Artículo

NBA 2013-14: Los objetivos de los españoles
Seis jugadores, seis objetivos diferentes. La NBA es un mundo distinto para cada uno de los españoles que participarán en ella. Conoce como se presenta la temporada para cada uno de ellos

La apuesta de… José Manuel Calderón

Después de muchos años, el base extremeño ha sido dueño de su propio destino. Tras sopesar diferentes opciones de contratos, Calderón apostó por un contrato medio con un equipo con el que vuelva a sentirse ganador.

Precisamente este es el objetivo de ‘Calde’ y sus Mavericks, ser ganadores. El año pasado el equipo fue un desastre, con Dirk Nowitzki lastrado físicamente y el equipo fuera de Playoffs tras sumar tantas victorias como derrotas (41-41).

(Foto EFE)

Ahora llega a Dallas un base como no tenían desde los años de Jason Kidd y eso es una liberación. Sobre todo lo será para que gente como Monta Ellis, Vince Carter y el propio Nowitzki no deban pensar qué balones deben jugarse y “simplemente” disfrutar con la inteligente lectura de juego de Calderón.

Especialmente efectivo será el pick and popo que realice con el pívot alemán pues ya en Toronto era el movimiento preferido por Chris Bosh y, sin duda, el rango de lanzamiento del alemán es superior al de Bosh. También será feliz Monta Ellis quien desde que llegó a la NBA nunca tuvo a su lado a un auténtico base y ello le ayudará a seleccionar mejor sus opciones de tiro.

Por su parte, el base español llega a un equipo donde no sentirá la presión de luchar por los minutos como titular. Su contrato (siete millones de dólares por año) y la situación física de Devin Harris establecen una jerarquía bien clara en la lucha por ser titular. Calderón será titular y su objetivo será el de mantener contentos a tantos jugadores ala par que intentará mantener su eficacia anotadora pues, tras Monta Ellis, no se atisban grandes tiradores en la plantilla tejana.

Dallas luchará por entrar en Playoff y en función de la química interna pueden llegar lejos en ellos. De lograrlo, Calderón verá por bueno su objetivo de sentirse ganador no sólo en verano. El base eligió competir en el Oeste y hacerlo con un equipo que sin ser favorito sí tiene presión ganadora, rasgo sin duda del carácter ganador de Calderón.


La confirmación de… Víctor Claver

Tras un Eurobasket donde su figura continental salió reforzada, el alero valenciano comienza su segunda temporada en la NBA con el deber de dar un paso adelante en Portland Trail Blazers y asentarse no sólo en la configuración del equipo, sino también en la rotación diaria del equipo.

A simple vista esta podría ser una exigencia (y lo debe ser a nivel interno del jugador), pero hay que relativizar la realidad de Claver y los Blazers. En primer lugar hay que ser conscientes que terminó la temporada jugando más, pero también por las lesiones que afectaron al equipo. Terry Stots no ha demostrado ser muy partidario de dar oportunidades a suplentes y menos a suplentes jóvenes.

Claver volverá a tener que demostrar que su juego solidario y silencioso tiene cabida en un equipo donde tendrá más competencia esta temporada. La llegada de Thomas Robinson y Dorrel Wright, principalmente añade presión al alero valenciano. Evitar pérdidas de balón y mejorar sus porcentajes de tiro exterior serán los mejores avales para ganar minutos en pista.

(Foto EFE)

Bien hará Víctor Claver de ser paciente y estar sereno por que Portland necesita ganar desde el primer día y para ello Stots se apoyará en la base que conforman Lillar, Matthews, Batum y Aldridge. La llegada de Mo Williams por fuera y Robin Lopez en la pintura da más profundidad a una plantilla dónde los jóvenes Will Barton, Meyers Leonard y el novato CJ McCollum, también tendrán una importancia relativa.

El paso delante de Claver debe extenderse al equipo, pues con Lillard consolidado en la liga y sin problemas de lesiones todo lo que no sea pelear por el Playoff será un fracaso y podría conllevar la salida de La Marcus Aldridge, principal valor en el mercado de la franquicia.


La consolidación de… Marc Gasol

Lograr un premio individual en la NBA no está al alcance de muchos jugadores, ser el mejor defensor de la liga lo es aún menos. Por ello Marc Gasol hoy ya es todo un referente en la liga y el objetivo de esta temporada será seguir siéndolo para entrar en ese grupo selecto de megaestrellas.

Quizá su juego lo sea por que se atisban pívots más determinantes en la liga que él, pero la situación comercial del equipo y su propio carácter, alejado del egoísmo de otros, le restan valor en el mercado global de la NBA. Para contrarrestarlo, Marc debe aportar buenas dosis de sacrificio individual dentro de un equipo con menos mentes colectivas de las que se desearía.

De igual modo será necesario ver si da un paso adelante ofensivamente (quizá lo único que le falte para consolidarse como All Star año tras año) o si la llegada de Kostas Koufos le afecta perdiendo peso en el equipo. No sé prevé y más viendo la salida de Darrell Arthur y la siempre inestable presencia de Zach Randolph pero en cualquier caso está por ver cómo se acopla Marc a los esquemas del novato entrenador David Joerger.

(Foto EFE)

El promocionado técnico es la novedad más llamativa de un equipo que no renovó a Lionel Hollins y que volverá a tener que demostrar la eficacia de sus decisiones. Y es que sobre Memphis siempre hay escepticismo y negatividad. Nunca se valora realmente el potencial del equipo y se cuestionan decisiones, como las del traspaso de Rudy Gay, que acaban dándole la razón.

Por ello Memphis vuelve a formatear el disco duro de sus éxitos, parte sin el respeto que debería tener de otros equipos y con la necesidad de crecer aun sabiendo que económicamente no está en la mejor posición posible. Muestra de ello es que a Koufos le acompaña como principal fichaje su compatriota Nick Calathes, jugador formado en la NCAA pero que ahora da el salto a la NBA para serenar desde el banquillo el juego de Mike Conley. El regreso de Mike Miller completa el apartado de novedades en un equipo que basa sus esperanzas en la estabilidad que aporta el no nuevo técnico y la excelente química de equipo que hay establecida en el vestuario desde hace unos años. La experiencia de los pasados Playoffs le puede dar el salto cualitativo necesario.


La reivindicación de… Pau Gasol

Ser uno de los mejores jugadores europeos de todos los tiempo, tener dos anillos de campeón, además de un título mundial, dos Eurobasket y un par de medallas olímpicas no deberían de poner a Pau Gasol en la constante situación de demostrar su valía. Sin embargo en Estados Unidos hay una permanente corriente adversa a su juego y méritos.

Si primero fueron críticas a su presunto juego ‘soft’, ahora, en plena madurez deportiva, se cuestiona su importancia en el proyecto de Los Angeles Lakers y es objetivo de rumores de traspaso. Y es que pese a la salida de Dwight Howard y las dudas físicas que plantea Kobe Bryant, Pau sigue sin estar seguro en la plantilla angelina. Rumores sobre un intercambio en busca de un base han aparecido y atestiguan la eterna necesidad de reivindicar la estrella de Pau Gasol.

(Foto EFE)

Por suerte Pau es suficientemente inteligente para que todos estos elementos externos no afecten su rendimiento y este año tiene a su favor varios factores que invitan al optimismo. El primero de ellos es que llega a la temporada totalmente recuperado de las dolencias del pasado y con un amplio reposo que le puede permitir exprimir su físico en el tramo final de su carrera. En segundo lugar, la configuración del equipo revaloriza su presencia pues el fichaje de Chris Kaman es de todo menos un riesgo para ver a Pau con muchos minutos como cinco, la posición donde se ha mostrado más efectivo en la liga.

Y bien hará Mike D’Antoni en sacar provecho de las numerosas virtudes de Gasol, pues el equipo anda escaso de talento. No hay duda de que Steve Nash está lejos de ser quién fue, el regreso de Jordan Farmar no es motivo de esperanza y la otra incorporación importante, la de Nick Young, no deja de ser ciertamente desoladora. Sólo el enésimo milagro de Bryant podría convertir a estos Lakers en aspirantes a algo esta temporada.

Lo mejor estos Lakers es que no tienen la presión de antaño, además, la definición de roles ayudará a que todos sepan mejor qué deben a portar y que jugadores como Pau Gasol se revaloricen en el equipo. Algo que sin duda se echó en falta en el pasado y que ahora será de vital importancia.


