Previa

Etosa Alicante y Pamesa Valencia compiten en un atractivo derbi

Importantísimo encuentro para Etosa Alicante y Pamesa Valencia, que necesitan sumar y seguir progresando en la tabla

Etosa Alicante y Pamesa Valencia buscan una victoria crucial
© Valencia Basket
  

Alicante, 20 ene. 2007 (EFE).- Trifón Poch, entrenador del Etosa Alicante, consideró que el hecho de que el Pamesa Valencia no haya logrado la clasificación para la Copa del Rey hace del conjunto entrenado por Fotis Katsikaris un rival "más temible" de cara no sólo al enfrentamiento que ambos equipos dirimirán el próximo domingo, sino para toda la segunda vuelta.

"Para un equipo como el Pamesa, con el potencial que tiene, la decepción de no entrar en la Copa y perder uno de los objetivos de la temporada les hace ser un rival más duro", dijo Poch, quien cree que el equipo valenciano va a hacer "un gran esfuerzo" en lo que resta de campeonato para recuperar las "oportunidades perdidas" y asegurarse su entrada en las eliminatorias por el título.

En este sentido, insistió en que el Pamesa de la segunda vuelta estará "más cerca de su potencial real" porque "van a apretar más" en los partidos. "Siempre hemos sido competitivos ante Pamesa, pero van a ser un rival más complicado", insistió.

Además, destacó las dificultades que tendrán que superar tras perder al base francés Mous Sonko para el próximo mes de competición por lesión. Poch se lamentó por haber perdido a un jugador "importante" dentro de la plantilla, más aún después de lo que había "costado" que adquiriera un "buen tono físico".

"Los problemas crecen", comentó Poch respecto a la ausencia de Sonko y los problemas que desde hace semanas arrastran el alero estadounidense Quincy Lewis y el pívot Bruno Sundov. Por eso, pidió que "ahora más que nunca" sus jugadores den "un paso al frente" para que el equipo pueda seguir "compitiendo".

Para cubrir eventualmente la baja de Sonko, el Etosa ha incorporado al base nacionalizado español Josh Fisher del que Poch espera que pueda "aportar" cosas desde el primer día pese a las dificultades que entraña un proceso de adaptación, "más aún en el puesto de base".

Pese a todo, confió en que el Etosa pueda rayar a un buen nivel ante el Pamesa y que sea el juego del equipo el que sirva de "chispa" para que la afición se "enganche" al partido, pese a que está convencido de la respuesta del público en el derbi autonómico.

El Pamesa Valencia visita mañana al Etosa Alicante en la duodécima edición del duelo autonómico de la Comunidad Valenciana en la ACB, en el que tratará de comenzar a olvidar la decepción que supuso la pasada semana quedar fuera de los puestos que dan derecho a disputar la Copa del Rey.

El equipo que dirige Fotis Katsikaris afronta este inicio de la segunda vuelta en la novena posición de la clasificación con nueve triunfos, una victoria menos de las que tiene el Unicaja, que es cuarto, y dos más de las que tiene el MMT Estudiantes que es décimo tercero.

Dos puestos más abajo del equipo colegial está el Etosa Alicante, que llega a este enfrentamiento autonómico con seis victorias y después de haber encadenado tres derrotas consecutivas. El Pamesa, en cambio, derrotó en la pasada jornada al Lagun Aro Bilbao por 79-67.

Para este encuentro, el técnico griego seguirá sin poder contar con el ala-pívot serbio Dejan Milojevic, que se ha perdido los últimos encuentros de su equipo por las molestias que arrastra en la rodilla fruto de una sobrecarga articular.

Una de las novedades del encuentro será la presencia en el equipo alicantino de Josh Fisher, escolta estadounidense con pasaporte español que militó en el Pamesa en la temporada 2004-05 y que ha sido contratado tras la lesión de Mous Sonko.