilidad entre los libros y la pelota. A pesar de ello, no es un camino fácil y muchos se quedan por el camino.

Anteriormente era posible dar el salto de la High School a la NBA, como hicieran Kevin Garnett o LeBron James en su momento. Pero la norma se adaptó, por lógica, para que los futuros jugadores llegaran a la vida profesional con una formación mayor a la que podrían tener aterrizando directamente desde el instituto.

Fue entonces cuando las ansias de ser profesional y de empezar a tener grandes contratos llamó a la puerta de los más jóvenes. Brandon Jennings fue el primero que decidió cortar sus estudios tras el High School y hacer de Roma su Universidad particular (cobrando, por supuesto) para posteriormente llegar a la NBA con los bolsillos llenos. Lo mismo lleva buscando Aquille Carr durante todo el verano.

Lo cierto es que la NCAA es clave en la carrera de un jugador. No solo salen de la Universidad con una formación específica para cuando acabe la vida profesional, también poseen más baloncesto en sus muñecas, adquieren educación vital de cara a saber vivir con muchos ceros en sus cuentas, y sobre todo, llegan con más edad para saber afrontar todo lo que les viene encima. En esta tesitura se sitúan nueve jugadores que han pasado de curso: de la NCAA a la Liga Endesa.

Estos nueve jugadores han ido pasando etapas, con más o menos sudor y sufrimiento, una a una. Algunos tienen un pasado duro y han madurado antes. Otros han pisado donde no tenían que pisar pero el baloncesto y los estudios acudieron rápido al rescate. Otros ya tienen un nombre escrito en sus universidades. Biografías muy diferentes pero con algo en común: todos quieren escribir su futuro en España.

Ahora les toca dar uno de los pasos más importantes de su vida: el paso de adolescente a hombre. Toca cruzar el charco. Toca aprender a desenvolverse, administrarse. Toca ser fuerte. Toca empezar la vida profesional con la Liga Endesa como marco.

Ni son los primeros ni serán los últimos. Todos tienen espejos ejemplares donde mirar, espejos de diferentes épocas y países.

A Santiago se dirigen tres de ellos. Un defensor y dos hombres grandes que pueden tirar de cualquier posición en los que el Rio Natura Monbus tiene depositada mucha confianza: Nick Minnerath y Mike Muscala.

Mike Muscala
Mike Muscala lanza el balón al aire

Muscala ya ha sido drafteado este año por los Mavericks de Dallas aunque sus derechos actualmente los tiene Atlanta, con quien jugó la Liga de Verano. Procede de la Universidad de Bucknell, donde cumplió el ciclo completo de cuatro años (en los tres últimos como titular). La temporada pasada promedió 18.5 puntos, 11.1 rebotes, 2.3 asistencias y 2.3 tapones, anotando más de un 50% de sus tiros.

Sus números lo dicen todo y Moncho Fernández es realista: “tiene muchas ganas de conseguir sus sueños, sus derechos en la NBA son de los Hawks y ojalá esté jugando allí la próxima temporada, eso significará que ha hecho un gran año con el Rio Natura Monbus".

El estadounidense, que además sabe español, dijo al fichar que “sin duda, el Rio Natura Monbus será un buen lugar para continuar progresando”. Y aunque se considere “un jugador de equipo” quién sabe si continúa obteniendo galardones en la Liga Endesa. En su etapa universitaria ha entrado dentro del mejor quinteto rookie y en el segundo mejor quinteto de la Patriot League en 2010, ha sido el mejor jugador de la Patriot League en 2011 y 2013, ha estado en el mejor quinteto de la Patriot League en 2011, 2012 y 2013 y ha sido el mejor defensor de la Patriot League en 2013. ¿Algo más que decir?

Darryl Monroe
El que haya tantos jugadores que vengan de la NCAA a la Liga Endesa solo demuestra que el nivel de la universidad ha crecido. Les dan la opción de jugar en la mejor liga de Europa y creo que es fantástico que esto ocurra.

Nick Minnerath
Nick Minnerath alza el balón de la Liga Endesa

Minnerath es de esos jugadores que solamente hace falta leer su piel para conocerle. Sus tatuajes explican su vida y las dificultades por las que ha pasado. Para él, es la hora de establecerse. Ha demostrado que sabe dar ese pasito como deja claro en la entrevista para 'La voz de Galicia': “Nunca es demasiado tarde para cambiar y ser buena persona”.

