Crónica

Adecco Estudiantes tritura al Real Madrid al domicilio (59-84)
El Adecco Estudiantes ha conseguido una victoria histórica en el Raimundo Saporta al derrotar al Real Madrid por 59-84, máxima diferencia por la que se ha impuesto nunca a su histórico rival. El ´Estu´ se afianza de este modo en la cuarta plaza y aumenta su ventaja sobre un Real Madrid en claros problemas


El duelo entre Alfonso y Felipe Reyes estuvo igualado, pero no el partido (Foto EFE)

Por Jorge Muñoa. Madrid, 8 mar. 2003 (EFE).- La temporada 2002-2003 va camino de completar las páginas más negras que jamás se han escrito en la historia del Real Madrid, eliminado de Europa, borrado de la Copa y planchado en el derbi más doloroso de cuantos ha disputado frente al Adecco Estudiantes, que firmó la victoria más amplia de todas sus visitas al feudo blanco sin necesidad de despeinarse.

Una docena de puntos daban cuenta de la mayor ventaja alcanzada por los colegiales en terreno madridista. Ahora ascienden a veinticinco. Es más, el Adecco Estudiantes logró algo que nunca había conseguido: ganar al Madrid en casa y a domicilio en una misma temporada. Ahora ya sabe lo que es eso y, todo, gracias a la situación de este irreconocible Real Madrid.

La depresión que atenaza al cuadro blanco desvirtuó el derbi hasta límites insospechados. La dinámica en la que se ha instalado le ha convertido en un conjunto bloqueado, sin fe en lo que hace, descreído de si mismo y vulnerable ante cualquier rival medianamente armado.

El Adecco Estudiantes es algo más que un adversario peligroso, sobre todo cuando la cita le coloca frente a su principal oponente. Los colegiales se han transformado una y mil veces en estos partidos, pero esta vez, aunque se aferrase al tópico de relativizar el pronóstico, ya sabía que llegaba a la pista de La Castellana con todos los ases en la manga.

Alfonso Reyes intentó que el Madrid se enganchase a la pelea con su habitual batalla. Se clavó en la zona para dar batalla en el terreno que mejor dominan los del Ramiro, el rebote, anotó los siete primeros puntos de su equipo y trató de poner sentido en el caos ofensivo de su equipo y fue en vano.

Nadie respaldó al internacional español. Los ataques madridistas fueron una auténtica lotería, un signo evidente de la oscuridad que les nubla. El Adecco Estudiantes, infinitamente mejor como bloque, se sintió más cómodo que nunca en la pista de su gran antagonista. Siempre se movió a placer, aferrado a su baloncesto y a las miserias locales.

Felipe Reyes, Carlos Jiménez, Hernán Jasen y Nacho Azofra le pusieron en órbita en el primer cuarto (14-23) sin que el Madrid pudiera hacer nada por evitarlo. Muy al contrario, sus problemas crecieron a cada segundo mientras los azules ganaban cada vez mayor consistencia en las dos mitades del campo.

Dos triples del croata Damir Mulaomerovic consumieron la última esperanza blanca (25-31 m.15). La contumaz sequía de referencias ofensivas en el Madrid y el poder estudiantil para rebotear y resolver las posesiones acabaron con el derbi antes del descanso (31-44).

Dos hombres por dentro -Felipe Reyes y Carlos Jiménez- y otros dos por fuera -Jasen y Azofra- firmaron 39 puntos en la primera mitad del choque. Una prueba evidente de equilibrio, algo que hace mucho tiempo no se ve por el Saporta, que todavía no había asistido al cuarto de los horrores, el tercero.

Los hombres de Javier Imbroda necesitaron ocho minutos, ocho, para hacer tres puntos. A los veintiséis perdían por veinte puntos (33-53) y, pese a que el Estudiantes bajó el pistón por su propia sensación de suficiencia y sólo consiguió trece tantos en ese corte, los blancos ni siquiera llegaron a tan modesta producción: sellaron el tercer periodo con siete paupérrimos puntos.

Los números hablan por si mismos. El Madrid no reacciona. Tampoco el derbi le ha despertado. Continúa en coma profundo. Sin Euroliga, vapuleado en la Copa y, después de la visita de los chicos del Ramiro, también corre peligro su clasificación para las series por el título. Lo nunca visto

Imbroda: "El vestuario era absoluto silencio, pero hay que levantarse"

El entrenador del Real Madrid, Javier Imbroda, admitió el golpe, "uno más", que supuso la derrota (59-84) contra el Adecco Estudiantes en el derbi disputado en el Raimundo Saporta, aunque afirmó que ahora hay que "callar, trabajar y levantarse" para afrontar el último tramo de la actual temporada.

"¿La valoración? La valoración es una infravaloración . Cuesta mucho poder explicar este partido después de una muy buena semana de entrenamientos. Ofensivamente nos quedamos bloqueados y empezamos a entrar en un terreno de inseguridad que se transmite a la defensa. En el tercer cuarto defendimos mejor, pero no anotábamos", se lamentó.

En cambio, Imbroda señaló que el Estudiantes no les ha sorprendido. "Lo que sí que nos ha sorprendido es nuestro mal juego. Ahora tendremos que escuchar y leer multitud de cosas, pero lo lamento más por el disgusto que se ha llevado la afición. Hay que levantarse y mirar hacia delante. Lo único que puedo hacer es callar y entrenar", dijo.

El Real Madrid lleva, según el técnico melillense, "muchos golpes" esta temporada. "Debemos recuperar la confianza en un equipo inseguro, esa es la llave. El vestuario estaba en absoluto silencio, era un velatorio. No me resigno a entrar en un vestuario roto y a aceptarlo. Hay gente en este equipo que no se merece esto, se trabaja mucho para que luego éste sea el resultado. Este es un hecho nuevo que mi equipo no juegue bien en casa y no gane", declaró.

Alfonso Reyes, el mejor jugador blanco, se mostró abatido y resultó gráfico en su comentario: "Lo que hemos hecho es una mierda, y nadie puede estar contento. Han jugado como han querido y no hemos podido pararles".

Hernández: "El 90% del mérito es nuestro"

El entrenador del Adecco Estudiantes, José Vicente Hernández, afirmó hoy que no cree que el Madrid presentó la peor cara de los últimos derbis y resaltó la importancia del triunfo en el Saporta porque les permite pugnar por los cuatro primeros puestos para los ´play-offs´.

"Hemos trabajado para ganar y en el algunos momentos ha sido fácil, pero en otros hemos sido prácticos para no dejarles entrar en juego. 'Qué porcentaje tenemos de mérito? Creo que el noventa por ciento del mérito es nuestro", afirmó José Vicente Hernández.

Hernández defendió, no obstante, la calidad de la plantilla madridista. "Cuando he hablado de que no me gustaba el victimismo que transmitía el entorno del Madrid me refería a que estaban denigrando a los jugadores, y el Madrid tiene a jugadores extraordinarios que están en lo máximo del baloncesto internacional. No me parece lo más justo", subrayó.

Hernán Jasen se mostró igualmente radiante por una "victoria importante en una cancha difícil". "Hemos salvado el partido por una diferencia amplia. No esperábamos una victoria tan fácil, sabíamos que era un partido importante para alcanzar la cuarta plaza y nos llevamos una victoria, pero no creíamos que por esta diferencia", comentó.

Arbitros: Ramos, Redondo y Sánchez Montserrat. Excluyeron por personales a Victoriano (m.35).

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésima segunda jornada de la Liga ACB disputado en el Pabellón Raimundo Saporta ante unos 5.300 espectadores.


Resto de la jornada



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos