Supercopa Endesa 2019

Artículo

Las cábalas sobre el reglamento FIBA

La aplicación del reglamento FIBA es incesante motivo de debate, tanto por el lado de Estados Unidos como por el de España... y el de cualquiera que se enfrente al Team USA. ¿Qué preocupa a unos y a otros?

Foto ACB.COM
© ACB.COM
  

Redacción, 26 Jul. 2012.- “Son pasos, no nos quejamos, pero no los pitan en Estados Unidos; nos tenemos que adaptar”. El tono del seleccionador del Team USA, Mike Krzyzewski, en la rueda de prensa posterior a la victoria ante Argentina se asentaba en la constatación y no en la queja. En el choque que se acababa de disputar, su equipo había cometido varios pasos de salida. Pasos pitados que los espectadores del Palau Sant Jordi celebraban como canastas. La final de Pekín 2008 está aquí al lado...

La aplicación estricta del reglamento FIBA es uno de los caballos de batalla de la mayoría de los equipos que se enfrentan a Estados Unidos. Y, para el Team USA, uno de los mayores hándicaps. “Tenemos que adaptarnos a las cosas que no hay en nuestro reglamento, como los pasos o esa jugada de seis puntos”, comentaba Krzyzewski el domingo. “A Chris Paul le pitaron dos faltas en la misma jugada y eso nos penalizó con seis puntos. Esas cosas no pasan normalmente, pero van a pasar y tenemos que adaptarnos a ellas”.


Con razón Coach K decía que el primero de los dos partidos de Barcelona fue el primero realmente internacional que habían disputado en la preparación. Ante Argentina, la combinación de árbitros era heterogénea: un estadounidense (Marat Kogut), un argentino (Daniel Rodrigo) y un español (Lluís Guirao). Los tres, venidos de competiciones diferentes, con criterios diferentes, para añadir más leña al fuego de la polémica. Ginóbili lo defenía a la perfección en rueda de prensa: “Hoy en el campo había un árbitro NBA, que dirige con distintas reglas a las FIBA, un árbitro argentino (donde se deja jugar un poco más) y uno europeo que está acostumbrado a cobrarlo todo. Imagínate lo que es para los árbitros y para nosotros. Nos tenemos que adaptar y tener paciencia. Venimos jugando campeonatos desde hace 10-12 años y siempre ha sido así”. La aplicación del criterio FIBA puede variar en función de la procedencia del colegiado y su capacidad para adaptarse a un reglamento diferente al que usa durante la temporada.

Como sucedió en el Estados Unidos-Argentina, la diferencia de criterios puede provocar que jugadas similares se piten de forma distinta o, incluso, árbitros corrijan decisiones de sus compañeros. “Estoy tranquilo con el arbitraje para los Juegos, creo totalmente en la FIBA y en la capacidad profesional de los árbitros”, decía el seleccionador argentino Julio Lamas al término del encuentro. “Lo que hoy sucedió es que hay una diferencia en el concepto de pasos entre NBA y FIBA; los árbitros español y argentino están habituados a pitarlo de una manera y el americano de otra”, decía el técnico de la albiceleste. “Incluso el colegiado americano se equivocó dando un cambio en medio de unos tiros libres... Tendrá que adaptarse, porque esta es una competición FIBA”, resumía gráficamente lo que, por momentos, era un quilombo arbitral.


Adaptarse (o no...)

La sensación general es que, en lo que a los pasos de salida se refiere, la aplicación del criterio FIBA ha dominado sobreponiéndose a algún error puntual. Tanto en el Estados Unidos-Argentina como en el España-Estados Unidos (donde pitaban dos colegiados de la Liga Endesa y uno NBA). Mas no ha sido así durante toda la preparación, como resume este vídeo elaborado por el entrenador Piti Hurtado.



Coach K reconocía tras el partido ante España que habían mejorado en aquello a lo que el conjunto americano se refiere como “international basketball”: “Hemos reaccionado mejor esta noche que hace dos noches en el baloncesto internacional, aunque tenemos que seguir trabajando en ello”, comentaba en rueda de prensa.

Pese a que el entrenador de la Universidad de Duke lo reconoce sin la necesidad de responder a la pregunta de un periodista, existe cierta contradicción en sus filas. “He sido parte del baloncesto FIBA desde 2004, así que sé todo lo que hay que saber sobre ello”, contestaba LeBron James cuando se le preguntaba sobre el asunto. Por otro lado, su compañero Kobe Bryant reconocía que sí les hacía falta acostumbrarse a ese diferente juego, que no circunscribía exclusivamente a los pasos de salida: “Sí, necesitamos adaptarnos a las reglas. Hay algunas que son diferentes a lo que hacemos en la NBA y tenemos que adecuarnos un poco. Por ejemplo, en un tiro libre al final del partido, Carmelo tocó el aro tratando de coger el balón y eso fueron dos puntos en lugar de uno por el tiro libre. Son ese tipo de cosas...”.

Foto FEB / Alberto Nevado

Pero, ¿cómo se puede entrenar un gesto técnico tan automatizado como el de arrancar la carrera sin poner directamente el balón en el suelo? “Solo aprendiendo, con práctica y conocimiento”, decía Kobe, en lo que parece el sentir general del Team USA: a medida que pasan los partidos, su mente irá aplicando nuevas barreras conforme al reglamento que regirá los Juegos Olímpicos.

De la misma opinión es el base español Sergio Rodríguez, que conoce a la perfección los dos baloncestos, tras haber jugado cuatro años en la NBA. “A medida que vayan pasando los partidos y las Olimpiadas se irán encontrando mejor”, dice el Chacho. Pero, como en el Team USA, en el seno del conjunto español tampoco verbalizan un acuerdo acerca de la importancia o no de esta adaptación. Mientras que Sergio Rodríguez apunta que “es normal que les cueste la adaptación al baloncesto FIBA, son ocho minutos más por partido allí y algunas reglas como los pasos son difíciles de asimilar”, Rudy Fernández lo examina en modo excusa: “Creo que ya están adaptados de todos los campeonatos internacionales que han jugado, no creo que sea una excusa”. Aunque, acto seguido, el mallorquín reconoce que “sí que es cierto que ante Argentina vimos pitar bastantes pasos, cosa que en la Olimpiada de Pekín no las vimos”, poniendo el inciso en el estamento arbitral.

Algo que también hace Juan Carlos Navarro. El escolta del Barça Regal se convirtió en la viva imagen (con el timpo mítica) de las protestas en Pekín 2008, cuando, al final del partido, parodió exageradamente los pasos que el conjunto español llevaba reclamando a los colegiados durante todo el encuentro. Al ser preguntado en el media day previo al partido contra Estados Unidos, contestaba solo en tono de coña: “Si son normas FIBA, que se apliquen, en su caso y en el mío”, decía entre risas.


No solo pasos

Pese a que el recuerdo de Pekín coloca los pasos de salida en el centro de las miradas, Sergio Scariolo declara estar poco preocupado por los pasos, y estarlo más por los contactos. Preguntado acerca de las normas FIBA de cara a Londres en la rueda de prensa posterior a la derrota ante Estados Unidos, contestó: “El contacto de manos, más que los pasos, va a ser importante”. “A estas alturas, en los pasos es evidente lo que hay que sancionar y lo que no; creo que no habrá situaciones evidentes de pasos que no serán sancionados”, explicaba.

Sabedor de que una de la principales virtudes del conjunto estadounidense es la presión defensiva de sus exteriores, que les permite robar innumerables balones para contraataques fáciles, prefiere situar el foco en el body check y el uso de las manos: “La cuestión más complicada e importante es la de los contactos. Si el criterio es FIBA irán en una dirección… Pero ahí no podemos hacer nada. Debemos prepararnos para jugar contra la defensa más agresiva, física y atlética y ya está”, declaraba como lamentándose por antelación de la que prevé será la situación que se encontrará en Londres si, finalmente, se enfrenta a Estados Unidos.

De aplicar los colegiados un criterio más riguroso en cuanto a los contactos, España se vería beneficiada, pues vería minimizada uno de sus posibles problemas ante Estados Unidos, como es su presión defensiva. Y es que reducir las pérdidas de balón en primera línea es una de las prioridades de cualquier equipo que juegue ante los estadounidenses. Porque, como dice Scariolo: “Es un discurso que vale solo para un equipo. Contra todos los demás, la cuestión no se pone sobre la mesa. Las reglas FIBA solo existen cuando entra en liza el Team USA. Aquel al que todos quieren batir.