No es la primera vez que un jugador dice estas palabras. Mirando al pasado, Lonny Baxter, ex jugador del FIATC Joventut, también las citó: ”He aprendido de mis errores del pasado”. No duró mucho en el equipo de Badalona. Fichó poco más tarde por el Panonios, y tras pasar por Turquía y Rusia, acabó en Venezuela. Pero con las cualidades que su actual entrenador, Moncho Fernández, destaca: “la energía con la que juega. Siempre que está va a tope, no se reserva, tiene mucho coraje y es muy bravo”, puede mejorar, y mucho, las expectativas que tuvo Baxter. “Estoy seguro de que Nick será uno de los jugadores que nos sorprenderá este año”, advierte Moncho sobre el ala-pívot fichado recientemente al que ayudará a convertirse en un jugador profesional de baloncesto.

El propio Minnerath reconoce sentirse “bendecido por poder estar aquí un año con el equipo, lo que suceda en el futuro no pasa por mi cabeza, solo pienso en el tiempo que voy a estar aquí y todo lo que voy a poder hacer. Para lo que venga después hay tiempo”, dijo el jugador al fichar. Palabras de agradecimiento y de seguridad. Su misión es triunfar este año sin pensar en lo que pueda venir. Su objetivo es establecerse.

Jackie Carmichael
Jackie Carmichael tiene hambre de baloncesto

Jackie Carmichael llegó a Bilbao en sustitución de Jordan Williams, aunque los rumores del verano le situaban como la opción A por delante de cualquier otro. Su periplo universitario lo pasó al completo en Illinois State, donde estuvo en el mejor quinteto rookie en 2010, en el mejor quinteto defensivo y en el segundo mejor quinteto en 2012, y en el mejor quinteto defensivo y en el mejor quinteto de la de la Missouri Valley Conference en 2013.

Este verano participó en las dos ligas de verano. En Orlando se unió a Miami Heat y en Las Vegas a Dallas Mavericks, dos de las franquicias punteras de la competición norteamericana, lo que complicó su objetivo principal, que era recalar en la NBA.

Sabe cuál es su rol en Bilbao y avisa de que en el instituto ya jugó de pívot: “es una opción fenomenal, creo que me voy a adaptar bien y que voy a aprender mucho. Aunque las competiciones en Europa y en Estados Unidos no se parecen, eso aumentará mi bagaje y me produce muchas ganas de aprender”, dice el de Kansas.

A pesar de medir 2.05 tiene una capacidad especial para taponar. En la liga de verano con los Mavs puso siete chapas y entra en la estadística histórica de la competición ya que nadie antes había conseguido tal número. Y en su Universidad, el tope de “pinchos de merluza” también lleva su nombre: 200 en total. ¿Cerrará el aro vasco como ya hicieran en los anteriores años D'or Fischer o Lamont Hamilton?

Pedro Llompart
La verdad es que muchos equipos están apostando por esos jugadores, son de mucha calidad, con físico muy bueno, dan espectáculo a la liga y es positivo ese fenómeno.

Scott Wood
Scott Wood acapara todos los balónes

Scott Wood llega a Murcia directamente desde North Caroline State. Es de esos que cuando le ves jugar dices eso de “raza blanca, tirador”. Es algo automático. Viene con el récord de triples de su Universidad bajo el brazo y con unos porcentajes que dan miedo: 41,5% en tiros de dos, 44,1% en tiros de tres y un asombroso 91,4% en tiros libres. Entraría dentro del selecto grupo de tiradores americanos en la liga junto a Carroll, Toolson, Kuric, Roll, Hansbrough, Winchester o el también “novato” Bamforth, que viene con un 45,6% en su último año en Weber State.

Wood, con 1.98m de altura, tiene un espejo de escuela canaria donde fijarse: Jim Moran, quien llegó a la isla (de donde jamás se movió hasta ¿la retirada?) desde William & Mary. Una vez se adaptó vivió desde la línea de tres en ataque, aunque poco a poco y con la madurez se convirtió en un especialista defensivo. El reciente fichaje del UCAM Murcia viene con mayores expectativas de cara al aro, pero sin duda, el neoyorquino es un ejemplo a seguir para poder llegar a ser alguien en una competición como la actual Liga Endesa.

El tirador llega a un equipo con experiencia en 'rookies' y procedentes de la NCAA. Su compañero Kim Tillie le aconseja “entrenar y trabajar duro”. El pívot frances cree que tanto Wood como Davis y Orupke son “una buena apuesta, son jugadores con talento, aprenderán pronto a jugar en este país y le darán frescura y juventud a la liga. El año pasado ya tuvimos a Matt Gatens y a Marcus Lewis”, recuerda. Mejor ejemplo imposible en Murcia.

Scott Bamforth
Bamforth nos muestra cual será su marca personal esta temporada

Al contrario que Wood, quien con su altura puede aportar en diferentes facetas aparte del tiro, a Scott Bamforth no le ha quedado más remedio que hacer de su tiro una carrera. Es el típico escolta que es demasiado buen tirador para hacerle pensar como base y demasiado bajito para ser alero.

La temporada pasada, en Weber State, Bamforth disputó 37 encuentros en los que promedió 14 puntos con unos porcentajes de 45.6 en triples y 48.4 en tiros de campo, además de ser el líder histórico de la Universidad de Weber State en triples convertidos con un total de 247 y se ser el jugador del año en Nuevo México en la campaña 2006-07.

El propio jugador lo deja claro: “soy un jugador inteligente con buena capacidad de lanzamiento. Creo que mi mejor atributo es el tiro”. Es su carta de presentación para el Cajasol, en la que recuerda su capacidad de trabajo: “creo que las cosas que me han ocurrido me han convertido en el jugador que soy a día de hoy. Pasar por circunstancias difíciles en la vida me ha permitido concentrar toda mi energía en trabajar para ser el mejor jugador de basket posible, y continuaré trabajando duro para conseguirlo durante toda mi carrera”, dice por la muerte de sus padres en apenas dos años, circunstancia que recuerda a Carl English. Aunque por altura, es inevitable la comparación con Carroll o Toolson. Todos ellos han puesto su nombre en la competición y todos llegaron a ella vestidos de amarillo. Ahora, el jugador del Cajasol tendrá que elegir en qué espejo quiere mirarse

Dwayne Davis
Dwayne Davis bota el balón entre las piernas

Dwayne Davis es el último americano que ha pasado de curso y ha elegido la mejor optativa: la Liga Endesa. Es difícil no compararlo con James Harden por la barba y la altura. Pero el joven procedente de Southern Mississippi tiene su propia historia.

Es la sonrisa por excelencia entre los novatos. Es la responsabilidad en persona. Es la madurez entre los jóvenes. Ha tenido que crecer antes de tiempo y estar a cargo de sus hermanos. Se ha visto obligado a buscar comida para ellos cuando no tenían. Davis ha visto en el baloncesto la mejor vía de supervivencia.

Con esa ambición de conseguir la victoria ante la vida llega a Murcia: “quiero llevar al equipo a lo más alto”, dijo en su presentación. Es un jugador polivalente, puede jugar en las tres posiciones exteriores pero reconoce que su “posición favorita es la de escolta”: “soy más anotador que defensor, pero no quiero que nadie piense que no voy a defender (dice entre risas). Me esforzaré al máximo en defensa”.

Es imposible comparar a alguien con su historia. Davis es su propio espejo. “las experiencias que he vivido fuera de la pista son muy enriquecedoras y me han servido para ser mejor jugador. Pero lo realmente duro no está en la pista”. El de Philadelphia promedió 16 puntos, 4.5 rebotes y 2.6 asistencias la temporada pasada, estando en el mejor quinteto de la conferencia USA y en el de Portsmouth Invitational Tournament.

Nicolás Richotti
La mayoría de los rookies son una sorpresa, nunca se sabe cómo se pueden adaptar a la liga. Ellos vienen de jugar una liga muy exigente, donde se juega otro tipo de baloncesto. El que logre adaptarse a la Liga Endesa, va a dar que hablar.

La procedencia es lo de menos. Con cuatro nacionalidades entre los nueve fichajes sobra decir que no hace falta ser estadounidense para proceder de la liga universitaria de dicho país. Un nigeriano, un canadiense y un jamaicano vienen por primera vez a jugar a nuestro país. Falta el español para que parezca un chiste. Y poca broma, tampoco sería el primero. Solo hay que recordar a Rodrigo de la Fuente, Iker Iturbe, Mike Hansen o Rafa Vidaurreta, entre otros, quienes también vinieron de la NCAA.

Durand Scott
Durand Scott juega con el balón sobre su dedo

Durand Scott, a pesar de ser nacido en Nueva York, viene con pasaporte jamaicano, con quien jugó este verano en el Torneo de las Américas promediando 10.5 puntos y 3.9 rebotes. Aún así, se considera un “especialista defensor”.

Y es que la temporada pasada fue reconocido como mejor defensor de la Atlantic Coast Conference, del que se siente “muy orgulloso”, además, entró dentro del mejor quinteto defensivo, al igual que en su primer año universitario, en el que destacó en el quinteto defensivo rookie.

Sabe a dónde viene y cree que es el lugar perfecto para mejorar: “me dijeron que mi mejor opción era venir a un club modesto, en la que mi adaptación sería más sencilla, a partir de ahí debería ir creciendo y hacerme con el ritmo de la competición para mejorar como baloncestista”. Además, el jamaicano ya conoce a su nuevo entrenador y explica que “es diferente a cualquier otro que haya tenido”, Moncho le enseña y está “contento” con lo que pueda aprender de él: “mi intención es mejorar con lo que me explica”.

Albert Miralles
Es normal, con menos dinero hay que intentar buscar el fichaje del año, hay que intentar con menos experiencia conseguir un jugador que pueda adaptarse a Europa. No es fácil pero ahí entran directores deportivos y general managers que tienen que estar hábiles.

Ehimen Orukpe
Orupke bota el balón con mano izquierda

Orukpe es el único africano procedente de la NCAA este año. Es natural de Nigeria y es el que más lejos llegó en la competición la temporada pasada. Su universidad, Wichita State, llegó a la Final Four de Atlanta, pero perdió contra Louisville en semifinales, quien finalmente se alzó con el título.

No era un jugador clave en su equipo, promedió 2.6 puntos y 4.4 rebotes, pero con su físico su trabajo se centrará en cerrar el aro murciano aunque avisa: “definitivamente quiero sorprender mucho más en ataque de lo que se espera“ Era una relación que por vínculos tenía que acabar por unir tanto el camino del jugador como el del equipo. En Wichita compartió vestuario con Ragland, quien fuera base del UCAM Murcia, y es el tercer nigeriano del equipo, por detrás de Michael Umeh e Ime Udoka. Además, internacional por su país.

Tiene cualidades físicas superiores a otro africano que llegó directamente desde la Navy, ya que su altura es superior a la del jugador del FIATC Joventut Sitapha Savané, que durante sus primeros años en Menorca, Tenerife y Gran Canaria, vivió de decir 'no' a los atacantes cual Mutombo tras tapón. Sin duda, el mejor ejemplo para caminar sobre seguro en la Liga Endesa.

Nik Cochran
Cochran te invita a que disfrutes del juego del FIATC Joventut

El último de los universitarios es el canadiense Nik Cochran. Se trata de un base que procede de la Universidad de Davidson. Como curiosidad juega en la misma posición que Stephen Curry, que también salió de allí.

Es el cuarto jugador de Canadá que juega en el FIATC Joventut tras Gerald Kazanowski, Jessie Young y Carl English, por lo que tiene un testigo caliente que poder coger.

Cochran tiene algo a su favor en Badalona. Es joven. La adaptación será más fácil con la ideología Penya. Se encontrará gente de su edad y su trabajo se centrará en adaptarse al baloncesto español: “vengo con mucha ilusión. Me gusta correr, tirar y defender”, dice definiéndose. Su objetivo es claro: “que mi equipo gane partidos”. Aparte, con su juventud, sabe que aún tiene mucho que aprender y estará “atento” a todo lo que “diga el entrenador”.

El salto más grande
Moungoro, una de las nuevas caras del Baloncesto Fuenlabrada

Para acabar, hay otro joven que viene desde la escuela americana, pero en esta ocasión aún no ha pisado la universidad. Se trata de Boubacar Moungoro. Viene del IMG Academy, un High School de USA. El de Bamako compatibilizará el equipo de LEB Plata con el de la Liga Endesa. ¿Veremos a una nueva perla en el futuro?

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-