El reto de... Serge Ibaka

Ser los mejores con menos recursos es una tarea harto complicado, pero ese es el camino a seguir por Serge Ibaka y sus Oklahoma City Thunder. Porque después de jugar unas finales NBA, el caer en segunda ronda fue una gran decepción para los Thunder de la que se deben reponer cuanto antes para no sentir que el proyecto está agotado.

Pero, claro está, eso resulta muy difícil si el siempre tercer hombre que acompañaba a Kevin Durant y Russell Westbrook ya no existe. Hace un año salió James Harden y este verano su sucesor, Kevin Martin. Ahora el peso de ser esa tercera referencia anotadora, la que equilibra el ataque y aminora la presión del adversario sobre las estrellas de Oklahoma, deberá recaer en Ibaka.

(Foto EFE)

El pívot ha ido preparándose para esa labor durante los últimos años, poco apoco ha ido configurando un rango de lanzamiento canda vez más amplio y fiable, aunque los problemas físicos en el tramo final de liga no le dejó plasmarlo en la postemporada. Fue un desenlace triste que dejó sensación de decepción en su temporada y que le obliga a redoblar esfuerzos en la presente.

Es necesaria su presencia ofensiva por que Oklahoma no tiene nada más después de Durant y Westbrook, quien es una incógnita como va a volver tras su lesión y posterior recaída. Ryan Gomes es un refuerzo totalmente insuficiente y pensar que Reggie Jackson o Jeremy Lamb pueden ocupar el vacío dejado por Martin es poco probable. Ellos darán profundidad a la rotación pero es evidente que la ruptura entre los titulares y los suplentes es este año todavía mayor.

Con semejante panorama, es difícil pensar que Oklahoma vuelva a ver una Finales de NBA, pero es obligado exigirle superar lo logrado la pasada temporada. Ese es el reto colectivo de Ibaka, un reto más ligado que nunca a su crecimiento ofensivo en la liga... y de no funcionar la temporada, la sombra del traspaso podría aparecer.


La presión de… Ricky Rubio

No es buen presagio que antes de comenzar la temporada tu entrenador te exija en lo individual y en lo colectivo dar más, sin embargo Rick Adelman ya ha comenzado a meter presión a Ricky Rubio y Minnesota Timberwolves a causa del mal rendimiento en pretemporada (incluída una derrota con CSKA Moscú).

Puede ser una estrategia, pero Adelman sabe a ciencia cierta que este año no tendrá excusas que valgan y que la presión de meterse en Playoff es inevitable. Esa misma presión colectiva se puede trasladar a la temporada de Ricky Rubio, quien en su tercer año debe consolidarse en la liga y demostrar que no es sólo un fenómeno mediático y un creador de highlights.

Para ello, el base de El Masnou debe mejorar aspectos como el ratio de asistencias y pérdidas y, sobre todo, sus porcentajes de tiro. En el verano demostró una mayor fiabilidad en ese tiro que ha patentado tras bote a la altura del tiro libre. Esa debe ser la puerta de entrada, pero Ricky debe ofrecer más sino quiere que las defensas le encasillen y sea previsible su marca defensiva.

(Foto EFE)

Jugador y equipo van de la mano, superan un año de lesiones y deben crecer en la liga, por lo que el devenir de los Wolves será muy similar al del rendimiento de Ricky Rubio. Con la única ausencia destacada de Kirilenko, Minnesota ha reforzado su plantilla con los anotadores Corey Brewer y Kevin Martin y los prometedores novatos Shabazz Muhammad y el pívot Gorgui Dieng.

Refuerzos que dan experiencia y profundidad de banquillo a un equipo que, pese a todo, dependerá de lo que hagan en pista Ricky Rubio y el recuperado Kevin Love. El pívot de UCLA es la pieza angular del proyecto por lo que si presión tiene Ricky, aún más debería sentir Kevin Love. Si ambos funcionan el objetivo del Playoff debe ser una realidad, más si cabe tras confirmarse la renovación de Nikola Pekovic y la recuperación de Chase Budinger como apoyos secundarios.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con J.M. Calderón
Últimos artículos relacionados con Víctor Claver
Últimos artículos relacionados con Marc Gasol
Últimos artículos relacionados con Pau Gasol
Últimos artículos relacionados con Serge Ibaka
Últimos artículos relacionados con Ricky Rubio
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos