Supercopa Endesa 2019

Artículo

Club Joventut Badalona

Club Joventut Badalona: Moneyball en el Año I Después de Lapro

La Penya tuvo un grave inconveniente este verano con la marcha del base argentino, pero ante grandes problemas, grandes soluciones. Moneyball versión 2.0 puede ser la clave del éxito… “Más vale que esto funcione”

acb Photo / E. Casas
© acb Photo / E. Casas
  

Si el MVP Movistar ficha por otro equipo, si el Mejor Jugador Latinoamericano se marcha, si el Máximo Anotador El Corte Inglés de la competición cambia de aires y si uno de los miembros del Mejor Quinteto cambia de uniforme, y todos esos jugadores son de tu equipo, tienes un grave problema para planificar tu próxima temporada.

Eso fue, básicamente, lo que le ocurrió al Club Joventut de Badalona este verano. Tras un año histórico donde cuatro de sus jugadores lograron todos esos galardones, hubo una desbandada y todos se fueron. ¡Los cuatro!

ACB Photo / X. Cortizo
© ACB Photo / X. Cortizo

La parte positiva para los verdinegros es que esos cuatro jugadores se llaman Nico Laprovittola. La parte negativa es que iba a ser imposible reemplazar a esos cuatro jugadores con tan solo un nombre. Había que ser ingeniosos.

“Renovarse o morir”

Sea como fuere. En Badalona ya no se querían hacer ilusiones. Nico se fue y los de la calle Ponent pensaban que les tocaba volver a esperar para volver a sonreír. Esa sonrisa que resucitó la última campaña y que hacía muchos años que no se veía en el Olímpic.

Y los peores presagios se confirmaron. 0-4 de inicio y muchas dudas. Todos esos encajes de bolillos para intentar integrar a una plantilla con cinco caras nuevas y muchísima juventud no tenían sus frutos. De 19 contra el Madrid, de siete contra el Coosur Real Betis, de ocho contra San Pablo Burgos, de ocho contra Unicaja y los catalanes, a la cola de la clasificación.

Pero… ¿cuál era el secreto para el éxito? Habría que ponerse en la piel de Brad Pitt en Moneyball y acudir a las matemáticas. Para seguir soñando, habría que conseguir los siguientes puntos:

  1. Si se va el Máximo Anotador ECI, hay que conseguir otro.

  2. Si se va el MVP Movistar, hay que conseguir otro.

  3. Si se va el Mejor Latinoamericano, hay que conseguir otro.

  4. Si se va uno de los miembros del Mejor Quinteto, hay que conseguir otro.

En busca de un nuevo Máximo Anotador ECI

Nicolas Laprovittola fue un Dios para La Penya en la pasada campaña, y es que con sus 17,2 puntos por partido se convirtió en el Máximo Anotador El Corte Ingles de la Liga Endesa 2018-19. ¿Sustituir eso? ¡Complicado! Y más con un presupuesto como el de los verdinegros. Había que ser original.

-“No puedo competir con una plantilla de 120 millones”

-“Tenemos que pensar diferente”

¿Quién puede meter tal cantidad de canastas sin necesidad de endeudarse? La cesión era la fórmula indicada pero, ¿quién te iba a ceder a un tipo tan bueno? Un equipo sobrado de calidad y, curiosamente, un equipo que justo acaba de recibir a tu base argentino: El Real Madrid.

“El objetivo no debería ser comprar jugadores, debería ser comprar victorias. Aquí hay 25 jugadores infravalorados por los demás equipos por una razón u otra, aquí encontraremos un equipo ganador, uno que nos podemos permitir”

ACB Photo / D. Grau
© ACB Photo / D. Grau

Klemen Prepelic era el hombre y el nombre que buscaban. Transcurridas las primera ochos jornadas de competición, el escolta lleva 21,43 puntos por partido, siendo segundo tras los 21,57 de Niko Mirotic en la estadística de Máximo Anotador. Así que el punto 1, solucionado.

En busca de un nuevo MVP Movistar

El segundo ya iba a ser más complicado. Reemplazar al MVP Movistar no es tan fácil porque entran en juego muchos otros parámetros a tener en cuenta, pero el objetivo tendría que ser estar en la mesa de discusión. Y sin duda, con los 19 de valoración media del propio Prepelic, siendo el cuarto en este ranking de la Liga Endesa, están en dicha conversación. Punto 2, cerrado.

En busca de un nuevo Mejor Jugador Latinoamericano

Si el punto anterior iba a ser difícil, el tres es más bien imposible. Si se te fue el Mejor Jugador Latinoamericano y quieres reemplazarle sin tener ningún latinoamericano en la plantilla no eres un Director Deportivo, eres un soñador dentro de un mundo utópico. Lo más latino que tiene el Joventut es el apellido de Albert (Ventura).

De nuevo, había que ser original. Simplemente tenían que cambiar de continente y en lugar de un argentino trajeron a dos eslovenos. Si hubiera un premio al Mejor Esloveno, recaería en uno de ellos, seguro. ¿Klemen Prepelic o Alen Omic? Da igual, forman una pareja de lujo.

  1. Prepelic es el cuarto mejor valorado, el segundo máximo anotador, el segundo en minutos jugados, el tercero en tiros de tres y el segundo en tiros libres, además, es el tercero en porcentaje desde la personal, el primero en faltas recibidas y, no todo va a ser bueno, el tercero en pérdidas.

  2. Omic es el primero en rebotes, el cuarto en rebotes defensivos y el primero en rebotes ofensivos

Y con estos datos, queda bastante claro que cambiando el Mejor Jugador Latinoamericano por el Mejor Jugador Esloveno tienen su premio asegurado. Punto 3, conseguido.

En busca de un nuevo miembro del Mejor Quinteto

Y para acabar, habría que conseguir a otro jugador dentro del Mejor Quinteto de la competición, y con toda la información dada en los párrafos anteriores, puede que incluso, al final de temporada, tengan a dos claros candidatos. Punto 4, con el tick verde.

Y si las matemáticas están hechas y las cuentas están claras, ¿cómo es posible ese 0-4 de balance nada más empezar? ¿Qué es lo que falla? El tiempo siempre corre en contra de los ocupantes de los despachos pero, a veces, lo único que hace falta es un poco de tiempo. Tiempo que no suelen tener por culpa de la presión externa, del desacuerdo de la grada, de la influencia de los medios…

“Billy Dean ha intentado reinventar el sistema, y sinceramente, no funciona”

“Un Joventut que no reacciona”, “El Joventut se desenfonda”, “El equipo de Duran se queda sin respuesta”, “No pueden pintar peor las cosas para el Joventut”, “La Penya desaprovecha una ocasión de oro”. Un sinfín de palabras que, a pesar de que definían la realidad, solo inyectaban negatividad en la plantilla de Badalona. En este punto, había dos caminos: que les afectara y que terminaran de hundirse o que las convirtieran en motivación para resurgir de sus propias cenizas.

“Jugad como campeones”

acb Photo / E. Casas
© acb Photo / E. Casas

Y, obviamente, eligieron la segunda vía. De dos contra Movistar Estudiantes, de 11 contra Herbalife Gran Canaria, de 24 contra Monbus Obradoiro y de dos contra Casademont Zaragoza para cuatro triunfos consecutivos y colocarse como en el día 0, con un 50% de victorias gracias al 4-4 de balance. Las matemáticas siempre funcionan. Tarde o temprano, dos y dos siempre serán cuatro.

“Si nos sale bien, habremos cambiado el juego para siempre”