Artículo

Fuenlabaloncesteros por el mundo. Anecdotario
Vivir lejos de casa da lugar a aventuras y desventuras más habituales por el choque de costumbres, los intríngulis de los idiomas y los diferentes modos de ver el deporte. Así les ocurre a nuestros Fuenbaloncesteros por el Mundo, ellos nos lo cuentan...

Daniel Corona. Entrenador. Værløse (Dinamarca)
En uno de los viajes a Randers (donde juega Adrián Casas), Axel (el capitán islandés) y yo estábamos necesitados de un buen café para quitar del cuerpo el frío mañanero danés. Al subirnos al tren en Copenhague dejamos las maletas con el equipo y fuimos de expedición por todo el tren buscando un vagón cafetería, pero se conoce que en Dinamarca ese concepto de 'vagón cafetería' no se estila. Tras recorrernos todo el tren, vimos al fondo una zona con cafeteras y pastas, por lo que no nos lo pensamos y entramos. Resulta que era la zona business, que iba vacía.

No nos cortamos ni un pelo y decidimos entrar a coger una taza de café y dejar el dinero al lado de la cafetera (cuando la necesidad apremia...). Pues bien, cuando entramos a la sala se cerró la puerta a nuestras espaldas. Nos quedamos encerrados en la sala de los cafés, sin móvil (dejamos todo con el equipo) y sin capacidad de salir. Parecía de película, era “karmático”. La verdad es que al principio estábamos algo preocupados, intentando abrir la puerta, pero al cabo de un tiempo decidimos tomarnos el café y disfrutar de las vistas de la sala. Tras unos 40 minutos (perdí un poco la noción del tiempo), Michael, otro de los entrenadores del equipo, salió a ver si nos había pasado algo, sacándonos del 'encierro'. Aunque como veis, sufrimiento, lo que se dice sufrimiento hubo poco.

David Gómez. Entrenador. Eskilstuna Basket (Suecia)
La primera anécdota curiosa que me pasó fue en el primer partido de pretemporada cuando mi ayudante elaboró el calentamiento sin balón que tenía que hacer el equipo antes de comenzar a jugar.

Los ejercicios que planificó eran nuevos y nunca vistos para mí, es más, a ningún equipo español le he visto calentar de la manera en la que lo hacen los suecos, pero lo más sorprendente de todo es que... ¡¡todos los equipos calientan de la misma manera!!Mismos ejercicios curiosos, mismo tiempo, mismo orden, todo exactamente igual.

Al parecer son indicaciones de la Federación Sueca de Baloncesto y los equipos no se saltan ni un paso, cumplen con las indicaciones a rajatabla.

La primera vez que calentamos de esa manera tanto los jugadores españoles como yo nos quedamos sorprendidos a la vez que nos reíamos por los ejercicios. Por ejemplo, para calentar desde la línea de fondo no usan el típico skipping o talones atrás, sino otra serie de ejercicios como una especie de carretilla entre dos jugadores. Te intentan explicar para qué sirven, pero que en realidad no nos convencían demasiado.Eso sí, ellos están totalmente convencidos y seguros al cien por cien de que es eso lo que tienen que hacer porque su federación así lo ha dicho.

David Sánchez. Entrenador. Director de la concentración de la Selección Sub14 de China.
Os sitúo en la ceremonia inaugural de la concentración de la selección con todos los jugadores, representantes de la liga, de la federación china y todos los entrenadores. ¡Qué nervios! Estaba casi asustado, ya que al ser el director técnico tenía que estar en el centro del acto, sin traductores y poniendo cara de entender los diferentes discursos de los ‘’jefazos’’. Aunque no lo parezca, en el acto primaba la improvisación, así que no sabía si me harían hablar o no. Al final, y después de escuchar con disciplina militar y todos cuadrados el himno chino, pude respirar, no tenía que tomar la palabra. Menos mal, imaginaos en mi lugar… ¿¡Qué les iba a decir en chino!?

Por la tarde, primer entrenamiento. Teóricamente, primero con los chicos y luego con las chicas. Era un poco caótico ya que me resultaba difícil diferenciar a los jugadores, si bien cada uno llevaba un número distinto en la camiseta, hasta que me surgió una duda: “¿por qué hay dos jugadores con el mismo número?” La respuesta, clarificadora: “porque ese es un chico y esa es una chica…jajaja”.

Fueron cinco días intensos y de habituales confusiones ya que el traductor no controlaba del todo el idioma y todas las noches tenía su particular visita para decirme que no se había enterado de lo que tenía que hacer el día siguiente, incluso confundía las horas así que muchos días nos tocaba ir a la carrera o llegar media hora antes a los sitios… En una ocasión, antes de comerme un yogurt con unas flores anaranjadas en el envase, le pregunté si era vainilla, me dijo que sí, me metí la primera cucharada con muchas ganas y al instante descubrí que era melocotón… fruta a la que soy alérgico. Menos mal que no me dio mucha reacción.
Montakit Fuenlabrada


Últimos artículos relacionados con B. Fuenlabrada S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos