Artículo

A la venta el nº7 de Cuadernos del Basket
Un nuevo número de Cuadernos del Basket ya está a la venta, con interesantes reportajes y entrevistas que repasan tanto momentos cumbre de la historia del baloncesto, como otros de absoluta actualidad

Madrid, 17 oct. 2013.- Vuelta a un nuevo trimestre con “Cuadernos de basket” como testigo. El nº 7 ya está a la venta, con los siguientes contenidos:

- “Jaume Ponsarnau, el juego es el remedio”. Jordi Plà Comas estuvo charlando reposadamente con el ex entrenador de Basquet Manresa analizando la pasada temporada. Temporada que iniciaron siendo los últimos con 8 derrotas consecutivas y acabaron de la misma forma. Se repasarán los problemas y vicisitudes de un entrenador en un equipo apartado de los focos y la prensa. Las lesiones, el día a día, las malas rachas, intentar levantar los ánimos cuando venían mal dadas... las palabras de Ponsarnau nos trasladan esas angustias de una forma clara y rotunda. Muy recomendable.

- "The Philadelphia 9 and 73ers”. Una de las mayores joyas con las que cuenta “Cuadernos de basket” es la participación de Miguel Ángel Paniagua. Entre otras cosas, porque él vivió en primera persona muchas de las historias que cuenta. Él conoció un tipo llamado Don DeJardin, que vivió una etapa en la historia de los Philadelphia 76ers, que a Miguel Ángel le fascinaba. DeJardin fue el general manager de los Sixers que tuvieron el peor récord en un año de la historia de la NBA: 9 victorias y 73 derrotas. Fue en la campaña 72-73. Nunca se había publicado en España algo tan en primera persona sobre esa infausta travesía. “Cuadernos de basket” te lo lleva a casa. Espectacular historia.


- “Juventud, divino tesoro”. Matías Castañón se interesó por una bonita historia que se vivió en Barcelona. Bonita y extraña. Estamos en la temporada 81-82, en lo que dos años más tarde se llamó ACB, pero que aún era “División de Honor”. A plantillas exclusivamente nacionales, se les incorporaba un extranjero por equipo. El 80% de los internacionales los copaban Real Madrid y Barcelona. Junto a ellos, los americanos eran ídolos. Y es que Essie Hollis, Nate Davis, Claude Gregory, Mike Phillips o Larry McNeil y el bosnio Delibasic nos embullían en otra dimensión del baloncesto. La dependencia del extranjero era absoluta. Y de repente se presenta un equipo recién ascendido, plagado de jóvenes, el LaSalle barcelonés, sin americano. Recibieron muchas palizas, quedaron penúltimos. Pero 4 de aquellos debutantes permanecieron luego en ACB al menos 10 temporadas. Ese fue su éxito.

- “El día que Kevin Durant reinó en Harlem”. En los calurosos e inciertos días del verano del 2011, el aficionado al baloncesto estaba inquieto. El lockout NBA parecía ir para largo. Las posturas estaban de lo más opuestas. Los jugadores se entrenaban de forma individual fuera de cualquier instalación NBA. Su máximo anotador, Kevin Durant se pasó para disputar un partido inolvidable en el archiconocido playground de Rucker Park, ante las leyendas de ese recinto. Anotó 66 puntos. Antonio Gil estuvo allí, recibió el chivatazo y nos trae una historia y unas fotografías únicas sobre aquella jornada. Dejaos embaucar por la magia de todo lo que rodea el Rucker Park.

- “El Limoges de Maljkovic, 20 años después”. Había que ser Javier Gancedo para caer en la cuenta que se cumplían 20 años de la gesta del Limoges, ganando la Liga Europea. ¿Gesta? Por supuesto que sí. Hay que valorar en su justa medida lo que tenía aquel Limoges: Frederic Forte, Jim Bilba, Willie Redden, Marc M'Bahia, Jim Verove, Gheorge Adams, Frank Butter...¿de verdad que con eso se puede quedar campeón de Europa? ¿De verdad que Richard Dacoury, Michael Young y Juri Zdovc podían cambiar la mentalidad de aquellos gregarios de aquella manera y alzarlos hasta el máximo cetro europeo entre los Sabonis, Danilovic o Kukoc? Boza Maljkovic, en una magnífica entrevista, recapitula sobre todo aquello. Muchos dicen que aquel día cambió el baloncesto europeo. Él no lo ve así. Maljkovic es un tipo que, cuando habla, siempre hay que escuchar. Oírle hablar de su mayor gesta es para leerle. Ténganlo en cuenta.

- “Run TMC. It's like this”. Recuerdo todo un país, el nuestro, volcado con un programa llamado “Cerca de las estrellas”. Su irrupción fue tremenda. España demandaba NBA como la que más. Utah Jazz se las puso muy tiesas a los Lakers, que fueron campeones ante Detroit en aquella primera final que emitió tal programa en 1988. Esos Jazz, mucho más favoritos al año siguiente, fueron eliminados en 1ª ronda: John Stockton, Karl Malone, Mark Eaton y Thurl Bailey se vieron incapaces de parar a Golden State Warriors: Winston Garland, Mitch Richmond, Chris Mullin, Rod Higgins y Larry Smith, formaban su quintento. ¡Ninguno llegaba a los 2 metros! Pues 0-3 y los Jazz a casa. Don Nelson fue erigido como un genio. Más tarde incorporaron a Tim Hardaway para, junto a Richmond y Mullin, formar el conocido “Run TMC”. Duró 2 años. Pero ¡qué 2 años! De su creación, sus cotas y su destrucción, Sergio García-Ronrás nos recuerda aquella travesía en días de vino y rosas para la NBA. Sólo pensarlo, nos hace sonreír.

- “Las amargas lágrimas del Dr. J”. Muchos piensan que la portada de este nº 7 de “Cuadernos de basket” es la más bonita de todas. Nos quedaríamos horas mirando esa portada. Ese mate de Julius Erving con el 32 de los Nets en el mítico Nassau Memorial Coliseum, que destilaba magia. Juan Carlos Garnica nos acerca uno de sus capítulos en la ABA. Erving ganó títulos pero también los perdió. El Nassau fue un templo del baloncesto que vio las evoluciones de este genio. Vio ganar -mucho- y perder -poco-. Cualquier capítulo de este personaje emociona, sobre todo en la ABA, donde la imaginación nos invade ante la falta de imágenes. Un imprescindible para leer.

- “Antes del Padre Millán”. En “Cuadernos de basket” también nos encargamos de recopilar historia, no solamente contar historias. Por eso tenemos galones. Una muestra más de los brillos de esos galones nos la vuelve a traer Alberto Escalante, que realizó una fascinante recopilación de los documentos escritos sobre el baloncesto antes de la llegada del Padre Millán en el colegio Escolapios. Existen escritos -varios- que demuestran que aquí ya se jugaba a baloncesto. Artículos en publicaciones que retrataban la sociedad de una época. Muchos de ellos suenan cómicos ahora, pero eran los tiempos que corrían. El caso es que esos inicios para nada preconizaban la irrupción de un tipo como Pau Gasol en nuestro baloncesto. De lectura imprescindible.

- “Vencedores y vencidos. Wilt Chamberlain en 1957”. El gran Wilt Chamberlain tuvo consigo la infausta compañía de alguien que casi siempre le ganaba. Sean los Celtics en la mayor parte de su carrera profesional, sean los Knicks cuando recayó en los Lakers, 2 títulos del gran Wilt, se antojan escasos. Y con la derrota se topó ya en su periplo universitario. Imaginen lo que era este Hércules en las pistas NCAA. Pues con su universidad, Kansas, disputó en 1957 la final de aquel campeonato ante North Carolina. Máximo J. Tobías nos lo cuenta y recupera una foto magnífica, ilustrativa de lo que fue aquella final. Parecía que era una premonición a lo que le vino después. Este artículo nos acerca en profundidad a algo que sí hemos leído en los libros de historia, como un hecho destacable. Lo fue.

- “Un riesgo con final trágico”. A Lartaun de Azumendi le pueden los colores. Los célticos, claro está. En esta ocasión vuelve a hablarnos de historias sucedidas en Massachussets. De cómo un chaval destacó en aquellas tierras jugando a baloncesto y recaló en los Celtics. Reggie Lewis, sí. El malogrado Reggie Lewis. Sin buscar el dramatismo ni el morbo en esta historia, cuenta de su llegada y su desaparición. Contado de forma elegante. Hubo polémica, y por supuesto que se describe. Pero también se habla de los compañeros de viaje que tuvo Lewis -famosísimos- hasta llegar a ser All Star y cómo llegó a retar a los mejores, al mejor. Reggie Lewis siempre en el recuerdo.

- “1050”. Roberto Arrillaga siempre es original. En este caso, convierte una gran historia en tweets. Se recuerda y se echa de menos a Manel Comas. ¿Cómo no vamos a hacerlo? Arrillaga nos habla de su travesía en Vitoria, de sus 1050 días de estancia allí. Su relación con Querejeta, con Marcelo Nicola, con Ramón Rivas. De las finales europeas, de las Copas del Rey. Fue una época tan ilusionante en Vitoria, en nuestro baloncesto, ver cómo había otro equipo que se iba haciendo mayor, día a día competitivo, hasta llegar a ganar, que volver a leerlo desde uno de sus conocedores, emociona. Manel Comas emocionaba, su Taugrés nunca dejó indiferente. Su historia es para contarla... a modo de “tweets”.

- ”Bobby McDermott, la primera gran leyenda”. ¿Se imaginan a Josh Ruggles, el flamante y reciente campeón del concurso de triples, compitiendo en la élite? Que alguien dijese que su excelente tiro serviría en su equipo. La verdad es que lo pasaría mal entre adultos. Porque en el fondo, Josh Ruggles es un niño de 16 años con un excelente tiro. Pues ahora imaginen esa situación en los años 30. En esa década, en el juego del baloncesto que se practicaba, los codos volaban y los dientes también. Si no había sangre, no había falta. ¡Si es que se jugaba en jaulas! Pues en ese mundo, el Josh Ruggles de la época, tenía 15 años, se llamó Bobby McDermott y llegó a triunfar. Una historia absolutamente desconocida para el gran público, que recopila Alejandro D. Díaz Triguero. Husmear en aquel tiempo en historias tan destacadas, muy de “Cuadernos de basket”.

- ”La odisea catódica de la NBA”. Se tardó hasta que alguien se diese cuenta que la NBA era un producto tremendamente televisivo. Incluso en la década de los 80, en sus inicios, se encontraron trabas. Las televisiones daban dinero a cuentagotas, puesto que no se fiaban. Mientras, vieron delante de sus narices la retransmisión de baloncesto con más audiencia de la historia (aún se mantiene tal récord): la final de la NCAA entre Michigan State e Indiana State. Sus protagonistas, Magic Johnson y Larry Bird llegaron a la NBA...junto a David Stern, poco después. Ahí cambió todo. Hasta el punto que 3 años después de la llegada de Stern, en un país como España se veían retransmisiones NBA con regularidad (nos remitimos nuevamente a “Cerca de las estrellas”). En Estados Unidos todo se disparó. También porque tuvieron su mayor valedor, Michael Jordan. De esa travesía, de ese matrimonio mal avenido a veces, Alberto de Roa nos cuenta.

- “Gervin pertenece a los Spurs”. Otro de los personajes más atractivos del baloncesto fue George Gervin. De infancia y travesía en college problemática, un día aterrizó en la ABA, con todas sus extravagancias, en un equipo peculiar, que por sus problemas financieros tenía que vender jugadores de forma sistemática. Julius Erving y George Gervin compartieron equipo. Casi nada. Llegó a la NBA de la mano de los Spurs y allí, llegó a hacerse una foto junto a Magic Johnson para la portada de una famosa publicación deportiva, echando un pulso en unos vestuarios, como los máximos contendientes de la Conferencia Oeste de 1983, por un puesto en la final NBA. Fue un momento de grandeza de uno de los anotadores más compulsivos de la historia. La travesía valió la pena. La travesía que nos cuenta Darío Ojeda de “Iceman”, uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Eso no se debe olvidar nunca.

- “Las Vegas Summer League, el mercado del baloncesto”. En “Cuadernos de basket” también hay enviados especiales. Así se podría clasificar a Antonio Rodríguez cuando estuvo en la Summer League de Las Vegas. Summer leagues. Sí, aquello que oímos sus ecos cuando Fernando Martín fue a probar por los Nets en el verano de 1985. Sixto Miguel Serrano fue testigo de aquello y nos introduce con sus recuerdos a lo que son en la actualidad estos campamentos. Warren Legarie, su fundador y director, nos explica la travesía de Las Vegas como Summer League. Y todos los sueños que bailan a su alrededor. De jugadores, de agentes, de entrenadores. Antonio Rodríguez escribe lo que sus ojos vieron. Pasen y vean el mayor mercado del baloncesto.

Por 11.90 euros (sin gastos de envío), tienes un fragmento de la historia de nuestro deporte. Una publicación que engalana estanterías. ¿Te lo vas a perder?

Cuadernos del Basket

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos