Crónica

El Real Madrid refuerza el liderato al vencer al MMT Estudiantes (84-80)

El derbi madrileño no ha defraudado y ha ofrecido un gran duelo en el que el Real Madrid ha tenido que emplearse a fondo para doblegar a un luchador MMT Estudiantes (84-80)

El Real Madrid sigue invicto en Vistalegre (Foto EFE)
© EFE
  


Jorge Muñoa. Madrid, 27 ene. 2008 (EFE).- El Real Madrid terminó el derbi contra el MMT Estudiantes siendo más líder que la semana pasada, algo más apurado de lo que pensaba en el intermedio, pero con la victoria en la mano y, también, la seguridad de que los colegiales, pase lo que pase, tengan los problemas que tengan, siempre le ponen en algún aprieto.

Después de veinte minutos el derbi 150 -en la liga- entre los dos mascarones de proa del baloncesto madrileño parecía encaminarse hacia un cómodo trámite para los madridistas. Los dos equipos están separados en la actualidad por un abismo, entre el liderato en solitario de los blancos y la situación de descenso de los colegiales. Pese a ello, el MMT Estudiantes volvió de las tinieblas (53-37).

Hubo intentona final por parte de los colegiales, es cierto, al cabo de una serie de 1-7 (77-72 m.35). Sin embargo, la posibilidad de incendiar el choque a última hora se diluyó bajo la atenta mirada del graderío de Vistalegre, que esta temporada sólo ha visto triunfos de los suyos.

El italo-argentino Pancho Jasen, que firmaba una serie de lanzamiento impecable (seis de seis a esas alturas), algún triple suelto desde la cabecera de la zona y los réditos del esfuerzo hecho por el estadounidense Larry Lewis y la entrega del francés Florent Pietrus, aunque luego no encontrasen refrendo en el tanteador final, dejaron una sensación de esperanza para los colegiales que de otra forma no habrían tenido.

Los derbis suelen hacer tabla rasa entre sus protagonistas y equilibrar las diferencias con pequeñas gotas de rivalidad, ambición por la victoria y otros condicionantes que convierten estos duelos en algo especial, en un encontronazo imprevisible.

Pero el MMT Estudiantes acudía a este derbi con demasiadas piedras en la mochila. El ucraniano Vitaly Potapenko lo había abandonado por la puerta de atrás a principio de semana, el Cajasol ganó al Ricoh Manresa la tarde anterior en la prórroga, todavía no ha encontrado al base que busca desde hace semanas y el francés Michel Morandais tampoco parece haber terminado de integrarse. Por si todo eso fuera poco, jugaba en una cancha que se mantiene invicta esta campaña.

Tradicionalmente, sobre todo desde la década de los noventa, pros y contras de todo tipo se nivelaban sobre la pista cuando los dos expresos de la capital cruzaban sus vías. El MMT Estudiantes era otro. Era un bloque con nacionales hechos grano a grano en la cocina del Ramiro de Maeztu y extranjeros que se transformaban en uno más de la casa con absoluta naturalidad.

El desequilibrio actual entre el Real Madrid y el MMT Estudiantes está demasiado acusado como para evaporarse por arte de magia más allá de que el MMT Estudiantes siempre ponga de su parte todo lo posible por conseguir la cuadratura del círculo.

El arrollador juego del estadounidense Larry Lewis dibujó un espejismo de tensión y fuerzas niveladas en el primer cuarto. El hombre más curtido del conjunto colegial respondió a la jerarquía que siempre le ha distinguido sobre las canchas. Con el equipo cogido con pinzas después de la salida de Potapenko y las fallas estructurales del equipo cada día más acusadas, Lewis salió a dar la cara, a partírsela por los suyos.

La ensoñación creada por el estadounidense (20-19 m.10) encontró encaje en la realidad durante el segundo cuarto, cuando más triples salían de manos de los tiradores madridistas -especial mención al estadounidense Charles Smith en este periodo-. El 18-33 que coronó el tramo para dejar el resultado en un amplio 53-37 quitaba las ganas de apostar por el MMT Estudiantes.

Mucho más echando un vistazo a la producción que habían aportado desde cada uno de los banquillos. Los hombres que habían entrado desde la banda en el Madrid habían sumado con tranquilidad. En el MMT Estudiantes las cosas en ese sentido estaban mucho más limitadas.

Pero hubo reacción. Porque el MMT Estudiantes marchará mejor o peor, pero puede conservar la esperanza de la permanencia porque lo que no ha perdido es el carácter. Lo malo es que, ahora mismo, le hace falta algo más que carácter para quedarse en la Liga ACB, que es la categoría que le corresponde.

84 - Real Madrid (20+33+19+12): López (4), Bullock (16), Pelekanos (5), Sekulic (6), Reyes (8) -cinco inicial-, Smith (16), Papadopulos (9), Mumbrú (3), Hervelle (9), Tunceri (8) y Llull (-).

80 - MMT Estudiantes (19+18+22+21): Sánchez (12), Lorbek (11), Morandias (9), Lewis (25), Young (-) -cinco inicial-, Pietrus (10), Jasen (10), Suárez (-), Martínez (-) y Torres (3).

Arbitros: Ortiz, Murgui y Pérez Niz. Señalaron técnica a López (m.27) por protestar. Excluyeron por personales a Morandais (m.35)

Incidencias: encuentro correspondiente a la decimonovena jornada de la primera fase de la Liga ACB 2007-08 disputado en el Palacio Vistalegre ante unos 12.500 espectadores.