Artículo

Una Navidad en el extranjero... con Alba Torrens
No todas las navidades son iguales y el mundo del baloncesto festeja de muchas maneras distintas estas fechas tan marcadas. De las más peculiares la encontramos en Estambul con Alba Torrens, quien buscará su regalo de Papá Noel jugando con el Galatasaray el día de Navidad el derbi de la ciudad contra Fenerbahçe

(Foto Alba Torrens)

Redacción, 24 dic. 2013.- Desde muy pequeña la carrera profesional de Alba Torrens le ha llevado a estar largos períodos de tiempo lejos de casa. Vigo, Salamanca y ahora Estambul han sido hogares adoptivos en los que vivir mientras su trayectoria deportiva ascendía de forma meteórica hasta el estrellato que ahora disfruta a orillas del Bósforo.

Por suerte, casi siempre esa lejanía de Binissalem se podía acortar para acudir a casa en estos días tan señalados a visitar a la familia y disfrutar de la Navidad. Sin embargo, desde hace unos años la distancia con España y la apretada agenda competitiva de la liga turca hacen que, por segundo año consecutivo, tenga que vivir la Navidad desde lejos y de manera algo peculiar.

“Tanto el año pasado como éste, la liga no hace un parón. Este año jugamos el día 25 y el día 28, por lo tanto me toca pasar las navidades fuera. Por supuesto que te acuerdas que es Navidad y estás fuera de casa y a todos nos gusta estar con la familia estos días, pero sí que es verdad que tienes partidos, partidos importantes y en el día a día sigues haciendo lo mismo por lo que, aunque te acuerdes de estas fechas, siempre tienes en mente la obligación que se tiene con el equipo”, señala Alba Torrens.

Como el tradicional calendario inglés de fútbol, la TKBL con ocasión de estas últimas semanas del año y primeras de 2014 acelera su competición e incluso disputa el torneo copero. Aunque en el caso de Turquía no es por aprovechar las festividades ya que, como país musulmán que es Turquía, la Navidad cristiana no tiene cabida en su calendario. Las celebraciones de estos días se ciñen al fin de año. “Aquí lo que se celebra es el fin de año. En la ciudad sí se ven las calles decoradas, los centros comerciales decorados durante estas semanas, pero la Navidad como tal no la celebran”, matiza la jugadora.

(Foto Alba Torrens)

Para combatir la morriña, Alba tiene claro que llevará algo de la tradición española navideña a su hogar, así que contra el frío turco su hogar tendrá algo de calor navideño con los tradicionales adornos de estas fiestas. “Ehhhhh, no..... bueno....Igual hago un árbol. Igual hago un árbol de navidad”. Aunque duda en un primer instante la respuesta, la siempre curiosa Alba Torrens reconoce que si el tiempo se lo permite visitará los centros comerciales de la ciudad en busca de los muchos adornos que se pueden comprar e intentará dar un toque especial a su casa otomana.

Pese a la distancia y una rutina diaria que le aleja de la emotividad de estas fechas, Alba reconoce que serán unos días especiales donde echará de menos a familiares y amigos con los que no podrá reunirse. “Por supuesto que estas son las cosas que más echas de menos. Estos días, con esas comidas familiares, el reunirse con los amigos... eso es lo más difícil de llevar. Pero es verdad que el calendario es así y al final, por otra parte, estás haciendo lo que más te gustas. Quizá en fechas tan señaladas es lo más duro, pero a la vez te das cuenta que haces lo que realmente te gusta, que es jugar a baloncesto y lo haces de la mejor manera posible”, comenta.

Alba reconoce que echará de menos “la sopa de navidad típica en nuestra casa”, algo que ni el mejor de los Kebab podrá suplantar, pero para aplacar la morriña y hacer más especial la nochebuena, Alba y el resto de compañeras sí tienen pensado un plan especial. “El día 24 es un día especial y sí que con las compañeras del equipo nos gustaría reunirnos para cenar, pero este año el 25 tenemos un partido muy importante para nosotras. Estaremos juntas, pero en el hotel concentradas para jugar al día siguiente”, dice.

Y es que a Alba Torrens, cuando se despierte el día 25, no le espera ningún regalo de Navidad, sino el derbi de la ciudad contra Fenerbahçe. El archienemigo y toda su afición será lo más alejado a un Papá Noel que puede haber y a buen seguro que no le van a regalar nada ese día. “El pabellón estará lleno y sólo con fans de Fenerbahçe, porque cuando jugamos uno contra otro nunca los aficionados rivales van al pabellón del contrario. Nos espera un pabellón lleno y la afición en contra. Es un derbi con mucha historia detrás de cada club”, nos confiesa Alba.

En estos fríos días de invierno un ambiente caldeado no estará nada mal para no helarse, aunque habrá poco de amistad y cariño cuando visite al Fenerbahçe. “Espero que el regalo de Navidad o de Papa Noel sea la victoria. Aunque en el fondo no será un regalo, porque, de llegar, será una victoria muy trabajada” apuntilla la alero de Binissalem.

Con partidos el 25, 28 de diciembre y el 3 de enero, el ajetreado calendario local concederá a Alba Torrens un mínimo descanso para cumplir un ritual al que no falta por muy lejos que esté de casa: las campanadas y las 12 uvas para empezar bien el 2014. “Echaré menos ver las doce campanadas en España pero, al menos, espero que alguien se coma las uvas conmigo. Tengo que convencer a alguien para que no me dejen sola”, bromea Alba Torrens.

Y es que Alba volverá a tirar de persuasión para intentar convencer a sus compañeras de una tradición que allá por Estambul suena un poco raro. “El año pasado intenté convencer al equipo para que se comieran las uvas pero no hubo forma y no creo que aquí en Turquía tengan un ritual parecido”, señala. En el primer intento nadie se atrevió a acompañarla, aunque quizá fue por el desconocimiento inicial de nuestra tradición. “Lo de comer 12 uvas por año nuevo fue una cosa que les sorprendió. No lo sabían y les pareció muy curioso… aunque me dejaron sola”, recuerda con una sonrisa.

(Foto Alba Torrens)

El 31 de diciembre será otro día especial para Alba Torrens, aunque en este caso reconoce que no le pilla de nuevo el tener que entrar al nuevo año lejos de casa. “Siempre en España he podido ir a casa por Navidad, pero es verdad que alguna nochevieja me ha tocado vivirla lejos con las compañeras del equipo. En cierta manera también es una forma diferente de festejar el año nuevo y sí que es verdad que siempre con las compañeras vivir estos momentos es bonito y acabas recordándolos como buenos momentos”.

Eso sí, Alba reconoce que por mucha juventud y muchas ganas de fiesta que hayan estos días, la profesionalidad está por delante y no hay espacio para mucho desmadre. “No creo. El año pasado el día 1 teníamos un avión, que nos íbamos a la Copa turca, y este año al no parar hay que estar muy concentradas y no te puedes permitir mucho tiempo para los excesos, porque el día 3 hay partido. Se celebra, sí, pero de forma diferente”, señala.

Una Navidad y año nuevo diferentes en Estambul que estos días son aprovechados por muchos españoles para visitar ciudades por el mundo. Alba Torrens se atreve a hacer de guía turística y para estos días nos hace su particular radiografía de Estambul. “Por supuesto todo el mundo conoce la Mezquita Azul, Santa Sofía como lugares a visitar, pero yo también recomendaría el palacio de Topkapi y la torre de Galata donde se puede subir y tener las mejores panorámicas de Estambul en estos días”, señala. Días donde la climatología se alía con la emotividad de las fechas y nos regala preciosas postales de una Estambul cubierta por un manto de nieve que cubre las mezquitas con una capa blanca que realza la belleza de sus monumentales minaretes. “Estos días que está todo nevado, creo debe ser precioso ver la ciudad desde la torre”, apunta Alba Torrens.

Comidas, fiestas, pero ¿Y los regalos? La Navidad y el año nuevo también se asocian a regalos y buenos propósitos… aunque en esto también Turquía es especial. Sin figuras autóctonas a las que pedirles un regalo como pudiera ser Papá Noel o los Reyes Magos, Alba Torrens confiesa que no estaría mal recibir como regalo “un poco de turrón” para estos días. En Estambul hay muchos dulces, pero Alba asegura que “no estaría mal recibir una tableta de turrón del duro” y endulzar la navidad.

Por último, y como también son días para pedir deseos, para el 2014 Alba tiene claro qué pedir: “Al final todas la jugadoras pedimos salud”. Quizá sea un tópico, pero ella mejor que nadie sabe lo importante que es la salud para que una deportista esté feliz. Así que Alba sonreirá al 2014 pidiendo como deseo que la salud le acompañe en una temporada donde la Liga turca, Euroliga y Copa del Mundo se convertirán en sus principales objetivos deportivos.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos