Artículo

Stephane Lasme: un jugador "al que cualquier entrenador querría tener"

El recuerdo que el nuevo fichaje del Obradoiro dejó el año pasado en Maine traspasa lo deportivo. Jon Jennings, presidente y General Manager de su último equipo, nos describe la humanidad de Lasme no sólo en la cancha, sino también fuera

Stephane Lasme ha dejado huella no sólo por su juego (Foto Euroleague/Getty)
©
  

Redacción, 2 de septiembre de 2011.- La temporada 2010-11 no fue, precisamente, una de las más redondas de la carrera de Stephane Lasme. El ala-pívot congoleño, tras un buen paso por equipos europeos de la talla del Partizan o el Maccabi, regresaba a Estados Unidos para intentar la aventura NBA de la mano de una de las franquicias más históricas de la liga: los Boston Celtics.

"Me gusta mucho. Hace sencillamente de todo. Tiene energía, tiene una gran inteligencia en la cancha, es atlético. Es probablemente nuestro jugador más atlético, junto a Rajon Rondo... Tiene grandes posibilidades de entrar en el equipo. Creo que es estupendo". Quien se deshacía en elogios hacia Lasme, en declaraciones a ESPN durante el "training camp" en octubre de 2010, era ni más ni menos que el entrenador de los Celtics, Glenn "Doc" Rivers. Y lo cierto es que no estuvo nada lejos de entrar en la plantilla definitiva de Boston la temporada regular.

Jon Jennings, presidente y General Manager de los Maine Red Claws, explicaba así cómo Lasme aterrizaría en la D-League. "Conocía a Stephane desde hacía bastantes años y lo había visto en la universidad. Siempre estuve impresionado con su juego global. Steph fue el último corte de los Boston Celtics en el "training camp" el pasado año. Somos el equipo afiliado de los Celtics en la liga de desarrollo de la NBA, así que recibimos sus derechos".

Jennings no es un desconocido para los fans más acérrimos de los Celtics. Entró en la organización de la histórica franquicia en 1986, durante la etapa dorada de Larry Bird, Robert Parish y Kevin McHale, como ojeador, llegando a ser entrenador asistente entre 1990 y 1994, y director de desarrollo baloncestístico entre 1994 y 1997. Tras una carrera política que le llevó a trabajar en la Casa Blanca con el presidente Bill Clinton y en el gabinete del senador y ex-candidato a la presidencia John Kerry, Jennings regresó al mundo del baloncesto en 2009 al frente de los Maine Red Claws, franquicia recién creada, afiliada desde el primer día a los Celtics. Su camino se cruzaría pronto con el de Lasme.

Al poco de incorporarse a los Red Claws, en noviembre de 2010, Lasme sufrió una grave fractura en su pie izquierdo que le obligaría a pasar por el quirófano. "Steph sufrió una importante lesión que iba a dejarle fuera toda la temporada", recuerda Jennings sobre aquel capítulo, pero el final no fue, afortunadamente, el esperado. "Trabajó extremadamente duro en su rehabilitación, y volvió dos meses antes de lo previsto para jugar el último mes con nuestro equipo", explica Jennings, quien confirma que Lasme "tiene una impresionante ética de trabajo".

10 partidos fue el bagaje de Lasme en los Red Claws, donde promedió 7.0 puntos y 6.0 rebotes, jugando 19.7 minutos por encuentro en la D-League. Pese a su lesión, y a su falta de forma, su forma de jugar no había cambiado "para nada", afirma contundentemente Jennings, "era el mismo jugador".

¿Y qué tipo de jugador se encontrará su nuevo técnico, Moncho Fernández, y la afición del Obradoiro en la Liga Endesa? Jennings explica que "lo que los Celtics adoraban de Stephane, y cualquier persona que conozca el juego, es su habilidad para cambiar la energía de un partido. Stephane es movimiento constante, en defensa y en ataque. Puede hacer daño a su adversario de tantas formas por su atleticismo y su técnica baloncestística global", para concluir sin dudarlo que "cualquier entrenador querría tener a un jugador como Steph".

Tras haber vivido una etapa dorada en los Celtics desde dentro, Jennings no es fácilmente impresionable. "He sido afortunado de haber entrenado a alguno de los mejores jugadores de la NBA cuando estaba con los Celtics", recuerda Jennings, quien pese a su bagaje considera a Lasme como alguien especial. "Stephane es uno de los mejores seres humanos que he tenido a mi alrededor dentro o fuera de la cancha. Por su compromiso para mejorar las condiciones de vida en su Gabón natal, o por ser un excelente padre de familia, no hay muchas personas mejores que Stephane Lasme".

Desde el estado de Maine, el más septentrional de la Costa Este estadounidense, a Santiago de Compostela, Lasme podrá volver a ser el jugador que nunca ha dejado de ser desde el principio de temporada. Quién impresionó a Doc Rivers y a Jon Jennings, intentará volver a hacerlo en la Liga Endesa.